Entrevistas

The Vaccines: “Nos escondemos, y lo hacemos de una manera muy deliberada”

Una charla con Justin Young, el vocalista del grupo de moda en Gran Bretaña. Hablamos sobre punk-rock, internet, la importancia de una buena portada y Pussy Riot

Antes del inminente lanzamiento de su segundo álbum, “The Vaccines Come Of Age”, hablamos con Justin Young sobre la vida en su grupo: desde el pop y tocar en vivo hasta el punk y Pussy Riot.

Los Beatles se pasaron tres años curtiéndose en clubs de Liverpool y Hamburgo antes de conseguir algo parecido a la notoriedad. Nirvana desarrollaron un largo calentamiento, sobre todo en las ondas de la radio universitaria, hasta que la fama les llegó. Incluso Arctic Monkeys –a menudo considerados como la primera banda ensalzada por internet– mantuvieron un sólido período de crecimiento en Sheffield antes de su meteórico ascenso. Pero esto no ha ocurrido con The Vaccines. A ellos les bastó con tres meses.

“Es uno de los puntos negativos de internet”, me dice su vocalista, Justin Young. “La gente no se puede esconder en ninguna parte. Nos asusta la velocidad con la que se empieza a reconocer a la gente y también la velocidad con la que luego se les menosprecia”. En efecto, la primera maqueta que subieron a YouTube fue ensalzada como “the hottest record in the world” por Zane Lowe; fueron la primera banda que tocó en “Later With Jools Holland” antes incluso de lanzar un sencillo; y poco más de un año después de su formación lanzaron su álbum de debut ( “What Did You Expect From The Vaccines?”, Columbia-Sony, 2011) y ya tocaban para audiencias de 10.000 personas (como teloneros de Arctic Monkeys).

De manera sorprendente, The Vaccines han tomado una decisión inesperada: en vez de echarse a dormir y esperar, han vuelto a la carga con más trabajo intensivo. La banda ha estado girando extensamente, tocando en más de 150 conciertos en un año antes de huir otra vez de los focos para escribir su segundo álbum, “The Vaccines Come Of Age”. Antes de su inminente lanzamiento, que llegará a las tiendas el próximo lunes, hablamos con Justin Young sobre la vida en The Vaccines: el pop, tocar en vivo, el punk y Pussy Riot.

Quería hablar antes que nada de vuestro nuevo álbum, “The Vaccines Come Of Age”. Entiendo que lo grabasteis con Ethan Johns. ¿Cómo surgió? ¿Es un productor con el que queríais trabajar desde hace tiempo?

Era un productor que, cuando me hacía mayor, deduje que era uno de los productores más famosos del mundo. Creo que para mí lo era. Me gustaba mucho Ryan Adams y estaba al tanto de Kings Of Leon y sabía que hizo esos discos. Así que cuando decidimos hacer este álbum, hicimos una lista de deseos y en la mía Ethan Jones estaba arriba de todo.

Entiendo que mucho en este disco fue grabado en vivo. ¿Cómo fue el proceso?

Sí, creo que fue todo en directo. Queríamos capturar, honestamente, donde está la banda en tanto que músicos. Así que entrábamos y decidíamos qué íbamos a hacer y entonces cogíamos nuestros sonidos de guitarra, nuestros sonidos de batería y apretábamos al botón de grabar –con las voces y todo– y tratábamos simplemente de alcanzar una buena toma. Entonces, cuando la teníamos, la canción estaba prácticamente terminada.

"Mucha gente habla de lo cortas que son nuestras canciones, ¡pero soy un gran fan de las canciones cortas!"

¿Sentisteis una presión añadida por el éxito de crítica de vuestro debut?

No demasiado. Supongo que siempre hay gente a la que le va a gustar y gente a la que no y gente que va a conectar con él y gente que no. En el primer álbum pusimos muchas esperanzas en nuestros propios gustos y fue todo de corazón. Todos venimos de entornos musicales muy distintos y creo que eso nos sirvió de mucho. Hicimos esto en este álbum también. Confiábamos mucho en nosotros mismos. Hay once canciones en este disco que todos creemos que son mejores que el primer álbum. Si el primer álbum conectó con la gente entonces no veo cómo éste no lo iba a hacer, así que no siento ninguna presión.

Dices que todos venís de entornos musicales muy distintos. ¿A quién citarías personalmente como influencia?

¡Esa es una pregunta muy difícil! No lo sé, la verdad. Crecí escuchando mucho punk-rock. Freddie creció escuchando mucha música blues, a Pete le va el jazz, a Arni también le gusta el punk-rock.

Es interesante que digas punk-rock. Hay una inmediatez en The Vaccines que recuerda al punk americano de principios de los 90s, pero también hay algo intrínsecamente británico en él.

Sí, creo que vas encontrándote las cosas por el camino, ¿no? Cuando no lo pretendes hacer intencionadamente. Diría que nuestro proceso de composición es muy natural, ¡y me preocuparía que no canalizásemos las cosas! Una cosa que aprendí al crecer es que no consiste necesariamente en lo que tocas, sino en cómo lo tocas. Quiero decir, mucha gente habla de lo cortas que son nuestras canciones, ¡pero soy un gran fan de las canciones cortas! Uno de mis discos preferidos, “Milo Goes To Collage”, de The Descendents, es un disco de pop-punk con algo así como quince canciones en 22 minutos. Es todo muy simple y llano. Es directo, va al grano, evitando caer en gilipolleces. Definitivamente, siento que aunque no somos una banda punk, sí compartimos ese ethos.

En términos de composición, ¿cómo funciona? ¿Es enteramente un proceso de colaboración o una persona lleva el esqueleto de una canción para que todos trabajen en ella?

Sí, es un proceso de colaboración, pero más de lo segundo. Alguien lleva una canción o una idea y el resto se excita y entonces vamos a por ello. Normalmente empezamos con una idea de canción o quizá incluso una canción completa y simplemente partimos de ahí.

Os han apadrinado muchos músicos reverenciados, tenéis un vídeo dirigido por Douglas Hart de The Jesus And Mary Chain, un split 7” con R. Stevie Moore, los miembros de The Strokes os alaban… Eso debe ser genial.

Oh, sí, absolutamente. Especialmente cuando vivimos en una época en la que la gente menosprecia rápidamente a las personas, es alucinante obtener la aprobación de gente que has a la que has respetado cuando crecías o que has respetado en algún momento concreto. Que te respeten compañeros de oficio siempre es alucinante, pero no mucho más alucinante que el hecho de que lo haga cualquier otra persona.

Como banda habéis hecho muchas colaboraciones; especialmente en vivo –Minor Threat, Franz Ferdinand, Savages–. ¿Es algo que buscáis activamente?

Sí, cuando estamos de gira. Con Minor Threat surgió porque estábamos versionando una canción de la que ellos ya habían hecho un cover, “Good Guys Don’t Where White”. Simplemente creo que hace las cosas más interesantes y me gusta trabajar con gente nueva y diferente, creo que a todos nos gusta. ¡Es divertido!

"Si haces un concierto y a alguien le gusta, se sube a YouTube; bueno o malo, como lo quieras ver, está ahí fuera"

Habéis tocado mucho en directo. ¿Cómo afecta esto a vuestro sonido? La cohesión de la banda, por ejemplo.

Bueno, creo que tocar juntos cada noche ha hecho que nuestra conexión sea más profunda como banda; nuestra conexión como personas así como músicos. Creo que ahora tocamos mejor, somos mejores músicos. También, al hacer cosas como covers –y tocar y ver cómo tus propias canciones funcionan en vivo– ayuda a tu entendimiento a la hora de manufacturar música pop y rock and roll.

Es interesante que digas eso porque recibisteis un montón de atención en internet muy pronto, os hicisteis relativamente famosos muy rápido. Hoy en día esto ocurre a menudo, internet ha cambiado mucho las cosas. En el pasado la gente iba de gira, tocaba en directo, y se curtía hasta hacerse famosa.

Sí, creo que es uno de los puntos negativos de internet, la gente no se puede esconder en ninguna parte. Si haces un concierto y a alguien le gusta, se sube a YouTube; bueno o malo, como lo quieras ver, está ahí fuera. Creo que tomamos una decisión muy consciente de escondernos hasta tener material suficiente para un álbum. Probablemente me hubiese gustado tener un poco más de tiempo para perfeccionar nuestro oficio como cuarteto. Pero imagino que las cosas no iban a ser así. Lo que sí creo es que da miedo la velocidad a la que se empieza a reconocer a la gente y también la velocidad en la que se les menosprecia.

Hablando de esta era digital, parece que lanzáis muchos de vuestros trabajas en formatos físicos: ediciones deluxe, siete pulgadas. ¿Es algo importante para vosotros?

Sí, muchísimo. Diría que no es el serlo todo y finalizarlo todo, pero para mí la propiedad de la música es muy importante. No me opongo a que la gente se descargue nuestra música gratuitamente, pero creo que es muy importante cuidar a esas personas que quieren algo que agarrar y ver, discos para poner, ¿sabes?, les das una experiencia completa cuando compran tu disco. Así es como debería ser, ¿no?

Absolutamente, y ya que estamos hablando de esto: tenéis una estética visual muy fuerte y consistente en términos de portadas. ¿Es algo que exploráis como banda o tenéis un diseñador?

Diría que es una colaboración, en realidad. Tenemos un diseñador y ha tenido un papel muy importante, pero tanto yo como el resto de la banda, así que ha sido una colaboración muy saludable en ambos discos. Estoy a favor de la continuidad. Es una verdadera extensión del arte y la campaña. Creo que nuestros singles son coleccionables por sus portadas, son algo así como variaciones de cada uno y todos tienen significados profundos. Los vídeos y las portadas son una parte muy importante de lo que hacemos.

"Todo el asunto Pussy Riot asusta, mucha gente parecía impasible"

Sé que tuvisteis varios huecos como teloneros recientemente de The Stone Roses en Heaton Park, por ejemplo. ¿Cómo surgió?

¡No lo sé, si te digo la verdad! Había rumores de que seríamos los teloneros, pero entonces a todo el mundo a quien le preguntábamos no sabía nada. Entonces me dijeron que lo haríamos. Fue un gran fin de semana, así que fue alucinante formar parte de ello.

Entiendo que también habéis teloneado recientemente a Red Hot Chili Peppers en Rusia. ¿Cómo fue eso teniendo en cuenta la atención que se ha puesto en la industria musical rusa con el encarcelamiento de Pussy Riot?

Sí, el juicio a Pussy Riot era algo que rondaba por nuestras mentes. De hecho, se suponía que teníamos que ir a Moscú, pero se nos fue denegada la reentrada, así que sólo pudimos tocar en San Petersburgo. Todo el asunto Pussy Riot asusta. Es gracioso, porque cuando vas ahí, cuando estás de visita durante 48 horas, es esencialmente como si estuvieses en el mundo occidental –un país con libertad de expresión y pensamiento–, pero claramente no es el caso. Pregunté a unas cuantas personas sobre el tema porque me interesaba mucho y obtuve muchas opiniones diferentes. Muchas personas parecían apasionadas y enfadadas, pero mucha gente parecía impasible, gente encogiéndose de hombros, lo que me dio un poco de miedo.

Ya por último, ¿qué es lo siguiente?

Acabar el disco, luego ir a Corea y Japón la semana que viene y empezar la gira en septiembre.

Tocasteis en muchas ciudades costeras la última vez, ¿lo haréis de nuevo?

Probablemente no es exactamente eso, pero algo similar. Me gusta la idea de tocar en sitios donde las bandas no suelen tocar.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar