Listas

Los mejores EPs de octubre según PlayGround

Diez vinilos que han sobresalido del resto en las últimas semanas, del 10 al 1

Os traemos diez maxis imprescindibles de octubre, la selección final del mes en la que sólo quedan los mejores tras una rigurosa criba. Nombres y estilos variados que arrancan el dueto entre Machinedrum y Jimmy Edgar y alcanzan hasta el bruto puesto 1.

Como cada mes, repasamos los que han sido, a juicio de la redacción de PlayGround, los diez maxis más destacados del mes. Música en formato corto que, sin embargo, tiene el mismo empaque y trascendencia que la publicada en LP. Aquí van nuestras apuestas en materia de maxis, en orden descendente, del 10 al 1.

10. JETS: “JETS EP” (Leisure System)

JETS son Jimmy Edgar y Travis Stewart (exacto, el omnipresente Machinedrum), de los que sabemos gracias a sus respectivos Twitters que han estado pasando las noches de los últimos cuatro años juntos en el estudio bajo los efectos estimulantes del club Berghain. Esos encuentros nocturnos ven ahora la luz en el enésimo proyecto de Stewart, JETS, una apuesta segura para conseguir hacer arrancar a Leisure System como marca editorial. Los célebres patrones rítmicos sincopados de Machinedrum se dan la mano con la lascivia electro de Edgar et voilà, cuatro temas que sintetizan la esencia productiva de ambos en plena armonía.

Crítica

9. John Talabot: “Fin Remixes part 1” (Permanent Vacation)

Con el “ƒin” de John Talabot consolidado como uno de los grandes discos del año, Permanent Vacation edita ahora la primera tanda de remixes del álbum en un 12” y un 10”. El maxi está acaparado por tres remixes de Pachanga Boys, que parten de distintos elementos de la elegíaca “When The Past Was Present” para firmar revisiones que comparten la idea de simplificación y una naturaleza abiertamente funcional. Para el 10” se reservan dos gemas a cargo de Kenton Slash Demon y Bullion, que gravitan alrededor de la épica melodía de “Last Land” y la envuelven en ritmos rotos.

Crítica

8. Happa: “Beat Of The Drum / Bring It Back” (Church)

El nombre de Happa te tiene por sonar por narices si has estado un poco atento a los blogs y las publicaciones de electrónica últimamente. Él es el productor de 15 años del cual habla todo hijo de vecino. No es sólo su juventud, es la calidad de sus producciones lo que descoloca de este chaval que ya ha tenido el honor de ser radiado por la hada madrina Mary Anne Hobbs. Su estreno editorial coincide con la primera referencia de la gente de Church, que hasta la fecha ejercían tan solo como organizadores de fiestas en el extrarradio londinense. Los dos temas originales de “Beat Of The Drum / Brign It Back” demuestran la destreza de Samir Alikhanizadeh en mimetizarse con las formas de esta nueva estirpe techno oscurantista y esquizoide que tiene en Blawan u Objekt a sus mejores profetas..

Crítica

7. Fennesz: “Fa 2012” (Editions Mego)

Ya no hay factor sorpresa con el que jugar, pero no era precisamente con la sorpresa con lo que quería dejar su huella Mark Fell en el circuito house contemporáneo, sino con un trabajo sobrio, meditado y muy personal que, a cada 12” que publica, se va haciendo aún más necesario: beats de baile amortiguados por clicks, samples vocales soulful insertados en un paisaje artificial, glitches y atmósferas deep que unen, de manera lógica pero todavía chocante, los conceptos Chicago y su banda experimental, SND. También es que “Fa 2012”, el tema original de Fennesz, se lo pone a huevo: es tan shoegaze como en sus mejores momentos, pero con un bombo subterráneo que parece encontrar el eslabón perdido entre My Bloody Valentine y el Detroit.

Crítica

6. Two Dogs In A House: “Eliminator” (L.I.E.S.)

El sello L.I.E.S. sigue dando muestras de su envidiable estado de forma y continua manteniendo una endiablada velocidad de crucero. Tal y como nos adelantó el gran Ron Morelli en su entrevista para estas páginas, la nueva entrega del sello llega protagonizada por Two Dogs In A House, el proyecto que comparten Jason Letkiewicz (Steve Summers, Malvoeaux, Innergaze) y el propio Morelli. En este caso la pareja dobla la apuesta y entrega uno de los maxis más ásperos y mugrientos de los últimos meses, dos cortes de house a bocajarro, tan asfixiantes y malsanos como placenteros para los que se regocijen con la fuerza bruta maquinal.

Crítica

5. Cashmere Cat: “Mirror Maru EP” (Pelican Fly)

Ha estado jugando al anonimato mientras nos deleitaba con sus beats de angorina remixando a Lana del Rey, Jeremih o Drake y 2 Chainz. El nombre le va que ni pintado, porque todo lo que hemos escuchado hasta la fecha de Cashmere Cat tiene la majestuosidad de un gato persa o siberiano bien alimentado y recién cepillado. Al final se han desvelado los detalles del hombre tras el proyecto. Se llama Magnus August Höiberg y ha ganado unas cuantas veces la edición noruega del DMC bajo el alias DJ Final. ¿A qué suenan estos cuatro cortes? El maxi tiene cosas del fulgor y el desenfreno de otro miembro del roster de Pelican Fly, Sinjin Hawke, las formas emotivas y maximalistas de Ryan Hemsworth, las cadencias sinuosas de las slow jams más ortodoxas y un toque naïf cosecha propia en forma de samples de gatos.

Crítica

4. Fatima Al Qadiri: “Desert Strike” (Fade To Mind)

Vatican Shadow no es el único productor que sostiene una continuada fascinación por la Guerra del Golfo y sus efectos en la geopolítica, la población civil y la cultura popular, como atestigua su incontinencia creativa del último año. Fatima Al Qadiri también está en la misma onda –no en vano, nació en Kuwait y vivió de niña la invasión de su país en 1991–: “Oil Well” está plagado de samples de percutores y disparos que se mecen sobre un tejido ambiental ensoñador y sintes de influencia arábiga, mientras que las influencias sufíes –sobre todo en el canto, que ella filtra en forma de samples de voz espectrales– ocupan el grueso de “War Games”, un track abrumador que se completa con bajos pulsantes y un break que en cualquier momento parece que se vaya a desenrollar como un banger para que Lil Wayne se ponga a rapear por encima.

Crítica

3. S-Type: “Billboard EP” (LuckyMe)

S-Type es el último ejemplo de la magnífica salud de la que goza Glasgow en materia musical. El estreno de este chaval de 25 años viene patrocinado por la marca del doble ojo, la misma que aupó en su momento a Hudson Mohawke y el mismo entorno en el que convivió Rustie. A estos dos nombres apelan las producciones de Bobby Perman –aunque lo suyo también bebe mucho de la sampledelia clásica yankee–, que toma la alternativa con “Billboard EP”, seis cortes de hip hop instrumental que gritan muy alto, hasta el otro extremo del Atlántico, directo a los mismísimos despachos del negocio rap americano, “soy vuestro próximo productor blanquito favorito”.

Crítica

2. BMB: “Where Pail Limbs Lie EP” (Liberation Technologies)

Se suponía que se habían separado, pero cuando todo parecía perdido este 12” simboliza el regreso de British Murder Boys (Regis + Surgeon). Lo que es inconfundible es el estilo marcial, gomoso y más duro que el hormigón armado de su sonido, un chorro de techno alquitranado, un rodillo de beat y atmósferas irrespirables de las que de vez en cuando asoma un chirrido, una voz agónica o una conga furtiva. Es la primera vez que Regis y Surgeon llevan el proyecto British Murder Boys a un sello alejado de su círculo hermético –Liberation Technologies es el nuevo subsello techno de Mute–, pero el resultado está al mismo nivel que cuando lo dejaron en 2005 con “Father Loves Us”.

Crítica

1. Randomer: “We Laugh, We Scream” (Hemlock)

Desde que ha aterrizado en Hemlock, Randomer parece haber encontrado las mejores condiciones para chorrearnos con su sonido, que esparce escupitajos de acid y esturrea beats de techno alborotado con una facilidad pasmosa. No es extraño que alrededor de la figura de este londinense se haya establecido un culto casi fanático que celebra cada uno de sus EPs y sus sesiones como si fueran el advenimiento de un Mesías o algo así. Lo que es cierto es que en toda esta escena que se articula alrededor de ideas bastardas sobre el techno y los extremos más afilados de lo bass Randomer destaca en la misma manera en que lo hace Blawan: por ser un cochino y no acomplejarse por ello. Esto es algo que haría el mejor Aphex Twin si le diera un día por retorcer breaks post-dubstep. Randomer: el trogloditismo entendido como una de las bellas artes.

Crítica

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar