Listas

Resumen 2012: Televisión

Diez claves para entender el año catódico

En nuestro resumen de 2012 hoy nos acercamos al mundo de la televisión: reality shows, programas de coaching, talent shows, humor con sesgo de izquierdas, la gran influencia de Twitter y todo aquello que ha marcado la evolución del curso catódico este año.

1. Pon un coach en tu vida

El coaching como la nueva autoayuda. Tufillo new age camuflado en docu-realities de nuevo cuño cuyo denominador común es la figura de un experto dispuesto a resolver tus problemas y darte una lección vital que te cambiará la existencia. Para bien, se entiende. Este año se han convertido en la figura clave de nuestra parrilla hasta el punto de conseguir que nuestras abuelas estén plenamente familiarizadas con el concepto: “Hermano Mayor”, “Padres Lejanos”, “Supernanny”, “Sex Academy”, “Exposados” o “Pesadilla En La Cocina”, entre otros, se han convertido en los principales exponentes de un género que, por lo visto, aún tiene cuerda para rato. El meritorio éxito de audiencia y crítica de la versión española de “Pesadilla En La Cocina”, una de las sorpresas más agradables de la temporada, así lo certifica.

2. Indignación rentable

Tener un programa de televisión de izquierdas es el mejor negocio posible del momento. Que se lo pregunten a Antonio García Ferreras, El Gran Wyoming o Jordi Évole: “Al Rojo Vivo”, “El Intermedio” y “Salvados” han batido sus mejores registros de share en un año socialmente convulso. No es una coincidencia, no. Si la crisis económica ha incidido decisivamente en el aumento de horas de consumo de televisión este año, el factor ‘indignados’ ha hecho lo propio en la demanda de los espectadores: leña al mono, esto es, caña contra el gobierno. No es casualidad que todos ellos se emitan en la misma cadena, como tampoco es casualidad su éxito: aunque los tres desprenden cierto aroma tendencioso y tienen muy claro siempre quiénes son los malos de la película, los tres forman una tripleta impecable desde el punto de vista puramente televisivo. “El Intermedio” porque consigue hacernos olvidar sus tics ideológicos con ideas brillantes, sentido del humor creativo y ritmo ágil; y “Salvados” porque ha culminado esta temporada una evolución asombrosa y ejemplar, la misma que le ha permitido pasar de ser un programa de humor con intención política a ser uno de política con intención humorística.

3. Talent show: mucho show, poco talent

2012 ha sido el año de “La Voz”. Por algún lado tenía que aflorar la teoría del fin del mundo, ¿no? El arrollador éxito del programa es la consagración de una idea que se venía gestando desde 2011: el retorno por la puerta grande –la de la audiencia, se entiende– del talent show, formato que parecía en vías de extinción tras el batacazo de la última edición de “Operación Triunfo” pero que ha resurgido con una fuerza inesperada. En buena parte gracias a esta adaptación made in Spain del formato norteamericano, pero también gracias a la segunda temporada de “Tu Cara Me Suena”, otro éxito indiscutible, o a “El Número Uno”, que han ayudado a fomentar esta sensación de que el público pide programas familiares, limpios y de un perfil musical concreto. El caso de “La Voz”, sin embargo, parece una anomalía difícil de explicar –tres formatos en uno, en clara línea descendente; concursantes reciclados de otros programas; casi todo grabado y los directos más bien chapuceros–, y que ha sorprendido incluso a sus propios creadores.

4. El nanismo como filosofía de vida

Hace unos cuantos años los chavales querían ser futbolistas, bomberos, astronautas o científicos. Los de hoy quieren ser Rafa Mora y Kiko Rivera. La ley del mínimo esfuerzo como filosofía de vida. La televisión como refugio y plataforma de personajes sin oficio pero con mucho beneficio: este año hemos asistido al estreno de “Gandía Shore” y “Los Ojos de Belén”, dos ejemplos impecables para ilustrar este culto a la nada. Lo de menos es el formato, la técnica o el contenido; lo de más es el lucimiento de figuras como Belén Esteban, Labrador o Clavelito, que destacan precisamente porque no destacan en ninguna parcela. Ni tan siquiera en la del entretenimiento: al primero le falta el punch cómico de sus referentes anglosajones y al segundo… bueno, al segundo le faltó absolutamente todo lo que se supone que debería tener un programa de televisión.

5. La tiranía del trend topic

Y Twitter llegó a la tele. Miedo. Todavía hay determinado sector de la población que se pregunta qué es esa incomprensible mosca que muchos programas de Telecinco incorporan en la parte superior de la pantalla. Se llama hashtag y, según parece, ya no se puede vivir sin él para calibrar el éxito y el impacto social de un espacio. 2012 ha sido el año en que se ha cambiado definitivamente el hábito de ver la televisión entre la audiencia más joven: ya es más importante comentar que visionar. Y las cadenas españolas –bueno, algunas: en La 1 han pensado, con buen criterio, que es mejor no volver loco a su artrítico público– lo han visto claro. Se busca el Trend Topic a cualquier precio como si fuera garantía de algo, los programas grandes ya tienen una sección fija de redes sociales e incluso hace unos días se estrenó “El Pájaro De La Tele”, el primer informativo sobre televisión para Twitter. Y en medio de todo esto, un recordatorio: fue Twitter, precisamente, el responsable de la desaparición de “La Noria”.

6. Periodistas sin carnet

Tarde o temprano tenía que pasar, pero no pensábamos que iba a ser de manera tan explícita y flagrante: a la televisión le ha salido un duro competidor en forma de teléfonos inteligentes, redes sociales y tecnología popular. Y en pleno año de revuelta social. Con un iPhone, una tarifa plana de datos y un perfil en Twitter puedes estar más cerca de la noticia que el reportero de Antena 3 o Telecinco y todo su dispositivo: la mayoría de imágenes valiosas y explicativas sobre manifestaciones, concentraciones, pequeñas revoluciones y movimientos de agitación nos las han servido los propios protagonistas, y no los periodistas encargados de cubrir la noticia. Un quebradero de cabeza para directores de informativos ávidos de exclusivas y, sobre todo, para los máximos responsables de los diversos cuerpos policiales del Estado.

7. Ficción española: muchos vicios, pocas virtudes

Estrenos de esta temporada en el ámbito de la ficción nacional: “La Fuga”, “Con El Culo Al Aire”, “Luna, El Misterio de Calenda”, “Isabel”, “Stamos Okupa2”, “Fenómenos” o “Toledo”, con el añadido de nuevas entregas de “El Barco”, “Gran Hotel”, “Aída”, “Los Protegidos” o “La Que Se Avecina”. Con este panorama es importante que las excusas –que las hay: prime time criminal, duración imposible de sostener, pocos recursos, sumisión a los audímetros…– no nos impida ver la realidad. Nuestras series son, en la mayoría de los casos, productos con muchas deficiencias, pero quizás el problema no es su calidad, sino el hecho de que a una parte de los telespectadores ya les sirve y les va bien que así sea. Los éxitos de audiencia de “Fenómenos” o “Con El Culo Al Aire”, dos ejemplos sintomáticos para ilustrar en qué consiste esto de la nueva comedia española, nos invitan a pensar en aquello de las dos Españas: por un lado, la que engulle series norteamericanas de calidad vía Internet y desprecia por sistema el producto nacional, y por el otro, la que no sabe qué es “The Modern Family” pero no se pierde un episodio de “La Que Se Avecina”.

8. Reality show: este muerto está muy vivo

“Gran Hermano” tiene muchas virtudes como programa de televisión, pero sobre todo una: su capacidad para resistir los envites del paso del tiempo. No se conoce formato de telerrealidad que haya aguantado tantos años en antena. Y lo que es todavía más sorprendente: en su última edición, “Gran Hermano 12+1”, se consiguieron los mejores resultados de audiencia de los últimos años, toda una demostración de fuerza de un referente que sigue ejerciendo de soporte fundamental en la programación de Telecinco. Y todo esto en un clima de agotamiento de esa idea clásica y anticuada de reality show, la que pretendía darle coartada sociológica al programa, y de excitación ante una versión actualizada y reformada del modelo original, menos realista pero más divertida y cómica: “¿Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo?”, “Alaska Y Mario”, “Pesadilla En La Cocina” o “Me Cambio De Familia” son algunos ejemplos para encuadrar el reality de nuestro momento y entender que cuanto menos fiel es a la realidad y más delirante se muestra más posibilidades tiene de triunfar.

9. Operación fracaso

Cuando uno hace balance de todo un año televisivo siempre tiene la sensación de que por cada éxito que celebra una cadena han de venir cuatro o cinco fracasos. En un sector tan competitivo y poblado la audiencia ya no es una herramienta para sacar pecho, sino un asunto de supervivencia pura y dura. Las consecuencias de esta política agresiva son fáciles de enumerar: poca o nula paciencia para rodar aquellos espacios que no empiezan con buen pie; miedo a arriesgar con nuevos formatos; y extrañas y contraproducentes tácticas de contraprogramación. 2012 no ha sido una excepción en esta sangría de espacios que nacieron y murieron con rapidez – “Todo El Mundo Es Bueno”, “El Cubo”, “Dale al REC”, “Alguien Tenía Que Decirlo”, “Te Lo Mereces”–, que pasaron sin pena ni gloria – “Buenas Noches Y Buenafuente”, “Usted Perdone”, “Entrevista A La Carta”, “Secretos Y Mentiras”–, que llegaron con retraso dispuestos a desaparecer de inmediato – “Señoras que…”– o, peor aún, que ni tan siquiera llegaron a estrenarse – “Guasap”–.

10. Mientras hay vida hay esperanza

Razones para seguir creyendo en la televisión como en un medio capaz de combinar frivolidad, entretenimiento, rigor, diversión y vocación didáctica: “Informe Robinson” (C+). “Página 2” (La 2). “El Convidat” (TV3). “El Intermedio” (La Sexta). “Pesadilla En La Cocina” (La Sexta). “Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo” (Cuatro). “Mapa Sonoro” (La 2). “Generació Digital” (C33). “Salvados” (La Sexta). “Españoles En El Mundo” (La 1). “Sense Ficció” (TV3). “Vaya Semanita” (ETB). “Días De Cine” (La 2). “APM?” (TV3). “Lo Sabe No Lo Sabe” (Cuatro). “Alaska Y Mario” (MTV). “Òpera En Texans” (C33). “Sálvame” (T5). “1000 Maneras de Morir” (Xplora). “La Hora de José Mota” (La 1 / T5)…

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar