Entrevistas

Una entrevista de aquí te pillo y aquí te mato con Dead Can Dance

Aunque fuera sólo durante 15 minutos, pudimos dialogar con Brendan Perry y Lisa Gerrard poco antes de su actuación en Primavera Sound sobre el origen exótico y mágico de su sonido, y de su nuevo álbum en directo

Muchos habíamos perdido la esperanza de escuchar un nuevo trabajo de Dead Can Dance cuando el pasado año, tras casi dos décadas sin un solo disco del dúo, nos sorprendieron con el impresionante “Anastasis”. El dúo de origen australiano pasó por el Primavera Sound y aprovechamos la ocasión para hablar con ellos.

Tal vez porque Dead Can Dance son difíciles de encasillar, a menudo se les cuelga la etiqueta de góticos o world music, pero en realidad llevan años aunando tradición y modernidad, mirándose en la música clásica, (o más atrás, la antigua, concretamente la del Medioevo) o también en el folk, en vista a reinventar esos géneros usando instrumentos tradicionales que, como ellos mismos nos explican, son los que terminan por marcarles el camino. Tras su separación en 1998 y posterior reunión en 2005 (sólo para salir de gira), las posibilidades de ver publicado nuevo material parecían remotas... hasta el pasado año.

Con tanta reunión oportunista y de resultados irregulares, la vuelta de Dead Can Dance al estudio se convirtió en una rara avis: pese a los dieciséis años sin publicar material conjunto, “Anastasis” logró resultados que no tenían nada que envidiar a los de sus obras clásicas. A aquel álbum ha seguido una gira y un disco en directo ( “In Concert”) que se edita ahora a través de PIAS, con un tracklist que se parece mucho al que presentaron en la pasada edición del Primavera Sound, donde tuvimos ocasión de entrevistarles sólo unas horas antes de que se subieran al escenario en un encuentro breve, de aquí te pillo aquí te mato: nunca hay que desaprovechar la oportunidad de hablar con una banda tan importante.

Lisa Gerrard y Brendan Perry aún acusaban el jet lag (por el que se disculparon de antemano) cuando nos sentamos a hablar: quince minutos escasos que hicieron que se quedaran fuera buena parte de las preguntas, pero que al menos sirvieron para desentrañar de dónde les viene la querencia por la música oriental o el rechazo frontal del dúo al academicismo y todo lo que huela a formalidad.

¿Cuándo y por qué decidís volver a grabar un nuevo álbum?

Brendan Perry: Hace años nos dio la sensación de que había cosas que aún teníamos pendientes por hacer y que sólo era cuestión de esperar al momento adecuado, y ha llevado un poco de tiempo, pero ha sido éste.

“Anastasis” está muy influenciado por sonidos mediterráneos y orientales. ¿Cómo decidís fijaros en estos estilos y cómo afectó a la hora de componer el álbum?

Brendan Perry: Nos gusta mucho la música oriental y del este, y sobre todo para “Anastasis” escuchamos mucha música griega y buscamos mucha música de allí o recuperamos la que ya conocíamos. También compramos instrumentos allí en Grecia, como el basuki. En el momento en que empecé a tocarlo el propio instrumento me hacía cambiar de dirección, los sonidos... Pero la única regla que seguimos es la de explorar emocionalmente.

Lisa Gerrard: La música es muy paisajística: en realidad está hecha con partes sencillas, pero es muy exótica.

Ahora sacáis un disco en directo: ¿cuáles son los principales retos que os plantean los conciertos?

Brendan Perry: Si realmente fuéramos fieles a la tradición deberíamos salir de gira con un gran grupo de músicos, pero es inviable, así que tenemos que usar la tecnología para poder llevar sonidos pregrabados y además de llevar de nuestros propios instrumentos contamos con teclistas... Tratamos de conseguir un equilibrio entre este y oeste, oriente y occidente, lo nuevo y lo viejo, tecnología y tradición.

"Yo creo que nuestra música en realidad es neo-barroca, pero no nos interesa el enfoque académico"

Se os suele asociar a lo gótico, pero en realidad vuestro estilo está mucho más cerca del “modern classical” y tomáis muchas influencias de sitios muy diversos.

Brendan Perry: Lo que nos gusta es coger formas tradicionales y hacerlas contemporáneas. Me gusta la estructura de la música del Magreb, de Turquía, de Oriente... “Opium” es un buen ejemplo.

Lisa Gerrard: Creo que nuestra música está compuesta de muchas piezas distintas, es la combinación de una serie de cosas que son muy importantes para nosotros, pero no aspiramos a copiar eso, sino a crear algo con ello. Yo creo que nuestra música en realidad es neo-barroca, pero no nos interesa el enfoque académico. También entiendo que a veces la gente nos encasilla como músicas del mundo, pero porque se llevan una impresión equivocada de lo que hacemos. Definitivamente nos influencia, sobre todo porque las escalas son muy distintas y tienes que adaptarte a ellas, pero más bien se trata de un sentimiento abstracto y si te abres a él puedes conectar con algo antiguo más allá de la estructura académica.

También os interesa mucho la Edad Media, pero teniendo en cuenta que en Australia esa época no existió, ¿de dónde viene ese interés?

Lisa Gerrard: Si tienes un alma artística o pasión por el arte, acabas descubriendo que todo se toca, todo está relacionado, y el interés por algo te puede llevar a descubrir otra cosa que te inspire a hacer algo... y al final todo se convierte en algo ecléctico. Mucha gente va a estudiar a música a centros, o a escuelas, y quiere aprenderlo todo sobre un estilo de música, pero nosotros no tuvimos una formación académica, para nosotros todo empezó cuando teníamos 17 años, antes incluso, y todo lo aprendimos de distintos estilos de música: punk, post-punk, música griega...

Brendan Perry: Al final es una referencia oculta pero a la que acabas llegando si te fijas un poco, porque está ahí. ¿Has crecido en Cataluña?

No, en Madrid...

Brendan Perry: Aaah. Es que nos inspira mucho la cultura catalana de esa época.

Lisa Gerrard: También en Australia hay comunidades muy importantes de griegos, turcos y gente de todas partes, y es fácil entrar en contacto con su música.

Brendan Perry: Sí, Melbourne es como un crisol de culturas mediterráneas.

Lisa Gerrard: Sí, y no puedes evitar enamorarte de esas músicas: son tan exóticas que es fácil dejarse llevar por la imaginación.

Brendan Perry: Solíamos trabajar en restaurantes, fregando platos o cocinando, y recuerdo este restaurante mediterráneo en el que en la cocina se escuchaba música oriental, libanesa, de danza del vientre... con cuerdas clásicas, pero con ritmos muy locos, y ahí es donde empezó nuestra relación con esa música.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar