Entrevistas

Real Estate: “Tenemos una conexión entre nosotros casi telepática”

Una conversación con Martin Courtney sobre la edad dorada del indie-rock, los recuerdos de la infancia y hacer canciones entre amigos

La música de Real Estate es infecciosa. Como un viejo amigo que puede desarmarte con una observación tan concisa como brillante; es elegantemente comedida y astutamente compleja a la vez. Hablamos con Martin Courtney antes de su actuación en San Miguel Primavera Sound.

Martin Courtney, el cantante y guitarrista de Real Estate, creció en Ridgewood, una acaudalada ciudad de Nueva Jersey a una media hora de Manhattan. Hoy practica un glorioso pop guitarrero junto con cuatro de sus amigos de la infancia. Admito que estos detalles son elementales, pero sin embargo son fundamentales para ellos y quizá su característica más definitoria. Su amistad órbita a través de armoniosas melodías que se entrelazan, sincronizándose y desincronizándose con absoluta perfección. Al mismo tiempo, en sus texturas cálidas y en sus ritmos nerviosos se filtran, como una respiración tranquila, sus infancias apacibles y despreocupadas en los suburbios de la gran ciudad. Courtney reconoce la importancia de la amistad en el grupo, haciendo hincapié tanto en los referentes compartidos como en una cierta comprensión implícita: “Cuando escribo canciones, ellos pueden entender el tipo de sentimiento que le quiero dar a un tema incluso antes de que lo entienda yo mismo”.

La música de Real Estate es una compañía infecciosa. Como un viejo amigo que puede desarmarte con una observación tan concisa como brillante, es elegantemente comedida y astutamente compleja a la vez. Hablamos con Martin Courtney antes de su actuación en San Miguel Primavera Sound. Exhorta sus palabras con risas y pausas, su discurso está condimentado con muchas muletillas tipo “¿sabes?” y a menudo parece decidir cuál es su respuesta a media frase. Aún así, detrás de sus cadencias relajadas se esconde una persona inteligente y perspicaz. Al igual que su música, una agradable compañía.

Recibisteis muchos elogios por vuestro primer disco y me imagino que, a raíz de ello, mucho interés por parte de los sellos. ¿Qué os llevó a decidiros por Domino? ¿Hay algo que os atraiga especialmente del sello?

Sí, a nosotros ya nos excitaba el simple hecho de que Domino fuese una posibilidad. Es un sello mucho más grande que en el que estábamos antes y al mismo tiempo han editado muchísima buena música de la que somos grandes fans: tanto del material antiguo que publicaban en los 90 como todo lo que están sacando ahora. Es un honor poder estar al lado de tantas bandas de las que somos fans.

¿Con que te quedarías de su plantilla?

De los actuales, Cass McCombs, Animal Collective, Dirty Projectors, y luego muchas cosas de los 90s. En el Reino Unido editaban mucho material que en los Estados Unidos sacaban otros sellos. Como Pavement y todo lo que publicaba Drag City, somos muy fans de toda esta música.

"Todos compartimos las mismas influencias, todos crecimos escuchando la misma música, todos tenemos los mismos puntos de referencia"

Tengo entendido que algunos de vosotros habéis estado tocando juntos durante más de 10 años. ¿Cómo crees que esto afecta a vuestra dinámica de trabajo?

Creo que más que esto lo que nos ayuda mucho es el hecho de que nos conozcamos de hace tanto tiempo. Creo que entendemos el estilo de cada uno y esto ayuda a mis compañeros a entender el modo en que escribo. De hecho, cuando escribo canciones, ellos pueden entender el tipo de sentimiento que le quiero dar a una canción incluso antes de que lo entienda yo mismo. Creo que el conocernos de hace tanto tiempo permite que todo se convierta en algo mucho más natural. Todos compartimos las mismas influencias, todos crecimos escuchando la misma música, todos tenemos los mismos puntos de referencia.

¿Qué tipo de música escuchabas cuando creciste?

El típico indie-rock. Cuando estábamos en el instituto ya éramos muy fans de Built To Spill, Pavement, The Microphones, bandas como esas. Personalmente también me gustaba mucho Elliot Smith. Muchas cosas distintas. Incluso las cosas más nerds, de hecho nos hicimos amigos porque a todos nos gustaban Weezer (nos sigue gustando mucho Weezer a todos), y también cuando surgieron The Strokes. Creo que este tipo de cosas nos ayudan a seguir siendo amigos y a comprender el estilo musical de cada uno de nosotros.

¿Encuentras que esto significa que tienes una especie de conexión telepática con el grupo?

Si. Aún así, no sabría si llamarlo de esta manera. Es intangible. Imagino que es como un lenguaje musical que todos entendemos. Pero creo que cualquier persona de una edad similar puede entender de dónde venimos.

¿Percibes algún tipo de contrapartida negativa derivada de ser amigos tan cercanos? ¿Discutís cuando estáis de gira, por ejemplo?

¡Sí! [Risas]. Por supuesto que discutimos. Dicho de una manera fácil: es como si fuésemos hermanos. Somos como una familia. Así que, inevitablemente, nos peleamos, casi tanto como los ratos en los que nos llevamos bien. Nos ponemos de los nervios los unos a los otros porque nos conocemos de hace tanto tiempo que sentimos que podemos decir cualquier cosa. Pero podemos ser así sólo porque somos grandes amigos.

¿Cómo afectó a esta dinámica el hecho de que se unieran nuevos miembros?

No mucho, la verdad. Conocemos a Jonah [que toca teclados y guitarra] y Jackson [batería] desde hace años. Son un par de años más jóvenes que nosotros. Matt, Alex y yo fuimos al mismo instituto. Luego Alex se fue a un internado y ahí conoció a Jonah. Así que básicamente conocemos a Jonah desde los tiempos del instituto. A Jackson le conocimos en la universidad, pero aún así es como si fuésemos viejos amigos. El mismo tipo de relación en la que todos tenemos el mismo gusto musical, y ambos son tíos muy fáciles de tratar.

Todos crecisteis en Nueva Jersey. ¿Crees que esto ha influenciado vuestro trabajo de alguna manera? ¿Sentís que formáis parte de una trayectoria particular?

No de algo demasiado particular. Pero sí que hay muchas buenas bandas en Nueva Jersey. The Feelies, por ejemplo, nos han influenciado. Dejamos que nos influenciaran porque nos gustaba mucho su música. Creo que lo mismo vale para Yo La Tengo. Soy muy fan de ellos y definitivamente saco cosas de estas dos bandas. Pero no creo que intentemos sonar como una banda de Jersey. Es más como... Quiero decir, estoy orgulloso de que se nos asocie a eso porque quiero que la gente sepa de dónde venimos. Estoy orgulloso de ser de ahí. También creo que es genial que en este punto nos hayamos integrado en este linaje de algún modo. Quiero decir, simplemente por el hecho de ser una banda y de venir de Nueva Jersey. Para mí es algo excitante, es guay.

"Algunas personas piensan que nuestra música es veraniega. Yo no pienso eso; no escribo necesariamente sobre una estación específica"

Parece que se está cociendo una escena en Nueva Jersey, con bandas como Titus Andronicus y Vivian Girls, por ejemplo. ¿Lo veis así también?

Sí, muchos de ellos son amigos nuestros del instituto. Somos amigos con mucha gente de Cornell que hace música, pero para nosotros han estado haciendo música durante mucho tiempo. Les hemos conocido durante casi tanto tiempo como nos conocemos entre nosotros. Así que la cosa es que la escena siempre ha estado ahí para nosotros. Es genial que todos siguiesen haciendo música, porque siempre he sabido que tenían mucho talento. Cuando estaba en el instituto y hacíamos el tonto y empezamos a escribir música estaba realmente impresionado. No me puse a escribir mucho hasta empezar la universidad. Normalmente tocaba en las bandas de otras personas. Pero recuerdo pensar: es genial que haya todas estas bandas que son de aquí, todo el mundo es realmente bueno, esto es realmente especial, espero que algún día la gente… [Risas] lo reconozca. Y es lo que más o menos ha ocurrido, así que es muy excitante, creo yo.

A veces parece que una ‘escena’ se etiqueta desde fuera, mientras que desde dentro sólo son personas bien avenidas y que se inspiran las unas a las otras.

Sí, pienso que eso es totalmente cierto y creo que las personas no se dan cuenta de ello. Todas estas bandas que han emergido en los últimos años, creo que la gente no se da cuenta que hemos estado trabajando todos durante muchos años. Todos hemos tocado en las bandas de otros. No es sólo lo que hay ahora; ha habido muchas bandas antes que esto.

Real Estate parece sugerir a mucha gente una imagen muy específica –sol, playa, verano–. ¿Crees que vuestra obra está enraizada en un tiempo, estación o lugar específico?

Puedo ver eso en nuestro primer disco, aunque bueno, diría que básicamente toda la música que hemos sacado evoca ciertas imágenes. No nos propusimos hacer eso; simplemente es mi escritura. Tal y como íbamos haciendo música y escribíamos canciones, creo que empezó a emerger una temática. Para mí son imágenes de mi crecimiento: mi juventud y de donde somos. Porque creo que ahí es donde va mi pensamiento cuando trato de escribir letras. Acabo pensando en nuestra ciudad natal y cosas así. Quizá porque los tres hemos tocado juntos desde entonces. Y pensar en ellos me hace pensar en crecer. Así que sí, creo que es normal que algunas personas puedan pensar eso. Algunas personas piensan que nuestra música es veraniega. Yo no pienso necesariamente eso; no escribo necesariamente sobre una estación específica.

¿Dirías que tu obra es autobiográfica, entonces? Dices que es sobre crecer.

Sí, definitivamente está enraizada en historias personales. Ni siquiera historias: recuerdos, imágenes de mi infancia. Mayoritariamente es eso.

Siguiendo con el tema de las imágenes, si tu música pudiese ser la banda sonora de alguna película, ¿cuál escogerías?

Pues sabes, ¡no tengo ni idea! [Risas] Pero es gracioso, porque me encanta la idea de hacer música para películas. Realmente quiero hacer eso, así que no sé… tengo amigos, viejos amigos –de nuevo, sabes, de cuando éramos más jóvenes– que son cineastas. Me encantaría verles tener éxito y hacer una película. Me encantaría hacer la música para esa película y que todas nuestras experiencias de cómo crecimos se reflejasen. Sí. Es una pregunta interesante para mí. Es algo que siento que no puedo hacer, ¡pero quiero hacer!

¡Crucemos los dedos! ¿Cómo fue trabajar con Tom Scharpling en el vídeo de “Easy”? ¿Cómo surgió?

Bueno, somos fans de sus vídeos. Y también es de Nueva Jersey. Sólo queríamos hacer un vídeo que fuese parecido a esos vídeos clásicos tan divertidos del indie-rock de los 90s. ¿Sabes? Queríamos tener una narrativa divertida, porque ese es el tipo de vídeos que a todos nos gusta, así que le preguntamos si estaba interesado en trabajar con nosotros y dijo que sí. Aunque no llegamos a trabajar con él personalmente pues estábamos de gira. La semana que tenía libre para trabajar en el vídeo era precisamente una semana en la que estábamos fuera. Eso fue la parte jodida de que hiciese nuestro videoclip, que no pudiésemos estar ahí, ¿sabes? Queríamos salir en él, pero es lo que hay. Sólo estamos orgullosos de que pudiese hacerlo. Y salió realmente bien. Estamos contentos con ello.

Es gracioso que cites a los vídeos de indie-rock de los 90s porque me recordó mucho al de “Cut Your Hair” de Pavement.

Sí, nos encanta ese vídeo. No quiero –o no le veo el sentido– hacer un vídeo artístico en plan serio. A no ser que sea muy bonito. Personalmente me gustan los vídeos que tienen una narrativa. Sólo creo que así es más interesante.

Vamos a tu proceso de escritura. ¿Es una cosa puramente colaborativa o das con una idea y luego la expandes? ¿Cómo funciona?

Realmente depende. Va canción a canción. La mayoría de las veces ya aparezco con una canción escrita. Ya sabes, un verso, el estribillo, partes de la canción. A veces incluso una parte para la guitarra o para el bajo, o una idea para la batería. Voy a intentar poner en práctica distintas de estas cosas. A veces una canción está completamente formada; otras sólo hay el verso y el estribillo. Luego trabajamos juntos para ensamblar la canción. Decidir cuánto durará cada parte, dónde cambiar y cosas como esas. Las dinámicas de la canción. Y, además, no escribo todas las canciones. Escribo la mayoría, pero otras veces Matt o Bleeker también aparecen con una idea. Así que sí, en general es un proceso “semi-colaborativo”. Creo que así es cómo lo llamaría. Tal y como podría ser cualquier proceso creativo. Una persona da con el núcleo de la idea pero entonces en distintos grados todos contribuimos.

Por último, vuestro nombre. Es muy difícil de buscar en Google. ¿Por qué lo escogisteis así?

[Risas] Bueno, ¡diría que la respuesta corta sería que no estábamos pensando en Google! Cuando empezamos –en 2008– era verano y todos nos habíamos graduado en la universidad y buscábamos trabajo. Mis padres trabajan en una inmobiliaria [nota: en inglés, ‘real estate’] y planeaba ir a la escuela para sacarme una licencia de agente inmobiliario para poder trabajar para ellos. Un día que estábamos ensayando bromeábamos que todos deberíamos ir a la escuela de agentes inmobiliarios –mi madre bromeó que nos daría trabajo a todos– y trabajar de eso. No es muy gracioso, en realidad, pero creíamos que lo era: ¡trabajaríamos en ‘real estate’ durante el día y en Real Estate durante la noche!

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar