Listas

Grandes clichés en el diseño de portadas: hoy, las piscinas

Ahora que se acerca el calor del verano, vamos a repasar este recurso icónico en el diseño de tapas de discos, asociado al lujo y al relax, pero no siempre

Antes de empezar, haz un ejercicio mental: ¿cuántos discos conoces con una piscina en la portada? Hay uno que se te vendrá a la cabeza el primero (éste lo encontrarás al final de la lista), pero hay muchos más que ni se te hubieran ocurrido. La piscina es un cliché socorrido y más habitual de lo que creemos. Hoy le echamos un vistazo a 20 portadas.

Comienza el calor y, quitando la socorrida imagen de la playa, no hay nada que nos haga pensar más y mejor en el estío que una piscina. Quizás por ello, su uso en portadas de discos que invitan a disfrutar de los meses del verano y del buen tiempo es abundante –por no nombrar la cantidad de recopilatorios ibicencos, caribeños y pachangueros que tiran de piscineo y tanga para ilustrar sus portadas–. No obstante, muchos diseñadores también han recurrido a las piscinas para evocar cosas bien diferentes al disfrute del verano.

En nuestro viaje por portadas con piscinas las hemos hallado de todo tipo. Dibujadas, infinitas y virtuales, de colores inimaginables, paradisiacas, olímpicas e incluso hinchables y atestadas. No sólo la arquitectura de las piscinas ha copado el artwork de muchos de estos discos, sino también términos, elementos y situaciones intrínsecos a una buena balsa de agua como zambullidas espectacular, buceos o trampolines. Vale, todavía no estamos en verano. Pero el calor empieza a llegar y a todos nos va apeteciendo ponernos el bañador y darnos un chapuzón. Por eso hemos pensado que, como preámbulo, repasar unas cuantas portadas piscineras no nos iría nada mal. Al agua, patos.

Kisses: “The Heart Of The Nightlife”

El dúo Kisses debutaba en largo con este álbum cargado de pop buenrollista y evocando las buenas vibraciones del periodo de asueto estival. El carácter de la música y la procedencia de sus componentes –la casi siempre soleada California– se dan la mano en la portada del disco.

Oasis: “Be Here Now”

En su tercer álbum, Oasis también recurrió a la piscina para ilustrar su portada. Y para portarse mal, como acostumbran a hacer los Gallagher. La banda y algunos objetos rodean la balsa, donde yace semi inundado lo que parece un Rolls-Royce muy caro.

Para One: “Passion”

Una piscina onírica, rodeada de roca natural, estatuas, columnas, la sombra de los árboles e, incluso, un piano de cola. La romantiquísima portada de “Passion”, el álbum del francés Para One, fue una de nuestras favoritas el año pasado.

!!!: “Thr!!!er”

El último disco de los !!! juega a la perfección con el carismático nombre de la banda, el título del disco y la portada. Si bien no se ve una piscina en sí, intuimos que esta zambullida triple y apoteósica que emula las tres exclamaciones se da en una.

Fatima Al Qadiri: “Genre-Specific Xperience”

La piscina de la neoyorquina Fatima Al Qadiri es virtual, pero bien podríamos encontrar algo parecido en las mansiones de los jeques de la península arábiga. Columnas arabescas, un deportivo y pantallas planas para una piscina del futuro –o del presente más opulento–.

Jam City: “Magic Drops”

Muchas de las carismáticas portadas que diseña Bok Bok para su propio sello Night Slugs evocan elementos acuáticos. Sin embargo, el artwork del EP de Jam City no nos sumerge en una piscina, sino que nos lanza a ella a través de enrevesados toboganes y un juego de sombras.

Lana Del Rey: “Born To Die (Paradise Edition)”

Para muchos, no hay nada más paradisiaco que una límpida piscina, el sol brillando en lo alto y un suntuoso jardín alrededor. Tiene sentido que la “Paradise Edition” del disco de Lana Del Rey esté protagonizado por ese paisaje usado de fondo para enmarcar a la cantante.

Lasers: “Juno”

La piscina con la que debutaron los barceloneses Lasers en Irregular en el año 2011 no evoca al descanso, sino todo lo contrario. El artwork de “Juno”, esa piscina olímpica que invita a superar marcas de crol con su juego de irregularidades, se te graba en la mente y es difícil de olvidar.

The Black Swans - Occasion For Song

En su último disco, The Black Swans no hablan de California, sino de Ohio, un sitio mucho menos alegre que la costa norteamericana. La desangelada piscina de la portada de "Occasion For Song" ya revela esa frialdad, donde la única nota de color la aporta el azul del agua. También hay piscinas tristes.

Panda Bear: “Person Pitch”

Primera piscina hinchable de nuestro recorrido, un recurso muy socorrido para los que tienen terraza en casa. Sin embargo, la piscina de Panda Bear no invita precisamente al baño, pues está atestada no solo de niños, sino también de alimañas.

Nada Surf: “High/Low”

Viajamos hasta el pasado para encontrarnos con el “High/Low” de Nada Surf y su borrosa portada. Entre los divertimentos que podemos hacer en una piscina entra la de inventar diversas formas de lanzarse a ella. Bici mediante es un hit de la infancia de muchos.

Old Loaves: “Drowser”

Una de las piscinas más apetecibles que nos hemos encontrado en nuestra búsqueda es la que han usado Old Loaves para la portada de su último disco. Nos encanta su forma trapezoidal y la geometría de esa palmera.

Poolside: “Pacific Standard Time”

Con un nombre como Poolside cuesta imaginar otra portada posible para “Pacific Standard Time”. Minimalista y naïf, la portada del álbum del álbum de los angelinos no podría irle mejor a su tórrida mezcla de house, funk y pop.

Red Hot Chili Peppers: “Californication”

Uno de los álbumes más icónicos de la historia del rock y más necesarios en cualquier colección es “Californication”, el séptimo trabajo de Red Hot Chili Peppers. La piscina de su portada no sólo no invita mucho al baño, sino que evoca las altas temperaturas de California con su reflejo naranja del cielo.

The Leisure Society: “The Sleeper”

Como ya hemos dicho, lo que aquí nos centran no son solo piscinas que invitan al baño, sino elementos afines e intrínsecamente ligados a éstas. Un ejemplo claro: los trampolines. Los de la portada de “The Leisure Society” respetan los estándares deportivos, aunque sean di dibujos animados.

The Monkees: “Pool It!”

Ahora es el turno de una portada feísta. La reunión primera reunión de la mítica banda estadounidense tuvo como fruto “Pool It!”, el décimo disco de The Monkees. Aunque el agua está limpia y tiene flotadores, encontrarse a los miembros de la banda en semejantes circunstancias la verdad es que no invita al baño.

Tyga: “Hotel California”

El último disco del rapero Tyga se llama “Hotel California”. La costa oeste norteamericana mantiene una estrecha relación con las piscinas, como nos confirma este ejemplo. Aunque esta fotografía bien podría ser de Ambiciones, el cortijo de los Ubrique, con Currupipi posando para la instantánea.

Young Drams: “Between Places”

Ese gesto tan clásico que es echar la cabeza hacia atrás y dejar que el agua peine nuestro pelo para apartarlo de la cara es el protagonista de la portada de “Between Places”, el último disco de Young Dreams. Su natal Noruega no debe ser el paraíso de las piscinas pero ¿por qué repudiar las cubiertas?

When Saints Go Machine: “Infinity Pool”

Todos hemos soñado alguna vez con tener una choza cerca del mar con una infinity pool en el jardín. Las piscinas que se juntan con el horizonte dan título al próximo disco de When Saints Go Machine, aunque la de la portada se extienda hacia el fondo y no hacia un océano.

Nirvana: “Nevermind”

La hemos dejado para el final porque, seguro, era la que todos estabais esperando en esta lista. “Nevermind” es tan crucial en la historia de la música moderna como impactante, icónica y reivindicativa es su portada, que a punto estuvo de ser censurada porque el pene del bebé era demasiado visible.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar