Listas

Repasando 2013: los mejores 20 artistas debutantes (provisionales) del año

A lo largo de estos meses se han ido perfilando varios nombres con un presente excitante y un futuro esperanzador. Esta es nuestra selección de ‘newcomers’

Toda gran carrera tiene siempre un principio. Hay artistas que tardan en madurar y alcanzar la excelencia, pero otros apuntan grandes maneras ya desde sus primeros pasos. Esta lista reúne a 20 nombres que en 2012 han demostrado que el futuro es suyo. En diciembre volveremos sobre ellos

Si supiéramos cuáles son los artistas que dentro de unos años (o, incluso apuntando corto, dentro de unos meses) van a marcar la temperatura musical del circuito popular, no seríamos un portal de música tanto como una web de adivinación y futurología: saber lo que va a ocurrir con detalle es muy difícil. Pero tenemos nuestras intuiciones, basadas en las pruebas que tenemos más a manos –y las más contundentes: canciones, álbumes, remixes–, y hay una serie de nombres de los que apenas teníamos conocimiento en 2012 (o ningún conocimiento en absoluto) que en este 2013 se están perfilando como talentos importantes. La mayoría los hemos incluido en nuestra sección ‘Artista a Seguir’, pero hay más donde rascar. A final de año repasaremos el ejercicio completo y extraeremos la selección final de newcomers del año, pero aprovechando que esta semana estamos de resúmenes, aquí va un anticipo de nuestros rookies predilectos.

Blue Hawaii

Blue Hawaii se formaron en 2010. Al principio parecía que el proyecto era una especie de refugio de Raphaelle Standler-Preston con su pareja, Alexander Cowan, miembro de la banda Braids que, entre disco y disco, y entre gira y gira –e incluso unas vacaciones en Europa que, nos explica la nota de prensa de Arbutus, le sirvieron para investigar los mecanismos de la música de baile–, se entretenía componiendo canciones de una textura más laxa, un refrigerio de pop suave y sin mayor ambición que sonar bien. Así fue, al menos, en el primer EP del dúo, grabado tras otras vacaciones (esta vez en Mesoamérica, de playa en playa) y a modo de recuerdo sentimental de unos días en el paraíso. “Untogether”, su álbum de debut, suena más urbano y más en contacto con el estrés de la vida moderna. En una escucha atenta las canciones de Blue Hawaii se notan trabajadas, tienden hacia el barroquismo dentro de su aparente estructura minimalista, y a cada paso arrojan una influencia, o una sugerencia de qué han estado escuchando en la intimidad del hogar: Laurie Anderson, Beach House, Four Tet, Animal Collective, y así todo el rato.

Bondax

Dos mixes, uno para The Fader y otro para Red Bull Music Academy (que vino acompañado de un vídeo en el que estos dos entusiastas chicos nos hablan de sus perspectivas en la música), remixes para nuevos estandartes como AlunaGeorge o viejos ‘Corleones’ de la escena british como Rudimental o una gira por Estados Unidos son algunos de los frutos recogidos hasta el momento por Bondax, el joven dúo que compite con Disclosure por ser lo más fresco del revival house y UK Garage en el continuum hardcore inglés. Acaban de inaugurar el año con otro single R&B, apuntando al pop y apostando por vocales con estructura: “Gold”. Y sabemos que se encuentran inmersos en la creación de su primer álbum, que podría llegar antes de que acabe el año, antes de que estos dos jóvenes cumplan la mayoría de edad.

Chance The Rapper

Chancelor Bennet, un joven de 20 años de Chicago, fue malo en 2011 y su instituto –uno de buena casta en el que convivía con muchos jóvenes blancos– decidió expulsarle 10 días justo antes de las vacaciones de primavera. Fue el revulsivo que le empujó a escribir y editar “10 Day”, su primera mixtape, el año pasado. Así comenzó el ascenso de Chance The Rapper y su cómica, comunicativa y entretenida forma de contar las cosas sobre bases en las que conviven la herencia de la música negra con otros sonidos más contemporáneos de su Chicago natal con su peculiar, rasgada e histriónica voz. Un buen ejemplo es “Good Ass Intro”, una fresca colisión de góspel y juke que sirvió como adelanto de su más reciente trabajo. No solo son ácidas sus cuerdas vocales; su sentido del humor y su manera de entender el mundo y el rap también lo son. Él mismo lo puso de manifiesto titulando su última mixtape “ Acid Rap”, un ejercicio de personalidad, juventud y buen gusto que recuerda –no en las formas, sino en los efectos provocados en el oyente– al primer Kanye West o a André 3000.

CHVRCHES

Si nada se tuerce, este 2013 prometen dar la campanada en ese terreno del pop electrónico que se vale de sintetizadores bien armados y fluorescentes. Cuando hace cerca de un año “Lies” floreció en la red, el secretismo imperaba todo alrededor de CHVRCHES (con ‘V’ típica del latín en vez de la clásica ‘U’ para no llevar a malentendidos a los internautas beatos). De modo que tuvimos que esperar unos meses para saber de primera mano que detrás del trío estaban los post-rockeros Ian Cook (guitarrista de Aereogramme) y Martin Doherty (quien con sus teclados acompañaba en vivo a the Twilight Sad), y la poderosa voz de Lauren Mayberry, una joven que anteriormente militaba como baterista en una banda indie llamada Blue Sky Archives pero que, como buena periodista freelance que en realidad es (además de licenciada en derecho), ha tenido que trabajar la mayoría del tiempo en cines y cafeterías para poder pagarse el alquiler de su diminuto piso en Glasgow. Así, hasta llegar a su EP de 2013, anticipo del álbum más esperado del año por el momento.

Daughter

De entre los muchos grupos que han aparecido recientemente en el Reino Unido, Daughter son, sin lugar a dudas, unos de los más estimulantes. La banda la formó su vocalista y guitarrista, Elena Tonra, hace tres años. Con el tiempo y los sucesivos lanzamientos se fueron uniendo más miembros hasta la formación que tienen hoy en día: un trío que completan Igor Haefeli a la guitarra y Remi Aguilella a la percusión. Sus primeros EPs consiguieron cautivar a mucha gente y antes incluso de que hubiesen firmado el contrato con 4AD para lanzar su álbum de debut, “If You Leave”, ya se embarcaron en unas giras cada vez más extensas. La culpa del éxito la tienen, especialmente unas letras muy personales pero de temática universal. En ellas se toca la duda, la inseguridad, el temor, la ira, la muerte o la soledad, entre otros aspectos. Pero también hay algo embriagador en su música, que te arropa, te atrapa y no te suelta.

Deptford Goth

Deptford Goth es el alias bajo el que el británico Daniel Woolhouse firma sus composiciones desde 2011. Creció en Suffolk, y se trasladó a Londres para estudiar Arte en la Universidad de las artes en Wimbledon. Más tarde trabajó un año como asistente de profesor en una escuela de Deptford, al sur de Londres, y de ahí proviene la primera parte de su nombre artístico. Nombre que, al igual que el de muchos otros grupos, poco tiene que ver con su sonido, si acaso, es sólo una pista de sus influencias. En 2011 publicó su primer EP, titulado “Youth II”, cuatro luminosos temas que indicaban que con toda seguridad su debut iba a ser pura calidad. El año pasado remezcló el “Ungirthed” de Purity Ring y el “Grins” de Blood Diamonds mientras preparaba su debut en formato largo, “Life After Defo”, un synth-pop de atmósferas brumosas que le está granjeando comparaciones con The xx y James Blake.

Karen Gwyer

El esquivo patten le dio la alternativa el año pasado a través de su minúsculo boutique label Kaleidoscope (suya fue la segunda entrega de la serie LIMITED DUBS, lanzamientos en formato casete a mayor gloria del do it yourself y las tiradas limitadísimas de acabado artesano) y su primer álbum acaba de ver la luz a través de otro sello pequeño pero de gusto intachable, No Pain In Pop, culpable de haber dado a conocer a este lado del charco a artistas tan del gusto de esta casa como Forest Swords o el propio patten. Gwyer se aproxima a la producción electrónica haciendo gala de una visión panorámica que a menudo alude de forma sutil al pasado y a contextos que quedan fuera del dominio del club. En sus patrones rítmicos se percibe la huella del house más deslavazado de factura analógica, del electro y el techno primigenio de Detroit y del avant disco de Arthur Russell.

Kate Boy

Corría principios de noviembre de 2012 cuando un tema titulado “Northern Lights” llegaba a YouTube, desatando el fervor de todos aquellos que transpiran amor por el pop electrónico de factura sueca. Ya saben: estribillos instantáneos, juguetonas y gélidas capas de sintetizadores a lo The Knife y producciones recauchutadas de matices que cobran todo su sentido cuando se disfrutan con unos buenos auriculares, aislándonos del mundo. Aunque el centro de operaciones de Kate Boy se encuentre en Estocolmo, su magnífica voz cantante, Kate Akhurst, en realidad es australiana. No obstante, al carecer de entrevistas en profundidad hasta el momento, desconocemos por completo cómo la muchacha se topó con el trío de productores Rocket Boy (inscritos en el colectivo Teknologgatan de la capital sueca, junto a otros nombres como Icona Pop o Rosanna Munter), y por tanto cómo éstos se prestaron gentilmente a ejercer de escuderos sonoros de este nuevo proyecto que ha recibido la veneración del sello IAMSOUND.

Empress Of

Empress Of es el alias de una joven angelina de 23 años llamada Lorely Rodríguez, de padres hondureños. Su alias viene de la fascinación que siente por la carta del tarot de la emperatriz. En buena parte se mudó a Nueva York porque en Los Ángeles la miraban mal (la chica lleva un look vintage con una cabellera pelirroja y rizada y unos atuendos en los que predomina el negro). Pero también porque “no hacía nada de trabajo en Los Ángeles, todo el mundo ahí es muy calmado”. Y lo cierto es que de una forma u otra, la artista ha conseguido lo que pretendía, trabajar duro para que la gente empiece a hablar de ella. Eso ocurrió más o menos al comienzo del pasado otoño, cuando colgó en YouTube quince piezas numeradas y coloreadas de un minuto a las que bautizó como “colorminutes”. Se trata de una serie de viñetas de color y sonido en el que mezcla una producción electrónica con unas voces etéreas que lo mismo te recordarán a Grimes, Glasser, Beach House o Chairlift.

HAIM

HAIM es un grupo de tres hermanas de entre 21 y 27 años (más un baterista, Dash Hutton) que empezaron en esto de la música en 2005, pero no fue hasta finales del año pasado cuando se ganaron la atención de los medios. Fue gracias, en buena medida, debido al lanzamiento de “Forever EP”, disparadero para su siguientes publicaciones, que han causado todas un gran revuelo en la red, hasta tal punto de que las hermanas Haim son todas unas habituales en la sección de esta casa La Mejor Semana Del Año. Para tragedia de muchos fans, cancelaron en el SOS 4.8 y aún no han debutado en España, pero ya han tocado en festivales como Glastonbury. Su estilo ha sido a menudo comparado con el de Fleetwood Mac, aunque con unos refrescantes toques R&B que les hacen francamente irresistibles. También formaron parte del BBC’s Sound Of 2013, lo que da buena cuenta del futuro prometedor que tienen, y que deberán concretar en su álbum de debut, con fecha de edición prevista para el 30 de septiembre.

Inc.

Todo en Inc. es discreto, desde la forma de cantar de Andrew –uno de los dos hermanos Aged que conforman el proyecto– hasta la manera en la que llegaron a nuestras vidas. 4AD los presentó el pasado 2011 con “3 EP”. Eran tres canciones discretas, entre las que destacaba “Heart Crimes”. Pero la frugalidad de su estilo, ese aire lo-fi y las reminiscencias del R&B de los ochenta hacían que la música de Inc. resultara agradable. Sin más expectativas. Sólo levantamos la guardia con los hermanos Aged cuando llegó “The Place” y su bucólico vídeo. El avance de este “no world” (en minúsculas, discreción) no suponía una gran diferencia en estilo de las tres canciones que cupieron en su EP de debut en 4AD, pero hay algo de adictivo e hipnótico en este tema de los hermanos Aged. La amplia gama de detalles de instrumentación que tiene el tema y ese estribillo, que es fulminante, nos hicieron prendarnos de Inc. durante los pasados meses. De Inc. y de fantasear con la idea de que éste podía ser uno de los discos del año.

Majical Cloudz

Aunque Majical Cloudz son amigos de Grimes, poco tiene que ver su música con la de la pintoresca canadiense. Este dúo de Montreal se dio a conocer hace dos años con “II”, un álbum autoproducido con voces de Claire Boucher. El proyecto, primero una vía de escape como solista para el compositor y cantante Devon Welsh, que escribía su material a medio camino entre Ontario y la capital de Québec, se convirtió en dúo cuando se sumó Matthew Otto en calidad de productor. Fue entonces cuando lanzaron el alabado EP “Turns Turns Turns” para Merok Records, una colección de cuatro canciones que ya ponía sobre la mesa el discurso de la pareja: atmósferas embriagadoras a partir de sintes filtrados y capas de ruido blanco, acabados minimalistas y unas letras muy personales que trataban temas tan diversos como la muerte, la familia, los amigos, el deseo, la paciencia y los temores en general. Su talento quedó más que demostrado y por eso rápidamente Matador se fijó en ellos para editarles su álbum de debut propiamente dicho, “Impersonator”, una obra magnífica en la que vuelven a insistir en las citadas características, con un discurso muy afligido, introvertido y vulnerable.

Rashad Becker

Si te interesa la música aventurera de nuestro tiempo, ya sea techno, electrónica abstracta, ambient-drone de tendencias oscuras o noise, es más que probable que Rashad Becker haya estado implicado en algunos de tus discos favoritos de la última década. Como ingeniero dedicado al corte de vinilo y la masterización en su propio estudio Clunk y en Dubplates & Mastering –el poco menos que legendario estudio de mastering asociado a la tienda berlinesa Hard Wax–, Becker ha dejado su huella sonora en varios centenares de referencias editadas a lo largo de los últimos quince años. Pero además, en paralelo a su actividad profesional, Becker llevaba tiempo desarrollando su propio imaginario musical. Una visión que acaba de cristalizar en su álbum de debut, “Traditional Music Of Notional Species Vol. I”, una absorbente colección de soundscapes electrónicos mutantes y abstractos, de evolución imprevisible, que prescinden de cualquier noción convencional de armonía, melodía, métrica o ritmo. Ocho ficciones sónicas que su autor ve como mapas de esferas sociales imaginarias y que devuelven el reflejo de un creador comprometido con la búsqueda de una gramática musical nueva. La figura de Becker conecta mejor que nadie los experimentos de pioneros de la música electrónica como Morton Subotnick, Milton Babbitt o Daphne Oran con la vanguardia experimental contemporánea que anida alrededor de sellos como PAN.

Moiré

Moiré emergió por primera vez el pasado mes de febrero con su EP “Never Sleep” para Werk Discs. Aunque, a decir verdad, decir “emerger” es decir mucho. Lo cierto es que sabemos muy poco del artista más allá de su procedencia. Un vistazo a su web tampoco arroja mucha luz; una colección de diseños digitales y una referencia al efecto Moiré, la sensación visual que se genera en la interferencia de dos rejillas de líneas a partir de determinado ángulo, del que se deriva su nombre artístico. Una vez más, hay que quedarse sólo con la música. Si en el terreno de la identidad todo se reduce a las especulaciones, ese estreno trajo consigo dos grandes certezas musicales; que Moiré mostraba una precisión impropia de un debutante y que su visión encajaba como un guante en Werk Discs, el sello comandado por Actress. De hecho, hay mucho de Actress en su mirada. La paleta monocromática, las atmósferas intoxicadas, las texturas desteñidas y las referencias al clasicismo desde la abstracción son constantes en ambos artistas.

Rhye

El punto de maduración de Rhye se entiende mejor si reparamos en la presencia entre su filas de Robin Hannibal, joven pero experimentado músico y productor de origen danés al que quizás conozcas como miembro de Boom Clap Bachelors y cerebro musical de los recomendables Quadron, su aventura junto a la cantante Coco Maja Hastrup Karshøj (alias Coco O). Ambos proyectos comparten rasgos estéticos, moviéndose entre la alternativa R&B, el electronic soul más plácido y el folk-soul de ánimo apacible y relajado. El trabajo musical de Hannibal en Rhye guarda relación con su pasado en esas bandas, manteniendo la conexión con el soul sosegado y el R&B de alma moderadamente vieja, añadiendo a la fórmula elementos propios del imaginario disco, pero haciendo gala esta vez de un carácter general más pop, y sustituyendo la predominancia electrónica por un conjunto de timbres más cálidos y orgánicos en el que hay lugar para pianos, bajos físicos, cuerdas y metales arreglados con sutileza. El proyecto se completa con la aportación fundamental del productor y cantante canadiense Mike Milosh, dueño de una voz muy personal, terciopelo suave que brota del alma y que puede ser fácilmente confundido con una garganta de mujer.

Savages

En el escaso año y medio que Savages tienen de vida, el cuarteto londinense ha conseguido labrarse una fama que seguramente no auguraban aquel día de finales de 2011 en el que decidieron formarse. Entre los muchísimos seguidores de la banda, aparte de los fans de a pie, se encuentran David Lynch, que les invitó a tocar en su exclusivo club de París, Silencio, y Geoff Barrow, que se quedó prendado de ellas en un bolo en su localidad natal, Bristol. Y es que si algo ha caracterizado a Jehnny Beth y compañía son sus incendiarios directos. Quienes han tenido el privilegio de verlas en acción sólo tienen buenas palabras sobre ellas, que entregan todas sus fuerzas en vivo y hacen gala de ese nombre de guerra que han decidido utilizar para firmar sus canciones. Según ellas este grupo es “una voz determinada y reafirmante que ayuda a sentir tus novias, maridos, trabajos, vida erótica, y el lugar que la música ocupa en las vidas de cada uno”. Mucho de determinación hay en su discurso, con unas letras comprometidas y un sonido que bebe principalmente del post-punk, pero que en su dureza también se observan trazos de post-hardcore o incluso metal.

Say Lou Lou

De padre australiano y madre sueca (toda su vida han pasado el invierno en Europa y el verano al lado de los canguros para ver a sus progenitores), estas dos guapérrimas jóvenes de apenas 21 años llevan un año despertando pasiones ocultas en la red. La fragilidad AOR de “Maybe You” fue la que encendió la mecha de su populista propuesta dream-pop. Pero una vez agotados todos los cartuchos de aquella carta de presentación, la pareja nos ha cedido otros dos temas, “Julian” y “Fool Of Me” (ésta última con la colaboración vocal de Chet Faker), que siguen alimentando su buen gusto por los medios tiempos de carácter orgánico. Sí, por mucho que hayan estudiado psicología, las chicas valen tanto para sesiones fotográficas sugerentes como para subirse encima de un escenario. Estas fans de Roxy Music y Cocteau Twins recientemente hablaron para Billboard y han dejado caer que ya tienen la mitad de su primer LP finiquitado, por lo que si no hay ningún traspiés de última hora llegará a nuestras manos a finales de año.

Sophie

Sophie ha recalado en Numbers con un 12” espectacular, “Bipp / Elle”. Quien siga de cerca las evoluciones del negociado electrónico inglés, en especial en sus secciones house y UK bass, conocerá a este anónimo productor por sus lanzamientos del año pasado en Huntleys & Palmers. Ahora Jackmaster, que no ha dudado en jalear a Sophie como uno de sus nuevos productores favoritos en más de una ocasión, le echa el guante a dos de sus nuevas producciones, de sonido mucho más nítido que en el pasado, y genoma compartido entre el pop cibernético (piensa en una aprendiz de la Madonna de los primeros 80 producida por Jam City), el UK bass y el grime a cámara lenta.

Twigs

Gracias a la portada que protagonizó para el “The Just Kids Issue” de i-D Magazine el mes de agosto de 2012 pudimos localizar el Instagram de Twigs, hasta el momento la base de datos más fehaciente de esta joven voz heredera de la estirpe bass británica y el linaje R&B atemporal. De hecho, tal y como reza la información que el staff de i-D incluyó en la publicación, este reportaje fotográfico tuvo lugar gracias a que la joven protagonista frecuenta el mismo círculo amistoso que dos de las plumas de la redacción de i-D. Si no fuera por este detalle, el cual propició dicho reportaje, seguramente esta pieza que ahora leéis acabaría 10 líneas antes. A no ser que, en vez de narrar lo que sabemos de Twigs, intentemos enumerar qué más nos hace falta saber, como los cuatro vídeos y canciones colgados en internet que llegaron entre julio y diciembre, un día después de que se lanzara oficialmente el EP tanto en digital como en físico, y que le han servido para fichar este año por Young Turks, ahora rebautizada como FKA Twigs.

Violetshaped

En 2012 entraron en el circuito truculento del techno dos productores de los que se sabe poco o nada. Violent Poison no ha dado ninguna pista sobre su identidad, no se sabe de dónde viene ni a qué se dedica, ni si es nuevo en el techno o un veterano reformado. De Shapednoise se sabe algo más –lleva el sello Repitch Recordings–, pero lo justo como para meterle dentro del saco de los creadores anónimos del cambio de década. Y juntos, bajo el alias Violetshaped, editaron el año pasado dos EPs, uno con material original y el otro con remezclas, que entraron directamente y sin rodeos en las maletas de los DJs más aficionados a lo brusco. Esa línea de puntos imprecisa se prolonga en 2013 con varios lanzamientos más –dos álbumes de techno lo-fi, desaseado y pálido en Hospital Productions firmados individualmente por cada uno de los componentes del dúo– que convergen justo ahora en “LP”, una edición exclusivamente en vinilo que condensa algunos de los minutos de techno más rocosos y afilados de lo que llevamos de año (mejor dicho, de década), uno de esos platos de digestión pesada que basan su propuesta en la quiebra del ritmo, la resonancia enferma de los ecos y la textura pustulosa de los sonidos que rellenan un esqueleto, por lo demás, austero y negrísimo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar