Listas

Selección Jäger: diez bandas demoledoras que nunca más se volverán a reunir

¿Te imaginas que pudieras ir a un festival y tener tocando a Nirvana? Eso no sucederá, por desgracia, pero como soñar es gratis, hagamos un poco de rock-ficción

El verano es tiempo de festivales, y los festivales son un criadero de reuniones de bandas míticas que vuelven para reencontrarse con sus fans y una buena nómina de ingresos. Pero hay diez bandas que, ahora mismo (y probablemente nunca), no se van a reunir. Líderes fallecidos, odios a muerte, agotamiento de la marca, promesas en firme: aquí van diez nombres asociados al concepto ‘frustración’. Nunca regresarán.

El tiempo, como decía un sabio, es ese juez inapelable que da y quita razones, pero también es el principal factor de erosión de las cosas: sólo hay que dejar que pase el tiempo, y aquello que amaste un día al otro habrá desaparecido. En la música, el tiempo ha sido un factor de maduración de artistas y trayectorias, y a la vez el que se lo lleva todo por delante. Cada año, en los festivales, vemos en el cartel bandas que, tras un periodo de inactividad, se vuelven a juntar y dan conciertos para satisfacción de sus fans más veteranos. Así, en estos años hemos tenido reapariciones como las de Pixies, Pavement y PiL entre muchas otras: sueños hechos realidad para muchos fans rezagados y muchos nostálgicos veteranos. Sin embargo, ¿cuál es la parte negativa de todo esto? Sin duda, todas aquellas bandas que fueron importantes en su día y que por razones diversas –fallecimientos del líder, odio cerval entre sus miembros, etc.– nunca más volverán a juntarse. Vamos a ver cuáles son las principales. Con estas, ya os lo decimos, hay que abandonar toda esperanza, como rezaba aquel cartel en la puerta del infierno según la “Comedia” de Dante.

1. Nirvana

Con el fallecimiento de Kurt Cobain, del que el próximo mes de abril de 2014 se cumplirán exactamente 20 años, cualquier posibilidad de reactivar Nirvana quedó automáticamente desactivada, básicamente porque Krist Novoselic y Dave Grohl nunca quisieron ‘hacerse un Queen’ y han respetado como se debe la memoria del líder y alma verdadera del grupo. Han sido tan escrupulosos que han prometido que nunca más sonará una canción de Nirvana que venga de ellos, en espacial de Foo Fighters, la otra banda de Grohl y con la que hace años que le va todo muy bien. Conformaos con los viejos discos y los DVDs, a Cobain no lo veréis ni en holograma.

2. Sex Pistols

Cuando decimos Sex Pistols, nos referimos a la formación original, con Sid Vicious al bajo. Cualquier otra cosa que se presente bajo este nombre –como hace década y media con el Filthy Lucre Tour y años después en varios festivales, como aquel Summercase de hace algo menos de una década– no lo vamos a considerar Sex Pistols bajo ninguna circunstancia, aunque suenen los grandes clásicos del “Never Mind The Bollocks”. Podemos estar tranquilos, de todas maneras: tras reactivar PiL, no parece que John Lydon tenga necesidad ahora mismo de sacar a pasear a la gallina de los huevos de oro, además que ya no tiene edad.

3. The KLF

The KLF no volverán, primero porque nadie lo pide, y segundo porque el proyecto lleva ya tanto tiempo sepultado, y con sus dos componentes (Jimmy Cauty y Bill Drummond) cómodamente instalados en sus años de jubilación, que ya no tendría sentido airear por los festivales y las raves uno de los proyectos seminales de la explosión británica del acid house. The KLF se separaron en 1992 y se reunieron por última vez en 1997, cuando ya nadie les necesitaba –¿para qué, si ya teníamos a The Chemical Brothers?–, así que no hay que esperar nada nuevo. Sin embargo, estaría bien: en momentos como los actuales, siempre viene bien alguien tan provocador capaz de quemar en público un millón de libras.

4. The Smiths

Técnicamente, es posible que Morrissey y Johnny Marr hagan las paces algún día. Sería más factible, por ejemplo, que el hecho de que las ranas críen pelo. Pero después de tantos años especulando con la reunión de The Smiths, después de las morteradas alucinantes que muchos promotores deben haber puesto sobre la mesa de su agente, después de los intentos de reencuentro fraternal, y después de que todo se haya saldado siempre de la misma forma –con ambos músicos lanzándose dardos envenenados a través de la prensa y mostrándose su odio más cordial–, lo más probable es que antes veamos al Real Madrid ganar la décima Champions que a estos dos tocando juntos “This Charming Man” en un escenario.

5. LCD Soundsystem

Bien, de acuerdo: es probable que algún día suceda. Pero por ahora tenemos que hacer un acto de fe y creer en que James Murphy dice la verdad –querríamos verle, sin embargo, en el polígrafo de “Sálvame”, ante la hierática Conchita–. Tras el concierto de despedida del Madison Square Garden se ha mantenido la palabra de que aquello era el fin de LCD Soundsystem, que no habría nuevas canciones, ni nuevos discos ni conciertos amistosos, y hace poco Murphy volvió a manifestarse en ese sentido: que se cerró una etapa, comienza otra y no hay posibilidad ninguna de volver atrás. Para asegurarnos del todo sería conveniente que se quedara mudo o algo parecido (no le deseamos tampoco ningún mal), pero por ahora haremos un ejercicio de confianza ciega. Mal que nos pese, nos repetimos este mantra: “LCD no volverán, LCD no volverán…”

6. Guns’n’Roses

Otro caso Smiths: que pueda darse una reunión de los Guns’n’Roses de la mejor etapa –es decir, el binomio Axl Rose + Slash– no es técnicamente imposible, y mientras el primero no se vuelva más loco de lo que ya está y el segundo conserve sus dos manos en forma (el sombrero de copa es prescindible, pero mola que esté) siempre habrá una llama de esperanza. Pero sería autoengañarse: los dos se odian a muerte, no se quieren ver ni en pintura, y mientras Slash vive bien grabando guitarras por aquí y por allá y montando bandas efímeras en los ratos libres en los que no está con modelos o actrices porno, Axl sigue conservando el nombre Guns’n’Roses para dar conciertos espantosos por diversos lugares del mundo. Fue bonito mientras duró, pero se acabó.

7. The Doors

The Doors sin Jim Morrison no son The Doors, y sin embargo hubo movimientos hasta no hace mucho tiempo para montar una gira de reunión en la que los músicos que quedaban vivos tocarían con un vocalista del cual se barajaron algunas opciones como Perry Farrell (ex Jane’s Addiction y Porno For Pyros), e incluso hubo un proyecto de nuevas canciones en el que estuvo participando tentativamente un joven Skrillex. Pero con el fallecimiento este año del segundo hombre fuerte del grupo, Ray Manzarek, ya no hay opción ninguna: el recuerdo de The Doors ya no será profanado nunca más.

8. Oasis

Precaución aquí: para reunir a los hermanos Gallagher habría que sudar mucho, poner una pasta inmensa encima de la mesa y regarlo todo con alcohol. Es improbable porque los dos se odian como jamás se han odiado dos hijos de la misma madre, pero nunca hay que cerrar esta puerta. Sin embargo, a diferencia de otras bandas británicas que fueron grandes en los 90 y que se separaron (la cosa va de Suede a Blur y de Stone Roses a Pulp), el tema de Oasis está mucho más complicada. Cada uno de los Gallagher tiene su propia banda, hacen discos mediocres pero tienen éxito relativo, y no se necesitan en absoluto para seguir ingresando su dinero e ir engordando su ego. Cuando esto no funcione quizá haya que recuperar Oasis, pero para cuando eso suceda ya te habrás olvidado de la existencia de esta lista.

9. Queen

Con Brian May nunca se sabe: es uno de los tipos más fenicios y con menos escrúpulos que ha dado nunca el rock. Sabiendo que Queen era básicamente un descomunal Freddy Mercury con músicos, no tuvo ningún reparo en tomar al pie de la letra el título de la última canción del grupo, “Show Must Go On”, y erigirse en el hombre que hacía y deshacía a su antojo en estos Queen descabezados, sin líder y sin carisma, así hasta llegar al colmo de los despropósitos: una gira que se alargó durante casi cinco años y en la que la parte vocal la llevaba Paul Rodgers (ex Free, ex Bad Company, etc.). Por suerte, este atentado musical se terminó en 2009 y no hay ningún signo que nos diga que volverá. Se mire como se mire, de todos modos, aquello no era Queen.

10. Hole

Hasta el año pasado, Hole existían. Courtney Love había decidido volver a tocar con una banda y llamarla con el nombre de siempre –aunque no hubiera rastro de la formación importante de los 90, especialmente de Kristen Pfaff y de Melissa auf der Maur, que es lo que nosotros entendemos por ‘Hole’–, pero a finales de 2012, vía Twitter, vino a decir que ya se había acabado de verdad y que nunca más, que su banda se iba a llamar Courtney (o sea, ella y quien hiciera falta) y que el proyecto Hole quedaba definitivamente muerto. A diferencia de Nirvana, no podemos prometer que esto vaya a ser así toda la vida, pero por una vez habrá que confiar en ella, y eso que sabemos que conceptos como Courney Love y confianza no son especialmente cercanos el uno a la otra.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar