Listas

Bibio

Mis bebidas favoritas

Bibio

bibio Bibio ha vuelto a deleitarnos con otro de sus discos, primaverales, dulces y mecidos por beats suaves que ponen en común los lenguajes del folk pastoral y el hip hop del buen rollo. Lo que hace el escocés Stephen Wilkinson es un auténtico bálsamo que se repite desde hace cuatro discos y que nos cura las penas otra vez en “Mind Bokeh” ( Warp, 2011). En definitiva, se nota que le va la buena vida y que disfruta con los pequeños placeres. Es por esto por lo que Bibio nos ha entregado una lista hedonista, centrada en las bebidas que más disfruta en la mesa, en el bar, en casa o en buena compañía. Aquí va.

1. Té Ceylon Silver Tip

Lo obtengo de mi suminstrador habitual. He probado un montón de tés a lo largo de los años y éste es mi favorito. Tiene una dulzura sutil, al estilo de la miel, y una frescura como si supiera a hierba. Tiene un punto fuerte, como si en vez de té fuera cafeína, así que mejor consúmelo con moderación. Por cierto, sólo bebo té en hojas, y si puede ser en hojas grandes, no esa basura en polvo que venden por ahí.

malt_whisky

2. Single Malt Scotch Whisky Los escoceses dominan como nadie este arte, nadie les supera en este planeta, a pesar de que también me gusta el whisk(e)y irlandés, el americano y el japonés. Algunas de mis destilerías favoritas son Springbank, Laphroaig, Lagavulin, Dalwhinnie, Balvenie, Glenlossie, Highland Park, Talisker y Bruichladdich. Pero hay muchísimas que no he probado jamás. Si os digo la verdad, la destilería Penderyn de Gales produce un licor magnífico. Suelo beber el whisky a palo seco o con un par de gotas de agua. En cambio, el bourbon me lo bebo con hielo. A cada cosa lo suyo, siempre y cuando no lo mancilles con cola.

3. Champán

Si me lo pudiera permitir, bebería champán al menos una vez por semana. El champán está menospreciado. Menospreciado en el sentido de que, aunque es una bebida popular y habitual entre la gente rica, rara vez oigo a la gente hablando maravillas sobre él. La borrachera de champán es, además, la más divina de las borracheras, hace que te eleves. La última vez que me emborraché con champán acabé poniéndome un disco de Scott Walker, me vestí con un jersey de lana a rayas, pantalones de lana anchos azul marino, zapatos Oxford de color gris apagado, una corbata de seda azul pálido a juego con un par de gemelos y me dirigí hacia mi pub de siempre vestido como un proxeneta de los años 40. Ninguna otra bebida podría tener ese efecto en mi (y quizá ningún otro disco).

old_fashioned

4. Old Fashioned

Probablemente, mi cóctel predilecto. Hay variaciones; la que yo prefiero es la que tiene cáscara de naranja, azúcar moreno, el punto amargo, buen bourbon y hielo. Y, que conste, nada de refresco. Puedo aceptar a veces una cereza, siempre que no tenga el lacito ese de sirope.

espresso_panna

5. Espresso con panna O cualquier otro café italiano. Los italianos son al café lo que los escoceses son al whisky y los franceses son al vino.

6. Vino tinto

Lo que me lleva a un universo interminable de placer. El vino tinto es un poco como la lotería, me los he encontrado muy pretenciosos o esnobs, pero al fin y al cabo es una bebida divina. Si me lo pudiera permitir, bebería rosados viejos con regularidad, a pesar de que nunca he comprado nada más exquisito que un 2000 Labergorce Zede, Margaux, aunque aquello fue para una ocasión especial. Creo que lo abrí antes de tiempo, además. Es difícil resistirse a abrir un rosado si sólo tienes una botella en la colección.

vino_blanco

7. Vino blanco

Vale, estoy haciendo trampas, pero, ¿cómo podía no hablar del vino blanco? Me gusta el Chablis y los blancos afrutados, o los blancos con un sabor más espeso, con textura de pera. En Nueva Zelanda se producen muy buenos vinos blancos.

french_martini

8. French Martini

Es una bebida un poco afeminada, pero ¿qué coño? Además, va muy bien con mi corbata de seda azul pálido. Está hecho de Chambord, zumo de piña y vodka agitado con un poco de hielo y servido en un vaso de martini para producir ese aspecto cutre y ruborizado que contrasta con la espuma de encima. ¡Ahhh! Lo mejor es beberlo mientras escuchas algo de bossa nova. Gracias a dios, no lo sirven en los clubes de caballeros.

dark_stormy

9. Dark & Stormy

Tengo un amigo que vive en la zona rural de Somerset y que se dedica a producirlo, después de muchos años dedicado a la sidra. Bueno, hace esto y también me pasa el té Ceylon Silver Tip. El Dark & Stormy tiene ron oscuro, cerveza de genjibre y hielo, y me gusta más si se le pone unas rodajas de lima. Entra fácil.

agua

10. Agua Sería un insulto a la Madre Naturaleza que no incluyera aquí el agua. Ha habido momentos en mi vida, del tipo cuando te levantas a mitad de la noche después de haber bebido mucho, en que te vas hacia el baño tambaleándote con la lengua seca y te pones a beber del grifo como si hubieras estado atravesando el desierto, y esa sensación es la mejor del mundo. Uno de los momentos de revelación espiritual más potentes en mi vida fue cuando bebí agua, con los morros directamente metidos en el arroyo, en la zona montañosa de Escocia que conocemos como los Cairngorms. Bibio es un hombre que aprecia los pequeños placeres de la vida. Y, entre ellos, la bebida. Del agua al vido, del champán al té, el genio escocés de los beats hip hop primaverales nos introduce en sus rutinas habituales de empinamiento de codo.

Bibio - “Mind Bokeh” Crítica: “ Mind Bokeh

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar