Entrevistas

Sellos que importan: Turbo Recordings

Hablamos con Thomas Von Party sobre los aires de renovación en el label canadiense

Turbo Recordings es un sello con casi 15 años de trayectoria, muchos hitos y un presente vigoroso en el que entran nuevos fichajes que inciden en una deriva hacia el techno. Hablamos con Thomas Von Party –el hermano de Tiga y el director actual de Turbo– para conocer más sobre el presente y el futuro del sello.

La historia de Turbo Recordings está marcada por muchos hitos que, poco a poco, han ido edificando una popularidad incuestionable –se trata de una marca que arrastra a un público amplio, cuyos artistas siempre interesan al clubber ocasional y al cazador de vinilos, sobre todo gracias al impulso constante de su fundador, Tiga–, pero también una reputación férrea como editorial de prestigio. En realidad, es muy difícil –o habría que decir imposible– estar casi 15 años en primera fila de la actualidad, resistiendo a las crisis y a los envites de las modas, si no se ha trabajado bien previamente, con tesón y una idea muy clara de lo que se pretende hacer a cada momento, trazando líneas de acción y corrigiendo los errores sobre la marcha. Turbo ha conseguido alcanzar esa longevidad por la que muchos sellos suspiran y que a muy pocos se les ofrece –en pleno 2012, con su continuidad está garantizada–, y aunque parece que fue ayer cuando Tiga puso la primera piedra del edificio en 1998 con “Live: Montreal Mix Sessions”, muchas cosas han pasado en todo este tiempo.

Hablábamos de hitos. El más memorable es, cómo no, “Sunglasses At Night”: aquella colaboración entre Tiga & Zyntherius –Zyntherius fue un alias sólo para esta ocasión del finlandés Jori Hulkkonen, que poco antes había abandonado la disciplina del sello F Communications, pero no su pasión por el acid, el synth-pop y el techno cálido– en la que se atacaba una versión del hit eighties de Corey Hart. “Sunglasses At Night” no fue exactamente un release de Turbo –se publicó originalmente en Electric Kingdom y la pieza de vinilo más vendida fue la de International Deejay Gigolo, pero si marcó el justo instante en el que Tiga saltaba del underground al mainstream electrónico, y con él arrastraba el nombre de Turbo, que hasta entonces se dedicaba a comisionar sesiones a artistas afines como Jesper Dahlbäck, DJ Lafleche o Jori Hulkkonen, y que poco a poco iba aportando su grano de arena al periodo más efervescente de ese revival italodisco y synth-pop que conocimos como electroclash. La referencia 20 de Turbo, “Crockett’s Theme” –una versión del paisaje más contemplativo de los que escribió Jan Hammer para la banda sonora de “Miami Vice” a cargo de FPU, alias del sueco Peter Benisch rápidamente abandonado tras publicar un álbum en 2003, “Traxxdata”– también fue un momento decisivo: ahí, en Turbo se demostraba que había un fuerte conocimiento de la materia ochentera y en justa coordinación con el buen gusto en el trato de los remixes y versiones.

FPU - Crocketts Theme

En estos diez años frenéticos de actividad que van desde el verdadero estallido de Turbo –que coincide con FPU, “Sunglasses At Night” y se anticipaba en el tremendo DJ-mix “Montreal Mix Sessions vol. 5 – Mixed Emotions” de Tiga, en el que encajaba con habilidad de malabarista el hard techno escandinavo de la época con los primeros atisbos de electroclash, más algunos títulos clave de electro duro y frío de Zeta Reticula e I-F, a lo que había que sumar un puñado de vinilos primitivos de minimal alemán–, el sello ha planchado más de 150 referencias y en su plantilla han crecido artistas como Chromeo, Mateo Murphy, Boys Noize, la familia Dahlbäck –Jesper y John, alias Hugg & Pepp– o Azari & III, la mayoría de los cuales han continuado desarrollando carreras exitosas a caballo entre Turbo y otros sellos con mayores recursos económicos. También ha sido el banco de pruebas para Tiga a la hora de probar material más crudo o difícil que el que desarrolla en sus álbumes, generalmente entre el house y el pop: los 12”s firmados por ZZT –en colaboración con Zombie Nation– o Rainer Werner Bassfinder –con su inseparable Jesper–. Así, año a año, disco a disco, variación a variación, Tiga y Turbo han ido acomodándose como un camaleón a las necesidades de clubland. Y hasta hoy.

Hoy, Turbo es el mismo sello de siempre, pero con un enfoque renacido que le está llevando a escarbar en diferentes espacios a la caza de nuevos talentos y géneros. Se podría decir que la marca está buscando la manera de hacer suyo el lenguaje del dubstep –se avecina un inminente 12” de Skream–, el techno entre nostálgico y anguloso, y la nueva generación del acid house, sin olvidar sus conexiones íntimas con el synth-pop de la ola fría de principios de los 80s. Entre las nuevas referencias planchadas por Turbo encontramos al housemaster Nautiluss –un recién llegado a la escena subterránea de Montreal que esculpe las basslines como si fueran de mármol de Carrara–, al misterioso Clouds –su “Optic”, editado este año, es 4x4 viscoso como él solo–, el post-minimal con fuerte influencia del deep house de Sei A o incluso Raid Over Moscow, el nuevo proyecto abiertamente synth-pop de Marc Houle.

Por tanto, es un buen momento para conocer algo más del pasado, el presente y el futuro de Turbo con la ayuda de la mano derecha y hermano de Tiga, Thomas Von Party –el director de Turbo de facto–, que responde a nuestras preguntas. Pero antes de empezar, si quieres, aquí tienes un regalo por parte de la familia Turbo: una sesión de Thomas Von Party registrada el 21 de enero en Le Bain, Nueva York, en una fiesta Throne Of Blood vs. Turbo y que te puedes descargar –¡casi dos horas de duración!– desde este enlace de Soundcloud.

"Montreal es una ciudad especial, con la suficiente actividad cultural y creación musical como para que haya abundancia, pero no sobresaturación, que es lo que ocurre en lugares como Londres."

El sello nació en 1998 y por tanto dentro de muy poco va a cumplir sus primeros 15 años. Cuando empezasteis con Turbo, ¿dónde os veías en 15 años (o en cinco o diez, si es que no esperabais durar tanto)?

Fue Tiga quien empezó con el sello, así que no estoy seguro de hasta qué punto estoy calificado para responder a esa pregunta, pero tengo mis dudas de que tuviera la idea de seguir con el sello durante tantos años. 15 son muchos, muchísimos para un sello discográfico. Y si lo comparamos con la esperanza de vida de un perro que a la vez sea sello discográfico ya ni te cuento…

¿Cuáles eran las motivaciones iniciales, tanto las musicales como las coyunturales, para empezar con un sello en aquel momento?

Previamente se había abierto una tienda de discos y un club, así que el sello era la progresión natural. Tiga había estado desarrollando relaciones muy estrechas con sus DJs y productores favoritos, y el sello fue para él un espacio en el que poner esas relaciones en un plano de igualdad y, de paso, darle salida a la música que él sentía de manera más apasionada. Así que se trataba básicamente de compartir esa pasión.

En todos estos años han pasado muchas cosas en Canadá: han emergido montones de bandas indie-rock que se han vuelto populares y ha aparecido una buena camada de productores tech-house. Turbo tiene su base en Montreal, y en aquella primera época los sellos electrónicos canadienses eran un poco menos que exóticos. Ahora, sin embargo, a nadie le extraña porque la música electrónica en Canadá es una fuerza importante y además Turbo ha traspasado las fronteras de su país. Así pues, ¿qué es lo que queda de canadiense en el sello? ¿O precisamente el sello es lo que es por seguir siendo muy ‘canadiense’?

Montreal es una ciudad especial, con la suficiente actividad cultural y creación musical como para que haya abundancia, pero no sobresaturación, que es lo que ocurre en lugares como Londres. Nos podemos permitir el lujo de tener un poco más de espacio para hacer nuestras cosas sin sentirnos abrumados por la presión que ejercen nuestros competidores. Supongo que lo que es muy canadiense en nuestra manera de hacer es que nos mantenemos en un tipo de neutralidad muy guay, que es la mejor manera de ser neutral, y que nos permite ir saltando libremente entre diferentes géneros y corrientes. Nuestra identidad es muy abierta, lo suficiente como para poder admitir una amplia gama de posibilidades.

"Hay un núcleo duro de fans que aceptan y les interesa cualquier cosa que hagamos, pero estoy convencido de que hay mucha gente que selecciona el material y a la cual algunos discos les interesan y otros no les gustan en absoluto"

Los nuevos discos que estáis editando, desde ahora hasta dentro de unos meses, están enfocados básicamente al techno. Es un giro bastante notable en comparación con lo que hacíais en los primeros años, donde dominaba más el synth-pop, el disco y el house. ¿Por qué este cambio ahora?

Nos entusiasma mucho lo que están haciendo varios productores jóvenes que se han puesto a hacer techno. En este género se ha editado una montaña de material alucinante a lo largo de los dos últimos años. Dicho esto, creo que si repasas el catálogo de Turbo con atención encontrarás algunos títulos que, en nuestra opinión, son techno puro, aunque sí, es cierto que por lo que más se nos conoce es por haber interactuado mucho con la escena más electrosa, ése es nuestro rasgo dominante. El problema es que cuando editas algo que es muy pop o maximalista, acabas dejando esa impresión en la gente que está más metida en el minimal y la facción más detallista del techno, y que pueden llegar a tacharte de su lista de intereses. De la misma manera en que conceptos como ‘apertura de mente’ y ‘aversión al aburrimiento’ también están tachados de esa lista.

Por supuesto, todavía hay mucho acid y electro en Turbo, incluso recientemente habéis editado discos como los de ZZT y Renaissance Man. ¿Tenéis la sensación de que el sello tiene dos tipos de fans muy diferentes, los que buscan material más comercial y los que se acercan a trabajos más puristas, o dais por hecho que el fan de Turbo es lo suficientemente maduro y entregado al sello como para percibir esas líneas como una narrativa común, y no una división?

Hay un núcleo duro de fans, por supuesto, que aceptan y les interesa cualquier cosa que hagamos, pero estoy convencido de que hay mucha gente que selecciona el material y a la cual algunos discos les interesan y otros no les gustan en absoluto. Nunca nos ha preocupado demasiado esto, ni el desarrollo de una narrativa o una idea para el sello en un sentido muy estricto, y así creo que tiene que ser. Preferimos tener la libertad para cambiar e intentar cosas nuevas.

Turbo siempre ha estado muy ligado a Tiga, en el sentido de que fue la fuerza primordial del sello desde su fundación y la persona que hizo que creciera. ¿Cuál es el papel de Tiga en estos momentos, ahora que no dirige el día a día de Turbo? ¿Qué hace y qué ha delegado en otras personas?

Tiga sigue muy estrechamente vinculado al sello en lo concerniente a las decisiones creativas, sobre todo acerca de qué discos editamos y cómo los presentamos –es decir, el aspecto del trabajo gráfico y el empaquetado–. En cuanto al día a día, lleva tiempo dándose mucho margen para trabajar en su propia música y su carrera, que es otra manera de alimentar a Turbo.

Hablemos de los nuevos fichajes y empecemos con Locked Groove. ¿Qué nos puedes contar sobre este artista? No se conoce apenas información, sólo que sacó un 12” bajo este nombre en Hotflush el año pasado.

Es un joven de Amberes, Bélgica, con muchísimo talento, y estoy segundo de que este año lo va a petar. Tiene mucho tacto para producir arreglos sutiles y para programar las bases, y su sonido siempre se sitúa en los márgenes y entre medias de algunas de las corrientes más en boga de la música de baile actual, como el post-dubstep británico, la bass music, el deep house o el techno más básico. Va a sacar con nosotros un EP en junio y va a colaborar con varios temas en una recopilación que vamos a editar también por esas fechas. Tiene un montón de música esperando para salir y le han hecho muchas y muy buenas ofertas de varios sellos importantes en las últimas semanas, así que lo más seguro es que muy pronto escuchemos más de él.

¿Qué es lo que os resulta más interesa ahora en Turbo sobre este techno más purista, por llamarlo así?

Tiene el mismo atractivo visceral que artistas como Proxy, Gesaffelstein o ZZT, sólo que es música más desnuda y sin tanto adorno, hecha para sonar más en un club como Berghain que en un gran festival.

Nautiluss es otro de los artistas emergentes de la nueva escena electrónica de Toronto, así que hemos de entender que es un músico muy cercano a vosotros, incluso a un nivel personal. ¿Cuándo supisteis que tenía que integrarse en la familia Turbo?

Tan pronto como escuchamos uno de sus primeros temas, supimos que teníamos que decirle que SÍ, fue una llamada muy fácil y rápida. Nuestro becario, Anthony (que hace música con el nombre de Bordello) le conocía de Toronto y fue el que nos puso en contacto. Tiene un talento muy evidente y, una vez más, es un placer trabajar con artistas canadienses. Es muy fácil vernos en persona, estamos en la misma zona horaria y podemos llamarle para pedirle prestado dinero cuando lo necesitemos [risas].

Nautiluss comparte parte de la estética de ciertos artistas finlandeses y suecos que han estado muchas veces vinculados a Turbo: es un house crudo, con muchas líneas ácidas. ¿Cómo fue de importante el sonido escandinavo de finales de los 90s, así como su posterior evolución, en el nacimiento de Turbo y en su desarrollo? ¿O podríamos decir que Turbo ha sido una plataforma que ha ayudado a que se conociera la escena escandinava en todo el mundo?

Nuestra conexión con los escandinavos es muy importante. Jori Hulkkonen, Adam Beyer, Alexi Delano, Phonogenic, Renaissance Man y, por supuesto, el compañero de Tiga cuando produce y con el que lleva tanto tiempo, Jesper Dahlbäck, han tenido papeles muy importantes en la maduración del éxito del sello y el desarrollo de nuestro sonido. Considero que a los escandinavos todavía no se les ha reconocido su labor como merecerían. Jesper es uno de los productores más prodigiosos de la historia del techno. Jori es un mago de la producción extraordinariamente prolífico. ¡Escandinavos siempre!

¿Qué planes tenéis con Nautiluss a largo plazo?

Es un artista que sabe escribir CANCIONES y creo que tiene una visión muy clara de cómo quiere desarrollar su proyecto. Quiere grabar un álbum y no sólo dedicarse a cultivar una colección de singles, pero ya veremos cómo progresa todo esto. En estos tiempos hay muy pocos incentivos para dedicarse a grabar un álbum.

Duke Dumont va a comenzar una serie de vinilos para Turbo. El primer 12” va a ser bastante house y orientado al pop. ¿Cómo va a ser el resto de la serie?

El segundo va a ser tremendo. Hay un tema que es una bomba para los festivales; durante su última gira australiana Tiga lo estuvo pinchando mucho. El segundo corte se titula “Arabesque” y es hipnótico, tiene un rollo a lo encantador de serpientes, un gancho muy oriental. Duke Dumont es uno de los productores más infravalorados que existen, y espero que esta serie de EPs le ayuden a hacer llegar su música a más gente. Ha estado haciendo algunas remezclas increíbles últimamente, aunque lleva mucho tiempo sin sacar un solo disco a su nombre.

También habéis fichado a Marc Houle, que ha desarrollado para vosotros el proyecto Raid Over Moscow. ¿Desde cuándo sabíais que Marc, además de su material más minimal, estaba haciendo este rollo a lo Black Strobe o Adult.? ¿Os fue fácil captarle para la familia Turbo?

Nos envió algunos de los temas y nos pregunto dónde creíamos nosotros que podía estar bien que los mandara, por ver si algún sello se los quería publicar. Y le dijimos que los queríamos para nosotros, así que fue todo muy fácil. Es un productor increíble también, y que haya recuperado su material synth-pop nos parece muy refrescante. No hay muchos sellos que se atrevan ahora a sacar música así, pero a nosotros no nos importa volver a editar algo que se pueda relacionar con el electroclash.

¿Qué más tenéis en la lista de espera ahora mismo?

Una recopilación que se titulará “New Jack Techno” y que incluirá un montón de artistas nuevos. También sacaremos el álbum de Proxy, por el que hemos estado esperando ya mucho tiempo, nuevos EPs de Skream, Clouds, Gingy & Bordello y algo más de Twin Turbo. Tiga tiene material increíble todavía por salir, y supongo que nos quedaremos algunos temas para nosotros.

Hablando de Skream, parece ser que con él os acercáis al dubstep. ¿Qué más nos puedes contar sobre esta incorporación al sello?

El disco de Skream es increíble, pero va a ser muy distinto a lo que hace habitualmente. Me gusta mucho lo que he escuchado por ahora, pero tenemos que esperar a que llegue el master final.

¿Qué es lo que os interesa del dubstep, si es que os interesa algo? En Norteamérica, después del boom de Skrillex, se considera un sonido comercial, así que puede ser relevante pensar si es el mejor momento para tomar esta dirección.

Admito que estamos llegando un poco tarde a todo esto. Tiga está muy metido en ciertas cosas comerciales que se hacen en el dubstep, pero en general creo que estamos más a favor del material que llega de UK, sobre todo de esos artistas que admiten influencias del techno como Untold, Zomby, Skream y también Blawan (para el que la influencia del dubstep quizá no sea tan importante).

También habéis fichado a un nuevo proyecto llamado Clouds.

Suele haber bastante confusión con nuestros Clouds, ya que hay un grupo dubstep de Finlandia que se llama igual. Los Clouds de Turbo son dos jóvenes escoceses. Su EP es monstruoso… ya les han charteado Sven Väth y Martin Gore, así que parece que las cosas están empezando bien para ellos.

Parece que el futuro va a ser excitante para Turbo. ¿Qué sensaciones tenéis en este momento, justo cuando parecéis entrar en una nueva etapa de desarrollo estético, y sin tener aún ninguna impresión exacta de cómo puede recibir el público este nuevo material?

Es muy excitante cuando te dispones a cambiar las cosas y no quedarte atascado siempre en lo mismo. Estoy fascinado con todos los nuevos talentos que hemos fichado y tengo muchas ganas de escuchar lo nuevo que vayan a ir sacando este año.

En los próximos cinco años, ¿qué posición os gustaría ocupar dentro del mercado de la música de baile?

Bueno, si no podemos conseguir la dominación absoluta, con sobrevivir a mí ya me va bien. Nos conformamos con poder seguir editando la música que nos gusta.

Tiga anunció en Twitter que ya había empezado a escribir canciones para un futuro álbum y que el detonante de todo fue tocar el piano en una habitación de hotel. ¿Te ha contado algo de cómo está yendo la cosa?

No podemos marcar aún una hoja de ruta, aunque sí puedo decir que ha estado creando algunos temas brutales y estoy seguro de que ALGUNOS acabarán viendo la luz este mismo año. Es él quien tiene que decidir si primero quiere editar algunos singles o guardárselos todos para un álbum, pero la música va a salir sea como sea.

Y, en este momento de vuestra historia, ¿qué representan para vosotros palabras como electroclash o nu rave?

Prácticamente lo mismo que ‘indie-dance’ o ‘deep jack swing’, o sea, casi nada.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar