Entrevistas

Rebolledo

El guerrero americano

Rebolledo

Cuando parece que la música de baile –en concreto, el techno– está entrando en una etapa aburrida, sin apenas ideas nuevas, mirando demasiado a su pasado con un respeto que de tan reverencial se diría que inútil, entonces llega Mauricio Rebolledo para traer algo de material fresco a los clubes. Este mexicano, al que conocimos hace un par de años gracias a su 12” en Cómeme –el sello inaugurado por Matías Aguayo y Gary Pimiento para sondear el nuevo underground electrónico en la América hispana–, ha ido poco a poco erigiéndose en celebridad de una manera de hacer en la que se mezclan un enfoque naïf, un sonido seco y reducido a lo mínimo, fuerza y pasión. Es normal que el sector más purista del techno le vea con suspicacia: cortes como su ya famoso “Guerrero” son de los que aparecen como un meteorito, ignorando casi todo de la historia ilustre del género, sin saber localizar Detroit en el mapa, pero consiguiendo un objetivo, que es el de calentar la temperatura del club.

Tras un año y medio de lenta elaboración, Rebolledo ha completado “Súper Vato”, su álbum de debut –editado por Cómeme, distribuido internacionalmente por Kompakt– y ha logrado algo que deseábamos pero que aún veíamos todavía lejano: perfeccionar su escuela, mantener sus principios básicos de economía de sonidos, pero a la vez maximizar el efecto. Rebolledo practica un techno que tiene su punto de partida en algo así como una revisión de la EBM de los 80, y quizá también en el trance, pero que también suena a la novísima vuelta de tuerca al genero minimalista, salpicado con voces histéricas que lanzan mensajes, aparentemente, absurdos. Autodidacta, hedonista, una isla de libertad y creatividad fuera de los tiránicos círculos europeos del techno, el insólito Rebolledo ha firmado un álbum que confirma las expectativas que sus fieles –las facciones más freaks de la escena de club– depositaron en él. Ahora, ha llegado el momento de conversar.

¿Cómo empezaste a interesarte por el arte de mezclar discos y toda la cultura que envuelve a la música de baile en general?

Hacia finales de los 90 me fui a vivir a Monterrey, en el norte de México, para estudiar en la universidad. Siendo ésta una ciudad grande con muchas opciones, ahí comencé a salir de noche a clubes underground, y me dí cuenta de que ahí me la pasaba mejor que en cualquier otro tipo de club (o lugar en general, más bien). Me encantaba bailar toda la noche, hasta que en un punto bailar no fue suficiente y comencé a manera de hobby a aprender el craft de ser DJ.

¿Cuál dirías que es tu background musical? Que música escuchabas mientras crecías?

Es casi nulo. En mi casa nadie es realmente aficionado a la música y nunca fui inculcado musicalmete, aparte de que Xalapa es una ciudad relativamente pequeña a la que (sobre todo hace años) todo llegaba mucho después. Yo crecí sin MTV y sólo escuchaba lo poco que había a mi alcance. La mezcla de música que escuchaba era muy variada. Desde niño me gustaba Michael Jackson, recuerdo mucho la música que mi papá ponía en el auto cuando hacíamos roadtrips, que de hecho es música que me influyó mucho; también ciertas cosas disco que él escuchaba fueron de gran influencia para mí. Siempre me gustó el drive del disco. El primer vinilo que compré fue el soundtrack de “Batman” (por Prince).

¿Había algún tipo de escena o club importante en Xalapa? Y hablando de México en general, ¿en qué fase está ahora la música electrónica? ¿Hay algún nuevo artista electrónico que crees que deberíamos seguir de cerca?

Crecí sin realmente identificarla, más bién. Xalapa, a pesar de ser una ciudad llena de música y cultura, por el momento no tiene una escena electrónica real, creo yo. Hay algunos con gustos buenos y gente que esporádicamente hace eventos interesantes, pero no es una constante. México ahora está en un momento muy interesante, creo. Hay mucha gente nueva haciendo cosas buenas, desde fiestas, festivales y eventos, como productores jóvenes con mucho talento y originalidad. Un proyecto en particular que me llamó mucho la atención y que pude escuchar en una noche a la que me invitaron, ya que tocaron antes de mi, es Zombies In Miami: tienen un sonido muy fresco, con un aproach muy particular al disco de sintetizador. Vale la pena estar pendientes de sus producciones, porque cada vez están más interesantes.

Acaba de salir “Super Vato”, tu álbum de debut. A grandes rasgos, ¿qué debemos esperar de él?

Tiene definitivamente todo mi estilo y refleja mi visión de la música al igual que mis producciones anteriores, y aunque la composición sigue siendo muy “sencilla”, los procesos fueron más elaborados.

¿Cómo ha sido el proceso de grabación del disco? ¿Le has dado forma con tracks que has ido haciendo sobre la marcha o ha sido más una cuestión de sentarse y decir “voy a empezar y a acabar un álbum”?

La idea de hacer un album surgió en enero del 2010, durante un viaje a Chile donde estaba casi toda la crew de Cómeme en ese momento. Estando ahí hice la primera maqueta de “Canivalón” y se la mostré a Matías y a Gary Pimiento. Al escucharla concluimos en que ese tema era el comienzo del proyecto del álbum. Ése fue el punto de partida y de ahí armé el resto de los tracks, tratando de seguir un concepto de conjunto. El único tema que ya tenia de antes es “La Pena”, que comencé en 2009. Me gustaba mucho, pero nunca había encajado en un release y en el album cayó a la perfección.

La simplicidad y la crudeza son dos elementos esenciales en tu música. ¿Qué te atrae de estos dos conceptos?

Precisamente, el feeling de lograr mucho con muy poco. La música que tiene mucha información me distrae, y es muy raro que la disfrute. Desde niño nunca he podido saber de qué hablan las canciones, sin importar el idioma en el que estén, me distraigo y no me dicen nada las vocales muy elaboradas, a diferencia de cuando escucho marchas, por ejemplo, que son sólidas, honestas y me transmiten mucho más.

¿Cuál es la configuración actual de tu estudio? ¿A la hora de componer prefieres el software o el hardware?

El software lo uso para armar lo que hago, para grabar, editar y hacer los arrangements, pero trato de que todos los sonidos, o la mayoría posible, sean grabados. Yo no me llevo muy bien con las computadoras, y todo ese mundo MIDI y de plug-ins no es para mí, para nada soy un synth freak, pero sí me gusta tener máquinas e instrumentos con carácter. Tengo un organo de los 60 y una máquina de ritmos Hammond de los 70, por ejemplo, entre otros instrumentos. Tengo distintos tipos de percusiones, ya que mis ritmos siempre me gusta complementarlos con elementos grabados como shakers, tamborines, etc.

Eres una de las puntas de lanza del sello Cómeme (de hecho, “Super Vato” es el primer álbum de la marca). Para nosotros es una de las plataformas recientes que mejor ha sabido desarrollar una personalidad claramente diferenciadora. ¿Qué papel juegas en el sello, más allá de editar tu música ahí, y como valoras su aportación a la música de baile actual?

Dentro de Cómeme no tengo ningun puesto o cargo oficial por llamarle así, pero tampoco creo que sea simplemente un artista que edita en el sello, ya que siempre estoy al tanto de lo que ocurre en él, aporto ideas y propuestas, así como haber mostrado la música que a mí me parecía interesante a Matías y a Gary, de artistas que ahora están en Cómeme como Daniel Maloso, Philipp Gorbachev y Ana Helder, a quienes escuché yo inicialmente. Siendo parte de Cómeme, me cuesta trabajo opinar acerca de su aportación a la música actual, simplemente hacemos música muy honesta con el fin de divertirnos, lo cual ha resultado en que a cierta gente le guste y le llame la atención.

¿Cuales crees son las ideas claves en el sonido Cómeme?

Creo que más bien funcionamos al contrario, no tenemos una lista de ideas y reglas a seguir para generar el sonido del sello, es más bien hacer las cosas con libertad y sin querer o pretender encajar en una escena o trend, simplemente hacer la música que a nosotros nos gustaría bailar. Cada uno tenemos nuestro estilo, pero de alguna forma toda la música del sello comparte el mismo espiritu y es lo que la hace sonar como una sola cosa.

Más allá de la música, parece que formáis una comunidad bastante sólida. Más allá de amigos como Matías Aguayo o Daniel Maloso, ¿qué tipo de relación tienes con los demás artistas del sello? ¿Os veis a menudo?

A casi todos los veo al menos una temporada al año, de todos soy muy amigo, y los quiero mucho. Tourear con ellos siempre es lo máximo, y compartir experiencias fuera de las pistas de baile también es muy lindo para mí.

Al igual que tu música, tus sets como DJ tienen una gran personalidad y una idiosincrasia particular. Para ti, ¿qué es lo más importante que debe tener o hacer un buen DJ?

Poner música “buena” es algo que cualquiera puede hacer, lo que hace la diferencia es saber crear momentos, y ponerle mas atención al estómago que a los oídos para decidir qué tema es el siguiente.

¿En que momento está ahora Pachanga Boys, tu proyecto compartido con Superpitcher? ¿Podemos esperar novedades musicales pronto? ¿En que dirección irán?

Pachanga Boys está muy activo. Estamos trabajando mucho actualmente. Acabamos de hacer un nuevo sello que se llama Hippie Dance, de producción muy limitada (300 copias en vinilo de cada release), con la idea de tener toda la libertad de hacer y seleccionar la música que queramos sin preocuparnos por géneros, estilos, etc… sería como ser underground dentro del underground. El primer EP es nuestro y se llama “Thanks For Nothing”. También estamos preparando nuestro primer album, que estará listo en 2012 y será editado en Kompakt, del cual estamos muy contentos por el resultado, es muy libre y variado.

Uno de los tracks más descacharrantes del año es el “I Dont' Smoke” de Matías Aguayo. ¿Puedes explicarnos brevemente la historia que se esconde detrás de la canción?

Jejeje. Fue un verano larguísimo para mí. En cada ciudad que visité, al menos cinco personas me preguntaron si tenía un cigarro. Esto surgió por una anécdota de un tour Cómeme hace dos años, la asistente del tour que nos estuvo apoyando, a pesar de ser muy eficiente en su trabajo, tenía la peculiar característica de que después de un par de tragos, la memoria de corto plazo le fallaba un poco, y una noche en Lisboa, después de tocar en el Lux, me preguntó… ‘Rebolledo, do you have a cigarrete?’, a lo que contesté: ‘No, I don´t smoke’. Dos minutos después, ‘Rebolledo, do you have a cigarrete?’, ‘no, I don´t smoke’. En un lapso de al menos dos horas me preguntó no menos de diez veces lo mismo, y mi respuesta cada vez era más desesperada. ‘NO, I DONT SMOKE, I DON’T SMOKE!’. Días después le conté esto a Matías, nos reímos, comenzó a cantar la frase como broma y un par de semanas despues me mandó el tema. Jeje.

El componente visual siempre ha sido importante para ti a a la hora de dar a conocer tu música. Tus videos son un torrente de actitud, personalidad y humor. ¿Qué tipo de ideas se esconden detrás de ellos? ¿O es simplemente un acto de buscar imágenes que a vuestro entender funcionen con la música?

Es, básicamente, buscar imágenes que creemos que funcionan con la música, y divertirnos en el proceso de hacer el vídeo. No hay mayor mensaje oculto.

¿Cuáles son tus planes de futuro inmediato? Tanto en lo musical como en lo extra-musical.

Antes que nada, promover el album, comenzando con un tour en Europa durante octubre y noviembre, en ese tiempo en el cual mi base será como siempre Colonia. Voy a trabajar con Superpitcher en cosas respecto a Hippie Dance y nuestro álbum. En diciembre vuelvo a México junto con él para hacer shows de Pachanga Boys, seguir trabajando en el estudio, así como programar tiempos libres para sacar el estrés acumulado de todo el año, que ha sido muy loco.

¿Qué hay de tus planes de convertirte en piloto de carreras? ¿Sigue en pie la idea?

Me encanta la idea y sigue en pie, al menos a manera de hobby. Por el momento, por mi trabajo actual es muy complicado, ya que ambas cosas se hacen principalmente en fines de semana, pero definitivamente lo tengo contemplado para el futuro.

Super Vato by cómeme

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar