Entrevistas

Two Door Cinema Club: “No perdemos el tiempo con mierda para rellenar. Queremos que la gente bote en los conciertos”

El bajista de la banda norirlandesa, Kevin Baird, defiende con uñas y dientes su trabajo a propósito de la edición de su segundo álbum, “Beacon”

Hablamos con Kevin Baird, bajista de Two Door Cinema Club, en medio de (otra) gira mundial. Una adormilada y agradable charla sobre la apreciación hacia los fans, las ilustraciones misteriosas y por qué tocar en vivo es lo básico.

“Creo que hoy estamos tocando en Minneapolis”, bosteza Kevin Baird, “pero no he salido de la cama aún”. Como le estoy llamando desde el Reino Unido alrededor de la hora de comer, le pregunto si por la diferencia horaria es muy pronto para él en Estados Unidos. “Sí, ¡lo es!”, responde, después de añadir un humilde “bueno, de hecho no lo es. Simplemente es que soy un vago”.

Así empieza mi conversación con el bajista de Two Door Cinema Club, una banda que, en realidad, es de todo menos perezosa. Formados en Irlanda del Norte en 2007, el grupo se compone de tres amigos de la escuela: Baird, Sam Halliday (guitarra, coros) y Alex Trimble (voces, guitarra rítmica, beats y sintes). Durante los últimos cinco años han lanzado dos discos – “Tourist History” fue el primero en 2010 y “Beacon” el nuevo, hace un par de meses–, y han girado con su celebradísimo y eufórico directo sin descanso desde entonces. Tal como apunta Baird, la banda ocupa “prácticamente un 99%” de sus vidas. Una actitud que les ha permitido disfrutar de una devoción desenfrenada por parte de su legión de fans (selecciono al azar algunas menciones en Twitter: “si escuchas a Two Door Cinema Club, entonces te quiero”, “si no escuchas Two Door Cinema Club, entonces te odio” y “Two Door Cinema Club son la definición de la perfeccción”). Tal como descubro poco más tarde, la devoción es mutua.

Tengo entendido que vuestro nuevo álbum fue producido por Jacknife Lee (que ha trabajado con U2, Bloc Party, Weezer y REM, entre otros). ¿Cómo surgió?

Básicamente, alguien nos lo recomendó pensando que podría encajar bien con nosotros. Estábamos en Escocia escribiendo y organizamos una charla por Skype. Simplemente dijo que sí, que le gustaría trabajar en el disco.

¿Era Jacknife un productor al que le habíais seguido la pista en el pasado?

Sabíamos lo que había hecho. Nos gustaba su material; teníamos algunos de los discos. Pero pensábamos que no estaba a nuestro alcance. No sabíamos si trabajaría con nosotros o era demasiado grande.

Mencionas escribir en Escocia, pero tengo entendido que todos crecisteis en County Down, en Irlanda del Norte, donde escribisteis el primer álbum. ¿Hasta qué punto diríais que la geografía ha influenciado vuestro sonido? ¿Creéis que ha cambiado desde que os habéis mudado?

Diría que al principio, cuando estábamos en Irlanda, definitivamente trabajábamos más de lo que hubiésemos hecho en cualquier otro sitio. Teníamos mucho tiempo libre y lo gastábamos practicando y escribiendo las canciones juntos. No creo que Escocia haya influenciado nuestro sonido demasiado. Creo que ha sido más todo lo que hemos hecho a lo largo de los últimos años, todo el tiempo que hemos estado fuera.

Imagino que el proceso de escritura del segundo álbum ha sido bastante diferente porque habéis girado mucho.

Mmmhhh [risas]. ¡Todo el tiempo!

"Diría que los directos son la esencia de estar en una banda"

¿Cómo escribís las canciones? ¿Colaboráis estrechamente entre todos?

Es una colaboración y siempre lo ha sido. Eso es muy importante para nosotros. No creo que ninguno fuera capaz de darle prácticamente el 99% de nuestras vidas a esta banda –toda nuestra energía, estar fuera todo el tiempo– si no fuésemos un conjunto creativo. Todo lo que hacemos, lo hacemos juntos.

Pero tenéis a un batería que va con vosotros en las giras.

Sí, eso es cierto.

¿Está totalmente integrado en la banda?

Nuestro batería, Ben, ha estado con nosotros durante los últimos tres años. Es un miembro de Two Door Cinema Club. Pero tenemos distintos roles. En el proceso creativo siempre hemos sido nosotros tres. No creo que lo cambiemos así como así, lo hemos estado haciendo desde que teníamos 14 años. Lo hemos hecho durante mucho tiempo; estamos muy cómodos haciéndolo así.

¿Cómo os conocisteis?

En el colegio. Crecimos juntos.

Yendo hasta vuestro primer álbum, tengo entendido que Philippe Zdar estaba involucrado y que fue lanzado vía Kitsuné. ¿Cómo surgió?

Philippe mezcló un par de temas, pero en realidad lo produjo un tipo llamado Eliot James en Londres. Sí, ese disco salió a través de Kitsuné. Imagino que surgió porque nos reuníamos con muchos sellos, pero todo el mundo era un poco raro, nadie sabía bien en qué onda estábamos y qué íbamos a hacer. ¡No es que hubiese una tonelada de ofertas sobre la mesa! Kitsuné era un sello que entendía lo que tratábamos de hacer y dejaba que las cosas pasasen tal y como queríamos. Simplemente amamos a esa gente. Cuando firmamos con ellos había como cinco personas trabajando en el sello. Conocíamos a todos, sabíamos exactamente lo que hacían. Había un rollo familiar muy agradable. Nos llevábamos bien con todos.

Parece como si hubierais sido acogidos antes por el público que por la prensa. ¿Es algo en lo que estaríais de acuerdo?

Desde luego. Estoy totalmente de acuerdo con eso. Definitivamente presionamos a la gente a escribir sobre la música y a poner nuestras canciones.

¿Cómo presionasteis a la gente?

No [risas], me refiero a que se llegó a un punto en el que la gente apenas podía no escribir sobre nosotros. Estaba claro que a la gente le gustaba la banda. Creo que al principio la gente no sabía bien lo que íbamos a ser. Imagino que había opciones más claras de bandas que deberían haber sido mucho más grandes. Bandas con un trasfondo más típico, que fuesen de Manchester y ya tuviesen un look, que sonasen bien y encajasen en el plan. Pero a la gente le gustaba nuestra banda. A la gente le gustaba este estilo distinto de música y venir a nuestros conciertos. Creo que es porque conseguimos la reputación de que ofrecíamos buenos directos. Llegó a un punto en el que la gente ya no nos podía ignorarlo más, estaba ocurriendo.

Vuestros directos tienen la reputación de ser bastante eufóricos. ¿Es algo que perseguís activamente?

Sí. Diría que los directos son la esencia de estar en una banda. Es lo que nos pasamos más tiempo haciendo, estar de gira con la banda, tocar en conciertos. ¡Queremos levantarnos y pasárnoslo bien! Queremos que la gente se lo pase bien. No perdemos el tiempo haciendo mierda para rellenar el tiempo o ser atmosféricos. Queremos que la gente venga y bote, que se dejen llevar un poco y simplemente pasárselo bien.

"Probablemente apreciamos mucho más a nuestros fans que otras bandas porque no tuvimos un éxito inmediato"

Parece que a menudo hoy en día, quizá por el cambio en las técnicas de grabación, la gente hace un álbum y luego se tiene que plantear cómo tocarlo en directo; en lugar de tocarlo en directo, afilando la música y luego grabarla. ¿Dónde encajáis vosotros?

El primer disco definitivamente se hizo a partir de escribir las canciones, luego tocándolas en vivo y finalmente haciendo las correcciones. Podíamos permitirnos ese lujo. Pero este disco ha sido extraño para nosotros. Esta vez lo hicimos escribiendo en una habitación, grabando demos y sin tocarlo en vivo. Nos pasamos mucho tiempo con este disco, tratando de aprendernos nuestras partes.

La portada del último álbum es interesante. ¿Puedes contarnos un poco sobre ella?

Todo el rollo de la portada es muy misterioso. Siempre hemos trabajado con esta compañía llamada Megaforce, un colectivo parisino que hace muchas ilustraciones y videoclips. Hicieron nuestro primer disco. Había este gran tipo que llegamos a conocer bastante bien. Nos encantaba su estilo. Así que cuando acabamos el álbum y estábamos pensando en la portada, tuvimos una idea borrador del estilo que queríamos, nos pusimos en contacto y les dijimos los que habíamos imaginado. No queríamos tener nuestras caras en la portada, no queríamos que fuese como de “vida real”. Volvió con un esbozo. Aún no había hecho la fotografía, el presupuesto no era demasiado, por lo que no quería tomar la foto y luego volver a vernos y que no nos gustase. Pero pensamos que era genial y dijimos ‘sí, ¡adelante!’.

Por último, volviendo a vuestros fans; parece que tengáis una gran conexión con ellos, comunicándoos vía Twitter, por ejemplo. ¿Es esto algo importante para vosotros?

Desde luego. Definitivamente es importante. Diría que es como el moderno fan-mail. Probablemente apreciamos mucho más a nuestros fans que otras bandas porque no tuvimos un éxito inmediato. No tuvimos shows con todas las entradas agotadas la primera vez que tocamos en Londres, no nos contrataron en el primer bolo, donde podrías asociar tu éxito con una persona en concreto, o esas personas que te habían encontrado, ¿sabes? Apreciamos a nuestros fans, la gente que viene a nuestros conciertos. No vamos a olvidar eso.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar