Entrevistas

The New Year

La fuerza dentro

The New Year Matt y Bubba Kadane cambian la forma de enfrentarse a su sonido con cada disco que graban junto a Chris Brokaw (Codeine, Come), Mike Donofrio y Peter Schmidt como The New Year, igual que cambiaron la forma de entender el rock de dormitorio en los noventa con Bedhead. La excusa de un nuevo álbum y un concierto en la última edición del Tanned Tin nos sirvieron para poder charlar sobre el miedo, las oportunidades y la esperanza dentro y fuera de sus canciones.

¿Es un error pensar que el cambio dentro de “The New Year” (Touch & Go / PIAS, 08) es el mayor de toda vuestra historia como banda? El sonido de vuestros dos primeros discos –“Newness Ends” (Touch & Go, 01) y “The End Is Near” (Touch & Go, 04)- seguía una progresión que parece haberse transformado, puede que incluso roto, aquí con un giro más violento. Matt Kadane: No existe un diseño tan calculado detrás de este disco. No nos dijimos “Vamos a hacer algo que suene totalmente diferente”. Puede que algunos de los elementos del disco como el piano, la concisión de algunas de las canciones o el uso de parte de las voces te hagan pensar que hay cierta discontinuidad entre este álbum y los otros, pero esos elementos no tuvieron lugar como parte de una estrategia, sino que evolucionaron de forma natural. Las canciones al piano surgieron más como accidentes que deliberadamente. Así que esa separación de la que hablas responde más a un accidente que a una intención elaborada.

Bubba Kadane: Fue un proceso bastante orgánico, pero creo que sería extraño que no existieran esas diferencias habiendo dejado pasar cuatro años entre nuestros últimos dos discos. A lo largo de la vida de una persona existe un cambio gradual en lo que cada uno piensa sobre las cosas, sus opiniones, en la ropa que compra o la clase de películas que le apetece ir a ver al cine. Supongo que nosotros hemos cambiado la manera en la que nos aproximamos a las canciones. Si hubiéramos hecho un disco entre éste y el anterior seguramente esa variación hubiera sido más suave.

Matt: Muchas de las canciones dentro del primer disco de The New Year surgieron a partir de las baterías, muchas más de las que lo hicieron en Bedhead, así que ese disco sonaba muy pesado, cargado de baterías, y creo ese sonido era radicalmente distinto a lo que habíamos hecho justo antes con Bedhead. Creo que lo que realmente condiciona el sonido de cada disco es cómo y dónde surgen sus canciones: muchas canciones dentro de “Beheaded” (Trance Syndicate, 1996) surgieron de las guitarras, así que ese disco es mucho más tranquilo y pausado que “WhatFunLifeWas” (Trance Syndicate, 94), nuestro primer álbum como Bedhead. No pienso que el cambio de “The New Year” respecto a nuestros primeros trabajos como The New Year sea mayor que el que separó a “Newness Ends” de nuestros anteriores discos como Bedhead.

Es posible que esa nueva dirección dentro de vuestro sonido también haya marcado las letras de estas canciones. Hay ironía, un humor distinto dentro de ellas. Matt: Quizás antes ese humor era más ligero o estaba más acallado, pero siempre estuvo ahí, en canciones como “Sinking Ship”, por ejemplo.

Bubba: La gente que nos conoce bien, nuestros amigos, siempre han advertido ese sentido del humor en nuestra música. Aunque puede que aquí haya algo más de esa sensibilidad pop que hace de un detalle dentro de un verso algo completamente evidente para el oyente. Quizás hayamos crecido en ese sentido, aunque no estoy seguro. Es algo muy relativo, pero casi hasta me resulta embarazoso señalar qué es irónico y qué no lo es dentro del disco. Es difícil hablar de humor y canciones. Es como contarle un chiste a alguien y confesarle justo después que le acabas de contar un chiste.

¿Qué ha cambiado dentro de los procesos de composición, grabación y mezcla de “The New Year” respecto a las experiencias con vuestros otros discos? Bubba: La confianza en nosotros mismos. Lo que hizo que la creación de “The New Year” fuera completamente distinta a la de nuestros anteriores discos fue que durante todo el proceso tuve la sensación de que esto era algo fuerte, de que era bueno. Y nunca me había ocurrido. Solía sentirme muy perdido y frustrado cuando mezclábamos nuestros discos, me encontraba tan absorbido por la minucia de lo que ocurría que no era capaz de ver el cuadro en conjunto. Esta última vez supe que todo funcionaba, incluso cuando surgían problemas o dificultades. Estaba feliz.

Matt: Creo que otra de las razones que contribuyeron a que eso ocurriera es que, a excepción de las dos últimos temas de este disco - “My Neighborhood” y “The Idea of You”-, que son muy antiguas y a las que tuvimos que volver porque necesitábamos canciones para completar la duración del álbum, todos las canciones del disco eran nuevas. Con el paso del tiempo empiezas a perder confianza en las canciones que has escrito y grabado, precisamente porque es el tiempo el que rebela todos sus fallos, pero realmente no ha pasado tanto tiempo desde que terminamos las canciones y las grabamos hasta que han sido editadas. Y las hemos tocado como si fueran más nuevas.

Bubba: Cuando escuchaba las canciones al trabajar en ellas escuchaba justo lo que quería oír de nosotros, cómo quería que sonásemos. No es que antes no fuera así, pero ahora lo sentíamos como algo más perfeccionado.

Supongo que esa percepción del disco durante su preparación hizo de todo el proceso algo más fácil de asimilar y, sobre todo, de disfrutar. Bubba: Yo lo disfruté.

Matt: Yo también lo disfruté, pero escuchar una y otra vez las mismas canciones en el estudio siempre acaba convirtiéndose en algo frustrante. Y para mí también fue frustrante en este disco. Suele pasarme. Siempre me acostumbro a partes muy concretas de nuestras demos caseras que son prácticamente incidente, y por lo tanto resultan muy difíciles de reproducir en un estudio al tratar de grabar. Partes como el sonido del piano, al que realmente no me costó tanto acostumbrarme al ver cómo sonaba en Electrical Audio con Steve Albini, donde grabamos. De cualquier forma, siempre acabo pensando que hay cosas que suenan mejor en nuestras maquetas que en el resultado de la grabación del disco en estudio. Supongo que lo que realmente me gusta de grabar es el aspecto social, la relación tan intensa entre nosotros, pero el intento de reproducir en pistas de estudio lo que hemos grabado en casa puede convertirse en algo difícil de sobrellevar.

Bubba: Lo verdaderamente frustrante es que siempre quieres sonar mejor y eso no siempre sucede.

Matt: El acto en sí mismo de construir una canción me resulta increíblemente excitante, pero es el ansia de buscar lo que para cada uno es perfecto lo que convierte el proceso en algo más difícil. Piensa en un fotógrafo o un director de cine. Hay cosas que simplemente suceden en un instante muy concreto y que uno debe capturar. Ése es el mérito.

¿Y qué ocurre cuando eso no llega a ocurrir, cuando esos instantes se escapan? ¿Se convierten en oportunidades perdidas? Matt: Bueno, no. No creo que lleguen a perderse completamente, pero pienso que el proceso de volver a capturar esos momentos y reproducirlos puede convertirse en algo muy tedioso, pero también terriblemente excitante cuando se completa. Muchas bandas simplemente ensayan y graban, pero nosotros no somos así, no somos una banda normal. Nosotros trabajamos cada canción de principio a fin en casa y luego llegamos al estudio y la reproducimos tratando de ceñirnos tanto a esos modelos previos como podemos.

Bubba: Quizás la preocupación de otras bandas sea sonar exactamente iguales a cómo lo hacen en directo, pero nosotros nos preocupamos por tratar de hacer resurgir esa luz que surge en las cintas que grabamos en un momento determinado. Tratamos de recrear nuestras propias ideas.

Hemos podido estar en vuestra prueba de sonido en el teatro y nos ha sorprendido no encontrar un piano o algo que se le parezca sobre el escenario. Matt: Es que la única forma de hacer posible tocar algo parecido a un piano en esta gira sería llevar uno eléctrico, y no es lo mismo. Así que hemos traducido algunas de las nuevas canciones basadas en piano como “The Company I Can Get” o “MMV” a guitarras. Durante nuestra gira por la Costa Oeste probé a tocar un teclado eléctrico: la primera vez fue divertida, la segunda lo fue menos y a la tercera había acabado detestándolo. Sonaba falso.

Bubba: Es interesante hacer del disco algo distinto en su versión en directo. Y tres guitarras pueden suplir el espacio del piano.

Siempre hemos advertido una actitud distinta dentro de The New Year al comparar estas canciones con las que escribíais en Bedhead. Hay menos dramatismo, menos egocentrismo. Son tan personales como las antiguas, muy emocionales, pero a menudo hacéis referencia en ello a algo externo, al mundo. Y esa forma de compartir emociones, incluso sin ser demasiado explícita, establece un compromiso, toma partido. Y eso es algo muy activo, bastante político. No sois pasivos, tomáis parte en la acción. ¿Estáis de acuerdo? Matt: Sí, creo que no lo hubiéramos explicado mejor.

¿Y cómo habéis vivido el cambio de Gobierno en Estados Unidos? Bubba: Bueno, no lo sé. Salimos de gira el día después de que ganara Obama.

Matt: El día después la gente estaba muy contenta, todo el mundo salió a la calle a comprar lo que fuera. Fue extraño. Hemos vivido una época muy oscura en los últimos años. La política ha tomado parte en la vida de las personas, y Obama, ahora mismo y en este momento, es algo parecido a un sueño que ves hacerse realidad. Creo que es el presidente más inteligente después de Jefferson en la historia reciente de Estados Unidos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

También te gustará

Wonder Woman

Books

Sí, a Wonder Woman también le gustan las chicas

Wonder Woman, icono feminista y queer.

leer más
animales que sobreviven sin agua

Actualidad

Estos animales pueden vivir años sin probar una gota de agua

Han desarrollado ingeniosas formas para lidiar con los periodos de sequía.

leer más
alicia y trump

Actualidad

La venganza de la Miss que sufrió trastornos alimentarios por culpa de Trump

Tras ser proclamada Miss Universo, Alicia Machado fue humillada públicamente por Donald Trump.

leer más
Libros

Books

10 imágenes para los que no creen en Dios pero creen en la Literatura

Ilustraciones donde el ingenio es sinónimo de ternura.

leer más
SEMEN

Futuro

Esta app permite comprar semen de donantes como si estuvieras en Amazon

Cada frasco cuesta 1.200 dólares y puedes elegir las características del donante.

leer más
Johan

Sports

"El jugador malo que la suelte rápido": la lección póstuma del mito holandés

"Si eres Puyol o Xavi y has ganado tanto, y te viene uno de 21 años que cobra el doble, ¿cómo te quedas?"

leer más
planeta de los simios

Columnas

Monos a tiros y una cama chirriante: así voló por los aires el SOE

Metralletas en modo chimpancé, una espada de Excalibur y una cama de Vallecas explican el aquelarre socialista

leer más
Luke Cage

Cultura

Luke Cage, la serie de superhéroes que ha sido comparada con 'The Wire'

Marvel + Bajos fondos de Harlem = Luke Cage

leer más

cerrar
cerrar