Listas

Nueve curiosidades sobre Kraftwerk que (probablemente) no conoces

La historia oficial de Ralf Hütter y compañía esconde algunos hechos insólitos. ¿Sabías que Michael Jackson quiso colaborar con ellos?

¿Sabías que Michael Jackson quiso colaborar con Kraftwerk? ¿Que si buscas partituras de “The Robots” las puedes encontrar? ¿Que “Tour de France” tiene su base en un sello de correos? Hay muchas curiosidades interesantes alrededor de Kraftwerk y hemos seleccionado unas cuantas.

Hay unos hechos sobre Kraftwerk que son conocidos por todos: inventaron el pop con sintetizadores, impulsaron (involuntariamente) el nacimiento del electro y el techno, cuentan con varios discos magistrales, tienen uno de los directos más elegantes y perfectos del mundo y su mayor sueño siempre fue evolucionar en robots. Pero detrás de esta historia oficial y más o menos compartida hay infinidad de curiosidades, rumores y cotilleos que sólo circulan por los corrillos más especializados de la kraftwerkmanía. Algunos están bien documentados –salen mencionados en “Los Simpson”, por ejemplo– y otros son mucho más extraños. Antes de verlos en Sónar, te recomendamos que leas lo que viene a continuación: seguro que te da tema de conversación con toda esa gente que acudirá rigurosamente vestida con camisa roja y corbata negra.

1. La música de Kraftwerk existe en partitura

La música popular raramente se escribe, o se transcribe a partitura, y con la música electrónica esto es todavía más raro. La razón es tan sencilla como que su medio natural de difusión es la grabación en disco (la forma definitiva fijada por el artista, respetando sus verdaderos deseos; siempre hay excepciones, eso sí, como el último trabajo de Beck), y en caso de hacerse versiones, quien lo desee puede hacerlo de oído, que es lo habitual. Pero si alguna vez alguien necesita reducciones para piano de la mayoría de temas famosos de Kraftwerk, puede adquirir las partituras de los mismos en “Kraftwerk Songbook”, un volumen de 88 páginas (al nada módico precio de 25 euros) editado en 2009 que destripa los secretos melódicos y armónicos de “Autobähn” o “Trans-Europe Express” para quienes tengan nociones de solfeo.

2. Existen versiones tan raras que nunca las creeríais

Los hits de Kraftwerk han sido versionados en numerosas ocasiones y desde tiempos ya muy lejanos. Por ejemplo, el grupo español Aviador Dro (que siempre ha reclamado para sí la invención del concepto ‘tecno-pop’, mucho antes de que Kraftwerk quisieran utilizar ese nombre como título para su disco frustrado de 1983, que finalmente acabó reciclándose en “Electric Cafe”) tiene una versión célebre de “The Model” que solían ejecutar en sus conciertos. Revisiones de “The Model” hay muchas, pero otros temas de Kraftwerk son más raros de escuchar. Y entre los discos más peculiares, queremos citar tres: “Trans-Eslovenia Express”, un disco firmado por una constelación de mediocres bandas de EBM, dark e industrial de la antigua Yugoslavia; “Die Roboter Rubato”, un disco en el que el músico experimental Terre Thaemlitz reelabora varios momentos cumbre de Kraftwerk al piano hasta dejarlos irreconocibles (tiene otros dos discos similares a partir de piezas de Devo y Gary Numan), y finalmente “Possessed”, del Alexander Balanescu Quartet, donde cada canción está reelaborada para instrumentos de cuerda.

3. Existen parodias en “Los Simpson” y “El Gran Lebowski”

Al contrario de lo que se cree, Kraftwerk nunca han tenido un cameo en “Los Simpson”. Pero sí hay una mención en las primeras temporadas, en la tercera, concretamente. El episodio 19 trata sobre un misterioso tesoro oculto por el abuelo Simpson al final de la Segunda Guerra Mundial robado a los nazis. Al final del capítulo, el heredero legítimo de los objetos sustraídos recupera una serie de cuadros valiosos, los carga en su descapotable y se despide diciendo que tiene que “volver al Dancezentrum de Stuttgart con tiempo para ver a Kraftwerk”. Tampoco es cierto que salgan Kraftwerk en “El Gran Lebowski” de los hermanos Joel y Ethan Coen, ni ellos ni ninguna de sus canciones, pero sí aparece una parodia en forma de Nagelbett, una banda de pop electrónico más parecida, en realidad, a Rammsteim que a Kraftwerk y que persigue a El Nota y sus compinches con vistas a crear destrozos corporales. Uno de los actores que interpretan a la banda es Flea, el bajista de Red Hot Chili Peppers y Atoms For Peace.

4. Poliglotismo avanzado

Kraftwerk han cantado, o utilizado eventualmente, hasta once idiomas distintos en el conjunto de sus discos. Por supuesto, todos conocemos las versiones originales en alemán y las popularizadas en inglés, pero no son las únicas: existen tomas en español (en “Sex Object” se oye “objecto sexual”, que aunque es incorrecto según los cánones de nuestra lengua se reconoce como castellano), japonés ( “Dentaku”), italiano, ruso, polaco, rumano, portugués, francés y croata. Cierto es que la mayoría de los usos idiomáticos están en “Pocket Calculator” y “Showroom Dummies”, pero el poliglotismo no se lo quita nadie.

5. Citas literarias del Sturm und Drang

Ningún tema de Kraftwerk es una versión de otro autor, y todas las letras son propias excepto una: de “Kommetenmelodie”, que aparece en la cara B de “Autobähn”, existe una variación en directo que se abre con cuatro versos originales del “Fausto” de J.W. Goethe: “Die sonne toent nach alter weise / In brudersphaeren wettgesang / Und ihre vorgeschriebene reise / vollendet sie mit donnergang”. Aunque sólo sea una excepción, tiene nivel literario abrumador y mucho peso cultureta.

6. Las conexiones desconocidas con David Bowie

Es famoso el fragmento de “Trans-Europe Express” en el que se dice “from station to station / back to Düsseldorf City / Meet Iggy Pop and David Bowie”. Pero la admiración mutua entre Bowie y Kraftwerk viene de lejos: el propio Bowie, fascinado con los sonidos electrónicos de Kraftwerk, que forman parte de la semilla creativa de su trilogía berlinesa, reconoce haber escuchado repetidamente “Autobähn” mientras circulaba por una autopista inglesa a toda velocidad tras haber consumido cocaína. La mención a Iggy Pop viene por la admiración reconocida de Kraftwerk hacia The Stooges, y que nos habla de una extraña fascinación de los alemanes por el proto-punk: Kraftwerk también eran fans de MC5 y de Ramones, de quienes robaron el archifamoso ‘one two three four’ de los melenudos neoyorquinos para “Showroom Dummies”, que como todo kraftwerktiano de pro sabe comienza así en alemán: “ein zwei drei vier”.

7. “Tour de France” nació con la filatelia húngara

Aunque los sonidos de Kraftwerk siempre han remitido al futuro, buena parte de su iconografía está fuertemente enraizado en el pasado reciente de la Mitteleuropa: la vestimenta roja y negra de “The Man Machine” puede recordar a los constructivistas rusos de los años 20, la de “Trans-Europe Express” a la República de Weimar y las autopistas de “Autobähn” a las carreteras construidas en Alemania durante los primeros años del III Reich. De todas estas referencias histórico-culturales, una de las más arcanas es la portada del single “Tour De France”, inspirada en un sello húngaro del año 1953 que representa a unos ciclistas en pleno descenso de un puerto de montaña.

8. ¿Quiso Michael Jackson colaborar con Kraftwerk?

En su libro de memorias, “I Was A Robot”, Wolfgang Flür explicaba que en 1980 Ralf Hütter viajó a Estados Unidos para entrevistarse con Michael Jackson, que justo un año antes se había hecho de oro con “Off The Wall” y ya estaba planeando su próximo disco junto con el productor Quincy Jones. Aunque Hütter ha negado que este encuentro se produjera, la tesis de Flür es muy creíble y se basaría en el interés de Jackson por contar con algún tipo de colaboración de Kraftwerk en “Thriller”. No tanto un cameo (como sí ocurrió con Eddie Van Halen), sino la cesión de algunas pistas del álbum “The Man Machine” para extraer samples que se incorporarían a la mezcla final de alguna de las canciones del álbum, o algún tipo de producción adicional parecida a ese disco. Esto al final no sucedió, pero el disco posterior de Kraftwerk, “Computer World” (1981), sí fue la base de “Planet Rock” de Afrika Bambaataa y dio el pistoletazo de salida para el género que hoy conocemos como electro.

9. Grandes fortunas en patentes y en eBay

La cantidad de dinero que han hecho Kraftwerk con la tecnología es imposible de calcular, aunque se sospecha que poseen un número importante de patentes relacionadas con hardware musical que les podrían haber estado reportando interesantes beneficios desde hace décadas. Los únicos datos reales y conocidos que existen sobre ingresos derivados de la venta de tecnología, sin embargo, son los 12.500 dólares que pagó Daniel Miller, fundador del sello Mute, cuando adquirió en 2005, en una subasta en eBay, un vocoder primitivo utilizado por Kraftwerk en sus primeras grabaciones, que Florian Schneider puso a subasta a un precio de salida de 500 dólares. Hablando de vocoders, se dice que Hütter posee un prototipo de distorsionador de la voz humana todavía más antiguo, posiblemente una de las primeras piezas completas y terminadas que ideó el físico Werner Eppert-Meyer durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar