Entrevistas

"Las guerras obedecen a un meticuloso cálculo racional"

Los investigadores Joan Esteban y Laura Mayoral han concluido que las guerras obedecen a las decisiones más racionales del ser humano, por muy mezquinas que sean. Hasta el punto de que pueden ser explicadas en base a un modelo matemático

¿Podría ser que incluso en las situaciones más extremas nos siguiéramos comportando como seres racionales? Esta es la pregunta que se hicieron en su día los científicos e investigadores del CSIC Joan Esteban y Laura Mayoral sobre la guerra.

Y partiendo de esa premisa, los resultados que obtuvieron fueron inquietantes: incluso en la guerra, el ser humano se comporta de la manera más racional. Por eso, a través de numerosas publicaciones y estudios publicados en revistas tan prestigiosas como la American Economic Review, han conseguido establecer un modelo que explica que todas las guerras obedecen a un meticuloso cálculo matemático.

El flujo de refugiados en Europa, la interminable guerra civil Siria o el terrorismo en Europa podrían explicarse a través de sus estudios.

¿La guerra no es la última opción?

Joan Esteban: Clausewitz también decía que era la continuación de la diplomacia por otros medios. Por lo que hemos podido investigar, la guerra no es el fruto de la pasión irracional del hombre. Partimos de la hipótesis de que la gente toma las decisiones que le resultan más beneficiosas. Y entre estas decisiones racionales y calculadas también está la guerra. Las guerras obedecen a un meticuloso cálculo racional.

"Se estima que durante las décadas del 80 y 90, los países que han experimentado conflictos de gran escala tienen una tasa de pobreza que supera en más de 20 puntos a  la de países en paz."

¿A quién podría interesar la devastación de un país entero? Es decir, oímos especulaciones sobre que hay guerras para hacerse con el control del petróleo, o que las guerras enriquecen a la industria armamentística. ¿Pero vale la pena tanta destrucción?

Laura Mayoral: Puede ser que las élites que planean la guerra no interioricen el coste para la sociedad. Cada persona de la élite tiene su propio objetivo y, a pesar de toda la destrucción, uno siempre puede sacar beneficio personal. La mayoría de personas que deciden las guerras creen que lo que conseguirán es mucho mayor que lo que perderán. Si no, no habría ninguna guerra.

Joan Esteban: Las guerras civiles constituyen uno de los principales obstáculos para salir del subdesarrollo. Se estima que durante las décadas del 80 y 90, los países que han experimentado conflictos de gran escala tienen una tasa de pobreza que supera en más de 20 puntos a la de países en paz.

"Las diferencias culturales, cuando no van acompañadas de ganancias políticas y económicas, no generan conflicto".

¿Si no fuera por los intereses económicos, no habría guerras entre una tribu y otra, o entre una religión y otra?

Laura Mayoral: Es cierto que existe una relación estadística entre diversidad étnica y conflicto. Pero esto no implica que la razón última del conflicto sea esta diversidad. En nuestro análisis demostramos que todos  aspectos económicos están en la raíz del conflicto civil. los conflictos que hemos estudiado, siempre hay un elemento de cálculo económico. La diferenciación étnica surge a continuación, como una herramienta para encendar y es posterior para canalizar el conflicto.

Joan Esteban: Las diferencias culturales, hasta que no van acompañadas de ganancias políticas y económicas, no no generan conficto. Estudiando solo las diferencias étnicas en todos los conflictos no logramos explicar nada. Sin embargo, los motivos económicos son potentes predictores de conflicto.

Es decir, el choque entre el Islam y Occidente no es tal...

Joan Esteban: Esas diferenciaciones forman parte del discurso de las élites para legitimar los conflictos. Y es algo posterior a las causas originales, que se miden en ganancias.

"Cuanta más desigualdad hay en un grupo, los ricos de ese grupo tienen más capacidad de movilizar a los pobres de su mismo grupo. Los conflictos desde la 2a Guerra Mundial no son de pobres contra ricos, sino de etnias contra otras etnias".

¿La desigualdad no es un motor de los conflictos?

Laura Mayoral: Absolutamente, pero con matices. Desde la Segunda Guerra Mundial hasta ahora no hay una relación significativa entre conflicto y el índice GINI (indicador de la desigualdad de un país). Desde la implantación del Estado del bienestar los conflictos son básicamente étnicos. Sin embargo, esto tiene una trampa: son conflictos étnicos pero a menudo observamos que existe una fuerte desigualdad en los grupos. Es decir, cuanta más desigualdad hay en un grupo, los ricos de ese grupo tienen más capacidad de movilizar a los pobres de su mismo grupo. Y, bajo la bandera de la etnia, justifican el conflicto.

Joan Esteban: Ahora mismo apenas tenemos conflictos de pobres contra ricos. Porque cuando todos son pobres, no tienen los medios para rebelarse contra los ricos. En cambio, en los grupos étnicos hay tanto ricos que financian como pobres que son baratos de movilizar. Las élites prefieren fomentar conflictos étnicos para evitar que se surjan conflictos de clase, en los que pueden perder su estatus.

Warren Buffet ya lo dijo: “Hay una guerra de clases, claro, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando”.

"Con los refugiados en Europa también se establece un razonamiento de coste-beneficio: se puede intervenir militarmente para terminar con esa situación, pero quizá eso es más costoso que cerrar las fronteras. Por otro lado está el coste de acoger a toda esa gente y el beneficio que esa mano de obra barata cualificada puede dar".

¿El nacionalismo tendría que ver con esto? ¿Ricos y pobres de un lado contra ricos y pobres del otro, para evitar que todos los pobres luchen contra todos los ricos?

Joan Esteban: Eso es lo que dice el modelo, en las conclusiones particulares no me meto. Es mas difícil lograr una alianza de pobres contra ricos que una alianza de un grupo contra otro. En las alianzas étnicas los pobres de esta etnia esperan beneficios de una victoria sin que hayan tenido que contribuir económicamente. Por esto pueden ser tentados con un conflicto étnico. Un ejemplo es el crecimiento de la derecha anti-inmigrantes en Europa: su mensaje es que la culpa de su pobreza no son los ricos nacionales, sino los inmigrantes que “les quitan puestos de trabajo.”

En el caso del terrorismo en Europa, ¿se daría lo mismo?

Laura Mayoral: Esas personas en un entorno marginal encuentran la financiación en los ricos de su bando, que construyen un discurso étnico-religioso para movilizar al resto. Sin embargo, esas personas marginales no se unen a otros movimientos sociales que empoderan a todos los de abajo. Se unen a movimientos étnicos.

La crisis de los refugiados, ¿obedece también a un cálculo racional? Se especula que incluso a las élites europeas les interesa este flujo de gente para tener mano de obra cualificada y barata.

Joan Esteban: En una guerra civil como la de Siria, el que gana tiene que seguir viviendo con el vencido. Lo que se puede explotar y extraer del vencido puede provocar que los vencidos se levanten contra el poder cualquier día. Por tanto el exterminio o el desplazamiento en masa de la población pueden resultar del cálculo racional.

Bachar al-Assad puede tener un beneficio en que huya gente del país, ya que debilita permanentemente cualquier oposición futura,. Por el lado de Europa, también se establece un razonamiento de coste-beneficio: Puede intervenir el país militarmente para terminar con esa situación, pero quizá eso es más costoso que cerrar las fronteras. Mientras que por otro lado está el coste de acoger a toda esa gente y el beneficio que esa mano de obra barata cualificada puede dar. Son los tres elementos que pesan ahora mismo.

"Hay parámetros que se repiten en muchos conflictos y esos datos nos ayudan a determinar qué guerras habrá en el futuro. Las decisiones humanas siempre siguen patrones y de ahí se extraen probabilidades".

¿Hay alguna manera de calcular que vaya a haber un conflicto?

Joan Esteban: Yo he recibido correos electrónicos de agencias gubernamentales de diferentes países preguntándome por los cálculos de mi modelo, para saber si podrían prever guerras civiles en diferentes partes del mundo. Por lo tanto, sí, y lo hemos podido demostrar, aunque seguimos trabajando en ello. Hay parámetros que se repiten en muchos conflictos y esos datos nos ayudan a determinar qué guerras habrá en el futuro. Las decisiones humanas siempre siguen patrones y de ahí se extraen probabilidades.

Laura Mayoral: Y luego hay varios factores que aumentan el riesgo de la probabilidad: Poca democracia, regímenes autocráticos, diversidad y polarización étnica, pobreza, desigualdad (particularmente cuando se da dentro de grupos étnicos), la dependencia de recursos naturales, un tipo de tipo de terreno que posibilite la guerra de guerrilla...

"Hay una guerra de clases, claro, pero es mi clase, la de los ricos, la que está haciendo la guerra, y la estamos ganando" —Warren Buffet, 2006

el el cálculo obedece a la exterminioación o eal desplazamiento en masade la población pueden resultar del cálculo racional.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar