Entrevistas

Rasgando el velo de misterio (sólo en parte) de Iamamiwhoami

Jonna Lee, la mujer tras el proyecto viral multimedia que ha revolucionado internet durante tres años, da la cara motivo del lanzamiento oficial de su álbum ‘kin’

A principios de diciembre de 2009 un misterioso vídeo de menos de un minuto titulado “Prelude 699130082.451322-5.4.21.3.1.20.9.15.14.1.12” encendió la mecha de iamamiwhoami, el proyecto multimedia más arty que la generación YouTube ha conocido jamás.

Durante los primeros meses cientos de preguntas azotaron la red. Nadie sabía por entonces quién o quiénes se escondían detrás de aquellas pequeñas gemas audiovisuales, ni sus verdaderas intenciones. Los vídeos (‘capítulos’, para sus creadores) se fueron sucediendo y las incógnitas se mantenían allí. Pero tan pronto como saltó a la red ‘b’, a mediados de marzo de 2010, los más avispados apuntaron con su dedo a Jonna Lee, una cantautora sueca que hasta aquel entonces había editado dos álbumes con su nombre de pila. De ser una inofensiva artista de pop-folk, nuestra protagonista mutó en una de las reinas encubiertas del pop sintético, el relevo en internet de la ya de por sí enigmática Karin Dreijer Andersson (la mitad de The Knife que se lo montó sola como Fever Ray).

Resuelto el enigma de quién era la líder de la secta, la curiosidad nos llevó a seguir religiosamente sus siguientes pasos. No obstante, lo que nos desarmó por completo aconteció la noche del 16 de noviembre de 2010. Bajo el título de “To Whom It May Concern: In Concert”, iamamiwhoami ofreció un concierto online de una hora de duración tan presuntuoso, enfermizo y visualmente demoledor que dudamos de que alguien pueda atreverse a superarlo durante un buen tiempo (aunque lo borraron de su cuenta oficial de YouTube a las cuatro horas de subirlo, aún puede verse íntegramente).

Con las bases de su propuesta audiovisual más que aposentadas, sobre todo tras aquel culmen icónico que consiguieron con “; john” / “clump” y la cama de rollos de papel higiénico, el proyecto fue haciendo público los temas que conformarían su primer álbum de estudio, “kin”, que este mismo 3 de septiembre Cooperative Music ha puesto a la venta en formato físico (en CD+DVD). He aquí el motivo por el que hemos decidido enviar un generoso cuestionario a Jonna Lee. Sin embargo, como pueden imaginarse, no esperen encontrarse con las típicas respuestas que cualquier artista se ve obligado a contestar en medio de la vorágine promocional. Igual de críptica que en sus vídeos, Lee nos torea, contesta en muchas ocasiones sin ton ni son y expande más interrogantes a su ya de por sí complicado entramado multimedia. Quizás mejor así: si escupiera públicamente toda la verdad, el misterio perdería parte de su magia.

Desde que emergisteis habéis sido considerados uno de los grandes pioneros de la promoción viral. ¿Quién tuvo la idea de explotar este novedoso camino?

Fui yo quien dio a luz y ejecutó el proyecto con la intención de producir y compartir nuestros episodios cronológicamente en tiempo real.

Durante los primeros meses, los previos a “b”, medio mundo se preguntaba quién o quiénes estaban detrás de iamamiwhoami. Hubo rumores que apuntaban a Goldfrapp, The Knife o, incluso, a Christina Aguilera. ¿Qué pensabas cuando leías todas aquellas fabulaciones? ¿Esperabas suposiciones tan rocambolescas?

Por entonces, necesitaba centrarme en la creación de iamamiwhomai para poder continuar. Era demasiado pronto para decir cómo crecería el proyecto. Finalmente, el ruido que se formó a nuestro alrededor se centró en lo esencial: el trabajo hecho.

¿Cuál es el verdadero punto de inicio de iamamiwhoami? ¿Quizás no estabas del todo satisfecha con tu carrera en solitario y necesitabas un cambio de aires?

Fue originado por la convención de la experiencia en su forma más pura. Tenía una serie de canciones que tenían que ser capaces de crecer libremente. Desquebrajé todo lo antiguo de raíz y empecé de nuevo. Visualizar físicamente las canciones era uno de mis objetivos desde hacía tiempo. Por ello empecé a experimentar con nuestros colaboradores visuales.

¿La serie numérica de los primeros vídeo-teasers guardaban algún significado oculto?

Sirven de propósito tanto en claro como en abstracto. Articulamos nuestros límites en las interpretaciones de la audiencia. Tengo confianza en las habilidades de quienes nos ven y nos escuchan.

¿Desde el primer momento tu intención era lanzar un disco al uso, o la idea vino después de la buena acogida de los primeros vídeos virales?

Todo nuestro trabajo se ha hecho en tiempo real, tanto sonoro como visualmente. Cada serie se ha planificado poco tiempo antes de realizarlo y se ha completado justo antes de que lo compartiéramos en la red.

¿Cuál es el habitual proceso de grabación de uno de tus temas?

El proceso varía dependiendo de la pieza. La voz es una útil herramienta de comunicación. Configurar los estados de ánimo en palabras es otra. Mezclar diferentes emociones tanto en el sonido como en las imágenes nos resulta fascinante.

Cuando grabáis una canción en el estudio, ¿ya tenéis en mente cómo debe sonar o bien suele evoluciona drásticamente durante el proceso?

La idea de “kin” empezó a desarrollarse tras nuestro primer concierto en 2011, tal como se refleja en “; john” y “clump”. Fueron las primeras en tomar forma cuando empezamos el proceso creativo. El resto se crearon cronológicamente. En el caso de “bounty” [los sencillos que van desde “b” hasta “clump”], éstos fueron hechos a medida que los compartíamos, episodio por episodio.

Aparte de ti, ¿qué otras personas están involucradas en el aspecto estrictamente musical?

En el sonido trabajo junto a Claes Björklund.

"Crear cronológicamente te permite viajar en el tiempo cuando miras hacia atrás"

¿Cómo crees que los temas han evolucionado desde “b” hasta el día de hoy?

La evolución ha sido constante, pero el núcleo se ha mantenido sólido. Crear cronológicamente te permite viajar en el tiempo cuando miras hacia atrás.

¿Por qué motivo los temas previos a “sever” [entre ellos los anteriormente citados “; john” y “clump”] no han sido incluidos en “kin”? ¿Cabe la posibilidad de que en algún momento se editen físicamente?

No son parte de “kin”, sino el epílogo de la era “bounty”. Tuvieron relevancia en su justo momento.

¿Crees que has dado un paso cualitativo a partir de “; john” y “clump”? Muchos de tus seguidores siguen considerándolos dos de tus mejores vídeos-canciones.

Siento el mismo apego por todo nuestro trabajo. Es lo que es: surge de la necesidad.

En noviembre de 2010 tuvimos la oportunidad de poder disfrutar de “In concert”, un directo que sólo retransmitisteis a través de YouTube. ¿Cuánto tiempo os llevó grabarlo? ¿Cuál fue el momento más dificultoso de su realización?

Duraba una hora y cuatro minutos. Lo preparamos cuidadosamente para esa noche y nuestro bosque nos mostró lo mejor de sí. El tiempo estaba en su esencia. A veces un buen trabajador tiene que estar dispuesto a perderlo todo. Y así fue.

En la era “kin” uno de los grandes protagonistas de los vídeos han sido unos enigmáticos monstruos peludos. Se han escrito muchas cábalas acerca de su verdadero significado pero, ¿podrías contarnos cuál es la verdadera fuente de inspiración de estos misteriosos entes?

Simbolizan una parte de mí y de tantos otros. La vida con ellos es mucho más deliciosa. Sin ir más lejos, he experimentado las consecuencias de vivir sin su compañía.

Vuestro primer directo en vivo fue el pasado año en el Way Out Festival. Y ahora, con el lanzamiento oficial de “kin”, os embarcaréis en una primera gira europea más convencional. ¿Puedes contarnos algo sobre ello? ¿Qué concepto vertebrará dichos conciertos?

Tengo muchas ganas de mostrar ‘kin’ a mis seres queridos. Los conciertos mantendrán el discurso actual de ‘kin’ y, además, enseñarán otras caras más allá del disco.

¿Os resulta difícil a ti y tu equipo poder trasladar la imaginería visual de los vídeos sobre un escenario?

Son dos mundos diferentes. Pero sí, todo nuestro trabajo es un reto. Cada episodio decidirá su ajuste al directo.

Del mismo modo que Lady Gaga tiene su ‘Haus Of Gaga’, ¿quiénes son los encargados de llevar la batuta creativa de vuestros vídeos? ¿Cuántos y quiénes son?

Iamamiwhoami ha trabajado desde el principio con los mismos colaboradores visuales. Robin Kempe-Bergman (director), John Strandh (director de fotografía), Agustin Moreaux (sets, vestuario y maquillaje) y yo, como productora. Hay una innegable química entre nosotros.

¿Ha habido bandas que os hayan influenciado de forma notable?

La burbuja que hemos creado a nuestro alrededor es ahora autosuficiente. Continuamos con una historia que se alimenta a sí misma.

A un año vista, si el Apocalipsis no acaba con nosotros, ¿qué planes tenéis en mente?

Existo en el presente. Quién sabe qué será lo próximo.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar