Listas

Una visita al mundo de los sueños de Maria Rodés

La artista de Bcore nos abre su psique y su cuaderno de noche para explicarnos cómo son sus aventuras oníricas

Maria Rodés publica discos de canciones densas y tiernas a la vez en las que se percibe un rico mundo onírico. Resulta que Maria recuerda sus sueños desde que era pequeña y los ha ido apuntando. En este texto, nos relata once de ellos y los acompaña con dibujos. Sólo para tus ojos.

Un “cuaderno de noche” es esa libreta en la que apuntamos los sueños que hemos tenido por la noche nada más despertar. No todo el mundo puede escribir un cuaderno de noche, sin embargo. Muchos no recuerdan sus sueños, y quienes tienen aún una imagen nada más salir de la vigilia, casi siempre la acaban olvidando a los pocos segundos. El mundo de los sueños es altamente poroso y volátil, y sólo haciendo un gran esfuerzo, con una alta concentración, y tras muchos meses de entrenamiento onírico, somos capaces de agarrar el cabo del hilo onírico que tenemos al despertar y, tirando de él, podemos recorrer entero, en rewind ese sueño. Y entonces es cuando se apunta metódicamente en el cuaderno.

Maria Rodés, la cantautora tormentosa del sello BCore, tiene un mundo de sueños muy vívido. Ella los recuerda en su casi totalidad nada más despertar, lo que la convierte en una ‘onironauta’. Y desde hace mucho tiempo viene conservando esos sueños por escrito. Hoy, Maria quiere compartirlos con todos nosotros, y nos ha explicado algunos de sus ‘viajes al otro mundo’ en relatos escritos de buena mañana, tirando de ese hilo invisible, y acompañados de dibujos que hizo de niña inspirados en sus mismos sueños. ¿Preparados para el trayecto fantástico?

1. Dios inunda la tierra (sueño de infancia)

Un día la humanidad descubre que el espacio es habitable.

Mis primos y yo damos saltos sobre un planeta elástico de color naranja.

De pronto aparecemos en el apartamento de Cerler (Benasque) al que solíamos ir todos los inviernos.

Jugamos al Monopoly.

Cuando acabamos la partida salimos fuera.

El apartamento está suspendido en el aire.

Han pasado muchos años y los hombres han construido grandes ciudades en el espacio.

Mis primos y yo decidimos volver a la Tierra.

La Tierra está ahora cubierta de agua.

Dios aparece y nos anuncia que está enfadado por habernos olvidado de la Tierra.

Como castigo, la ha inundado y llenado de fantasmas.

Todos los humanos regresamos del espacio para recuperar la Tierra invadida.

Estalla una guerra entre hombres y fantasmas.

Todos van armados con pistolas.

Intento disparar a uno de los fantasmas pero mi pistola no sirve, es de agua.

2. No nos queremos casar (22 marzo de 2010)

Jordi Tost [músico del proyecto “El Gos Binari” ( Foehn Records), miembro de mi banda en la gira de “Una Forma de Hablar”] y yo nos dirigimos a ensayar pero hay algo, o mejor dicho, alguien que nos lo impide.

Mi hermana descubre quién es este alguien: Se trata de “Héctor”.

“Héctor” es un espíritu atrapado en la chimenea de un bar.

Entre varios, conseguimos acabar con Héctor prendiendo fuego al establecimiento.

Una vez quemado el bar con la chimenea y el espíritu dentro, vamos a ensayar tal y como teníamos previsto.

Pero el ensayo acaba convirtiéndose en una trampa.

Nos han organizado una boda sorpresa a Jordi y a mí.

Una antigua compañera del cole, Mireia Mayor, me coloca delante de un espejo, me maquilla exageradamente y me viste de novia.

Luego nos sentamos Jordi y yo, uno frente al otro.

La ceremonia está a punto de empezar.

Ambos nos miramos y nos sentimos ridículos.

No nos queremos casar.

3. Besando el aire (9 de abril de 2010)

Él duerme en el sofá de casa.

Yo estoy en mi cama.

Empieza el sueño:

Me intento levantar varias veces pero no consigo abrir los ojos, los tengo pegados, estoy demasiado cansada.

En uno de estos intentos consigo llegar hasta el salón y hablar con él pero enseguida despierto, era sólo un sueño, sigo en la cama.

Hago un intento más y llego a darle un beso pero rápidamente nos apartamos el uno del otro.

Al besarle he tenido la sensación de estar besando el aire.

Su boca se ha deshecho, literalmente, convirtiéndose en nada.

Me dice que se ha olvidado de besar.

Frustrada, vuelvo a mi cama y de paso le robo una galleta a mi compañera de piso que resulta ser Fanny Roz [compositora y cantante de Toulouse residente en Barcelona; “Prend Son Souffle Et Saute”, BCore, 2012]

4. Festival folk (23 de mayo de 2010)

Actúo dentro de un festival de música “folk”. Al parecer he decidido tocar todos mis temas con un viejo teclado Yamaha que tengo en casa. Cuando llega el momento de salir a tocar me doy cuenta de que no sé tocar mis temas con un teclado. Les digo a los programadores que no puedo hacerlo pero todos me animan diciéndome que va a salir bien. Pienso: “¡Pero cómo va a salir bien si apenas sé tocar el teclado!” . Sigo negándome, no quiero hacerlo. Intentan convencerme a toda costa, el concierto tiene que empezar. Les pido que me dejen hacer una pequeña prueba de sonido con la guitarra pero al parecer no es posible, ya no hay tiempo. Miro hacia el escenario y me doy cuenta de que hay dos grandes pantallas sobre él que proyectan uno de mis videoclips. Creo que es el videoclip de “Lo Que Hay Que Oír”. Mi nombre aparece en grandes letras, una voz en off anuncia mi concierto pero en mi lugar sale otro grupo al escenario para sustituirme. Nadie parece darse cuenta del cambio.

El organizador del festival viene a hablar conmigo para pedirme explicaciones. Me dice que hará lo posible para que esto no repercuta negativamente en mi carrera. También me dice que hablará con BCore, mi discográfica, para que le devuelvan el dinero. Al parecer les había salido algo cara, así que por ese lado parece alegrarse. Me indigno. ¿ Por qué no me han dejado tocar el concierto con mi guitarra?

5. Spice Girls (2 de junio de 2011)

Estoy en el backstage de las Spice Girls. Están a punto de salir a tocar. Esnifan cocaína sobre un CD de Bob Marley.

Yo solía tocar el bajo con ellas, pero no era suficientemente buena y ahora sólo las acompaño a los conciertos como una especie de manager personal. Se encariñaron de mí.

Empieza el concierto. Estoy nerviosa. Hacen playback.

De repente comienzan a sonar unos acoples, ellas se apartan de sus micros tapándose las orejas y, claro, en ese momento el playback se hace evidente. No saben disimular. El público, que no llena ni la mitad de la sala, silba indignado y pide su dimisión.

6. Viaje Al Pasado (10 de agosto de 2011)

Vivo en el pasado pero con mi edad actual. Enseño a ir en bici/tocar la guitarra a niños pequeños. Es curioso cómo les enseño a girar el manillar de la bici a través de los acordes. Como si cada acorde indicara una dirección.

Por ejemplo grito:

– ¡La menor!, y el niño gira a la izquierda.

– ¡Re disminuido!, entonces el niño frena.

Me gusta dar estas clases, les he cogido cariño a los niños. Observándolos me doy cuenta de que muchos de ellos son amigos míos pero de pequeños.

Me encuentro a Jordi Tost de adolescente, sentado en la barra del bar de mi antiguo instituto. Está tomando algo con pose de pasota.

– Puedes estar tranquilo, serás un gran músico y harás un disco muy chulo, le digo poniéndole una mano en el hombro.

Más tarde me encuentro a Joan Colomo [Joan Colomo es un compositor, cantante y productor barcelonés que ha publicado varios discos en solitario como “Contra Todo Pronóstico” o “Producto Interior Bruto 1 y 2”]. Joan es todavía un bebé. Le cojo en brazos y le digo al oído que de mayor hará muy buenas canciones.

7. Luna de Porexpán (10 de octubre de 2012)

Estoy en México, invitada en casa de Mariana Ruzzi [Guitarrista, pianista y compositora integrante de la banda de Julieta Venegas]. No existe el día ni la noche. Todo se mezcla, las horas también. Quiero ir al lavabo pero me quieren hacer pagar 60 euros por entrar así que paso...

La casa está llena de gente. Niños y adultos corretean de arriba a abajo agitados. Me gustaría saber que está pasando, pero no tengo fuerzas para preguntar. Aún estoy en la cama, demasiado cansada para hablar. Al fin me armo de valor y consigo preguntarle a un chico que pasa por delante mío:

– ¿Qué está pasando aquí?

Me contesta que están construyendo una esfera de porexpán del tamaño de la Luna.

– ¿ Eh…?, contesto medio dormida.

– Ven, que te la enseño.

La enorme bola está llena de fisuras cubiertas con trozos de esparadrapo. Es una chapuza.

– ¿Pero para qué es esto?, le pregunto.

– La idea es que nos metamos todos en el interior de esta luna artificial, salgamos al espacio y colisionemos contra la Tierra...

– Ah...

8. Columpio Flotante (11 de octubre de 2012)

Estoy sentada en un columpio flotante. El columpio, suspendido en el aire, asciende y me traslada por el cielo de una ciudad que no conozco. Me agarro a unos hilos que sujetan el asiento del columpio. Miro hacia arriba para averiguar de dónde penden los hilos pero no consigo ver su fin.

Desde el suelo, mis ex-compañeros del máster en Arte Sonoro que estudié el año pasado en la Universidad de Barcelona tratan de ayudarme a bajar. Me hacen señas, que cada vez me cuestan más de interpretar, para que choque contra algún edificio y así el impulso del efecto rebote me ayude a descender.

Me persiguen por toda la ciudad. Yo los veo cada vez más minúsculos. No reconozco sus caras. Quieren evitar que me eleve tanto que al final acabe abandonando el planeta.

9. Cae Lo Que Fuego Fue (6 de diciembre de 2011)

Voy a casa de mis padres. La casa está en Cabrera, en medio del bosque. Es de noche, estoy en el patio de la entrada, justo enfrente de la puerta principal. Encima del tejado hay un hombre. Es muy grande y calvo. Su piel es de un tono grisáceo y sus ojos negros y hundidos. Viste con leotardos oscuros, calzoncillos negros y una capa roja. Es como una fusión entre Supermán y Fétido Adams.

Tiene ceniza en las manos, que saca de una bolsita de trapo que cuelga de sus calzoncillos. Esparce esta ceniza por el aire como si fueran polvos mágicos. Enseguida entiendo lo que está haciendo. Quiere incendiar mi casa, la casa en la que viví hasta los 20 años y en la que todavía viven mis padres. Observo a mi alrededor y, efectivamente, la habitación dónde grabé mis primeras demos ya ha empezado a arder.

De esta pesadilla surgió una canción de “Sueño Triangular”. En la canción doy voz a este personaje grotesco de mi sueño. Él simboliza al ego destructor.

Letra:

Soy tu gran rival.

Abrasador.

Juez sin corazón.

Y vengo a decirte que:

Esperaré una señal

de debilidad

para incendiar

tu creatividad

(contesto) :

– No conseguirás anularme.

– No conseguirás anularme.

10. Bolo África (10 de agosto de 2010)

He de ir a tocar a África. He querido que mis primas pequeñas sean mi banda acompañante. El día antes de marchar hacia allá me doy cuenta de que mi idea ha sido una gilipollez. Mis primas no pueden acompañarme... ¡Son demasiado pequeñas! Yo no me siento capaz de cuidar de ellas, no soy suficientemente responsable. De repente, en el aeropuerto, una de ellas vomita. Es la excusa perfecta, no podemos viajar porque está enferma. Suspendo el bolo en África.

11. Falso Recuerdo (sueño de infancia)

Tengo unos seis años. Vivo en la selva con mi mejor amiga Andrea. Andrea tiene mi edad, es pelirroja y tiene la cara llena de pecas. Nos hemos construido un castillo de madera (típico castillo de los parques) y allí vivimos felices. Cazamos cuando tenemos hambre y jugamos el resto del día.

Un día llega al castillo una pareja vestida de exploradores acompañada de un guía. Han venido a llevarse a una de nosotras. Me eligen a mí. Son mis padres adoptivos. Voy con ellos pero no puedo dejar de mirar atrás. Mi amiga observa cómo me voy con los ojos llenos de lágrimas.

Cuando era pequeña confundía este sueño con un recuerdo real y algunas noches lloraba sintiéndome culpable por haber abandonado a mi amiga Andrea.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar