Entrevistas

Vivian Girls

Rabia positiva

Vivian Girls

Por Kier Wiater-Carnihan “No quiero ser como las demás chicas”. Esto es lo que dice Cassie Ramone en el primer tema del nuevo álbum de Vivian Girls, “Share The Joy” (Polyvinyl, 2011). No tendría por qué ponerse tan tensa. Aunque se les suele mencionar en relación a la movida de “grupos de chicas” que se suben a la misma ola de la inspiración garage y el surf, apuntando siempre a Dum Dum Girls y a Best Coast (que tienen ahora entre sus filas a la ex batería Ali Koehler) las Vivian Girls de Brooklyn tienen una energía propia que les distingue del resto; una explosión de movimientos universales que podemos relacionar con el amor primario (o la carencia del mismo) y la soledad persistente. Quieren que seas capaz de pintar un cuadro con su música, viajar a través del tiempo al día de tu primera ruptura y que la uses para decorar las paredes de tu cuarto de adolescente. Los golpeos furiosos de la batería de Fiona Campbell son la viva imagen de los latidos de un corazón roto, y casi puedes saborear las lágrimas que derrama la mezcla de la guitarra de Cassie Ramone y el bajo de ‘Kickball’ Katy Goodman. La clave de todo esto la tiene la voz de Ramone. La mejor cantante es Goodman (como evidencia su proyecto paralelo con La Sera), pero en su voz hay un soniquete aburrido y lacónico. Quienes encabezan las listas de venta, léase artistas como Adele, pueden desplegarte un registro de doce octavas en una sola canción de amor, y aún así te las ves putas para poder creerte una sola palabra emotiva. Cassie Ramone canta como si todo eso no fuera con ella y, de algún modo, acabas simpatizando con la angustia de sus temas. Aunque el título del álbum sugiera lo contrario, Ramone está a punto de comprobar que la oscuridad aún no le ha abandonado.

Vivian Girls “Muchas de las letras de “Share The Joy” son oscuras, como ya lo eran en “Everything Goes Wrong”. Más que reflejar lo que pasa en mi vida, las canciones muestran lo que pasa por mi mente, y las cosas que en cierto modo me atormentan. A menudo muchas de esas cosas acaban coincidiendo con aspectos de mi propia vida, aunque no tienen por qué. A veces pasa que escribo una canción sobre algo que ya pasó hace años”. “En general, la historia que hay tras las letras de ‘STJ’ es de alienación y reconciliación. ‘EGW’ es más el cuento de una mierda de viaje, una pesadilla, mientras que “Vivian Girls” [el álbum debut], era más sencillo, como un diario... Nada más empezar, el CD te lanza un desafío que rápidamente se desvanece para dar paso a un narrador que nos lleva por toda una serie de dificultades. Al final de todas estas dificultades descubrimos que, en verdad, nada de todo eso importa, y aprendemos a vivir en paz con el dolor y el sufrimiento del mundo. Pero, de algún modo, retornas al principio porque la música lleva implícita muchos reflejos de todas esas caras del álbum”. Todo esto se aprecia claramente en la primera y última canción: duran más de seis minutos cada una. Y no sonaría raro si no fuera porque su álbum de debut duraba sólo 21 minutos en su totalidad. El espacio extra otorga a “Share The Joy” más ritmo y armonía, aunque Ramone admite que eso ha sido una casualidad muy oportuna. “Ambas canciones salieron con la práctica, al principio no teníamos ni idea de cuánto duraban, les poníamos unos 4 1/2, o 5 minutos. Fue al empezar a grabar las prácticas en un cuatro pistas cuando nos dimos cuenta de lo largas que eran”. Pero la duración de los temas no es la única sorpresa. Aunque anteriormente han grabado versiones relativamente fieles de David Bowie y The Chantels, “Share The Joy” es el primer álbum en el que incluyen una canción ajena, la inquietante “ Sixteen Ways” (en la que se leen perlas como “16 kids 16 ways / They shot my babies by mistake / I’m all alone on a midnight ride / My 16 kids all have died”). “[La canción] es una especie de versión de una banda llamada Green On Red. Hace años que me gusta la original y un día estaba en el estudio y empecé a cantar tocando la guitarra con unos acordes completamente diferentes a los de la canción original. Katy y Fiona no habían escuchado nunca la versión original y sólo lo hicieron después de grabar la nueva. Creo que muchas veces tratas de evitar el incluir una versión en tu LP a menos que tengas una muy buena idea de cómo manejarla, y creo que en este caso hemos acertado porque la enfocamos desde el mismo ángulo que el resto de nuestras canciones. Además, ni Fiona ni Katy tenían ninguna noción preconcebida de ella”. Gracias a la espontaneidad que derrochan en el estudio, la adoración de Vivian Girls por las giras es la piedra angular de su éxito; el público se queda encantado con la pasión que derrochan en el escenario. Sus bises solían ser los momentos culminantes, cuando las chicas empezaban a intercambiarse los instrumentos en plena canción e se iban acercándo progresivamente a un crescendo caótico, glorioso; pero atenuaron esa práctica porque “se iba a hacer repetitivo, así que decidimos hacerlo una vez por ciudad (a veces nos saltamos la norma). La mejor actuación: la de Barcelona en verano con el incidente de Fiona incluido. ¡Un concierto de la hostia! La peor: Coventry, Inglaterra: tocamos en una sala con capacidad para 1.000 personas y sólo vinieron a vernos cinco. Por si fuera poco, ha sido una de las pocas veces en que nos han abucheado”. Bueno, tampoco hay que tener mucho en cuenta el mal gusto que predomina en Conventry. Sin embargo, lo que las chicas intentan conseguir en el estudio es recuperar la fórmula de sus adictivos directos. “Preferimos grabar el directo. Normalmente no necesitamos tantas tomas –y si las hacemos igualmente nos quedamos con la primero de la lista–. Si no me equivoco, en este álbum cada canción tiene una media de cuatro intentos. Desprende claramente esa energía que falta si grabas al detalle en el estudio. Aunque con “Share The Joy” hemos invertido más tiempo en voz y overdubs, y sólo eso ya nos ha llevado más tiempo que muchos de nuestros otros trabajos”.

Vivian Girls El tiempo extra que emplean en cantar se aprecia especialmente en el nuevo single, “I Heard You Say”, prueba indiscutible del cuidado que han puesto a la hora de armonizar las voces. “A finales de 2009 pasamos por una etapa en la que nos centramos mucho en el tema de la armonía; fue la época en que grabamos la versión de the Chantels, “He’s Gone”. La queríamos interpretar a cappella en los conciertos. Fue también por aquella época cuando decidimos escribir un montón de canciones nuevas y pulir a fondo las armonías del tercer álbum”. A menudo, la armonía está más presente en las canciones que en la relación con sus ex compañeras de banda. Aunque con la arriba mencionada Ali Koehler mantienen una buena relación, la batería anterior a ésta, Frankie Rose, dejó caer que su propia salida de la banda “no fue nada amistosa”. Ramone, no obstante, está convencida de que este vaivén de baterías en nada ha afectado al grupo. “Sinceramente, no me parece tan raro. Es completamente normal que una banda vaya cambiando su formación. Sé de bandas curtidas por las que han pasado tres baterías, tres bajistas, etc. Tal vez el único motivo por el que nuestro caso podría destacar más es porque Ali y Frankie han estado en los medios, y que el grupo en sí es una unidad, no una cantante con una banda detrás”. “Hubiéramos tenido un chico de batería si se hubiera dado el caso en su momento, pero tuvimos suerte de tocar con Ali y Fiona. No debería decir esto, pero Frankie es la única compañera de grupo con la que me he llevado mal. Puedes hacer lo que quieras con lo que acabo de decir…”. La banda parece ser bastante famosa entre sus coetáneos musicales (han colaborado con el trío Male Bonding, que graba en Sub Pop, y luego está el proyecto paralelo de Ramone, The Babies, que cuenta con Kevin Morby de Woods y cuya popularidad va en aumento). Les entusiasma la idea de verse influenciadas tanto por bandas contemporáneas como por la música de antes. “¿Bandas de la actualidad que me gusten? Widowspeak, The Strange Boys, Earth Girl Helen Brown, Dutch Treat y K-Holes. Al empezar nos inspiramos mucho en los grupos de chicas y el punk/hardcore de los 80, como Wipers, Descendents, Dead Moon y así. He leído mucho de Joan Didion, es fantástica, y tengo la intención de leer “Éramos Unos Niños” de Patti Smith dentro de poco. Mi mejor amiga y ex compañera de piso lo leyó y me dijo que, según el libro, Patti Smith vivía a la vuelta de la esquina de nuestra calle. ¡Es alucinante!”.

Vivian Girls Vivian Girls están siguiendo los pasos de otras leyendas del punk, yendo por más de un camino a la vez. Se han creado una base de fans fieles gracias a unas letras honestas, a unas composiciones estimulantes y a una creatividad que está por encima de cualquier comercialismo. De hecho, la propia Ramone asegura que sus ambiciones están más relacionadas con el tañido de unas campanas que con las ventas. “¿El concierto de mis sueños? Tocar en una boda, mientras los novios se dirigen al altar”. Chicos y chicas, la oferta está en la mesa: comprad el disco, pedid a vuestra pareja que se case contigo, llamad a las Vivian Girls para que toquen en vuestra boda y, nada, “compartid la alegría”. Eso sí, mejor que les sugiráis que se ahorren la canción esa sobre dieciséis niños acribillados a disparos, ¿vale?

Aunque graben canciones sobre niños muertos a disparos, las brooklynitas Vivian Girls no son crueles. Su nuevo álbum viene con una oleada de pop de chicas, mucha melodía y mucha guitarra punk. El título lo dice todo: “Comparte la alegría”.

Share The Joy

De gira por EspañaVivian Girls inician este viernes una larga gira por España dentro de los directos de Heineken Music Selector. La publicación de “Share The Joy”, su nuevo álbum está prevista para el 4 de abril bajo licencia de Houston Party. Estas son las fechas programadas. Y recuerda: lo mejor llega siempre en los bises.

25 de marzo, viernes: Granada (Planta Baja) 26 de marzo, sábado: Sevilla (Malandar) 28 de marzo, domingo: Puerto de Santa María, Cádiz (Teatro Pedro Muñoz Seca) 29 de marzo, lunes: Madrid (El Sol) 30 de marzo, martes: Barcelona (KGB) 31 de marzo, miércoles: Toledo (Círculo de Arte) 1 de abril, jueves: Palma de Mallorca (Cultura Club) 2 de abril, viernes: Vigo (La Fábrica de Chocolate Club)

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar