Listas

Reebok Live with Fire: diez comedias televisivas que han marcado época

En la última década, las series de humor han alcanzado un nivel excelso tanto en Estados Unidos como Gran Bretaña, y estas son las imprescindibles

“Live with Fire” es mucho más que un slogan, es una forma de entender la vida y la moda. Hasta la televisión que consumimos puede tener ese “fuego” y como la moda Reebok, ser absolutamente arrolladora. Por eso hoy traemos una lista de series con que son, como la marca, auténticos clásicos que nunca pasan de moda. La década pasada (y lo que llevamos de ésta) ha significado un momento dulce para la comedia en televisión. Muchas de las sitcoms creadas a partir del año 2000 han pasado a la historia, y han influenciado a la nueva generación. Aquí repasamos esos diez títulos esenciales.

Buenas series televisivas ha habido siempre. Pero no hay duda de que la década de los 2000 ha sido la de la eclosión de las series como producto audiovisual a la altura de cualquier largometraje que se precie. En el campo de las comedias esto se ha reflejado en la sacudida a la que se ha visto sometida el formato de sitcom clásico. Series como “Arrested Development”, “The Office” o “Curb Your Enthusiasm” han revolucionado el modo en que entendemos el humor televisivo mientras que otras como “How I Met Your Mother” o “Modern Family” se han convertido en verdaderos fenómenos de masas. En esta lista, repasamos las diez comedias que han marcado la década televisivamente hablando.

10. How I Met Your Mother (2005- , CBS)

A lo largo de sus ocho temporada, “Cómo Conocí A Vuestra Madre” se consolidado definitivamente como la más digna heredera de “Friends”. Centrada alrededor de las desventuras urbanas de Ted Mosby y su grupo de amigos, entre el que sigue sobresaliendo el impagable Barney Stinson, la serie ha conseguido esquivar con notable éxito el refrito de estereotipos del género y revelarse como una fina disección humorística de la ‘Generación Y’. Aunque sus últimas temporadas han perdido algo de fuelle respecto a su fulgurante inicio y que padece del síndrome de “prolongación innecesaria”, su gran foco de interés sigue estando en quién será finalmente “la madre”.

9. Modern Family (2009- , FOX)

Sin llegar a las cotas de originalidad de “Arrested Development”, “Modern Family” ha logrado darle la vuelta a las sitcoms familiares a partir de las nuevas realidades disfuncionales. La clave de su éxito ha sido conectar con un espectro muy variado de público sin tener que recurrir a la complacencia masiva. Alimentada por sus inteligentes guiones, sus píldoras de incorrección política y una generosa dosis de auto-consciencia, no resulta extraño que a lo largo de sus cuatro temporadas no solo haya mantenido el favor de la crítica sino que siga ganando audiencia capítulo a capítulo.

8. The IT Crowd (2006-2010, Channel 4)

En la línea de “The Big Bang Theory”, “The IT Crowd” se centra en las peripecias de tres geeks socialmente ineptos agazapados en las catacumbas de Reynholm Industries, donde trabajan como informáticos. Las grandes bazas de la serie son un acertado reparto –especialmente la química entre Roy y Moss– y un humor lo suficientemente directo como para provocar la carcajada instantánea y lo suficientemente retorcido como para invitar a los re-visionados. Tras su inesperado final en 2010 a pesar de que la quinta temporada ya había sido anunciada, todo apunta a que a mediados de este año la serie regresará a las pantallas con un episodio especial.

7. The Big Bang Theory (2007- , CBS)

Sheldon Cooper es uno de los mejores personajes que ha dado la comedia televisiva en los últimos años. Un tipo cuadriculado, socialmente inepto, con un severo déficit de empatía y con un obtuso sentido de la ironía que, sin embargo, se ha convertido en la piedra angular de una de las series más hilarantes de los últimos tiempos. El resto lo pone un humor multidimensional que es capaz de enganchar tanto a nerds como los que retrata la serie como al grueso del público común. Con todo, “The Big Bang Theory” ha conseguido algo que se antojaba realmente complicado; que el intelectualismo y las risas desatadas se den la mano con total naturalidad.

6. Parks and Recreation (2009- , NBC)

No es ningún secreto que “Parks and Recreation” le debe media vida a “The Office”. Su disección de un espacio laboral con estética de falso documental a partir de un jefe (en este caso jefa) extravagante y secundarios de lujo la convierten en una suerte de extensión del formato ideado por Ricky Gervais pero, con el paso de los capítulos, la serie ha logrado encontrar su propio espacio. En gran medida, su singularidad se basa en un sentido del humor sutil y taimado, más tendente a la complicidad que a lo estrambótico. Lo que no varía es que ambas cuentan con un reparto en estado de gracias, en este caso liderado por una inconmensurable Amy Poehler.

5. It's Always Sunny in Philadelphia (2005- , FX)

Como ocurría con “Seinfeld”, los personajes de “It's Always Sunny in Philadelphia” tienen poco de admirable. Charlie, Mac y Dennis son egocéntricos, arrogantes y a menudo despreciables, pero capítulo a capítulo no puedes despegarte de ellos. Centrada en las retorcidas ocurrencias y maquinaciones de sus protagonistas, la serie ha logrado llevar la idea de amoralidad e incorrección política a cotas nunca antes vistas sin perder ni un ápice de su poder hilarante. Probablemente la mejor serie basada en un bar desde “Cheers”. Y todo ello, además, con un presupuesto mucho más ajustado que el resto del resto de series de esta lista.

4. 30 Rock (2006-2013, NBC)

Basada en interioridades de un programa al estilo Saturday Night Live, “30 Rock” se ha convertido en una de las sitcoms más regularmente consistentes de los últimos tiempos. Inteligente, aguda y magníficamente escrita, la serie creada por Tina Fey es el paradigma del humor rápido y efectivo. La joya de la corona es Jack Donaghy, el presuntuoso ejecutivo que interpreta un Alec Baldwin re-descubierto para la comedia (su magistral interpretación hace que, en ocasiones, su sola presencia sea descacharrante). A pesar de que Baldwin ofreció rebajar su caché para seguir adelante, las menguantes cifras de audiencia hicieron que la NBC cancelase la serie tras su séptima temporada.

3. The Office (2001-2003, BBC/ 2005-2013, NBC)

En su versión original inglesa, “The Office” es probablemente la sitcom más influyente de la década. Además de ser el epitome del humor de vergüenza ajena, la crudeza y profundidad con la que refleja las miserias de su cohorte de oficinistas la convierte en algo más que una comedia al uso. La versión americana empezó titubeante –sobre todo en comparación con la original–, pero rápidamente demostró que no solamente podía hacerle honor sino que, en algunos caso, incluso superarla. A ello contribuyó sobremanera la eclosión de Steve Carell en el papel de Michael Scott. Lamentablemente, en sus últimas temporadas ha bajado sustancialmente su nivel. En vista del declive, la novena (actualmente en emisión) será la última.

2. Curb Your Enthusiasm (2000- , HBO)

Si en “Seinfeld” George Constanza era Larry David, en “Curb Your Enthusiasm” Larry David es, literalmente, Larry David. Dando una vuelta de tuerca a la premisa de la mítica comedia que creó junto a Jerry Seinfeld –la serie no trata de nada, sino sobre las situaciones que viven los personajes en sí mismas–, “Curb Your Enthusiasm” nos muestra el día a día de un David millonario pero tan neurótico, retorcido y socialmente perturbado como siempre. Partiendo de situaciones cotidianas y detalles triviales, cada capítulo acaba resultando en una sulfúrica radiografía de lo absurdo de la existencia a través del humor negro y la acidez desmesurada de su protagonista. Una nueva obra maestra que, si no fuera por una cierta irregularidad, podría incluso competir con Seinfeld por el trono de mejor comedia de la historia.

1. Arrested Development (2003-2006, 2013- , FOX/ NETFLIX)

En una década marcada por sitcoms que han roto estereotipos, “Arrested Development” ha sido la más revolucionaria de todas. A partir de un formato que parodia los recursos empleados en los “reality shows”, la serie retrata la decadencia de la adinerada familia Bluth con una combinación de irreverencia, perspicacia y humor delirante que hace volar por los aires cualquier pre-concepción sobre las comedias familiares. Situaciones surrealistas presentadas con un estilo hiperrealista, y puntuadas por una variedad de ingeniosos recursos narrativos como un narrador en tercera persona, fotos de familia, capturas de pantalla, metraje de archivo y una auto-referencialidad casi obsesiva. Tristemente, la serie nunca obtuvo el favor del público masivo y fue cancelada tras su tercera temporada. Aún así, todavía hay lugar para la esperanza; en mayo de 2013, seis años después de su despedida, la cuarta temporada se emitirá en Netflix.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar