L!VE

¿Quién te viste para el Sónar? Repasamos la selección de vestuario de los asistentes al festival tras la jornada inaugural

El calor, que llegó ayer a Barcelona sin siquiera llamar a la puerta, y la imagen de Sónar de este año, con sus animadoras barbudas, han sido determinantes a la hora de vestirse para el festival. Quien dice vestirse, dice desvestirse.

Ha llegado el calor con fuerza y sin avisar, y la tendencia en vestir en Sónar es, curiosamente, no vestir, y además llevar complementos de quita y pon como sombreros, gafas polarizadas, mochilas y barbas postizas. Todo esto y mucho más, en nuestra guía de estilo del festival.

Sónar no se queda atrás en cuanto desfile de ropa casual entre las hordas que lo pueblan. Aunque eso sí, el público del festival barcelonés siempre tiende a primar el espíritu urbano y la comodidad para el baile a tomarse las tendencias al dedillo, incluso creando involuntariamente sub-tendencias en el ecosistema del festival. En el primer día de esta edición de Sónar, hemos dejado de admirar el nuevo espacio –aunque a veces nos era muy difícil– para echar un vistazo a qué lleva puesto la gente que baila a nuestro alrededor. O que no lleva puesto. El calor asfixiante, que llegó ayer por primera vez a la ciudad, ha poblado de pechos al aire festival. Pero ha habido otros gestos estilísticos puestos en común por la mayoría. Los repasamos aquí.

1. El anti-outfit: carne al aire

Los tipos descamisados venidos arriba o las guiris ligerísimas de ropa no son una novedad en Sónar, eso lo sabe cualquiera. Sin embargo, el drástico cambio térmico de ayer nos pilló por sorpresa a muchos, y con el sol ardiendo en el novísimo recinto, aquel que pudo desprenderse de ropa lo hizo. Sinceramente, no pienso criticar la medida, pues más que escrúpulos o asco –como comentaba algún/a sieso/a al pasar por el lado de un torso sudoroso y bailarín– me daban envidia.

2. La mochila de Sónar es ya fondo de armario

Desconozco la fecha en la que se comenzaron a distribuir las celebérrimas mochilas de Sónar, pero probablemente sea uno de los complementos que mejor combinan mística y usabilidad. Mística porque si eres veterano en Sónar, te gusta hacerlo saber sin abrir la boca usando una de las bolsas antiguas. Usabilidad porque, aunque no te convenza el diseño del año corriente, acabas colgándotela de la espalda llena de artilugios. La de este año es un poco Dora La Exploradora, pero ha triunfado como la que más.

3. Gafas polarizadas

Analizando las tendencias del público de Primavera Sound ya advertimos que las gafas con cristal polarizado venían fuerte. El Sónar ha acabado de confirmar nuestras sospechas. Por si no fuera suficiente con la moda “Spring Breakers del neón” para la orgía cromática, ahora los cristales de buena parte de las gafas de sol relucen en diferentes colores tornasolados. Si puede evitar que vuelvas a casa con los ojos como un conejo con sinusitis de rojos, abrazamos su llegada.

4. Rafia en la cabeza

Hemos visto snap backs de todo tipo; hemos visto mucha five panel estampada alegremente –e incluso a juego con algún detalle de la camiseta– y alguna que otra visera retro. Pero, sobre todo, hemos visto sombreros de rafia protegiendo la cabeza del achicharre solar. Tantos que en algún momento pensamos que los estaban regalando en un stand de publicidad que nunca encontramos.

5. Sonarazo Vs Coachellazo

Si en Coachella es tradición ir hecha una mamarracha, Sónar no se queda atrás. Todos los años un valiente grupo de jóvenes aparece disfrazado de cualquier disparate y nos alegra la tarde (¿os acordáis de aquellas dos tipas vestidas de novias durante los tres días de festival? No pagaron ni una copa, ríete de ellas). Con las animadoras barbudas, la selección de disfraz o artilugio para animar el cotarro estaba a huevo: mujeres con barba no tantas, pero capturamos más de uno y de dos pompones agitándose al viento.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar