Listas

Cinco discos recientes de la cosecha nacional que necesitas conocer para estar al día

Porque lo hecho en casa importa, hoy volvemos la mirada hacia el talento que anida en nuestro país. Desde la canción de ritmos mecánicos y alma industrial de Fasenuova al folk candente de Soledad Vélez, todo cabe aquí

Nos sobran los discos buenos. Muchas obras sugerentes se quedan a diario fuera de nuestra sección de críticas, y no es justo ese vacío. Por eso, para suplir esa desatención en la medida de lo posible, aquí van cinco discos hechos en nuestro país que no deberían pasarte desapercibidos. Cada miércoles, cinco más.

¿Necesitas más música? ¿Tienes un hambre insaciable y la dosis diaria que tienes a tu alcance te sabe a poco y te quedas siempre con ganas de una ración extra? Bienvenido, pues: este es el lugar donde, semana tras semana, te serviremos en cómodas porciones nuestras recomendaciones en materia de música hecha aquí, salida de este país roto que responde a la voz de España. Porque la creatividad que se desarrolla dentro de nuestras fronteras también importa; tanto como la extranjera, e incluso más.

Empezamos con cinco discos buenos que vale la pena conocer. Propuestas destacables, con rasgos de personalidad propios, con un valor propositivo equiparable a cualquier producto de importación. Hazle hueco a Fasenuova, Íñigo Ugarteburu, Naturalesa Salvatge, Escarlata y Soledad Vélez. La semana que viene más.

Fasenuova: “Salsa de Cuervo” (Discos Humeantes)

Nota: 8.1

Aunque las fuentes del sonido de Fasenuova están en los orígenes del synth-pop español de estética oscurantista -más Esplendor Geométrico que Aviador Dro, aunque sin rozar ninguno de los límites peligrosos del ruido-, los asturianos siguen siendo uno de los actores más modernos y conectados con el estado de ánimo actual que existen en el país. “Salsa de Cuervo” evoluciona a partir de “A La Quinta Hoguera” (2011) en dos direcciones: reforzando el concepto ‘canción’ y haciendo que los ritmos mecánicos se vuelvan más prominentes. Suenan menos industriales a medida que progresan con el tiempo, y cada vez más intensos en su sentido ‘electronic body music’ de la expresión: por momentos recuerdan a Nitzer Ebb (“Quienes No”), a ratos recuperan lo mejor de A Split Second (“Quemando Suelo”, con su latigazo ácido), pero sin buscar la nostalgia retro, y siendo por el contrario cronistas de un momento especialmente oscuro, confuso y canalizador de energías negativas en la historia de nuestro pop. Son únicos en el panorama nacional y, lo que es más importante, absolutamente necesarios. RG

Íñigo Ugarteburu: “For The Unknown” (Foehn)

Nota: 7,2

Tal y como explicaba él mismo a estas páginas, “For The Unknown”, el segundo trabajo largo del músico vasco Íñigo Ugarteburu, es producto de un sueño hecho realidad. Tras años fantaseando con la idea de poder viajar a Chicago para sumergirse en la próspera escena jazz de la ciudad y grabar un disco, el deseo se hizo realidad. Grabado en casa del productor Todd A. Carter junto y rematado por Xabier Erkizia, el álbum expande el discurso intimista de “Back&Forth” y lo colorea con detallismo crepitante. Instrumentos clásicos como la guitarra, el contrabajo, el clarinete, el piano o el trobón se dan la mano con grabaciones de campo y apuntes electrónicos para crear paisajes de texturas susurrantes y belleza candorosa. Partiendo de semillas folk, la cuatro piezas que conforman el disco crecen con delicadeza hasta convertirse en un refugio que permite aislarse del ruido vacuo merced de una hipnosis tan tenue como inquebrantable. No rompe esquemas pero los trabaja con un mimo admirable.

Naturalesa Salvatge: “Ultramar” (autoeditado)

Nota: 7,4

Dos años después de presentarse en sociedad con su EP de debut. “Una Llum Infinita”, el quinteto barcelonés Naturalesa Salvatge se presentan en sociedad con su álbum de debut, “Ultramar”. Pero no todo son buenas noticias, pues más que saludarnos con él, se quieren despedir de nosotros y embarcarse en otros proyectos. Mientras tanto podemos disfrutar de estas diez canciones, con colaboración de Andrea Pérez de Wind Atlas a los coros, que ofrecen un guitar pop cristalino que seguro que te llamará la atención si te gustan bandas del calado de Beach Fossils y Wild Nothing. Si hubiesen tenido un poco más de suerte en la vida, y vaya si la merecían, un sello como Captured Tracks se hubiese fijado en ellos como ya lo hicieron con Aias. Brindemos por ellos y vibremos con los solos de batería que se marca Raúl en cortes como la larguísima e intensa “La Voz Del Fuego”. RM

Escarlata: “Lo que me dijiste al oído se extendió por todo el mundo” (Foehn)

Nota: 7,5

Israel Marco (Cuchillo) y Remate se entienden a las mil maravillas. Su debut como Escarlata no pretende abrir ningún nuevo capítulo novedoso en el pop nacional, sino que es más un punto de encuentro creativo (Remate se ocupa de las letras y la música corre a cuenta de los dos) en el que ambos fluyen por la memoria del pop intuitivo de Robert Wyatt (“Sacar la basura”) o el legado de iconos de los sesenta como los Brincos (“Lo que me dijiste al oído”) sin ningún tipo de restricción formal. Abogando por letras que se repiten como un eco y melodías en las que menos es más, el recién estrenado dúo presenta un trabajo bellamente cautivador que hay que tener muy en cuenta.

Soledad Velez: “Run With The Wolves” (Absolute Begginers)

Nota: 7,4

Con un desgarrador “ I have been drinking tonight”, Soledad Vélez abre la caja de pandora de “Run With The Wolves” (Absolute Beginners, 2013), el disco que continua justo donde “Wild Fishing” (Absolute Beginners, 2012) lo dejó, para madurar el sonido y llevarnos por otra vorágine de devastador contenido emocional, bailando entre la esperanza y la maldición. Folk impregnando de magnetismo, ejecutado con maestría por la voz candente de Vélez, que destaca por su gran variedad de registros. Su garganta nos transportan por un vertiginoso viaje de sensaciones que van de lo esperanzador a lo maldito. La propia Vélez coproduce el disco con la ayuda de su fiel colaborador Jesús de Santos, a quien seguro conoceréis de formaciones como Polar o Sancristóbal. Una alienación de planetas para formar un disco de los que curan heridas. AC

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar