Entrevistas

“Si las reservas naturales no se protegen con armas, el tráfico de marfil no parará”

Hablamos con Luís Arranz, el biológo español que dirige el parque de Dzanga Sangha y que, tras 30 años de lucha contra los cazadores furtivos en África, pide fusiles para los guardias de la reserva para acabar con la matanza ilegal de animales

Fotografías de Núria Ortega

Ha visto la sangre sobre la que se levanta el lucrativo comercio de marfil. La sigue viendo, lleva más de treinta años obstaculizando la caza furtiva en el corazón de África . Luís Arranz es un biólogo español que descubrió -y ahora conoce bien- que la conservación es una guerra. El último parque natural que dirigió, después de encargarse de uno en Guinea Ecuatorial y otro en el Chad, le mostró la cara más violenta del tráfico de colmillos.

En siete años, abatieron a 700 elefantes y asesinaron a 20 de sus guardabosques en la reserva de Garamba, en la República Democrática del Congo. Se hubiera quedado más tiempo, pero en 2014 nació su pequeña y aquel lugar no era para un bebé. Tras un parón, aterrizó hace dos meses en el Área Protegida de Dzanga Sangha, en República Centroafricana, un paraíso de 4.500 kilómetros cuadrados demasiado bello y tentador para los que masacran. Una zona más tranquila pero a la que sabe que los furtivos también van a llegar.

Apenas cuentan con 15 fusiles y él se ha cansado de lamentar más muertes. Aunque no agrade, a las organizaciones internacionales les ha pedido que les den de una vez armas y al resto de la sociedad, que descubramos la crueldad detrás de las figuritas de marfil que compramos. Hablamos con Arranz de los retos que enfrenta como guardián de unos de los edénes africanos.

¿Cómo puede estar tan convencido de que un día llegarán los cazadores?

Porque cuando terminen con todos los elefantes que quedan en Chad, Kenia, Sudáfrica o Tanzania, los furtivos vendrán aquí seguro. Matan alrededor de 20.000 elefantes cada año en todo el continente. Sus poblaciones decaen drásticamente. Lo he vivido. En Garamba, había 22.000 en la década de los 60, ahora solo quedan 2.000. A los rinocerontes en ese parque ni los pude ver. En los años 60, había 1.200. Cuando llegué, ninguno.

Una manada bañándose en el río Dungu, en parque natural de Garamba

¿Cuántos elefantes existen en Dzanga Sangha?

El último censo calculó que unos 4.000 elefantes. Somos 75 guardas trabajando pero diez están mayores y no pueden patrullar. Vamos cubriendo áreas, pero se aprovecharán de que no somos suficientes y de que tocamos a dos fusiles por cada grupo de seis. Hace poco unos se toparon con unos furtivos, pero dejaron los colmillos y salieron corriendo. Lo que me temo es que los próximos no corran.

En el Congo no corrían...

No. Las balas eran una certeza. Entre los furtivos estaba Lord's Resistance Army (LRA), una sanguinaria guerrilla que lleva 23 años matando a gente y violando mujeres. Se dedica además a secuestrar niños para que sean sus soldados. En todo este tiempo han desaparecido más de 60.000. Aunque su grupo no se conozca tanto en Occidente, son iguales o peores que Boko Haram.

Entre los furtivos está Lord's Resistance Army, una guerrilla que lleva 23 años violando, asesinando y secuestrando niños

¿Y se financian con marfil?

LRA necesita dinero para seguir sembrando el terror y la sucia venta de colmillos es muy rentable. En el Congo se llegaba a pagar hasta 500 dólares por kilo. Imagínate a un elefante grande, con sus dos colmillos y que cada uno pese 20 kilos: estamos hablando de 20.000 dólares.

¿Se ha visto las caras con esa guerrilla?

Les he visto la cara a demasiados niños soldados que hemos logrado liberar y producen pena y terror, porque los convierten en monstruos. Por supuesto la violencia de los miembros de la LRA también la conocimos. En 2009 atacaron la reserva, mataron a 16 guardabosques, quemaron dos de nuestros aviones, algunos camiones y asolaron el almacén. A los elefantes que pudieron les arrancaron los colmillos.

Entonces tuvo que ir el Ejército del Congo a ayudar

Vino, pero fue peor el remedio que la enfermedad. En vez de combatir al LRA aprovecharon para matar a elefantes e hipopótamos. Le pedimos al presidente que sacara a los militares de allí.

Cascos azules de la ONU acudieron al parque para observar las medidas contra Lord's Resistance Army

¿Ha disparado alguna vez su arma?

Tengo licencia de armas. Grupos de israelíes y francesas, de manera privada, vinieron al parque para formar a los guardas y enseñarles a disparar. Yo nunca iba armado pero intentaba que mis guardabosques sí.

Causó gran impacto que usted, que ahora trabaja para WWF, pidiera a instituciones y organizaciones internacionales armamento

Estos parques están financiados con ayuda extranjera tanto europea como americana o japonesa. Dan dinero y podemos comprar uniformes para los guardas, radios, coches o gasoil. Pero cuando les hablas de munición dicen que no van a poner dinero para armas.

¿Por qué?

En teoría nos la tendría que dar el Estado dentro del que trabajamos, pero en mi larga experiencia nunca ha sucedido. El continente africano tiene un embargo de armas por la situación de conflicto que se han vivido históricamente. Así que los unos por los otros y los otros por los unos, nadie nos las da y no se puede enviar a gente a jugarse la vida.

Tengo entendido que se ha visto obligado a tomar una decisión extrema y terminó comprando armas en el mercado negro

Como no nos las daban las tuve que conseguir, por supuesto, de la forma que fuera. Al mundo le choca que haya que defender los elefantes con armas pero es que el problema no son los elefantes, es la gente que viene. ¿Se cree que vienen a dialogar? No. Vienen con ametralladoras, lanzagranadas y Kalashnikovs. A nadie se le pasaría por la cabeza que un policía, ni en el país más civilizado, fuera a parar desarmado a criminales. La Unión Europea, el Banco Mundial o la cooperación deberían hacer algo.

Que se entregue munición puede generar reticencias, ¿no existe otra alternativa para frenar el furtivismo?

A corto plazo no. A mí tampoco me gustan las armas, pero tenemos a los furtivos en la puerta. Claro que la solución es la concienciación ambiental, nosotros la hacemos. Pero de poco sirve si a nivel internacional no se prohíbe el comercio del marfil.

¿Se cree que vienen a dialogar? No. Vienen con ametralladoras, lanzagranadas y Kalashnikovs

¿Está vendiéndose marfil manchado de sangre en Europa?

Hace unos años se prohibió completamente el tráfico de colmillos y la caza furtiva bajó. No sé por qué luego se permitió que cuatro países africanos pudieran exportar marfil. Esa es la vía perfecta para continuar el tráfico porque a uno siempre le van a decir que el marfil es legal.

Y se acaba colando el que no lo es...

Sí. En Europa, aunque se está pasando la moda, se sigue comprando para pulseras, figuras o antigüedades. Pero sobre todo termina en Asia, por creencias de que tiene propiedades que curan hasta el cáncer, algo absolutamente falso, pero que consigue que el kilo de un cuerno de rinoceronte valga más que un kilo de oro. Habría que prohibir completamente el marfil porque hay mil materiales iguales o mejores. La gracia está costando la muerte de animales, guardas y furtivos.

¿Está lamentando la muerte de los furtivos?

Lamento todo lo que este asqueroso negocio acarrea. Con dos colmillos uno gana aquí lo mismo que trabajando diez años y empuja a que muchos arriesguen su vida.

Survival International, el movimiento que defiende a los pueblos indígenas, ha acusado a WWF de maltratar a los pigmeos. ¿Están las patrullas antifurtivos expulsándoles de las áreas protegidas a golpes?

Es completamente falso. Los guardas con quienes tienen un problema son con los furtivos, independientemente de que sean pigmeos, sudaneses, suecos o filipinos. Y también es falso que exista una política de "disparar en el acto". Nunca se abre fuego primero. Pero, en Garamba, cuando los guardas van por la selva y se topan con los cazadores, les cae una lluvia de disparos y acaban varios muertos. Entonces, ¿qué hacen? ¿Nos podemos poner en su lugar? Es muy fácil hablar desde un despacho cuando las balan no te rozan.

¿Y cómo puede convencer al pigmeo, que no tiene nada que llevarse a la boca, de que debe velar por la vida de un elefante?

Es difícil, más cuando ven que los señores ricos europeos o americanos llegan en sus todoterrenos para matarlos por placer. Ningún dinero que paguen, del que por cierto, la población no ve ni un céntimo, les otorga derecho a abatir elefantes. La caza deportiva es otra lacra que debería prohibirse. Respecto a los pigmeos, lo que hacemos es recordarles la historia.

¿A qué historia se refiere?

La realidad. Ellos ahora son pobres y no tienen nada. Si siguen cazando, dentro de unos años habrán acabado con todo y seguirán siendo pobres y sin tener nada. Si alguien dijera que la caza les asegurará en 20 años educación, hospitales o agua potable se podría entender, aunque no se esté de acuerdo, que los mataran. Pero están desapareciendo y su calidad de vida empeora.

¿Beneficia en algo a un pigmeo un parque natural?

Hay programas de conservación comunitaria. En los parques que he estado, se han construido escuelas, carreteras y se les da empleo. En el de Dzanga Sangha hay 200 trabajadores, lo que significa 200 familias que viven de la reserva. Se pueden desarrollar estas áreas con turismo sostenible que no implique muertes.

Cuando los guardas van por la selva, les cae una lluvia de disparos. Es muy fácil hablar desde un despacho cuando las balas no te rozan

Jesús Arranz junto al ejército preparándose para una operación en el norte de la reserva tras detectarse la presencia de LRA

En 2013 el grupo rebelde Seleka tumbó el gobierno de República Centroafricana del presidente François Bozizé. ¿Están yendo turistas?

La situación está tranquila, afortunadamente no es el Congo. Después de tomar por un momento el país con el golpe, vinieron los cascos azules. En Bangui la gente sale, hace su vida normal. Naciones Unidas ha declarado el parque zona libre de peligro, aunque el Ministerio de Asuntos Exteriores sigue sin recomendar viajar. En lo que llevamos de año han venido 80 turistas y el próximo mes habrá más. La gente irá llegando más conforme se quite el miedo al país.

¿Usted nunca ha temido por su vida?

Yo me fui del Congo porque tuvimos una niña. Pero normalmente no piensas que te puede pasar algo. No es por hacerme el valiente, es que uno está dentro e intentas tener las situaciones controladas, igual que cualquier médico que ahora esté en Siria. Nosotros nos encontramos aquí porque es donde están los elefantes, jirafas y gorilas. Si nos marchamos, desaparecerían.

¿Cree que se extinguirán?

Están declive y con el precio que se paga por el marfil los furtivos están dispuestos a todo. El mundo sería absurdo si se acabara con los mamíferos en estado salvaje, a no ser que solo los queramos en los zoos.

Sería absurdo acabar con los mamíferos en estado salvaje, a no ser que solo los queramos en los zoos

A las jirafas se les puso collares para seguirlas y protegerlas mejor. Fotografía de David Santiago

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar