Listas

Resumen 2012: los mejores sellos

La 20 discográficas con mejor hoja de servicios del año

Aquí están los 20 sellos que, a juicio de PlayGround, han amasado un catálogo más interesante y renovador a lo largo de todo 2012. Una lista que se inicia con la modesta aportación de Hinger Finger y que acaba con un top 5 de auténtico escándalo.

Nos fijamos tradicionalmente en los artistas, buscamos ídolos y nuevas sensaciones, pero nunca hay que menospreciar la importancia que tienen los sellos en lo relativo a lubricar la rueda de la música popular: incluso en tiempos de Bandcamp, Soundcloud y Spotify, son las discográficas quienes siguen funcionando como penúltimo eslabón de la cadena, quizá el principal agente para poner en contacto a los artistas con su público, garantizarles exposición, promoción y visibilidad. Por eso, no queremos en ningún caso menospreciar su trabajo, sino todo lo contrario: ensalzarlo como vital a la hora de proporcionarnos nuevos artistas de los que hacernos fans. Aquí van los 20 sellos que, a juicio de PlayGround, han realizado un trabajo más interesante y con más constancia en todo 2012.

20. Hinge Finger

Joy Orbison y Will Bankhead han estrenado Hinge Finger este año pero el sello ya se ha convertido en una referencia del siempre tumultuoso panorama electrónico británico. El motivo hay que buscarlo en dos de los singles más poderosos de los últimos tiempos; “Ellipsis” de Joy Orbison y “His He She & She” de Blawan. El primero llevaba removiendo los cimientos del panorama clubbing desde meses antes de su publicación con su ya icónico sample vocal y sus pianos celestiales, mientras que el segundo marca la cumbre del techno viscoso y psicópata que ha alzado a Blawan a los altares. Si a tan concluyentes pruebas musicales se le sumamos el siempre refinado trabajo gráfico de Bankhead, estamos a ante uno de esos sellos de compra-a-primera-vista. Y lo que queda.

19. Text Records

La evolución de Text Records va íntimamente ligada al progresivo acercamiento de Four Tet a la pista de baile. Así pues, no es de extrañar que 2012 haya sido el año más prolífico del sello desde su fundación. En gran medida ha servido de plataforma de lanzamiento de los distintos proyectos de Kieran Hebden, con maxis tan inspirados como “128 Harps” o “Jupiters / Ocoras” y con su colaboración con Burial en “Nova” a modo de joya de la corona. Pero más allá del alimento para DJs, el sello también ha publicado dos álbumes de intenciones mucho más domesticas; “Into The Trees” de One Little Plane y “Pink”, el disco con el que Four Tet precisamente recopila sus lanzamientos en vinilo para el sello.

18. Kranky

En casa Kranky se toman las cosas con calma. En lugar de llevar un ritmo de publicación frenético, prefieren optar por una sabia dosificación, lo que hace de cada uno de sus lanzamientos tan importante como el anterior. En 2012 el sello de Chicago ha recuperado a los magos del ambient Windy & Carl, nos ha regalado “Foreign Body” de Mirroring, un fantasmagórico dream-pop construido a partir de drones, que se ha convertido en uno de los discos clave del año, ha brindado con la consagración de Lotus Plaza como solista, han vuelto a insistir en el kosmische de Steve Hauschildt y han apuntado alto con el melancólico “Sketches From New Brighton” de Loscil.

17. Domino

Domino es siempre un valor seguro, tanto por lo que se refiere al descubrimiento de nuevos artistas como por el buen ojo que tiene a la hora de fichar a talentos consagrados (este año, Julia Holter). De la cosecha de este año sólo nos quedamos con unos debutantes, Trailer Trash Tracys, cosa que le ha hecho bajar alguna posición, pero hay varios pesos pesados de la casa que han sacado grandiosos álbumes este año: Dan Deacon, Dirty Projectors, Animal Collective, Lower Dens, Clinic y Hot Chip entre otros. En la variedad está el buen gusto del sello, algo que demuestran año a año. Si a esto le sumamos una imprescindible colección de rarezas y material inédito, tenemos una de las cosechas más destacables de 2012.

16. Civil Music

Civil Music comenzó su andadura tímidamente en 2008, por entonces todavía bajo la influencia del dubstep y una vaga idea de house abstracto, estética de la que fue poco menos que una discográfica periférica en la que editaban artistas secundarios como Reso, Drums Of Death o Débruit. Pero muchas veces ocurre que el patito feo se transforma en cisne, y en 2012, tras una transición interesante el año pasado en la que recalaron en el sello londinense productores como Om Unit la presente temporada ha visto el amanecer de un equipo valiente que tritura y trasciende géneros y que cuenta ya con sus primeros álbumes: el apocalipsis post-drum’n’bass de Reso ( “Tangram”), el house cubista de Débruit ( “From The Horizon”), el techno vertiginoso de Darling Farah ( “Body”)… Todo apunta a que 2013 será incluso mejor.

15. Finders Keepers / Dead-Cert Home Entertainment

Si hiciéramos una clasificación aparte de sellos dedicados a las reediciones, Finders Keepers estaría sin duda en la primera posición, a una cómoda distancia de Numero Group, que si en algo les superan es en packaging, pero no en contenido. La marca fundada por Andy Votel y compartida por Doug Shipton y Dominic Thomas sigue haciendo honor a su prestigio de desenterradores de tesoros y de sabuesos con el olfato entrenado para localizar joyas del calado –sólo este año– de “Electronic Music, Tar And Sehtat” de Dariush Dolat-Shahi, un raro compositor de música electrónica en el Irán previo a la revolución islámica, el catálogo del compositor polaco de bandas sonoras Andrzej Korzynski o la recuperación de las primeras obras de Suzanne Ciani, rehabilitada para la música electrónica como una voz pionera con un volumen de rarezas ( “Livixation”) y la reedición de sus dos primeros álbumes, “Voices of Packaged Souls” y “Seven Waves”.

14. Software / Mexican Summer

Tal y como ocurrió el año pasado, el hermano pequeño se ha comido al grande. Básicamente porque la actividad de Mexican Summer como descubridora de nuevos talentos se ha reducido. Hemos podido conocer el folk psicodélico de Mike Wexler, volver a disfrutar del shoegaze celestial de Tamaryn o del synth-pop agresivo de Light Asylum, pero si por algo están estos sellos en la lista es por la encomiable labor de Software con Daniel Lopatin al frente a la hora de sacar maxis destacados de gente tan diversa como Slava y Airbird (Joel Ford), y el abrumador disco colectivo de dos maestros del lenguaje ambient, Tim Hecker y el propio Daniel Lopatin. Y no olvidemos la reedición en cinco vinilos (o tres CDs) el gigantesco “Rifts” de Oneohtrix Point Never, para muchos el mejor disco del año 2009.

13. Rush Hour

Año tras año, Rush Hour renueva su condición de célula imprescindible en el conglomerado del house y techno de pulsión deep, espíritu clásico y ascendente americano. Pero si por algo ha destacado el sello esta temporada ha sido por su impagable labor arqueológica. Además de re-ediciones tan necesarias como la del que fuera único EP de Dream 2 Science, la plataforma de Ámsterdam ha dedicado dos exhaustivas retrospectivas a sendas leyendas de la música house: Elbee Bad y The Burrell Brothers, con el “The Nu Groove Years 1988-1992” de estos últimos rebelándose como uno de los lanzamientos más imprescindibles del año para cualquier devoto del deep-house. Pero más allá de la mirada atrás, el sello ha seguido regalándonos magníficos singles de maestros actuales como Recloose o KiNK y nuevos valores como XOSAR.

12. Planet Mu

El filón del footwork ya ha dejado de ser rentable, al menos como sonido de moda –el género vive ahora una vida fructífera en el underground gracias a DJ Spinn, DJ Rashad y Traxman–, y Planet Mu no ha cargado tanto las tintas en este género de Chicago como en 2010 y 2011. Sin embargo, el año en casa de Mike Paradinas no puede resumirse sin dos títulos importantes, “Da Mind of Traxman”, algo así como la entrada del veterano housemaster en la aristocracia del dance avantgarde, y “Space Zone”, el debut de un joven pirado llamado Young Smoke aficionado a la música de videojuegos. También colindante con el footwork es el EP de Dream Continuum (Om Unit + Machinedrum), en este caso fusionado con drum’n’bass, pero el futuro de Planet Mu parece ahora más cercano al house borroso que al frenesí rítmico: los dos álbumes de Ital y el fichaje de Polysick avisan de que hay plan B para cuando el virus footwork se agote (que a tenor de los últimos títulos de Ital Tek y Kuedo, parece que aún le queda cuerda).

11. The Temporary Residence Ltd.

Algunos nombres importantes del sello de Brooklyn, como Eluvium, Explosions In The Sky o Grails este año han descansado, lo que a priori puede restarle punch al ejercicio 2012 de la casa, pero no hay que precipitarse: si miramos bien la letra pequeña encontraremos LPs tremendos de artistas sin tanto relumbre, pero calidad indiscutible, como Pinback o Mono. Sin embargo, lo mejor de Temporary Residence Limited hay que buscarlo en formato caja: aunque sean un crimen contra bolsillos debilitados, las grandes retrospectivas de The Books ( “A Dot In Time”, seis LPs en vinilo reeditados y reunidos, a la que hay que sumarle el primer disco de Zammuto tras la disolución del dúo) y William Basinski ( “The Disintegration Loops”, nueve vinilos, cinco CDs, un libro, un DVD) merecen el esfuerzo del ahorro y de la compra. Material clásico y eterno.

10. Modern Love

Resulta evidente que el caudal de lanzamientos de Modern Love ha sido más exiguo que en temporadas anteriores, un hecho sin duda derivado de centrar la mirada en el formato largo. Más allá de cuestiones numéricas, el haber publicado un LP como el “Luxury Problems” de Andy Stott le convierten automáticamente en uno de los sellos que ha definido este 2012. A la nueva obra maestra de Stott se le suman el no menos magistral “Elemental” de Demdike Stare y discos tan absorbentes como el “Ornamented Walls” de Vatican Shadow o el “Ascetic Ideals” de Suum Cuique. Además, portadas como la de este último disco y la de “Luxury Problems” son la prueba de que siguen haciendo las cosas con todo el modern love del mundo.

9. L.I.E.S.

En 2012 Ron Morelli ha dado el gran golpe. A pesar de que desde sus inicios, hace un par de temporadas, el sello L.I.E.S. se había ganado un seguimiento de culto entre los más atentos adeptos al subsuelo house, este año la plataforma se ha dejado abrazar por el mundo. A ello ha contribuido su envidiable ritmo de lanzamientos pero, sobre todo, a la insobornable calidad de los mismos. Música oscura, humana y sudorosa, en su mayoría surgida de tomas en directo y moldeada con maquinas, que huye de tendencias y clasificaciones genéricas, de trucos baratos y de la frivolidad. Desde el deep-ghetto de Delroy Edwars al surfer-house de Trackman Lafonte & Bonquiqui, pasando por la energía bruta de Two Dogs In A House o la mirada cósmica de Steve Moore. Abiertamente cósmico es también “Hassan”, el trabajo de Professor Genius con el que el sello ha inaugurado, de forma brillante, su cuenta de álbumes. Y sin olvidar la recopilación “American Noise”, doble CD de inminente publicación cargado de hits del sello e inéditos.

8. 4AD

Es difícil que con el volumen de publicación de este legendario sello inglés no consigan colarse entre las mejores discográficas del año. Sólo basta con echar un vistazo a lo más destacado que han editado este año. Prácticamente inauguraron 2012 con uno de los discos más relevantes del año, “Visions” de Grimes, grandísimo fichaje, siguieron con una aproximación al rap, SpaceGhostPurrp, tropezaron con el ligeramente fallido “Confess” de Twin Shadow, pero nos regalaron un verano brillante con “Shrines” de Purity Ring, “Anastasis” de unos recuperados Dead Can Dance, “Mature Themes”, nueva confirmación del talento de Ariel Pink y “Love This Giant”, brillante e insólita colaboración entre David Byrne y St. Vincent. Y de postres, el retorno de Scott Walker.

7. PAN

Establecido en 2008 como nicho de re-ediciones de abstracción, noise y música concreta, este año PAN ha diversificado su propuesta hasta convertirse en uno de los más destacados nexos de unión entre la experimentación y los sonidos de raigambre club. El ejemplo paradigmático de la nueva vocación del sello de Bill Kouigas ha sido el fascinante “Diversions 1994-1996” de Lee Gamble, un disco que re-formula el genoma del jungle y lo transforma en una suerte de ambient desfigurado. Otras cumbres han sido, por ejemplo, el “Dance Classics Vol. I” de NHK'Koyxeи o el “Dutch Tvashar Plumes” del propio Gamble, en los que se han buscado nuevos puntos de fuga para el dubstep y el techno, respectivamente. En lo referente a los singles, cabe destacar dos joyas que han brillado por encima; el colorismo casiotone del “Déviation EP” de Heatsick y las abstractas turbulencias cerebrales del “Split” entre SND y NHK.

6. Captured Tracks

Después de un 2010 magistral, que les confirmó como uno de los grandes sellos del momento en el panorama indie con la publicación de los debuts de artistas como Beach Fossils, Wild Nothing y The Soft Moon, entre otros, parece ser que el año pasado fue uno de impasse para la discográfica de Brooklyn. Recuperados ya del pequeño bajón que sufrieron, Captured Tracks han vuelto a dar en el clavo en 2012, descubriéndonos a grandes talentos como DIIV, Holograms y Mac DeMarco y editando los segundos LPs de dos grandes de 2010, “Nocturne” de Wild Nothing y “Zeros” de The Soft Moon, ambos a la altura de las altas expectativas. A esto hay que sumar una labor de recuperación de clásicos semiocultos del shoegaze y el post-punk que ha hecho descubrir o (recordar) a bandas como Half Church o For Against.

5. Blackest Ever Black

De nuevo, Blackest Ever Black no se ha prodigado mucho en el plano editorial en 2012. Mucha sesión oscurantista de Kiran Sande, algún maxi destacable, una reedición de lujo y el esperado estreno en largo de uno de los grandes nombres de 2011. Estamos hablando de “Iraqi Praetorian Guard”, una de las muchas cosas que ha editado este año el hiperactivo y cada vez más relevante Vatican Shadow; la reedición de las bandas sonoras de Black Rain (con una de las mejores y más tenebrosas portadas que se recuerdan, dicho sea de paso); la recuperación de un disco olvidado de Gareth Williams y Mary Currie, que viene a confirmar una vocación aperturista en la discográfica gracias a un sonido que va del folk experimental al pop funerario empleando sonidos de campo y obsequiando baladas electroacústicas; y, ya por último, casi cerrando el año, ese magistral “Quarter Turns Over A Living Line”, que confirma el talento apocalíptico de la dupla Raime.

4. Hyperdub

Aunque el sello de Kode9 siempre ha hecho gala de una considerable apertura de miras, este año ha sido el de la consolidación de esta mirada panorámica. Este proceso se personaliza en dos grandes nombres propios, Laurel Halo y Dean Blunt & Inga Copeland. Ambos fichajes hicieron arquear más de una ceja, pero con lanzamientos como “Quarantine” o “Black is Beautiful” ya se han convertido en parte esencial del cada vez más rico discurso de la plataforma. Un discurso que este año ha estado más centrado en los álbumes que nunca, con grandes entregas a cargo de Cooly G o unos Terror Danjah y LV que mantienen bombeando el corazón bass del sello. En el apartado de singles, Funkystepz y Ossie han sostenido el pulso funky mientras que Fhloston Paradigm ha sorprendi do con su “Chasing Rainbows” y Burial ha vuelto a maravillar con “Kindred”.

3. Tri Angle

El 2012 de Tri Angle ha sido glorioso, quizá incluso tanto como lo fue 2011, que le valió para convertirse en sello del año según la redacción de esta casa. Aunque siendo justos, el efecto sorpresa se ha disipado, y aunque las obras que han publicado siguen estando a una altura estratosférica (¿quién se atrevería a discutir el talento que hay en “Held”, álbum de debut de Holy Other, frente a “Wander / Wonder” de Balam Acab?), el sonido de esta discográfica a caballo entre Brooklyn y Londres se ha vuelto ligeramente predecible. Y eso no tiene por qué ser, ni muchísimo menos, algo negativo, sino más bien la lectura lógica sería interpretarlo como que su imaginario sónico se ha aposentado en nuestros cerebros, que han conseguido crear unas señas de identidad muy reconocibles: a saber, texturas acuáticas, atmósferas penetrantes o voces burialescas. Dicho todo esto, también cabe aplaudir su apuesta por una propuesta de vocación claramente pop como la de AlunaGeorge, un género, que en el fondo, siempre ha entusiasmado a Robin Caloran y compañía. Sólo por descubrirnos a esta dupla británica, que tiene mucho que decir en el futuro, se merecen todas las bendiciones.

2. Spectrum Spools / Editions Mego / Sensate Focus

Lo de Editions Mego parece el cuadro de Francisco de Goya, “Saturno Devorando a Sus Hijos”, pero al revés: son los hijos los que se le han subido a las barbas al padre y han comenzado a amasar un catálogo muchísimo más interesante que el de la casa matriz. Y eso es todavía más imponente si tenemos en cuenta que la cosecha 2012 del sello austriaco cuenta con obras maestras de la electrónica reciente como “Just To Feel Anything” –el glorioso comeback de Emeralds–, el tránsito al house de Mark Fell en “Sentielle Objectif Actualité” y hasta el ingreso de Nick Edwards (Ekoplekz) con “Plekzationz”. Imaginemos entonces el nivel de los cachorros: desbordante. Sensate Focus es el sello especialmente fundado para que Mark Fell prosiga con sus experimentos con un 4x4 recargado de glitches, y luego está Spectrum Spools, el spin-off de John Elliott (Emeralds) para la edición y reedición de los nuevos talentos y los maestros olvidados de la música planeadora (Bee Mask, Container, Motion Sickness Of Time Travel, Forma, en la primera categoría; Robert Turman y Franco Falsini en la segunda). Nos han arruinado, es lo que ocurre cuando un catálogo tan cuidado se vuelve altamente coleccionable.

1. RVNG Intl

Al principio de todo fue un sello de música disco que se quería perfilar como una versión aún más arty de DFA: bajos gomosos, excursiones cósmicas, halo retro. Y así se mantuvo el criterio en la pequeña oficina de Tompkins Square, Nueva York, donde se manejan los hilos de RVNG Intl. Pero el inicio de la serie FRKWYS hace un par de temporadas, la entrada de influencias cósmicas de los 70 y la participación de figuras del pop (hipnagógico, pero pop) empezaron a condicionar un giro en la estética que en 2012 ha explotado por completo y con una grandeza imponente. Los títulos que han aparecido en RVNG este año son pocos, pero todos fundamentales: comenzando por “Ekstasis”, la gran obra maestra de Julia Holter, y siguiendo por la excelente recopilación de maxis y remixes de Blondes, sin olvidar el volumen de los psicodélicos Sun Araw y M. Geddes Gendras junto con la leyenda jamaicana The Congos en la serie FRKWYS, la reedición del material psych-rock de Franco Falsini bajo su alias Sensations Fix y una de las revelaciones de la temporada, la nueva gran dama de la música de laboratorio Holly Herndon. RVNG Intl. ha conseguido algo mágico: convertir la música más difícil en la más bella y entretenida del año.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar