L!VE

BeGun: “En un directo puedes utilizar música de otros artistas si eso mejora el resultado final. En este caso, el fin justifica los medios”

Tras debutar en enero con su primer EP para Subterfuge “San Francisco”, el productor barcelonés encara un verano intenso con nueva música y conciertos. Con él hablamos sobre su idea de la música en directo.

Su primer maxi, “San Francisco”, ha establecido un listón a superar para muchos artistas debutantes en la escena electrónica e independiente española, pero ahí no se acaba la progresión de BeGun en 2013: su punto fuerte ahora mismo es el directo. Sobre eso hablamos, a las puertas de su presentación a lo grande en el marco de Sónar.

Fotografías de Rubén Ortiz

Ropa: Jersey y Camisa de Lacoste L!VE

BeGun es un proyecto relativamente joven y tierno –no se dio a conocer con un primer maxi, “San Francisco”, hasta finales de enero de este año–, pero la persona detrás de la música, ciertamente, no es un recién llegado. Gunsal H. Moreno había sido participante activo de varias bandas de la escena independiente en Barcelona como Supercola, pero llegado el momento de cambiar optó por seguir un camino nuevo de forma individual y empezar a trabajar en BeGun, donde la música fluye por cauces de evocación y belleza dentro de los márgenes de lo que conocemos como house, bass e IDM. Aquí os presentamos el trabajo de Gunsal hace ya unos meses, cuando BeGun estaba en su estadio inicial –en forma de un PlayGround Mix, el 105, compuesto por temas de productores de la talla de Mount Kimbie, Dauwd, John Talabot o George Fitzgerald–, y a los pocos meses llegó su primer EP para Subterfuge, el ya citado “San Francisco”.

Desde entonces, BeGun no ha dejado de crecer, haciendo aflorar a la superficie todas esas ideas que Gunsal había estado madurando en secreto y en silencio durante años. Todavía no le conocemos nuevos tracks porque aquel EP lo formaban el tema titular y tres remixes firmados por Giraffage, Voltron y Doc Daneeka, pero sabemos que hay un nuevo maxi en marcha de próxima aparición, y que su directo ha ido madurando a gran ritmo. Hace pocos días lo presentó en una plaza tan exigente como el SOS 4.8 en Murcia –exigente porque es el primer festival de la temporada de calor y porque su público acude con una actitud festiva que no admite vacilaciones–, y su próxima gran cita es nada menos que el Sónar. Y es sobre la experiencia del directo, sus retos y complicaciones, sobre lo que departimos con BeGun, sabiendo que dará a su público, ese que va creciendo con él, muchas noches de gloria.

¿Cómo es tu directo, para quien no te haya visto aún? ¿Hasta qué punto lo tienes evolucionado teniendo en cuenta que BeGun es todavía un proyecto joven?

Cuando empecé a pensar cómo tenía que ser el directo, lo primero que me planteé era que tenía que ser versátil. Cuando hago de DJ trabajo sólo con Ableton Live, porque es el programa que me da más espacio para la improvisación. Pero el directo tiene que ofrecer un valor añadido, que en mi caso ha sido el elemento visual. Le doy mucha importancia a ese aspecto. Trabajo con Borja Conde, el artista con el que hice el vídeo de “San Francisco”, y con él hemos planteado un live que es un híbrido entre audio y visual, donde los dos elementos actúan de forma bidireccional.

O sea, no son proyecciones independientes, sino que la música envía una señal al programa de vídeo para que aporte imágenes concretas según unos parámetros pre-establecidos.

Exacto. Yo soy muy fan del mundo MIDI, llevo muchos años enganchado, y hemos creado un sistema con el software VDMX en el que las imágenes y los sonidos van unidos, el software hace que las imágenes reaccionen de una manera concreta ante ciertos sonidos, y al revés. También estamos desarrollando una aplicación para pantallas táctiles, tipo iPad. Hay un desarrollador italiano con el que hace tiempo que estamos hablando que nos está preparando una evolución del VDMX para conseguir una manera más física de disparar sonidos, y que eso permita a la vez una reactividad mejor con la parte de vídeo, más rápida. La idea es que el directo tenga espacio suficiente para permitir la improvisación. No quiero ir con los sonidos en una sola secuenciación cerrada del Live: así no hay espacio para el error, pero tampoco para improvisar. Para presentar este tipo de música, que es más delicada de lo normal, no creo que sea bueno ir a club con las manos atadas y no poder hacer cambios sobre la marcha según las circunstancias que se presenten. Necesito más recursos, por si acaso. Además, es bueno que cada directo sea diferente. A nivel visual está acotado a un cierto tipo de imagen muy determinada, más de texturas y de paisajes visuales que no otra cosa, muy acorde con el componente armónico de los temas y la suavidad de las texturas, pero siempre será mejor si puedo tener más sonidos.

¿Cuántos sonidos puedes llevar para un directo? Y más concretamente, ¿preparas esos sonidos específicamente para el directo, o puede suceder que sean descartes de temas o los sonidos preliminares de futuras composiciones?

Trabajo con unos 400 o 500 clips para una hora de directo, que si los escucharas seguidos uno detrás de otro te darían para 24 horas reales de música sin parar. Tengo loops rítmicos creados expresamente para el directo, hay descartes de otros temas que finalmente no he usado, etcétera. Pero lo que más hago es generar loops únicos para el directo y que sólo se pueden escuchar ahí. Nunca presento los temas tal como las puedes escuchar en su versión final, cada noche es una versión distinta y especial. El Ableton Live me permite tener las pistas originales y utilizarlas si las necesito, una parte vocal o una melodía, pero más como un anuncio de lo que está por venir, para crear expectación, que para reconstruir el tema tal como es en disco. Con el tiempo mi idea es hacer un live completamente con temas míos y nuevo, sin utilizar ningún sample ajeno, aunque seguiré teniendo ese recurso ahí: para mí el sampling es un arte y además no veo ningún problema en utilizar muestras de otros artistas que para mí son referenciales. Hay que entenderlo como un homenaje.

"BeGun es un proyecto joven, pero yo tengo algo más de historia detrás como músico en otros proyectos"

No todo el mundo lo entiende así. Hace años hubo una polémica bastante agria sobre gente que se presentaba ‘en directo’ y la mitad de la música eran temas muy conocidos de otros productores. Y ni siquiera se podía entender como DJ set.

Sí, lo recuerdo. Cuando el ordenador empezó a imponerse como herramienta en el directo y se mezcló con el DJ set el abuso de samples desprestigió un poco el formato, eso es cierto. Pero yo soy de los que piensan que hay casos en los que el fin justifica los medios. Independientemente de cómo plantees tu presentación, ya sea con más o menos samples de música que no es tuya, lo importante es el resultado final, el producto que tú entregas a la gente. Cuando yo lo hago hay un punto de homenaje, aunque también hay algo de egoísmo: hay bpms, armonías o muestras que no son mías, pero que encajan con lo que yo quiero presentar, y entonces me interesa usarlas por el bien del resultado final. El resultado final es lo más importante, cómo suena, y no tanto las formas.

Antes has dicho que tu directo pretendía ser versátil. ¿Te sucede a menudo que tengas que hacer cambios sobre la marcha porque algo no funciona, o porque ves que algo está funcionando muy bien y no vale la pena seguir el guión que tenías previsto y centrarte más en lo inmediato?

Sí, claro que sí. Sobre la marcha ha ocurrido que he tenido que cambiar el discurso, la línea argumental, porque en ese momento el público no está siendo receptivo a lo que yo les quiero ofrecer. BeGun es un proyecto joven, pero yo tengo algo más de historia detrás como músico en otros proyectos y todo eso que has aprendido ayuda a tirar por otros caminos y solucionar los problemas cuando aparecen. Me ha ocurrido sobre todo en DJ sets, que vas a un lugar, empiezas de una manera, y ves que ese tipo de sonido no funciona. Como DJ no tengo intención de imponer mi estilo a nadie. En el pasado SOS, por ejemplo, me tocó pinchar después de Les Castizos, a las 10 de la noche, después de una sesión de este dubstep a lo Skrillex que está tan de moda, y yo quería empezar mi directo a 90 bpms. Era un festival y, a pesar de que la sesión anterior no encajaba con mi directo, ahí quise salir a defender mi directo y plantear mi visión, así que no cambié nada.

¿Y qué pasó?

Pues pasó lo normal, que hubo gente que se marchó, porque no era su rollo, y otra se quedó. Comprendo que hubiera gente que pensara que lo mío era un bajón, más viniendo de un sonido tipo Swedish House Mafia. Luego está el ejemplo contrario: me llamaron para pinchar en un sitio en Canarias y me planteé un DJ set con material actual con muchos temas de bass inglés, pero la gente no se identificaba y tuve que ir modificando la sesión poco a poco para llegar a otro estilo con el que reaccionaran mejor. Por eso llevo hasta 900 temas en el portátil, por lo que pueda suceder.

"Creo que John Talabot acertó de pleno cuando se sumó Pional a su directo, porque cuando intentas ser tú solo quien lo hace todo, puedes acabar volviéndote loco"

Vas a actuar este año en Sónar. ¿Harás algo distinto a lo habitual?

Lo de Sónar es una oportunidad enorme y tiene un punto de presión. Hasta ahora, en todos los bolos he ido progresando y cambiando cosas, y supongo que en Sónar pasará lo mismo, habrá cosas nuevas y será diferente a lo que hice en SOS. Además será de día, no de noche, y eso condiciona algunas cosas, como la parte visual, que no sé si se podrá apreciar con el sol. Estoy trabajando con una batería electrónica que quiero incorporar al directo, con la que puedo simular ritmos de 808 a través de pads. También quiero comprar una 303, a ver si me da tiempo. Pero no quiero abusar de máquinas porque si llenas el escenario de máquinas puede quedar algo muy vistoso, pero no siempre justificable. Sólo quiero llevarme los trastos si vale la pena, sin renunciar a enriquecer la parte visual. Por ejemplo, una vez vi a Yuksek en el FIB y salió rodeado de sintes, muchos de los cuales ni suenan, o suenan durante 20 segundos, y además con truco, porque es imposible tocar todo eso a la vez si no hay una secuenciación MIDI. Entonces me pregunté si valía la pena quedar así de vistoso, o llevar sólo lo correcto para que suene bien. Yo no creo que valga la pena.

¿Qué directos te han marcado más y han ayudado a formar tu idea artística como BeGun?

Hay muchos directos que he visto y que me han dejado huella, sobre todo si eres músico te acabas fijando en cosas que el público normal pasa por alto. Yo a la que puedo intento escaparme de la pista y espiar entre bambalinas lo que está haciendo el artista, para ver cómo lleva secuenciado el software, qué máquinas incorpora, y todo eso. Me ha aportado mucho ver a Nicolas Jaar en directo, por ejemplo. Creo que John Talabot acertó de pleno cuando se sumó Pional a su directo, porque cuando intentas ser tú solo el que lo haces todo, convirtiéndote en algo así como el hombre orquesta, puedes acabar volviéndote loco. Volviendo a Yuksek en el FIB, me aportó cosas en sentido contrario: que no hay que rodearse de tanta máquina que luego no usas sólo para dar espectáculo, a la vez, paradójicamente, que me aportó un punto de vista distinto del espectáculo, porque tampoco quiero caer en el cliché del músico que está todo el rato mirando la pantalla de su ordenador. Dar algo más es necesario.

"De Sónar me gustaría ver a Gold Panda. BeGun no sería como es si no hubiera escuchado antes a Gold Panda"

¿Y como simple fan? ¿Recuerdas algún momento mítico?

El grupo que más me ha llenado es Radiohead, soy fan acérrimo de Thom Yorke. Antes de empezar con BeGun esta influencia ya estaba ahí, tanto en lo que hacía en Supercola como mucho antes. De Radiohead me gusta sobre todo la capacidad de sorpresa que tienen, lo impredecibles que son: el uso de tempos fuera de lo común, esas composiciones rítmicas rompedoras. Del último concierto que dieron en Barcelona, en el Daydream Festival, guardo un gran recuerdo.

¿Fuiste al de Atoms For Peace en Razzmatazz de hace unas semanas?

No, no pude ir, y me sabe mal, porque para mí Thom es el artista por excelencia y ha sabido cambiar con el tiempo. Para mí es todo lo contrario de lo que representan bandas como Oasis, que nunca avanzan nada. En la música es inevitable que haya imitadores, y es mucho más difícil que aparezcan artistas con su propio sello distintivo.

¿Qué no te perderías del Primavera Sound?

Me gustaría ver a Disclosure, para saber qué tipo de directo tienen, cómo lo hacen y todo eso. Volvemos a lo de antes, que cuando estoy en un concierto tengo la necesidad de saber cómo lo hacen. Además, son dos hermanos, seguro que se dividen las tareas de una manera interesante.

"Si escuchas activamente, visualizando la estructura de la música en tu cabeza, aprendes a reconocer y descifrar sus secretos, a memorizar cosas..."

¿Y de Sónar?

De Sónar me gustaría ver a Gold Panda. La última vez que vino a Barcelona me lo perdí porque coincidió con un directo mío, y para mí es un referente, BeGun no sería como es si no hubiera escuchado antes a Gold Panda. Él actúa solo, así que también tengo curiosidad por saber cómo hace las cosas en el escenario.

¿No tienes la sensación de que esa curiosidad se ha convertido en una deformación profesional? ¿Eres capaz de disfrutar de la música sin pensar en cómo está hecha?

Esta deformación profesional viene de años atrás, en realidad. No es que no sepa disfrutar de los directos simplemente como público, pero es inevitable que aparezca la parte profesional en algún momento. Te pondré dos ejemplos: yo me tiré 18 años tocando el violín y llegó un momento en el que lo dejé, porque tenías que decidir si dabas el paso de dedicarle el resto de tu vida al instrumento y profesionalizarte, o seguir otro camino. Y me acuerdo que iba al colegio, y escuchaba alguna melodía en el metro, y ya no escuchaba música, sino Las y Dos, sólo escuchas notas y visualizas un pentagrama en tu cabeza, y a veces eso puede ser desagradable.

¿Y el otro ejemplo?

El otro es que, por el contrario, si escuchas tan activamente y visualizando la estructura de la música en tu cabeza, también aprendes a reconocer y descifrar sus secretos, a memorizar cosas… Te puedes volver una especie de Shazam humano, y de esta manera tomas ideas que puedes incorporar a tu propia música. También tiene su parte negativa, porque te obsesionas y el cerebro no para: me ocurre a veces que me pongo un disco o una mixtape antes de ir a dormir, pensando en que me dormiré a los pocos minutos, y pasa todo lo contrario: que empiezas a meterte dentro de la música y no te duermes hasta que no se hace el silencio.

Fechas:

23/5 - Primavera Sound (Barcelona) 20h.Escenario Adidas/Boiler Room

09/6 - Facyl Festival (Salamanca)

14/6 - Sónar Festival (Barcelona)

21/6 - Día de la Música (Madrid)

23/6 - Piknic Electronik - (Barcelona)

12/7 - Festival Embassa't (Sabadell)

13/7 - Palmfest (Tarragona)

20/7 - Vida Festival (Vilanova i la Geltrú)

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar