Listas

2011 en portadas

Un repaso a los artworks más destacados del año

Se acerca el final de 2011 y es el momento de hacer balance. El año, si lo observamos de manera retrospectiva, tiene muchos centros de atención, no únicamente los mejores álbumes editados desde enero a diciembre, y esta lista que viene a continuación quiere que agudicemos la mirada antes que el oído. Es una selección de las portadas que, a juicio de PlayGround y sus colaboradores, más han gustado, sorprendido o llamado la atención. Un bodegón de 50 artworks –ordenados en estricto orden alfabético– con el que queremos empezar a repasar doce meses de vértigo.

1. Andy Stott: “Passed Me By” (Modern Love)

Nunca te esperas un aborigen en un disco techno. Y ahí lo planta Andy Stott, en primer plano, cazador-recolector de mirada fija. También podríamos haber puesto, por qué no, cualquier portada de la impresionante serie de Modern Love con motivos africanos.

Andy Stott Comenzamos el repaso a 2011 con una selección retrospectiva de las portadas más originales, intrigantes y equilibradas de los últimos doce meses, presentadas en estricto orden alfabético. 2. A$AP Rocky: “LIVELOVEA$AP” (RCA)

Esas barras y estrellas ahí al fondo quizá indignen a quienes ven en Estados Unidos el origen de todos los males, pero este blanco y negro podría venir firmado por Anton Corbjin. Y ese humo que empieza a salir por la boca.

asap rocky 3. Azari & III: “Azari & III” (Loose Lips)

¿Qué sostiene la mano? Lógicamente, un rascacielos, moderno por la estratificación de los pisos. Pero acaba en punta: ¿es un arma blanca, o una metáfora de la masturbación masculina? Cuánta ambigüedad. House tenía que ser.

Azari 4. Balam Acab: “Wander / Wonder” (Tri Angle Records)

Minimalismo sublime: negro profundo rasgado por una abertura de luz sutil, verdosa, casi alienígena. ¿Qué es? Interpretación libre: una cavidad submarina, un paisaje más allá del sistema solar, o la última imagen que nos dejan los sueños al despertar.

Balam Acab 5. Battles: “Gloss Drop” (Warp)

No apta para diabéticos, no recomendada a obesos, ni tampoco para estómagos poco refinados: como si fuera un Jabba The Hutt de fresa, la tapa de “Gloss Drop” es una apología del dulce sin control, un festival de calorías que adopta una forma grotesca.

Battles 6. Ben Frost & Daníel Bjarnasson: “Soláris” (Bedroom Community)

Daníel Bjarnasson sentado en la cama, Ben Frost recostado, un micro, un reproductor de cinta abierta y muebles de época. Dos músicos reconstruyendo su estudio como una nave espacial y reproduciendo un fotograma de la “Soláris” soviética original. Clase.

Ben Frost Daniel Bjarnasson 7. Björk: “Biophilia” (One Little Indian)

Björk se toca el vientre, el origen de la vida. En la otra mano sostiene un meteorito, quizá el primer portador de ADN a nuestro planeta. Y al fondo se perfila el universo, oscuro y apuntillado por luz de estrellas. El cosmos, la vida, “Biophilia”.

Bjork 8. Bon Iver: “Bon Iver, Bon Iver” (4AD)

Parece La Comarca, hay una cabaña en el centro (¿será la mítica cabaña?) y hojas, agua, repechos, árboles, aunque no hobbits: la portada se vuelve primaveral justo cuando Bon Iver comienza a abandonar su registro más bucólico y añade color a su pop adulto.

Bon Iver 9. Clams Casino: “Rainforest EP” (Tri Angle Records)

Aparentemente fea, la portada de “Rainforest EP” muestra un arroyuelo como de mercurio que discurre entre rocas cubiertas de musgo. Lo interesante es el tratamiento digital, decididamente retro, reminiscente de los primeros días del retoque digital.

Clams Casino 10. Cut Copy: “Zonoscope” (Modular)

Todo el mérito de la portada está en la foto: corresponde a un artista japonés, Tsunehisa Kimura, experto en fotomontajes en los que lugares famosos aparecen destruidos por fuerzas naturales. Una cascada Empire State abajo, Nueva York inundada. Preciosa.

Cut Copy 11. Dirty Beaches: “Badlands” (Zoo)

Un retrato de perfil, clásico, bien enfocado, con las sombras y luces justas para darle un peso grave. Es un hombre joven, con gomina, con camisa. Pero el humo de su cigarro le deforma y crea la ilusión de que podría ser cualquier otra cosa menos un hombre. Glups.

Dirty Beaches 12. Dominant Legs: “Invitation” (Lefse)

Ojos cerrados, boca abierta y deseosa, esperando la miel y el almíbar, que esta vez es la fruta que mejor expresa el deseo y la lujuria, la uva, de la que nace el néctar de Baco. La viva expresión del placer.

Dominant Legs 13. Drake: “Take Care” (Young Money)

Drake ante un cáliz dorado. Un pájaro y un candelabro; cuadros al fondo. La cadena que pende de su cuello, su anillo y sus pulseras son también del noble metal. La imagen del nuevo rico. Pero este hombre inclina la mirada, porque le falta lo más importante.

Drake 14. Ford & Lopatin: “Channel Pressure” (Software)

La habitación de Joey Rodgers, una fantasía geek en la que se mezclan gadgets de los rampantes 80s con alguna concesión actual: pantalla plana, teclados, joystick, racks de efectos, ordenador y sólo un póster, a lo lejos. El mejor nido para practicar cocooning.

Ford and Lopatin 15. Four Tet: “Fabriclive 59” (Fabric)

Todas las portadas de Fabric son como para ponerle un marco y colgarlas en los azulejos del escusado, pero ésta para Four Tet con mayor motivo: la grotesca imagen de un hombre boquiabierto cubierta por un pulpo será difícil de borrar de la memoria.

Four Tet 16. Gang Gang Dance: “Eye Contact” (4AD)

La portada parece fotografiada en HD, como las últimas series de naturaleza de la BBC, y sobre el fondo negro parece apreciarse una arquitectura margivagante (¿o es un insecto de plata?) sobre una flor de origen alienígena. Claro, es Gang Gang Dance.

Gang Gang Dance 17. Glasvegas: “Euphoric /// Heartbreak \\\” (Columbia)

Es tan fea que mola. Más de un grupo witch-house se pelearía por ella, pero el hecho de que ilustre el mediocre segundo álbum de Glasvegas hace de este delirio 80s –collage de erotismo, lujo y sobreimpresión fotográfica mala– algo que va más allá de la anécdota.

Glasvegas 18. Hyetal: “Broadcast” (Black Acre)

El año pasado fue el del triángulo: en el witch-house, en el techno, en cualquier estilo aparecía la figura de los tres vértices. En claro retroceso en 2011, el LP de Hyetal queda como el reflejo de un motivo gráfico que se fue y que siempre ofrece elegancia.

Hyetal 19. Jay-Z & Kanye West: “Watch The Throne” (Def Jam / Roc-A-Fella)

Es el peor año de la crisis, pero Jigga y ‘Ye revisten la portada de su álbum conjunto con un chapado de oro de muchos quilates, con relieves finamente tallados y adornos dignos de un Papa, un Dux o el Rey Sol. La máxima expresión de poder.

Jay z Kanye West 20. John Maus: “We Must Become The Pitiless Censors Of Ourselves” (Upset The Rhythm)

Una tormenta furiosa y un faro que ilumina en la distancia, varias millas mar adentro. Esta imagen serviría para un libro de Joseph Conrad o Hermann Melville: es marina, oscura, de otra época. El pop de John Maus no es marino, pero es todo lo demás.

John Maus 21. Korallreven: “An Album By Korallreven” (Acèphale)

Recuerda a la de Ceo de 2010: un plateado dispuesto en diferentes capas de profundidad que parecen superpuestas. En la portada de Korallreven parecemos ver hilos y gasas, como si fuera seda, tan suave como el dream-pop que contiene el CD.

Korallreven 22. Kreng: “Grimoire” (Miasmah)

Un bloque de gris macizo, en diferentes gradaciones de intensidad, que le dan a la portada esa tintura cenicienta que asociamos muchas veces con las artes ocultas. Dentro, un rostro que podría ser un fantasma, justo tras ser convocado.

Kreng 23. Kuedo: “Severant” (Planet Mu)

Este es un disco que persigue el futuro desde un origen nostálgico: es “Blade Runner”, el “Metrópolis” de la escena bass, razón por la que se unen geometría y dibujo en una portada que tanto serviría para el cartel de un film expresionista o para un álbum IDM.

Kuedo 24. M83: “Hurry Up, We’re Dreaming” (Naïve)

La adolescencia, la pubertad y la infancia: Anthony Gonzalez no compone pensando en la edad adulta, un momento de la vida que le aterra. Este cuarto de juegos es una burbuja de protección contra el mundo exterior, con juguetes, disfraces, calor y sueños.

M83 25. Martyn: “Ghost People” (Brainfeeder)

El edificio es difícil de señalar en el mapa. Podría ser francés o italiano, posiblemente de Holanda, el país de Martyn. La torreta del fondo lo hace europeo, y los desconchones lo hacen contemporáneo. Pero lo que lo hace único es el grafitti que domina el centro.

Martyn 26. Modeselektor: “Monkeytown” (Monkeytown)

En Modeselektor siempre aparece el mismo motivo: el perfil de simio, esa cara alargada con la mirada caída y la boca haciendo un mohín. Pero esta vez lo que impresiona es el tejido de azul turquesa y negro del fondo, sobre todo si se sostiene en vinilo.

Modeselektor 27. Moon Wiring Club: “Somewhere A Fox Is Getting Married” (Geophonic Audio System)

El homenaje de Moon Wiring Club al enlace real del príncipe Guillermo con la princesa Catalina, duques de Gales, fue este disco ilustrado muy hipnagógicamente como si fueran los personajes de “Fantastic Mr. Fox” en un Palacio de Buckingham lo-fi.

Moon Wiring 28. Old Apparatus: “Zebulon” (Deep Medi)

Pueden ser médicos o abogados, algún gremio, principios del siglo XX, gente rica, elegante y con estudios. Una foto de época, sin más. Pero un momento: tres hombres tienen máquinas en las cabezas, ingenios de vapor. Una pequeña virguería cyberpunk.

Old apparatus 29. Oneohtrix Point Never: “Replica” (Software)

Esa calavera que se refleja en el espejo, esos pelos que parecen fideos mojados, los huesos que se atusan la pajarita. Y qué decir de la mirada seductora que nos echa la muerte. Inolvidable. Posiblemente, la mejor portada de 2011.

Oneohtrix Point Never 30. Panda Bear: “Tomboy” (Paw Tracks)

Parece un grafitti arrancado de una pared y pegado por arte de magia en un papel que da la sensación de arrugado, de sucio pese al blanco nuclear de fondo. La figura central tiene algo de medieval y sacro, y los churretes al fondo son el pequeño detalle maestro.

Panda Bear 31. patten: “GLAQJO XAACSSO” (No Pain In Pop)

El juego de colores y formas resalta todavía más con el disco en la mano, como si fuera una figura 3D. La música de patten es un barroquismo filo-90s que aquí se sugiere con escenas oníricas, viajes psicodélicos y ensayos de realidad virtual primitiva.

patten 32. Peaking Lights: “936” (Not Not Fun)

Parece un híbrido entre disco de psicodelia de principios de los 70s, de cuando Hendrix ya se había ido, y de marcianada dub. Al fin y al cabo, el sonido de Peaking Lights consiste en eso, además de la dimensión laberíntica que también transmite la portada.

Peaking Lights 33. Pinch & Shackleton: “Pinch & Shackleton” (Honest Jon’s)

Una portada aparentemente sencilla, en gris y blanco, letras rojas. Una puerta. Pero es una puerta al fondo tras haber cruzado antes muchas otras puertas. Hay cámaras en el techo. Esto es un laberinto –como el mismo álbum– y te vigilan: paranoia.

Pinch Shackleton 34. PJ Harvey: “Let England Shake” (Island)

Fondo blanco, el nombre de la artista, el título del disco, una mancha negra. Parece una portada convencional hasta que la mancha se revela, en realidad, como una estampida de palomas: el símbolo de la paz huyendo de un disco que trata sobre la guerra.

PJ Harvey 35. Raime: “Hennail” (Blackest Ever Black)

Una patada en el estómago: una montaña de cadáveres (¿o son personas durmiendo en posturas imposibles?) amontonada en unas escaleras mecánicas. Quizá incluso una premonición del futuro.

Raime 36. Regis: “In A Syrian Tongue” (Blackest Ever Black)

Otra vez, Blackest Ever Black sublimando el mal rollo. Un hombre se retuerce en el suelo. En primer plano, otro sujeto se le acerca con un punzón en la mano. Se huele la sangre. Una gota de rojo en ese blanco y negro sería la guinda.

Regis 37. Sonic Youth: “Simon Werner À Disparu” (Sonic Youth Recordings)

Máxima sencillez, máxima evocación: una chica de espaldas, en un campus, aislada. Viste de cheerleader, pero seguramente es la cheerleader torpe, la marginada, a la que nunca querría amar el capitán del equipo. Y, en silencio, ella desea desaparecer.

Sonic Youth 38. Steve Hauschildt: “Tragedy & Geometry” (Kranky)

Aparentemente, un sencillo verde y negro. En realidad, un esbozo de representación de nuestro espacio conocido, con una profundidad sutil y un diseño de líneas, a lo lejos, que intentan simular la cuarta, la quinta y las siguientes dimensiones.

Steve 39. Still Corners: “Creatures Of An Hour” (Sub Pop)

2010 fue el año del triángulo; 2011 ha sido el año del círculo. Un círculo totalizador en el que cabe el mundo. En la portada del debut de Still Corners, dentro de un fondo blanco, cabe una silueta femenina y las más altas montañas, quizá volcanes de Marte.

Still Corners 40. Taylor Deupree & Markus Fischer: “In A Place Of Such Graceful Shapes” (12K)

El desenfocado es crucial. ¿Qué es este paisaje? ¿Cuál es la perspectiva? Tanto podría ser un campo nevado con palos clavados en el suelo como una toma microscópica de la piel con brotes de pelo. Sea lo que sea, la imagen es fascinante, magnética, te atrapa.

Taylor Deupree 41. The Caretaker: “An Empty Bliss Beyond This World” (History Always Favours The Winners)

Una escultura de las que exponen en ARCO plasmada en un óleo de pintor de domingo por la tarde: formas simples, entre el realismo y la geometría –familiar y raro, como el sonido de The Caretaker–, pero con un detalle sutil, perturbador: una cerilla clavada. Y su sombra.

The Caretaker 42. The Roots: “Undun” (Def Jam)

La textura de la foto es borrosa, pero no mengua su poesía: sobre un colchón quemado, en un descampado, unos niños saltan. Podría ser un fotograma de “George Washington”, la película de David Gordon Green. El alma del gueto, por The Roots.

The Roots 43. The Weeknd: “House Of Balloons” (Self-Released)

La foto inquieta: un cuerpo desnudo –aunque podría ser un maniquí de plástico– en una bañera rodeada de fiesta, aunque apesta a inconsciencia post-borrachera o corte de venas. Arriba, una elegante cabecera en Helvética reforzando el blanco y negro.

The Weeknd 44. Tim Hecker: “Ravedeath, 1972” (Kranky)

De lejos, es un fondo claro con una foto a un lado. Pero miremos la foto: unas vistas, un río, unas pistas de tenis, un edificio. Miremos el edificio: un grupo lanzando un piano desde la azotea. ¿Por qué lo hacen? ¿Dónde caerá? ¿Matará a alguien? Preguntas.

Tim Hecker 45. Toro Y Moi: “Underneath The Pine” (Carpark Records)

Parece que le esté saliendo un bicho por la boca, como en “Alien”, o igual es solamente un ganglio, pero lo de Toro Y Moi no es ni tan intestinal ni sci-fi: son gajos de papaya, devorados en la estación del calor, bajo la sombra. El mal rollo del placer mundano.

Toro y Moi 46. Tropic Of Cancer: “The Sorrow Of Two” (Blackest Ever Black)

Otra de Blackest Ever Black, el sello de lo mórbido, lo escalofriante: ¿quién se mira al espejo tras ese velo de luto? Enjoyada, ¿anciana?, de otra época, esta portada alerta del inexorable y devastador paso del tiempo. Podría ser la misma muerte.

Tropic of Cancer 47. Tyler, The Creator: “Goblin” (XL Recordings)

La portada de la edición sencilla, no la del doble CD: la de ese busto de finales del XIX, como recortado de una fotografía antigua, con retoque cutre. Una presencia inquietante y una mirada vidriosa que, de colgar de un cuadro, habría que darle la vuelta.

Tyler the creator 48. Unknown Artist: “Sicko Cell” (Swamp81)

“Sicko Cell” trata sobre la información como adicción, como droga con el mismo poder estimulante que la cocaína. La portada de este vinilo, por tanto, no puede ser más simple y más impactante: una loncha sobre el suelo, polvillo a los lados, oscuridad a lo lejos.

Sicko Cell 49. Washed Out: “Within And Without” (Domino)

Una foto sacada de un reportaje del Cosmo, ya saben, las mejores posturas para disfrutar del mejor sexo con tu hombre. Ella está con los ojos entornados, sudada, recién follada, vencida, la viva imagen del instante del orgasmo, de la felicidad, o sea, Washed Out.

Washed Out 50. Zomby: “Dedication” (4AD)

Una portada que no tiene nada; por tanto lo tiene todo: título, artista, nombres de las canciones, todos los datos de copyright y legales, las webs, el logo y hasta un espacio para el código de barras. Pero en un blanco sobre negro simétrico, pictórico, perfecto.

Zomby Comenzamos el repaso a 2011 con una selección retrospectiva de las portadas más originales, intrigantes y equilibradas de los últimos doce meses, presentadas en estricto orden alfabético.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar