Entrevistas

Vampire Weekend: “Somos mejores que The Killers jugando al tenis”

En febrero mantuvimos una accidentada conversación con la banda neoyorquina, que la semana próxima edita “Modern Vampires of the City”, el cierre de su particular trilogía pop. Aquí está el resultado.

Faltan siete días para que llegue a las tiendas “Modern Vampires of the City”. Semanas atrás, nos sentamos con Vampire Weekend para saber más cosas sobre este cierre de una trilogía y la posibilidad de apertura de nuevos caminos en el futuro para la banda. Una entrevista algo caótica que puedes leer a continuación.

Esta entrevista se hizo antes de que Vampire Weekend aparecieran recurrentemente en sus livestreams junto al actor Steve Buscemi (al parecer, primo lejano del bajista, Chris Baio); y, desde luego, mucho antes de la publicación de su nuevo disco, “Modern Vampires of The City” (XL Recordings, 2013). Un día lluvioso de finales de febrero fue cuando hablamos con Rostam Batmanglij (teclista, productor y principal compositor junto a Ezra Koenig, el cantante y guitarrista) en una lujosa ‘suite’ de un hotel en Madrid. Apenas pudimos escuchar por primera vez el disco unas horas antes, en un iPod en el ‘hall’ de ese mismo hotel lleno de guiris gritones. Cosas de la promoción y de este mundo ‘pirata’. La entrevista, claro, fue un tanto rara: había que charlar de algo que prácticamente desconocíamos (su tercer disco) con alguien que se acababa de tragar otras nueve entrevistas antes. De ahí, quizá, los exagerados silencios al principio de la conversación.

Justo acabo de escuchar vuestro nuevo disco.

Qué guay.

No era fácil concentrarse ahí abajo, con todo el gentío…

[Silencio]

Dice la nota de prensa de vuestra discográfica que en este álbum habéis trabajado más compenetrados que nunca antes.

[Silencio]

"No creo que hayamos explorado un sonido concreto hasta sus límites más profundos, todavía queda algo más"

¿Y cómo solíais trabajar? Os mandáis correos… No sé. ¿Cómo ha sido esta vez?

¿Quieres que hable de eso?

Podría estar bien.

Bien. En el pasado había unas pocas canciones que yo empezaba por mi cuenta y le enviaba una pieza de sonido a Ezra, que escribía por encima. Así hicimos con “White Sky”, en Contra. Éste precisamente es un caso muy interesante, porque partiendo de una sola pieza de música, llegamos a tres melodías distintas y geniales, una estrofa y un estribillo. Hubo algo cercano a la magia ahí, tuvimos suerte. Y entonces [silencio de 10 segundos, con los ojos abiertos]… en este álbum ése fue un método muy efectivo para componer. Yo empezaba trabajando con estructuras melódicas sencillas, que partían del bajo, acordes y batería y con eso bastaba para inspirar a Ezra a cantar algo. Algunas veces las letras también surgían al mismo tiempo, pero por lo general sólo tarareaba sonidos. Él volvía a escucharlo una y otra vez, iba escribiendo cosas, hasta que sacaba la letra completa.

También se ha dicho que este trabajo cierra una trilogía. ¿Quiere decir eso que habéis desarrollado un sonido que no volveremos a escuchar? ¿Deberíamos esperar entonces algo totalmente nuevo para vuestro cuarto disco?

Todos los periodistas nos preguntan eso: ¿y qué vendrá después? Todos queréis un chivatazo. Bueno, no creo que hayamos explorado un sonido concreto hasta sus límites más profundos, todavía queda algo más. Pero sí creo que lo próximo que hagamos juntos será bastante diferente. A lo mejor un giro radical estaría bien. Podríamos grabar todo en directo, con guitarras poderosas… ¿quién sabe? [Una risa inesperada estalla dentro de Rostam].

Pinta bien eso que dices. A lo mejor puede salir algo provechoso de esta charla.

No, en serio; la verdad es que después de terminar este disco nos dimos cuenta de que habíamos concluido una trilogía. Nos dimos cuenta de que…

¿Cómo se llamaría esa trilogía?

[Medita] “Vampire Weekend-Contra-Modern Vampires of The City”.

Genial.

[Risas] A ver, no sabíamos que queríamos hacer una trilogía cuando empezamos este último disco. Sí que intentamos conservar el mismo espíritu en las portadas y el diseño de los álbumes, de modo que cuando los tres estuvieran juntos en una tienda se notara que pertenecían a un mismo conjunto. Eso sí era importante. Pero el tema de la trilogía fue una revelación. En plan: “Oh, Dios, alguien nos ha guiado para poder cerrar así este ciclo”.

"En todos los temas había cosas que amábamos y otras que nos parecían apestosas"

En los dos discos anteriores tú te encargaste de las tareas de producción. ¿por qué en este caso pediste la ayuda de Ariel Rechtshaid?

Yo sigo siendo el productor de este disco. Es una coproducción junto a Ariel, los dos hemos participado en todo el proceso. Así que… [Silencio]. Como he dicho antes, en este disco hay muchas canciones que yo empecé a esbozar, así que necesitaba una perspectiva externa para saber cómo encauzarlas después. Ha estado bien tener a alguien al lado que te dijera: ‘OK, esta canción ya está prácticamente, sólo hay que cambiar estas dos cosas’. O tener a alguien que aportara nuevas ideas cuando no sabíamos cómo avanzar. En todos los temas había cosas que amábamos y otras que nos parecían apestosas. Cuando las llevamos a Los Ángeles para grabarlas, él nos ayudó a que funcionaran.

¿Cuánto tiempo os llevó dar con las canciones?

Demasiado. Y si no llega a ser por Ariel todavía seguiríamos dándoles vueltas. Estuvimos casi un año componiendo. Algunas incluso venían arrastrándose desde 2009. Aunque fue en el verano de 2011 cuando empezamos en serio con ello.

¿Alguna de esas canciones de 2009 llegaron a estar dentro de “Contra” (2010)?

Bueno, por ejemplo “Obvious Bicycle” partió de una pieza de piano que le mandé a Ezra antes de terminar “Contra”. Pero entonces sólo grabamos piano y batería. Un año y medio después lo retomamos. Estábamos juntos y le dije: “¿Quieres escuchar aquello que dejamos aparcado?”. Ezra contestó: “Claro, de hecho he estado trabajando en ello y creo que tendría que ser el comienzo del nuevo disco”. El paso del tiempo viene muy bien para saber si algo vale realmente la pena.

¿Sobre qué dirías que habla este disco?

Sobre hacerse mayor y las consecuencias de nuestras acciones. Me parece interesante la idea de “Ya Hey”. La canción habla de dos lados, presenta una dicotomía: la influencia materna y la paterna y cómo ambas partes tratan de convencerte de que te unas. A veces parece que sólo hay dos opciones, dos enemigos enfrentados y, en realidad, ninguno de ellos es el correcto. No hay por qué decantarse por ninguno.

Por lo que he podido escuchar, habéis intentado desarrollar nuevos sonidos: hay algunas canciones tan lentas que nunca las hubiera relacionado con vosotros, hay trucos electrónicos. ¿Los colaboradores os han aportado nuevas ideas?

Ariel ha contribuido con muchas cosas: ritmos de batería que aparecen de repente, música programada… Nuestro amiga Angel Deradoorian (The Dirty Projectors) hace algunas armonías vocales en un par de canciones. Hay una sección de cuerda…

El primer single, “Diane Young”, tiene un espíritu muy rock and roll. Me ha sorprendido mucho.

¿No habías identificado nada de rock en nuestro trabajo antes?

No ese tipo de sonido.

Bueno, por eso precisamente es por lo que intentábamos hacer algo diferente aquí. Creo que hay cierto espíritu 50s en varias de las canciones nuevas.

Recuerdo la primera vez que os vi. Fue en el festival de Coachella, en 2008. Fue vuestro debut allí. La prensa de Estados Unidos sólo se fijó en vuestra pinta de niños pijos, con esos bañadores rosas y las camisas que llevabais, pero fue un gran ‘show’. Supongo que fue un momento muy importante para vosotros. ¿Cómo recordáis esos comienzos? ¿Llegasteis a pensar entonces que llegaríais a ser tan grandes?

¡Creo que cuando tocamos en Coachella ya éramos muy grandes!

Hombre, sois mucho más grandes ahora; por lo menos, en Europa

Es cierto. Pero seguiría siendo feliz si ahora mismo fuéramos igual de populares que entonces. Fue una época emocionante. No sé, sólo puedo decir que estoy agradecido por todo lo que nos ha ido pasando. Me siento afortunado.

"Después de que saliera nuestro debut algo sucedió. Dimos un paso adelante"

Y antes de llegar a aquel Coachella, cuando empezabais con el grupo, ¿pensabais que llegaría algún día, como hoy, en el que creceríais tanto como para ofrecer diez entrevistas en un día sólo para periodistas españoles sin salir de este hotel de Madrid? ¿Pensasteis en algo así y lo deseabais u os daba miedo?

¿A qué te refieres con lo de crecer tanto? ¿Te refieres a ser más populares? ¿O te refieres a ser mejores como músicos?

Vaya. No sé. ¿Piensas que sois ahora mejores de lo que erais entonces?

Sí, la verdad es que sí. Creo que hemos mejorado en la composición de las canciones. Después de que saliera nuestro debut algo sucedió. Dimos un paso adelante. Algo evolucionó y se transformó en otra cosa más grande.

¿Recuerdas cuándo decidisteis montar Vampire Weekend?

Perfectamente, éramos amigos y vivíamos más o menos juntos. Somos de la misma edad, yo soy de 1983 y ellos del 84. Fue en el cuarto año de universidad cuando decidimos hacer una banda y tocar. Inmediatamente sentimos algo positivo.

¿Seguís viviendo todos en Nueva York?

Sí, por de pronto.

¿Y sigues viéndoles a menudo?

Sí, seguimos siendo muy amigos. Mientras preparábamos este disco Ezra ha estado viniendo a mi piso tres veces todas las semanas para trabajar. Mantenemos bastante el contacto.

¿Hacéis otras cosas juntos que no tengan que ver con la música?

¡Nos encanta jugar a Rocketball! Cuando fuimos a Australia de gira y jugamos al tenis con The Killers… Bueno, en realidad estaba sólo Brandon Flowers…

Qué me dices. ¿Y quién ganó?

Somos todos bastante buenos al tenis, incluido Brandon. Pero creo recordar que yo fui el mejor. [Ríe] Lo cual es raro, teniendo en cuenta que soy el gordo bajito [estalla en carcajadas]. Pero sí, les pateé el culo. No sé cómo lo hice.

Bueno, volviendo a vuestra evolución. Recuerdo que más tarde os vi en Ibiza, en 2009.

Oh, sí, ese show fue espantoso.

En realidad no fue vuestra culpa: entre el público sólo había británicos etílicos con ganas de desfasar. Pero un poquito antes de la actuación pude entrevistar a Ezra en el camerino. Le pregunté por la presión del éxito con vuestro segundo disco, “Contra”, que todavía no había salido, y me dijo que la presión externa nunca os afectaba. ¿Sigue siendo así?

[Silencio]. Sentimos un poco de presión. Pero creo que es una presión positiva, que nos empuja a exigirnos buenas canciones en cada álbum.

Lo cierto es que estoy de acuerdo contigo en lo que decías antes. Creo que habéis mejorado bastante como grupo, sobre todo en directo. Desde aquel ‘show’ de Coachella hasta la última vez que os vi, creo que a finales de 2010 en La Riviera, en Madrid, se os ve mucho más seguros. En ese sentido, ¿había algo que quisierais seguir mejorando en este tercer disco, alguna meta concreta?

Bueno, el próximo reto es aprender a tocar las nuevas canciones en directo. Eso llevará práctica y evolución.

¿Vendréis a España este año?

Esperamos que sí, todavía no hay nada seguro. [Ya han confirmado que el 13 de julio tocarán en Bilbao, en el BBK Live]

Me gustaría hablar un poco de tus proyectos paralelos. Creo que has trabajado con Das Racist. ¿Cómo fue aquello?

Así es, produje una canción suya que se llama “The Trick”, de su álbum “Relax” (2011). Heems es mi amigo… Aunque no recuerdo cómo le conocí. Quizá fue a través de Twitter. El caso es que les mandé un beat y él y Victor (Vázquez) escribieron por encima de mis sonidos. Vaya, en realidad fue una forma muy parecida de trabajar a la que hemos seguido en “Modern Vampires of The City”. ¿Sabes? Cuando hablo de beats en una entrevista a veces no me entienden. Con beat no me refiero sólo a un ritmo de batería. No, es mucho más, es como el alma de la canción.

¿Y qué hay del proyecto Discovery, que empezaste en 2005 con Wesley Miles (Ra Ra Riot)? Creo que desde “LP” (2009) no habéis hecho nada.

Sigue ahí, de hecho tenemos varias ideas. Pero creo que todavía va a llevar un poco de tiempo. ¿Quieres preguntarme alguna cosa más? Lo siento, es que necesito ir urgentemente al baño.

No hay problema. Ha sido un placer.

[Se va]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar