Entrevistas

RZA

Nociones básicas sobre espiritualidad y liderazgo
RZA RZA

RZA

Dios está en casa. Lleva sombrero, gafas de sol y un anillo de tamaño hiperbólico con un ojo que todo lo ve. Está sentado en un sofá delante de los alumnos de la Red Bull Music Academy, un grupo de chicos y chicas más allá de lo híperestético: son guapísimos, van vestidos increíblemente bien, emanan una adolescencia maravillosa consagrada a la música y miran hipnotizados a un ídolo; parece que Gus Van Sant, Harmony Corine, Hedi Slimane o Larry Clark vayan a entrar en cualquier momento para inmortalizar tamaña dosis de belleza y energía adolescente. Su dios está en casa: RZA está hablando, sentando cátedra, dando una lección magistral sobre lo que mejor sabe hacer: música y negocio. En un determinado momento, el entrevistador le propone pinchar “C.R.E.A.M.”, el octavo corte del primer disco de Wu-Tang Clan y hablar de cómo fue grabar ese tema. “C.R.E.A.M.” atruena en la Academy y empieza un headbanging colectivo ultra rítmico, mientras uno de los alumnos mira al techo arrebatado, silabeando cada palabra de ese himno que es “Cash Rules Everything Around Me”.

El discurso de RZA zigzaguea entre momentos megalómanos -como cuando repasa todos los álbumes multiplatino en los que ha trabajado o todas las películas que ha engrandecido con sus composiciones o su actuación-, momentos humildes -como cuando agradece a Kanye West haberle nombrado su máxima inspiración, pero aclara que es él quien ha aprendido muchísimo del disciplinado modo de trabajo de West- y momentos súper espirituales, como cuando recuerda la iluminación que supuso para él visitar China, adentrarse en el código y filosofía de las artes marciales y conocer determinados principios de las religiones orientales. Una alumna susurra temblorosa que “el corazón se le va a salir del pecho por tenerle delante” y le pide que recuerde el por qué del nombre Wu-Tang Clan y de las “36 Chambers” y otros le piden veladamente un veredicto sobre el nuevo hip hop que llega de Los Ángeles y que RZA elude. Hay un recuerdo emotivo para Ol' Dirty Bastard, miembro fallecido de Wu-Tang Clan, al que describe como “mi sangre y un verdadero amante del hip hop” y una gran disertación sobre la dualidad “maestro-alumno” que RZA recomienda mantener durante toda la vida. Los alumnos terminan en pie alrededor del maestro, honrándole y recordando que "Wu-Tang Clan es para siempre”.

Al día siguiente, RZA y su anillo hiperbólico me reciben bebiendo una copa de vino tinto. Comenta francamente perplejo que no esperaba que en Madrid hiciera tanto frío y que se la esperaba más californiana y me pregunta si yo recuerdo si él estuvo con otros Wu-Tang Clan actuando en una edición de Klubber's Day. Le digo que no y se muere de risa, mientras dice que planea un concierto especial de Wu-Tang Clan para el próximo festival de Coachella. Hablar con RZA termina siendo como consultar a un oráculo: todo se vuelven grandes sentencias, envueltas en espiritualidad y gravedad, transmitidas con una mirada demasiado penetrante y coronadas, siempre, con una risotada realmente guay.

Ayer, durante la clase magistral en la Academy, hubo varios conceptos que repetiste con insistencia y de una manera bastante simbólica. Me gustaría repasarlos contigo, si te parece bien. Uno de ellos es la inspiración. Sobre ella dijiste que cuando uno compone una canción nunca sabe si va a ser una más o si va a inspirar a tanta gente que cambiará su vida o, incluso, la historia de la música. Quedó bastante claro qué cosas te inspiran, así que me gustaría saber de qué forma te gusta inspirar a los demás.

Creo que puedo ayudar al mundo con mi experiencia, mi sabiduría y todo lo que he aprendido estudiando y pienso que podría ser un buen embajador; no entendido desde un punto de vista político, sino en un plano espiritual. Me gustaría ser una persona que ayude a transmitir la importancia de la libertad, la justicia y la igualdad, conceptos importantes y vitales para cualquier persona del mundo. Sobre la inspiración y el arte tengo una teoría: si el artista es bueno, cualquier forma de expresión artística que elija será buena y todo el arte que produzca también. Yo soy productor y músico, pero siempre que he actuado en películas me han dicho que tengo algo especial, que lo hago bien. Yo creo que es porque amo lo que hago, pero puede que haya algo más y es algo que he hablado mucho con mi mentor. La teoría que acabo de formular me recuerda a cuando tenía 17 años: de pronto, supe dibujar durante un único año de mi vida. Yo siempre había querido dibujar, pero no podía hacerlo bien. Y, de pronto, pude. Solo un año. No fue nada increíble, pero dibujé cosas realmente buenas. Mi arte decidió canalizarse así.

Soy un artista, tengo arte que expresar e inspirar. Así soy yo. Hay dos cosas que aún no he hecho y que tengo muchas ganas de poder hacer, como con el dibujo. Una es ser cómico, hacer stand up comedy. La otra es ser cantante, editar un disco en el que cante todos los versos que escribo, que son muchos. Creo que puedo hacerlo. Bob Dylan lo hizo, ¿no? (risotada loca).

Me imagino que las relaciones de amistad en un grupo tan grande y tan potente como Wu-Tang Clan tienen que ser importantes. ¿Qué significa para ti un amigo?

Para mí la amistad es importantísima. Pero yo prefiero decir hermandad que amistad. La hermandad implica algo más, algo físico, pero en el caso de Wu-Tang Clan también espiritual. Somos hermanos de espíritu. Además de mis hermanos de Wu-Tang Clan tengo otros. Por ejemplo, a Russel Crowe le llamo “Hermano Mayor” y él “Hermano Pequeño”. Creo que mucha gente debería cambiar la palabra “amigo” por “hermano” o “hermana”: implica una conexión espiritual muy importante.

¿Los hermanos decepcionan menos que los amigos?

La amistad verdadera es hermandad para mí. Mohamed Ali tiene unas ideas muy poderosas sobre la amistad que me inspiran mucho. Dice que un amigo es el que daría la vida por ti, alguien que haría algo por ti sin pensarlo porque tiene un sentimiento puro. Pero él decía que tenía pocos amigos porque todas las personas que tenía alrededor querían algo suyo: dinero o fama. Yo estoy muy de acuerdo con eso, pero añado algo más: la amistad no es algo que uno busque, es algo que uno da, es un amor incondicional. Por eso a mí no me preocupa la decepción. Yo doy mi amistad como un amor sin condiciones, un amor puro. Si alguien me decepciona, no afecta al amor que le tengo. ¿Sabes por qué? Porque el dolor que otra persona te causa durante un tiempo, para ella se vuelve eterno.

Esto es algo de lo que yo hablo con mis hermanos todo el tiempo. Por ejemplo, Raekwon, mi hermano de los Wu-Tang Clan, ha dicho mucha mierda sobre mí. Pero a mí no me afecta. Pero le amo igual. No digo que esto que yo he conseguido sea fácil, eh. Lleva mucho trabajo. (Carcajadas).

También mencionaste ayer varias veces sobre buscar la iluminación. ¿Qué significa este concepto para ti?

La iluminación es ver las cosas con claridad. Tener una luz en tu mente que te permita ver las cosas claramente, tal y como son. La iluminación te da conocimiento y, sobre todo, te mantiene alerta para no cometer errores y para saber exactamente dónde estás en todo momento. La iluminación es conocimiento y es un concepto vital para mí y para todas las cosas que hago.

Según has dicho, te sientes cercano a diferentes aspectos de varias religiones como el Islam, el Budismo, el Taoísmo o el Cristianismo. ¿Practicas otras vías alternativas como la Meditación Trascendental?

Por supuesto, claro que medito. Todo es meditación para mí. Hablar, ver, vivir. Pero la palabra que para mí significa todo es Islam, que significa vivir en paz. Es bajo ese leit motiv por el que yo me guío en todo lo que hago: vivir en paz.

Tú creaste El Plan de los Cinco Años para el Wu-Tang Clan. Un plan con el que les aseguraste a tus hermanos de grupo que si te dejaban todo el poder durante ese período de tiempo, les llevarías al éxito. Tú tomaste todas las decisiones y no dejaste que nadie interviniera, fue una dictadura. Ahora, tanto tiempo después, ¿cómo consideras el liderazgo?

El liderazgo es algo absolutamente necesario. La figura de un líder es vital. Lo que hay que pedir a un líder es básico: que tenga más sabiduría y conocimiento que tú para guiarte a un lugar mejor. El problema con los líderes es que la mayoría guían a sus ovejas a un colina y las despeñan. El buen líder guía a su rebaño a un pradera llena de hierba fresca.

En un plano mucho menos trascendental, ¿qué meterías en una cápsula del tiempo?

Esa es buena. Un cuaderno con todos mis versos. Tengo muchos cuadernos por ahí, así que los juntaría en uno solo. Pongo mucho de mí en las letras que escribo y creo que una recopilación de todas sería algo muy guay para que alguien lo encontrara dentro de mucho tiempo. ¿Sabes qué? Creo que lo voy a hacer.

RZA RZA
RZA RZA
RZA RZA

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar