Entrevistas

Vida íntima de una mujer enamorada de su pistola

Conversamos con la especialista Peggy Tartaro sobre el aumento de mujeres armadas en EEUU

Yeah. Mujeres empuñando armas, chicas con pistola. Un estereotipo cargado de erotismo y simbología que cada vez es más común en las calles de Estados Unidos.

Es como si las chicas Tarantino fueran hoy tu compañera de clase, tu madre o tu profesora de yoga. Por decirlo de forma gráfica, si estos personajes de película hicieran un striptease, debajo de la ropa de sexy y de las manchas de sangre encontraríamos a una mujer común.

Encontraríamos a un montón de estadounidenses comunes sujetando una pistola con la mano. Así lo indican las cifras: entre 2005 y 2011 el número de mujeres que poseen un arma casi se ha doblado, pasando del 13% al 23%.

¿Por qué aumentan las compras entre mujeres? ¿Qué ha cambiado?

Pero, ¿por qué aumentan las compras?, ¿qué ha cambiado?

Para Peggy Tartaro, editora de Women & Guns, las mujeres están comprando armas para ser más independientes.

Tartaro es la editora de la primera revista de armas dirigida exclusivamente a un público femenino. Ha aceptado conversar con nosotros, a desprenderse de los estereoptipos y a mostrarse tal y como es. 

De modo que empezamos descalzándonos virtualmente: "Cuéntanos, Peggy".

"La revista nació en 1988. Su fundadora, Sonny Jones, de Arkansas, escribía sobre armas y tuvo la gran idea de hacer una revista para nosotras. En 1991 ella abandonó su puesto y desde entonces yo me ocupo de todo. Llevamos 25 años creando un lugar propio".

En las páginas de las 20.000 copias de Women & Guns que se distribuyen cada dos meses podemos ver armas pequeñas, con engastes y detalles de purpurina.

También fotografías de mujeres sosteniendo enormes rifes de asalto, amas de casa reptando por el suelo durante un curso de formación y cazadoras posando con los ciervos que acaban de matar.

En las páginas de la revista se publicitan pistolas rosas, con purpurina y engastes. Hay fotos de mujeres posando con el ciervo que acaban de cazar

Hubo un momento en la historia de Estados Unidos en el que la posibilidad de que una mujer descargara unas cuantas balas dejó de ser una leyenda del oeste, una realidad solo propia de heroínas intrépidas o ladronas de bancos sexys.

Hace 20 años que las mujeres son el sector más codiciado de los fabricantes de armas. Hubo, claro, una primera pistola pensada "para ellas", la LadySmith de la marca Smith & Wesson, que se presentó en 1989. 

Pequeña, manejable, bonita. Y sobre todo, con un poderoso mensaje subliminal: "Cabe en tu bolso".

Peggy se desabrocha despacio la camisa, entra en materia y asegura que un arma se amolda al día a día femenino como un desodorante antimanchas tamaño mini, y que hoy en día también hay rifles diseñados por y para mujeres, como el Lady Savage.

"Hay muchos escenarios en los que una pistola puede ser útil. Nosotras nos enfocamos sobre todo en la defensa personal y del hogar, después viene la caza".

Para sus lectoras la estética es lo último: "Lo que ellas buscan es un arma que se adapte a sus manos y a su estilo de vida, tanto si planean llevarla encima como tenerla en casa. La mayoría busca protección personal, así que las favoritas son armas de mano, aunque muchas tengan rifles y escopetas también".

La mayoría de mujeres busca protección personal, así que nuestras armas favoritas son las de mano

Pasemos a los referentes, las pioneras.

Peggy intenta recordar un personaje de película o mujer famosa que cambiara la percepción de la sociedad estadounidenses sobre las mujeres armadas.

La primera celebridad armada que le viene a la mente es la leyenda Annie Oakley, que vivió en Ohio durante el siglo XIX. Durante casi veinte años, Oakley trabajó como tiradora en el espectáculo Buffalo Bill, famoso por recrear el salvaje oeste.

Donde Annie ponía el ojo, ponía la bala, y venció a muchos hombres que retaron su puntería.

"Después llegaron Thelma y Louise, y Linda Hamilton en Terminator 2". Para Peggy, el papel que Hamilton interpretó en los noventa supuso un impacto en la cultura popular: "Hacía de madre armada y protectora, captó la imaginación del público y en particular de las mujeres que poseíamos armas".

Una madre dura, musculada, con ropa de estilo militar y un cigarrillo colgando del labio. Una madre que reventará a balazos a cualquier ser venido del futuro que intente matar a su vástago, que intente traspasar su jardín.

Una mujer implacable cuando se trata de proteger a la familia y los valores de su país. ¿Hay algo más americano?

Cuando hablamos de publicidad, o mejor dicho, de mensajes publicitarios, Peggy se quita la camisa definitivamente.

¿Acaso las estrategias de marketing de los fabricantes de armas no hablan de empoderamiento femenino, de defenderse por sí mismas?

"No sé para los hombres, pero para la mujeres un arma significa independencia verdadera. Muchas mujeres son solteras, o madres solteras".

¿Están las mujeres de Estados Unidos comprando igualdad de género en forma de pistola?

Un hombre decidido a hacer daño tiene ventaja física. Un arma es parte de la estrategia para igualarnos

"Obviamente, hay una desigualdad física con respecto a los hombres. Un hombre decidido a hacer daño tiene una ventaja física. Un arma es parte de la estrategia para igualarnos".

¿Cree Peggy que los hombres, la sociedad en general, respeta más a las mujeres armadas?

"No estoy muy segura de cómo un hombre puede saber si vamos armadas, a no ser que elijamos decírselo. Tampoco creo que un arma sea la mejor amiga de una mujer".

Escuchar a Peggy es como ver el spot que la marca Glock dirige al sector femenino. Su eslogan es este: "Confianza es lo que llevas". 

Las estadísticas sobre posesión de armas confirman muchos tópicos, también entre la población femenina.

La mayoría de las mujeres que poseen armas viven en áreas rurales o con poca densidad de población, y el 43% residen en el sur del país. Sobre todo en Texas, Oklahoma, el este de Kentuky y Virginia.

"Por lo general, se acepta la estadística de que en este país hay un arma por cada casa", dice Peggy. También las votantes del partido republicano poseen más armas que las votantes demócratas (41% versus 23%, el resto son independientes).

Chicas de 18 y 34 años son las mujeres que más armas compran, y las usan: hay un enorme crecimiento de usuarias de centros de tiro

Pero no todo es tan sencillo.

Peggy sabe que en su país hay dos corrientes enfrentadas: por un lado, las mujeres son el sector social que más está creciendo en cuando a venta de armas. Los vendedores aseguran que sus clientas han aumentado un 73% los últimos años.

Entre las nuevas propietarias, destacan las jóvenes de 18 a 34 años. Según la National Shooting Sports Foundation (NSSF), eso evidencia que existe una cultura de las armas emergente entre las chicas.

Además, no compran las armas para no usarlas: el número de afiliadas a asocaciones y centros de tiro no para de aumentar.

Por otro lado, las mujeres son, en general, mucho más favorables a una legislación que ponga límites a la Segunda Enmienda –la que garantiza el derecho a tener un arma– y que frene los tiroteos masivos en lugares públicos como cines y escuelas. 

Sectores femeninos de la Asociación Nacional del Rifle, o asociaciones pro armas como The Well Armed Woman, se enfrentan a muchas otras con un discurso totalmente opuesto, como Moms Demand Action for Guns Sense in America.

Peggy, claro, es contraria a cualquier tipo de límite legal que vulnere sus derechos y libertades.

Pero, ¿qué opina de los tiroteos indiscriminados? En concreto, le preguntamos sobre el caso reciente en el que un niño de 11 años disparó a una niña de 8 por un juguete.

'Casi todas las masacres han ocurrido en zonas libres de armas, donde la ley prohíbe tener una pistola', dice Peggy

"Los accidentes con armas de fuego que involucran a niños han disminuido drásticamente. Son mucho más comunes los ahogamientos, por ejemplo. Sin embargo, los tiroteos masivos son preocupantes. Casi todos han ocurrido en zonas 'libres de armas', donde la ley prohíbe tener una pistola. Se trata de una norma que los criminales y los enfermos mentales no obedecen. Hay pruebas de que estos tiradores buscan sitios donde saben que no tendrán mucha resistencia".

¿Entonces, qué hay que hacer para frenar las masacres indiscriminadas?

"La mayoría de gente armada, incluída yo misma, estamos a favor de que se determine si hay alguna manera de prevenir que los enfermos mentales compren pistolas. Es un tema complejo porque afecta a la privacidad de las personas, se tardará en tomar decisiones e involucrar a los legisladores, psiquiatras y al público".

Peggy se ha quedado en ropa interior.

"Tengo un arma. Y como muchos otros americanos, la he usado en un allanamiento de morada. No tuve que disparar, llamé a la policía e informé de que el intruso iba armado. Llegaron en 5 minutos y no llegué a verle la cara".

¿Qué nos perdemos las mujeres que nunca hemos utilizado, ni siquiera imaginado, comprar una pistola?

Tengo un arma. Y como muchos otros americanos, la he usado en un allanamiento de morada

"Creo que el modelo americano, con nuestra garantía de libertades y el derecho a la posesión de un arma, es superior los modelos en los que su uso está restringido y en manos de la policía y el ejército".

Sólo hay una pregunta que Peggy no ha querido contestar: "Afirmas que las armas son una herramienta para la igualdad entre mujeres y hombres. ¿Crees que en la actualidad, la compra de un arma en Estados Unidos podría entenderse como un acto feminista?

Peggy se ha quedado en silencio. No va a decir nada. Peggy Tartaro está desnuda.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar