Listas

2011 en álbumes 1

Parte I: del 75 al 51

Comienza por fin el repaso a los álbumes más destacados de 2011 para PlayGround. En total 75 títulos, dividos en tres entregas que nos llevarán en un pausado, pero irreversible descenso hasta la rutilante posición número 1. No hay que demorar más la espera con explicaciones más que conocidas: aquí va la primera entrega, de la posición 75 a la 51. Mañana proseguiremos con 25 posiciones más para revelar el puesto de mayor honor el viernes.

75. Walls: “Coracle” (Kompakt)

“Coracle” es un disco que habíamos escuchado en nuestra cabeza mucho antes de que existiera. Es esa alquimia que muchas veces esperamos y se nos niega. Es un trabajo producto de influencias muy concretas –shoegaze, ciberdelia, nuevo trance, dream pop y el ambient de la escuela Gas– que coinciden ahora en las proporciones justas, como una receta bien trasladada a los fogones y que da como resultado un plato delicioso. No es cocina creativa, no es un milagro de originalidad, pero ha quedado de toma pan y moja. Javier Blánquez

Publicación original

"Raw Umber/Twilight" by Walls by Kompakt 74. Ghostpoet: “Beanut Butter Blues & Melancholy Jam” (Brownswood)

Coged muestras de ADN de Tricky, Horace Andy, Roots Manuva y Mike Skinner. Llevadlas a cualquier científico loco que se venda al mejor postor para que os fabrique al nuevo Prometeo de la rima inglesa. Volved al cabo de unos meses para comprobar los resultados de la mutación. En el tanque de líquido amniótico respira por un tubo el cuerpo de Obaro Ejimiwe: a pesar de sus gafas de pasta negra, su gorro de franela y sus pintas de afro-nerd tenéis delante un ejemplar de humanoide insólito, posiblemente el guía que conducirá a toda una generación de MCs británicos al siguiente paso evolutivo que, desde hace década, este género buscaba sin éxito alguno en tierras de Albión. Aquí se está haciendo historia a pequeña escala. Óscar Broc

Publicación original

Ghostpoet - Cash & Carry Me Home (feat. Kano) by ghostpoet 73. Maria Minerva: “Cabaret Cixous” (Not Not Fun)

Maria Minerva ha logrado en “Cabaret Cixous” lo mismo que Hype Williams en “One Nation”: la versión más depurada y lograda de su cada vez más distintiva visión musical. Así, las canciones de este disco son pop consciente de su capacidad como máquina deseante, y de hecho la sensualidad y la sexualidad son aquí claros motores creativos al servicio de una Maria Minerva que, influida por Hélène Cixous, se resiste a caer en los clichés de la música pop cantada por mujeres con un público masculino en mente. Maria Minerva sigue cantando en este disco con el mismo abandono sensual, íntimo pero no tímido, como de banda sonora para un soft-porn pseudo intelectual europeo o música para un cabaret intergaláctico. Iván Conte

Publicación original

maria minerva - cabaret cixous (album preview) by experimedia 72. SBTRKT: “SBTRKT” (Young Turks)

Este “SBTRKT” explora a fondo la posibilidad de recuperar la esencia underground del house de hace dos décadas y darle aires nuevos teniendo en cuenta todo el bagaje acumulado en UK durante el periodo de reinado del 2step y el dubstep. El álbum suena luminoso, todo en su justa medida, quizá demasiado perfecto como para reconocerle un mínimo de arrebato rabioso del momento, pero eso también me parece un valor aprovechable. No es la gran obra maestra que en nuestros sueños queríamos imaginar, pero, junto con el álbum de Katy B, es un trabajo que, sin prostituirse, atraerá al centro de la tormenta post-dubstep a un público nuevo al que, si le sigue picando la curiosidad, habremos ganado para la causa. En esta guerra, además de infantería y caballería, también necesitamos señuelos. Claude T. Hill

Publicación original

SBTRKT - Wildfire by NME Radar 71. Emika: “Emika” (Ninja Tune)

Es el entusiasmo por los mecanismos del sonido lo que hace que “Emika” sea un artefacto tan apasionante en su escucha. Aunque la tecnología musical le ha llevado a crear más canciones que “tracks”, el disfrute verdadero está en la audición de todos esos pequeños detalles al fondo: los ecos industriales de “FM Attention”, las ediciones de pianos tartamudos en “Drop The Other”, la simulación pulsante de un pitido de oídos en “Professional Loving”. El cierre de “Be My Guest” incluso añade un resto de sus experimentos en Berghain: los crujidos generados por los movimientos sexuales en el famoso cuarto oscuro del sótano. Teniendo en cuenta la lentitud de la música, aquí ocurren un montón de cosas. Si alguna vez has necesitado un disco para escuchar con auriculares, aquí tienes uno. Kier Wiater-Carnihan

Publicación original

Emika - 3 Hours by kraski 70. Shabazz Palaces: “Black Up” (Sub Pop)

Futurista y digitalizado al máximo, “Black Up” es una mezcla de rima bohemia con mensaje y ritmos experimentales cercanos al avantgarde hip hop, al dubstep y al jazz cuántico. Lo más refrescante quizás es el poso british de la parafernalia musical que envuelve la voz cartoonesca de Butler. El MC estadounidense se sumerge en un barreño de synth madness, bass music y algún goterón incluso de IDM que encuentra algunos triunfos en ambos extremos de la cuerda. Cuando busca la paisajística otoñal consigue sacar oro de su discurso. Pero cuando quiere meternos inquietud en las entrañas, también tiene sus momentos. Algunas extrañas psicofonías infantiles así lo corroboran: Shabazz Palaces no es Ghostpoet, pero es que la bruma londinense no es como la de Seattle y esto tampoco es hip hop, es hipster-hop. OB

Publicación original

Shabazz Palaces - Swerve... by subpop 69. Grouper: “A I A: Alien Observer” / “A I A: Dream Loss” (Type)

Liz Harris, la gran musa del pop evanescente contemporáneo, siempre entregada y muy prolífica al frente del proyecto Grouper, ha despachado su esperado regreso discográfico con dos álbumes, a razón de cuarenta minutos por barba, publicados por separado, en una estricta edición limitada en vinilo y con sus correspondientes matices de personalidad e identidad, en los que trata de redefinir, una vez más, los parámetros de ese pop gaseoso, volátil, envolvente y reconfortante que caracteriza su trayectoria y que dibuja uno de los episodios más bellos y emocionantes del panorama independiente actual. Dos nuevas muestras, que funcionan mejor cada una por su cuenta que si fueran unidas de la mano en formato doble, de lo que ya se ha convertido en alimento y combustible de vital necesidad para nostálgicos de la bruma shoegazer y huérfanos de la llama ochentera de 4AD. David Broc

Publicación original

Grouper: "Alien Observer" by alteredzones 68. The Field: “Looping State Of Mind” (Kompakt)

“Looping State Of Mind” es el disco adulto de The Field. No es ni exultante ni hedonista; es sencillamente sereno, pausado, seguro de su evolución, y apasionado sin exhibicionismo: para convencerse, ahí está “Arpeggiated Love”, una inundación de voces murmuradas y ritmos motorik que son a la vez deslizantes, como si patinaran sobre hielo, para redefinir una nueva versión 3.0 de The Field que antes sólo se sugería y que ahora se concreta. Su receta es tan simple como frenar las cabalgadas del bombo y hacer que la música, en vez de acelerar pasada la barrera de los cinco minutos, se dedique a decelerar en los cinco siguientes. Robert Gras

Publicación original

the field - looping state of mind (album preview) by experimedia 67. Wild Beasts: “Smother” (Domino)

Discreto y suntuoso, “Smother” es un disco para disfrutarse con los ojos vendados, que suena a puerta cerrada comparado con los extrovertidos “Limbo, Panto” y “Two Dancers”. No tiene el impacto cabaretero del primero ni la voluptuosa pegada del segundo. Más que incitar a la promiscuidad, parece la banda sonora de uno de esos encuentros sexuales de consolación en los que, rota ya la pareja, el sudor se mezcla con las lágrimas. Los bajos se deslizan como serpientes sobre la piel y los sintetizadores parecen susurrar faltas nunca confesadas. “Smother” rebaja la cota de pecados como la ira, la avaricia y la gula, pero reincide en la vanidad y la lujuria. No hay hits tan obvios como antaño y, sin embargo, el embrujo es total. Cristian Rodríguez

Publicación original

Wild Beasts - Burning by khadunio 66. Cults: “Cults” (Columbia)

En “Never Saw The Point” se acercan a The Shangri-las; en “Most Wanted” optan por ese doo-wop que tanto les gusta y que elevan a la máxima potencia en “You Know What I Mean”, una balada con reminiscencias a los Righteous Brothers; “Bumper” demuestra que tienen la lección de The Supremes bien aprendida; las bases del principio de “Walk At Night” recuerdan a las de otros nostálgicos, Saint Etienne; y “Rave On” insiste en esas baladas que antes de que apareciese los neoyorquinos sirvieron de inspiración a Angelo Badalamenti. Y, como en “Abducted”, la voz de Brian es un plus. Éste es un disco de melodías, idóneo para aprenderse al dedillo los estribillos, cantarlos en la ducha, y por supuesto, para no parar de bailar hasta la extenuación. Bienvenidos a la secta Cults. Álvaro García Montoliu

Publicación original

Cults - Abducted by cultscultscults

2011 en canciones Parte I: del 100 al 21 2011 en canciones " Parte I: del 100 al 21"

2011 en canciones Parte II: del 20 al 1 2011 en canciones " Parte II: del 20 al 1"

2011 en EPs Parte I: del 50 al 21 2011 en EPs " Parte I: del 50 al 21"

2011 en EPs Parte II: del 20 al 1 2011 en EPs " Parte II: del 20 al 1"

2011 en debuts Los talentos al alza y los grandes recién llegados del año 2011 en debuts " Los talentos al alza y los grandes recién llegados del año"

65. Evidence: “Cats & Dogs” (Rhymesayers)

Liberado ya de su contrato con Capitol y fichado por Rhymesayers, uno de los sellos indies más exitosos de la última década gracias al empuje mediático y popular de Atmosphere, Evidence aterriza con este exultante “Cats & Dogs” que viene dispuesto a cubrir con letras de oro un hueco preocupante en la escena hip hop actual. Entre el underground hipsterizado que representan Tyler y su troupe y el mainstream de batín al que dan vida ‘Ye y sus secuaces se detecta un alarmante vacío, un territorio despoblado de discos importantes, un espacio virtual que pertenecería a esos artistas que no son multiventas ni tampoco nuevos gatos desconocidos o debutantes hambrientos y que llevan la antorcha del hip hop ortodoxo, fiel al sonido y la idiosincrasia de la golden era pero con perspectiva y ambición de presente. DB

Publicación original

Evidence - Cats & Dogs (Album Sampler Mixed by DJ Babu) by SureShot Promotions 64. Austra: “Feel It Break” (Domino)

Liderados por la carismática Katie Stelmani, el trío canadiense Austra vienen a llenar de tinieblas los cielos haciéndose valer de una música completamente opuesta a la luminosidad que predomina en las exportaciones de su país a través de grupos como Arcade Fire, The New Pornographers y Owen Pallett. Son unos auténticos enamorados de la vertiente más sombría del pop sintético de los años ochenta, de esa etiqueta conocida como darkwave. Pero las influencias de la banda van desde los primeros Depeche Mode, haciendo un alto en el camino en Cocteau Twins, hasta llegar a formaciones más actuales como The Knife y su apéndice, Fever Ray. Karin Dreijer es, sin lugar a dudas, la referencia más evidente, aunque hay quien ha querido comparar la personalidad magnética de Katie con la de su tocaya Kate Bush. AGM

Publicación original

01 BEAT AND THE PULSE by AUSTRA 63. Zomby: “Dedication” (4AD)

Había ganas de escuchar por dónde iba a ir el segundo disco de Zomby. La recompensa es justa, pues hay diversos instantes que merecen ser escuchados con suma atención. El disco comprende el soul ahuecado de “Riding With Death”, escrito según las pautas de un Mr. Fingers mutante o las del álbum de Richard D. James en 1993 firmado como Polygon Window. Está también el zumbido giratorio y malvado de la línea de bajo en “Vortex”, engrasada con riffs bruscos y líquidos que pudieran haber llegado del estudio de Timbaland y de un órgano eléctrico polvoriento. Está también la muy mundana y atípica “Salamander”, con Rhodes, congas y timbales que, por fortuna, suenan más seductores que trillados. Y nos encontramos más tarde con los sonidos de caja de música de “Florence”, que tiran de emociones en dura competencia con un patrón de batería brumoso que suena como a 200 beats por minuto. Robin Howells

Publicación original

Zomby-Dedication by bmrelyea 62. tUnE-yArDs: “whokill” (4AD)

En “whokill” los ingredientes son puras especias y la forma de cocinarlos sabrosísima. Hay un amor exacerbado por el pop y el R&B, implacables bombas rítmicas del calado de “Killa” o “Gangsta” y también letras atrevidas que vehiculan canciones protesta como “Doorstep”. El carácter guerrero recuerda al movimiento riot-grrrl, mientras que los motores de las músicas africanas y jamaicanas son los que impulsan hacia arriba la mayoría de la propuesta. “You Yes You” tiembla como lo hacían Talking Heads, mientras que “Powa” o “Riotriot” se mueven con tempos más ajustados que entran como la seda. Por momentos –no sé bien por qué ni parece importar– se desatan conexiones hacia el nervio dislocado de iconos como Lizzy Mercier Descloux, lo cual sólo puede ser bueno. Y es que la imaginación se dispara sola frente a unos temas más locos que una cabra y tan camaleónicos como la voz que les canta. CR

Publicación original

Tune-Yards - Bizness by snipelondon 61. Hype Williams: “One Nation” (Hippos In Tanks)

Desde el inicio de “One Nation” ya nos damos cuenta de que este dúo es cada vez más experto en construir atmósferas y transmitir emociones a través de su música: “Ital” arranca, tras unos segundos de ruido de fondo subrayando el medio analógico, con un ritmo seco sobre el que van añadiendo sintes siniestros, bajos ácidos y voces envueltas en eco, contribuyendo entre todos estos sonidos a crear un ambiente de dramatismo envuelto, como el resto del disco, en una sensación neblinosa. Hay unas cuantas cosas en este tema que anuncian características que están presentes en el resto del trabajo: la ausencia de la voz de Inga, limitada pero que daba algo de humanismo a unos paisajes sonoros que aquí suenan más severos, y los teclados, que suenan exploratorios y melódicos, como una precuelas y/o secuelas de “Blade Runner”. IC

Publicación original Hype Williams - Warlord by miojoindie 60. Zola Jesus: “Conatus” (Sacred Bones)

¿Se opera algún cambio decisivo entre “Stridulum II” y “Conatus”? Está claro, tras escuchar el nuevo y esperado álbum, que la respuesta es no, y en caso de haberlo estaría en la instrumentación, algo más sintética en lo más hondo de su textura, de cada una de estas once canciones en las que –salvo “Swords”, una intro instrumental de un minuto– manda una voz en plenitud, dominante, que brama en los momentos épicos y se refugia en la solemnidad de la balada cuando se llega al momento dramático de piano y susurros de fondo de “Skin”. Esa es, en todo caso, la variación de guión que propone “Conatus”: la toma de (auto)conciencia definitiva de Zola Jesus como un faro de intensidad y un icono gótico para esta década, pero también como una chanteuse torrencial que le pueda dar el relevo a Kate Bush con alguna que otra incursión en un sonido enmarañado y, por momentos, sacado de proporción. JB

Publicación original

Vessel by ZolaJesus 59. Steve Hauschildt: “Tragedy & Geometry” (Kranky)

Puesto en comparación con el trabajo desarrollado por sus compañeros de Emeralds, Hauschildt comparte con McGuire el gusto por el bucle –en lugar de guitarras usa sintes, pero la manera en que se enrollan las melodías entre sí es similar; Mark toma a Manuel Göttsching como referente; Steve se acerca más a Klaus Schulze o Software, con innumerables referencias en la new age y la música planeadora de finales de los 70s y principios de los 80s–, y en relación con John Elliott hay una pasión por los teclados, un uso a ultranza de los viejos sintes que Hauschildt sabe llevar con mayor dulzura y levedad, casi hasta el punto de saturar con tanta insulina inyectada directamente en el oído. Si hay una aportación central en “Tragedy & Geometry”, sería “Blue Marlin”: son sólo cuatro minutos y en ellos sólo sucede una cosa, un arpegio que se mueve como una rotación perfecta. JB

Publicación original

Steve Hauschildt - Blue Marlin by Fluid Radio 58. Destroyer: “Kaputt” (Merge)

En “Kaputt” los niveles de experimentación apartan a referencias claras como Prefab Sprout por momentos y dan la bienvenida a guitarras rayadas, sintetizados gordos, y fade outs que dejan paso a su vez al borboteo rítmico de “Downtown”. Es el contrapunto preciso para tumbar la teoría de que aquí todo es un espesor de saxos y percusiones de mantequilla. Hay algo más, en efecto. Aunque quizá se pasen un poco añadiendo el single de 2009 “Bay Of Pigs” como extraño colofón: más de diez minutos que empiezan con una remembranza de Kraftwerk que da paso a un tempo espacial con motas electrónicas que tratan de colarse en una melodía manifiestamente tristona, algo que acaba transformándose a mitad de camino y que, por tanto, nos deja tan descolocados como anímicamente consternados. Demasiadas emociones para como pintaba el disco en un principio. Sorpresa. Jordi Guinart

Publicación original

Destroyer, "Kaputt" by blatanti 57. Machinedrum: “Room(s)” (Planet Mu)

Mucho se ha indicado sobre las similitudes y conexiones sonoras entre “Room(s)” y el sonido juke, principalmente debidos por la opción de velocidad en bpms por la que apuesta Machinedrum, y es cierto que las cualidades rítmicas de muchos de los temas son la manera que tiene Travis de aceptar que, en efecto, hay un interés por su parte hacia este género tan particular de Chicago. Lo que sí resulta más fascinante son las otras influencias desperdigadas a lo ancho de “Room(s)” y que se entremezclan a la perfección con el ángulo juke: las del rave y el jungle. Es algo que ya había apuntado en el EP previo, un primer ensayo de la receta que une a nivel sonoro, estilístico y estético los elementos de estas tres influencias y que convierten la música en algo irresistible para cuerpo y mente. Laurent Fintoni

Publicación original

Machinedrum - She Died There (Promo) by pdis_inpartmaint 56. Prurient: “Bermuda Drain” (Hydra Head)

Guantazo sin miedo al sector más intransigente y cerrado de la escena noise, “Bermuda Drain” es un apabullante ejemplo de atrevimiento y personalidad en el contexto de un microclima lastrado históricamente por su inmovilismo y su malentendida radicalidad. Dominick Fernow apenas necesita demostrar a estas alturas del partido su capacidad para intimidar al público con arrebatos de ruido furioso y feedback maléfico, quedó claro en algunos de sus artefactos pretéritos, como aquella lobotomía sonora llamada “Black Vase”. No le debe explicaciones a nadie, y es por ello que su nuevo álbum rápidamente, a los dos minutos de andadura, ya se presenta como un fascinante cambio de tercio y registro dentro de su propia trayectoria, una excelsa vía de redefinición estilística y expresiva que, a su vez, no traiciona ni contradice el espíritu fundacional del proyecto Prurient, ese cabreo contra el mundo que siempre ha caracterizado sus grabaciones. DB

Publicación original

PRURIENT - Bermuda Drain by Hydra Head Records 55. LV & Joshua Idehen: “Routes” (Keysound Recordings)

Como en otros álbumes londinenses similares y previos a este ? “London Zoo”, de The Bug, o aquel debut, “Memories Of The Future”, de Kode 9 & The Spaceape?, esta innata sensación que posee, la de respirar la gran ciudad, hace que “Routes” sea un álbum perfecto para disfrutar en cualquier lugar muy poblado del mundo. Utilizaría el adjetivo “urban”, pero teniendo en cuenta el significado actual que tiene la palabra, no creo que llegara a describirlo como merece. Es un disco bello, cohesivo y divertido. Flirtea sin esfuerzo con los estilos, los tempos y los géneros, dándose un chapuzón y sumergiéndose en una piscina musical centrada en Londres, al igual que niños sobreexcitados en una piscina un caluroso día de verano. LF

Publicación original

LV & Joshua Idehen - Primary Colours Extended Version by LVLVLV 54. Tyler, The Creator: “Goblin” (XL Recordings)

Imaginativo, atrevido, fuera de todo enclave escénico, apetecible tanto para hipsters como para headz pero de difícil acceso para el gran público, barroco y absolutamente inclasificable, “Goblin”, en todas las facetas superior a “Bastard”, debut autopublicado del artista, es el disco que necesitaba OFWGKTA para convencer a los más reticentes de las posibilidades de futuro y, sobre todo, de crecimiento y desarrollo del colectivo y, en especial, de su líder y cara visible, un Tyler, The Creator que aquí exhibe los arrestos y el talento para intentar convertirse en el RZA del siglo XXI. DB

Publicación original

[INTRO] Tyler, The Creator - Goblin by AnniaAmor 53. Kreng: “Grimoire” (Miasmah)

Si todavía hoy te preguntas cuándo fue la última vez que pasaste miedo escuchando un disco ya puedes dejar de buscar, porque ha llegado el momento del relevo. En lo que llevamos de 2011 pocas referencias sonarán más tensas, inquietantes, evocadoras, tétricas y sombrías que este radical viaje al corazón de las tinieblas en el que, además, brilla hasta cotas insospechadas la precisión, amplitud de miras y profundidad del sonido, irreprochable paso adelante en la breve pero impresionante trayectoria del compositor. Kreng utiliza todas las armas que tiene a su alcance para materializar un objetivo que se presumía complejo –oscurecer aún más si cabe su discurso–, y lo hace con una meticulosidad y un rigor que le sirven para distinguirse y distanciarse de otros referentes coetáneos con ideas similares pero con menos reservas de talento natural para esto. DB

Publicación original

Kreng - Petit Grimoire by cristianventer 52. Rebolledo: “Super Vato” (Cómeme)

“Super Vato” es un hallazgo. Suena retro, pero es rabiosamente moderno; parece EBM reducido a su mínima expresión, pero algunos lo llamarán minimal; es siniestro, pero absolutamente divertido. Y aunque todo el álbum es acojonante, los tracks producidos por Rebolledo en solitario son las joyas más valiosas. El ritmo obsesivo, maquinal y machacante de “Canivalón” se ajusta como una media de lycra a unos teclados de película gore y un falsete extra cool. “Aire Caliente” se muestra como un gargajo industrial de electrónica goth, con el tipo pletórico soltando sus delirios marca de la casa. “Steady Gear Rebo Machine” es Front 242 mezclado con los Daft Punk de “Homework”. “Corvette Ninja” es una genialidad: breakbeat de electro chunguísimo, ochentero hasta las trancas, grasiento y, encima, con el motor de un bólido de fondo, rugiendo como una perra. OB

Publicación original

Rebolledo - Canivalon by Paysan 51. Instra:Mental: “Resolution 653” (Nonplus+)

Cuesta creer que uno de los nombres con más solera en el parqué del underground inglés todavía tenga vacío el apartado “álbumes” en su discografía. Al amparo de su propia etiqueta ( Nonplus+, no podía ser de otra manera), Al Bleek y Kid Drama despachan en “Resolution 653” un surtido de 13 historias que prometen hacer las delicias de todos aquellos que acostumbren a seguir el rastro de la escena bass desde un punto de vista aquiescente y abierto de miras. Entre las 13 canciones hay oscilaciones musicales para la pista de baile entre los 120 y los 140bpm, reflejos de dubstep, drum’n’bass o techno (como las más recientes producciones de Instra:mental), pero también hebras de electro, acid house o ritmos inspirados en el juke. Luis M. Rguez

Publicación original

Instra:mental 'Resolution 653' Album audio clips Nonplus Records by stholdings

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar