Entrevistas

The Raveonettes: “Escribimos por placer propio y tenemos que mantenernos fieles a nosotros mismos y a nuestra alma”

Sune Rose Wagner, la mitad del dúo danés, responde a nuestras preguntas a raíz del lanzamiento de su nuevo álbum, “Observator”

Hablamos con el guitarrista y vocalista del dúo escandinavo para que nos cuente qué le aporta vivir en Estados Unidos, sus tres películas preferidas, la necesidad de ‘cargar y sublevarse’ y el carácter escandinavo.

The Raveonettes siempre han estado ahí. Cuando necesitabas desconectar y recurrir a canciones aparentemente sencillas y directas de fuzz-pop, su amplia discografía (sí, parece mentira que ya lleven diez años entre nosotros) se ha convertido en un aliado indispensable. Probablemente nunca se conviertan en la banda de tu vida, pero pocos grupos de su ámbito pueden presumir de una década de carrera tan regular como la suya, sin altibajos, siempre con trabajos notables. “In And Out Of Control”, que podría decirse su mejor trabajo y el más inmediato, estuvo cerca de convertirse en un punto de inflexión, de servir como catalizador para que se transformasen en un grupo de masas (varias de sus canciones sonaron en ese gran escaparate que es “Gossip Girl”), pero la pareja danesa decidió salirse por la tangente y lanzar un disco más oscuro de lo habitual, “Raven In The Grave”, en el que predominaban los medios tiempos por encima de las pildorazos pop.

Ahora acaban de lanzar al mercado Observator, que es su segundo disco en poco más de un año, y eso si no contamos “Rarities / B-Sides”, álbum de rarezas y caras B, y el EP “Into The Night”. Podría decirse sin tapujos que se encuentran en un pico de creatividad. El álbum se grabó en parte en Los Ángeles, ciudad donde reside Sharin Foo y lugar en el que Sune Rose Wagner quería coger inspiración tras una dura etapa de depresión marcada por una lesión de espalda. Le mandamos unas preguntas a Sune para que nos cuente qué le aporta vivir en Estados Unidos, su relación con el productor Richard Gottehrer, sus tres películas preferidas, la necesidad de cargar y sublevarse y el carácter escandinavo.

¿Crees que el hecho de estar en Los Ángeles influenció el sonido del disco o tuvo más que ver con tu humor en general?

Los Ángeles tuvo mucho que ver con eso, desde luego, y también mi humor. Empecé The Raveonettes en Los Ángeles, así que es una ciudad importante para mí.

¿Tuvo algo que ver que produjeses “Only In Dreams” de Dum Dum Girls junto a Richard Gottehrer para que te animases a pedirle que produjese tu álbum?

Empezamos a trabajar con Richard ya en 2002 y ha sido mi mejor amigo desde entonces, así que estaba bien volver a trabajar con él. También hizo nuestro álbum de 2005 “Pretty In Black”.

¿Qué diferencias hubo respecto la anterior vez?

Nos conocemos mejor ahora y nos lo pasamos mejor.

Estuvisteis poco tiempo en el estudio con “Observator”, sólo siete días. ¿Por qué preferís mover la mayor parte del proceso de producción fuera de ese ambiente? ¿Qué ventajas encuentras a la hora de trabajar en casa o en el sitio donde te sientas más a gusto?

Me gusta el ambiente casero para escribir y cosas generales como dar con diferentes sonidos, pero me encanta estar en el estudio para grabar las voces y escuchar en profundidad las canciones y tomar ideas para los arreglos.

Habéis lanzado dos álbumes y un EP (más un disco de rarezas) en poco más de un año. ¿Crees que estáis en un pico creativo?

Diría que sí [risas]

¿En qué momento decidisteis utilizar el piano? ¿Hubo una suerte de epifanía en ese sentido?

Escribí todo el álbum con el piano, así que era algo natural utilizarlo de alguna manera y “Observations” era una canción realmente perfecta para ello.

“Young And Cold” no es exactamente un tema de folk, pero tiene esa onda ahí, lo que la hacer bastante inusual en vuestra discografía pero realmente agradable. ¿Cómo diste con ella?

Es la única canción escrita en Sunset Sound. Sentí como si necesitásemos sólo una canción más para el álbum que fuese un poco diferente.

Siempre habéis tenido una fascinación por los sonidos oscuros, pero “Raven In The Grave” era todo oscuridad. Creo que es vuestro mejor álbum y el más atrevido. ¿Por qué decidisteis optar por esta fórmula después de un exitoso disco que era más de canciones fuzz-pop directas?

Sea lo que sea que me apetezca hacer en el momento de la composición, eso es lo que acabo haciendo. Nunca sé dónde desembocará ni el humor que tendré, sólo voy a por ello y veo lo que ocurre.

¿Tuviste miedo en el algún punto de perder fans pese a que esto finalmente no haya ocurrido?

Siempre tengo miedo de perder fans [risas]. Pero escribo por placer propio y tengo que mantenerme fiel a mí mismo y a mi alma. Tienes que creer en ti.

Hay menos temas oscuros y turbios en las letras de “Observator”, lo que me parece interesante porque hace un buen contraste con la música más luminosa de discos como “In And Out Of Control”. ¿Fue esto una especie de decisión consciente, mantenerse apegado a los contraste, no hacer que la música y la letra fuesen oscuras, o ya estabas harto de hablar de drogas, suicidios y violaciones?

De nuevo, es lo que sea que ocurra en el momento y cómo me siento. No le doy demasiadas vueltas, tiene que tener sentido para mí y entonces estoy seguro de que lo tendrá para mucha más gente. La gente interpreta las canciones de maneras muy distintas y para mí eso está realmente bien, así es cómo debería ser.

¿Qué dirías que te ha dado Estados Unidos en términos de experiencias e influencias?

Un entendimiento más amplio de la vida. Creo que todo el mundo debería viajar, es bueno para el alma.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de vivir en diferentes ciudades, tan lejos el uno del otro?

Asuntos personales, pero me mudo a Los Ángeles en noviembre, así que todo irá bien. [sonríe]

Vives en Nueva York y Sharin en Los Ángeles. Al principio querías que éste fuera vuestro disco de Los Ángeles, pero en vuestras recientes entrevistas decís que tiene que ver más con un sonido escandinavo. ¿Qué dirías que es eso a diferencia del sonido Nueva York o Los Ángeles?

Hay una desolación, una desesperación y una sensación de vacío interior que es muy escandinavo, y me encanta eso. Una especie de aproximación pesimista a la vida. Creo que es bastante encantador, de hecho.

Relacionándolo con lo anterior, les preguntamos a WhoMadeWho sobre ese estudio en Dinamarca que decía que sois las personas más felices del mundo. La banda dijo que hay un gran número de suicidios al año y la gente siempre necesita más y vive con mucho estrés. ¿Lo ves así?

Hace doce años que no vivo en Dinamarca, así que no sabría decir, pero a veces me sentía inquieto y miserable ahí.

Sé que “Recharge & Revolt” no trata sobre la revolución social, pero ya que vives en Nueva York, ¿cómo has vivido todo el movimiento Occupy? ¿Crees que realmente hay una necesidad de cargar y sublevarse contra el sistema?

Creo que la gente tiene que alzarse por lo que cree, sí. Creo que el cambio es bueno y necesario para mantener un ambiente saludable.

He leído que Sharin es una gran fan de Fleetwood Mac. ¿Qué crees que hace a esta banda tan especial y por qué cada vez más grupos los citan como influencia?

Nos encanta esa banda. ¡Grandes canciones! ¡Todo se resume en las canciones!

Siempre habéis dicho que vuestra música tiene un rollo cinematográfico. ¿Podrías decir cuáles son tus tres películas esenciales y por qué las escoges?

“Twin Peaks”, la mejor serie de la historia por su perfecta mezcla entre lo viejo y lo nuevo. “Vertigo” de Hitchcock, visualmente alucinante y mortalmente romántica. “Endless Summer”, el documental de Bruce Brown, un acontecimiento histórico y con un metraje y una música fascinante.

¿Cómo conocisteis a esa graciosa y loca bailarina que sale en el videoclip de “She Owns The Streets”?

A través de un amigo mío en un concierto de The Black Keys. La llevé a comer al día siguiente y bailó en la calle para mí. Me encantó.

En vuestros últimos conciertos sólo habéis llevado un batería como miembro de la banda adicional. ¿Por qué decidisteis optar por lo mínimo cuando más y más bandas van con grandes bandas de acompañamiento?

Nos gusta sencillo y fácil. Es la mejor manera para nosotros en este momento, pero a lo mejor la próxima vez seremos cinco o seis personas, quién sabe.

Una de las canciones que casi siempre tocáis es “Attack Of The Ghost Riders”, de vuestro EP de debut. Esto no es muy usual en muchas bandas, que tienden a centrarse en su material más actual. ¿Cuál dirías que es el disco del que te sientes más orgulloso después de diez años?

¡Me encantan todos nuestros álbumes! No tengo ninguna preferencia, la verdad, estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar