PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“Solo hay un derecho para los peones del AVE español a La Meca: rezar”

H

 

Un trabajador español nos explica el día a día de la gran obra de Marca España

Rafa Martí

29 Abril 2016 11:21

Una obra de 450 kilómetros en mitad del desierto. Desplazamientos constantes en todoterreno con gasolineras a menudo cerradas porque es la hora del rezo. Tormentas de arena que deterioran las máquinas. Vías enterradas por la arena. Obreros de Bangladesh y de Pakistán que hasta hace meses no sabían qué eran un casco y unas botas de trabajo, montando vías bajo el sol a 50 grados, en condiciones más que dudosas.

¿Por qué decide un español irse a trabajar a este escenario? Al fin y al cabo, hablamos de sueldos que prácticamente se triplican para los españoles que van a la obra del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina. Hemos conversado con uno de ellos, destacado en la construcción de esta obra faraónica que pretende ampliar la Marca España. Pocos como nuestro entrevistado han explicado aquí su cara oculta.

¿Qué te ha llevado a trabajar en el tren del desierto?

Yo trabajaba en la construcción en España y me interesé por el proyecto. Con esto puedes ganar más dinero y buscarte una oportunidad de trabajo en un sector que en España ya está agotado. Eché el currículum en varias empresas hasta que me contrató una. Llevo más de un año aquí.

¿Qué hacéis los españoles ahí?

Los españoles hacemos el trabajo especializado. Somos ingenieros, técnicos, mecánicos, maquinistas u obreros muy especializados. Todos los demás trabajadores, el grueso de la mano de obra, son de países como Bangladesh o Pakistán. Los llamamos labors. Son obreros puros y duros, mano de obra poco cualificada que procede de oficios que no tienen nada que ver con la construcción. Son de países musulmanes y vienen a sobrevivir a Arabia Saudí. Los saudíes no trabajan, así que los inmigrantes lo hacen todo.

Un trabajador de Bangladesh a lo mejor cobra 300 euros al mes y tiene un mes de vacaciones en 2 años

¿Cuánto cobra un trabajador español y cuánto cobra uno de Bangladesh?

Cuando los españoles comenzaron a venir aquí cobraban el doble o el triple de lo que se suele cobrar en España, con todos los gastos incluidos y viajes a casa cada cierto tiempo, dependiendo del puesto. Sin embargo, a medida que avanza el proyecto y crece la falta de trabajo en la construcción en España, los sueldos están bajando. Y luego, un trabajador de Bangladesh a lo mejor cobra 300 euros al mes y tiene un mes de vacaciones en 2 años. 

¿Están en nómina de empresas que forman el consorcio español?

Sí. Todas las empresas españolas han tenido que formalizar su empresa también en Arabia Saudí. Tienen otra empresa con el mismo nombre formalmente legal en Arabia Saudí. Las empresas españolas actúan conforme a la ley saudí, no la española.

Trabajadores bajo la ley saudí...

Digamos que son los esclavos del siglo XXI. Tienen unas condiciones difícilmente entendibles para nosotros. Es gente que no tiene casi ningún derecho según la ley saudí, y los pocos que tienen están relacionados con la religión: tienen derecho a parar a rezar 5 ó 6 veces al día y a que les pongamos una caseta refrigerada para que recen.

Al inicio, los labors trabajaban vestidos con sus trajes típicos, iban descalzos o con chanclas y como mucho les daban un chaleco amarillo

¿Se aprovechan las empresas del consorcio de actuar bajo la legislación saudí?

No lo creo. Nosotros estamos intentando que tengan unas condiciones un poco aceptables para lo que es nuestro criterio, un poco más abierto que la sociedad saudí, pero en líneas generales son unas condiciones que nadie de nosotros aceptaría.

Aún así se les está pagando más de lo que se les suele pagar. Al inicio, los labors trabajaban vestidos con sus trajes típicos, iban descalzos o con chanclas y como mucho les daban un chaleco amarillo. Ahora todos trabajan con casco y con botas.

¿Cómo es la vida de los labors en los campamentos?

Los campamentos están situados en bases de trabajo. En los 450 kilómetros hay 4 bases de trabajo donde se han montado campamentos. Nosotros convivimos con los labors en el momento de trabajar, pero a la hora de vivir hay un campamento para labors y otro para expatriados.  Yo vivo en una caseta de obra de 12x3 metros con baño particular, una cama de matrimonio, un escritorio y aire acondicionado, y ellos en una caseta de estas viven 20.

¿Y las jornadas laborales?

Trabajamos de media unas 10 horas al día. Esto nos afecta a todos, tanto a ellos como a nosotros. También las condiciones climáticas: el coche me marca ahora mismo 48 grados y solo estamos en abril. Las condiciones son extremas. También tenemos tormentas de arena que entorpecen la obra, aparte de enterrar las vías. Hubo una tormenta que tiró varios puentes grúa cimentados en el suelo.

Yo vivo en una caseta de obra de 12x3 metros con baño particular, una cama de matrimonio, un escritorio y aire acondicionado, y ellos en una caseta de estas viven 20

En la construcción del ferrocarril de Nairobi a Mombasa a principios del siglo XX hubo muchos ataques de animales a trabajadores. ¿Pasa esto en el desierto?

Es común encontrarse con escorpiones, víboras y arañas. Arañas de un tamaño imposible de imaginar. Ha habido algunos ataques. Todos tenemos un seguro médico que lo cubre todo. Los labors también tienen uno aunque no tiene tanta cobertura. Nosotros tenemos nuestra propia base médica porque la Sanidad Saudí es de pago y por mucho que te estés muriendo, si no ven el dinero no te atienden.

¿Hay muchos accidentes?

Para el volumen de obra que es no hemos tenido muchos accidentes. Creo que ha habido 4 ó 5 accidentes mortales. Uno de ellos afectó a un español. El resto ha sido de personal labor en circunstancias fácilmente evitables.

¿Hay tensión por la posibilidad de sabotajes o ataques terroristas?

Sí, ese miedo se palpa. Al final no deja de ser una obra occidental en un país árabe. Tenemos un security manager que es un experto en seguridad internacional. No sabemos si sirve de mucho: él coordina a las empresas de seguridad que tienen personal en los campamentos y en diferentes tramos de la obra. Los trabajadores que viven en las ciudades suelen estar en compounds para expatriados donde no se cumple la ley islámica. Están aislados con muros de hormigón, concertinas y protección militar.

¿Cómo puedes montar la vía si no tienes el viaducto hecho?

¿Cómo se trabaja bajo la presión para cumplir los plazos del Gobierno saudí?

El consorcio es conocido ya como el disorcio. Es un tema bastante conflictivo. La obra se compone de dos fases: la infraestructura, que es la plataforma en sí, el movimiento de tierra, el desmonte y los viaductos, que lo hacen un consorcio de empresas saudíes. Luego está el consorcio español, que hace la superestructura: el montaje de la vía, y la obra del AVE específica.

El principal problema que nos hemos encontrado es que a día de hoy la primera fase no ha terminado. Nosotros deberíamos entrar con esa fase terminada y el proyecto entregado. Nos presionan para terminar pero es imposible. Existen zonas como la de Jeddah, donde hay viaductos sin hacer. ¿Cómo puedes montar la vía si no tienes el viaducto hecho? Las empresas saudíes tienen la sartén por el mango.

Y las empresas españolas tienen que resignarse...

Sí, pero también tienen parte de la culpa. En general falta mucha experiencia internacional y hay mucho caos organizativo. Es un desbarajuste. Cada empresa y cada departamento es como una república independiente y no tienes a nadie que coordine todo. Las cosas que se planifican de un día para otro.


PlayGround se puso en contacto con las empresas OHL, Renfe, Adif e Ineco, que forman parte del consorcio, para obtener una declaración sobre este testimonio. La constructora OHL declinó la responsabilidad de las declaraciones en Renfe que, a su vez, nos redirigió a Ineco. Ineco no cuenta con personal local en la zona, por lo que nos redirigió de nuevo a las demás empresas.


El consorcio ya es conocido como disorcio


share