Entrevistas

Questlove: “Estados Unidos estuvo a punto de ser Grecia e irse por el desagüe, y Obama fue quien consiguió salvar la situación sin colgarse medallas”

Una conversación con el líder de The Roots sobre la política americana, las próximas elecciones, la longevidad artística, el rap y el indie antes de su actuación en Sónar

Después de 25 años, más de una docena de álbumes y premios, The Roots no bajan el ritmo y se consolidan día a día como la mejor banda hip hop de la historia. Hablamos con Questlove antes de la actuación de The Roots en Sónar, el sábado 16 de junio, sobre política, música y arte.

Después de 25 años, más de una docena de álbumes y una avalancha de premios que se acumulan en sus estanterías, se le podría disculpar a Questlove que bajara el ritmo por un momento. Pero es algo que Ahmir Thompson nunca querría hacer voluntariamente: además de sus responsabilidades como batería y líder de The Roots, Questlove ha conseguido un notable éxito como productor, DJ y periodista musical. Por si esto no fuera poco, junto al co-fundador de la banda, Tariq ‘Black Thought’ Trotter, es el comisario de un festival musical anual que promociona a artistas emergentes a través de sus legendarias jam sessions. The Roots también tocan cinco noches a la semana, como banda residente, en el programa de televisión de la NBC “Late Night With Jimmy Fallon”. Sorprendentemente, Questlove indica que hay “mucha especulación” al respecto de que si aceptar tocar para Fallon fue una decisión guiada por la “pereza”. Pero él es rápido a la hora de acallar a los que sólo ven los aspectos negativos de las cosas; Questlove comenta que la rigurosa disciplina que exige este trabajo le ha ayudado a desarrollado su habilidad como percusionista, mientras que la seguridad económica le permite experimentar con otras músicas y, literalmente, “viajar por territorios inexplorados”.

Además de su carrera musical, Questlove es ciudadano muy activo en terrenos políticos, casi a un nivel feroz, y anima a la gente a ser igual de activos políticamente. Aunque sus argumentos a veces son templados, muy inteligentes – “quiero que busques y decidas en lo que crees y qué crees que es lo mejor para tu país”, dice– Questlove es también capaz de generar confusión con sus acciones. El año pasado, The Roots tomaron una decisión controvertida al tocar la canción “Lyin’ Ass Bitch”, de Fishbone, mientras Michelle Bachmann –que en ese momento era una de las candidatas republicanas para optar por la presidencia de Estados Unidos– entraba en el plató del programa de Jimmy Fallon. Su avatar de Twitter, por cierto, le muestra orgulloso junto a Obama, tomándole por el hombro.

Durante el trascurso de nuestra entrevista, Questlove habla apasionadamente –con su acento melódico de Filadelfia–, acentuando sus palabras con un golpeteo de risas y su respiración profunda. Es el tipo de voz que podrías escuchar durante horas, atractiva sin esforzarse, sin importar de lo que esté hablando. Afortunadamente, la sustancia de su discurso es igualmente absorbente. Hablamos con Questlove, por supuesto, antes de su actuación en Sónar 2012, el sábado 16 de junio, donde The Roots aparecerán en cualidad de cabeza de cartel indiscutible.

Vuestro álbum más reciente, “Undun”, cuenta la historia de un personaje medio ficticio llamado Redford Stephens que lucha por su supervivencia en un paisaje urbano, lleno de drogas y crimen. ¿Lo considerarías un álbum conceptual? ¿Cuál es el mensaje que hay detrás de él?

Oh, sí, creo que queríamos hacer un álbum conceptual. Básicamente, nunca habíamos tenido la oportunidad de hacerlo antes. Quiero decir, queríamos hacerlo, pero en general a los artistas hip hop –o a los artistas negros en general– no se les da la libertad de hacer una idea tan extravagante, porque la supervivencia es el nombre del juego al que la mayoría de nosotros jugamos. Cuando digo supervivencia, hablo de la idea de no poner en riesgo tu base de fans política –o tus ventas o vosotros, los críticos– por viajar por terrenos inexplorados. Así que dicho esto, sí, queríamos contar la historia de un adolescente que no es una mala persona, pero que toma las decisiones incorrectas y debe lidiar con las consecuencias de dichas decisiones. Pero contamos esta historia al revés. Explicamos las últimas 24 horas de su vida.

"Lo hicimos básicamente porque no teníamos miedo de que el sello nos echase. Tenemos otras fuentes de ingresos. Tenemos un show de televisión de éxito"

¿Y qué dirías que te ha dado la libertad de dar ese salto hacia terrenos inexplorados?

Bueno, ya sabes, no se ha hecho antes. Del mismo modo que algunas personas argumentaron: ‘Bueno, algunos artistas de jazz tienen esa libertad’. De acuerdo, miras al movimiento más experimental que ha hecho la música jazz –que muchas personas pueden estar de acuerdo que fue cuando Miles Davis hizo “Bitches Brew” en 1967, 68 [nota de la autora: “Bitches Brew” fue grabado en 1969 y publicado en 1970]–. Fue una declaración muy crucial en el mundo del jazz. Pero aún entonces, ya sabes, Miles Davis era… hay esos rumores que dicen que Davis estaba intentando ganar dinero con eso. En lugar de ser una declaración artística, lo suyo era –ya sabes– ‘estoy intentando captar un poco de ese dinero de la generación del amor, los hippies, Woodstock. Así que déjame añadir guitarras eléctricas a mi jazz y hacer más grooves callejeros’. Ahora, por supuesto, lo vemos como una preciosa obra de arte. Pero incluso entonces el comercio se lleva la veneración por encima del arte. Y ese ha sido siempre el principal conflicto con muchos artistas negros: comercio contra arte.

Lo hicimos básicamente porque no teníamos miedo de que el sello nos echase. Tenemos otras fuentes de ingresos. Tenemos un show de televisión de éxito. Hacer ese álbum no era nuestra una arma de supervivencia financiera, no es para nada así. Ahora estoy en un sitio tan seguro que no necesito un acuerdo discográfico. Aunque tengamos uno y aún lo apreciamos, simplemente decidimos hacer un álbum conceptual atrevido.

Hablando de vuestro sello discográfico, entiendo que estáis con Def Jam ahora, pero anteriormente habéis estado con DGC y Geffen.

Bueno, no sé cómo conseguís los discos en Europa, pero técnicamente estamos en el mismo sello. De hecho, hemos sobrevivido al sello. No sé si eso tiene sentido. En otras palabras: siempre he estado en 1755 Broadway. Ese edificio, desde el principio de mi carrera. Simplemente ocurre que un sello explota o se fusiona con otro sello y entonces te transfieren. Así que sí, aún es Universal. Sé que hay una especulación del tipo ‘oh, vosotros habéis saltado de sello en sello durante vuestras carreras’. No. Es como representar a Coca-Cola, y ellos están en plan ‘de acuerdo, esto se llama ‘Coke 1 Lima’’ y el siguiente año es ‘Coke Energy’, ¿sabes? ¡Aún es Coca-Cola! Aunque tengan otros muchos productos bajo el mismo paraguas.

Hablabas antes del programa de televisión, el de Jimmy Fallon.

¡Sí! ¿Lo podéis ver ahí?

Lo puedes ver en internet.

¿En serio? Así que no es… [risas]… así que la gente anda rascándose las cabezas en plan ‘anda, ¿qué ha pasado con The Roots?’, no saben que nosotros… [ríe mucho] ¡eso mola!

Bueno, todos vimos el clip contigo y Obama que se hizo viral [Nota: Obama ‘recitó’ las noticias hace poco y tuvo mucho éxito].

Ah, vale, así que así es cómo lo visteis, sé lo que quieres decir.

¿Cómo os ha afectado eso musicalmente, tocar en directo cada semana en televisión?

Había mucha especulación al respecto, acerca de que una decisión así iba a ralentizar nuestra progresión. Hay una expresión que utilizamos los americanos, ‘phoning it from home’, que se podría traducir por ‘hacerlo desde casa’. No sé si sabéis qué significa. ‘Hacerlo desde casa’ significa básicamente ser perezoso: ‘No me apetece trabajar. Lo voy a hacer desde casa’. Esa es la especulación que mucha gente tenía cuando The Roots se unieron por primera vez al programa de televisión. Pero, de hecho, pasó exactamente lo contrario. Para empezar, como grupo, hemos ensayado más en estos últimos tres años que lo que hemos hecho en toda nuestra carrera como The Roots. Así que eso es una cosa. Nunca hemos ensayado como grupo y planificado con antelación las cosas. Y ahora somos una unidad mucho más sólida por el hecho de tocar música juntos. Mucho. ¿Sabes a lo que me refiero?

Número dos: días de rigurosa práctica como músicos individuales. He estado desarrollando mi propia técnica como percusionista. Realmente, no he hecho verdaderas maratones de práctica desde mis años en el instituto, cuando vivía con mis padres, justo cuando empezaron The Roots. Cuando cumplí 19 o 20 años dejé de practicar cinco horas diarias. En ese momento era Questlove y organizaba conciertos, pero al estar en este ambiente en el que ahora estoy, tengo la oportunidad de practicar todo el tiempo. Tengo que decir que todos somos mejores músicos ahora que en cualquier otro punto de nuestras carreras.

De vuelta a Obama y a esa aparición que hizo en Jimmy Fallon contigo, ¿qué opinión política tienes de él actualmente, con las próximas elecciones tan cerca?

Comparo la presidencia de Obama con lo que tendría que hacer una persona a la que se le asignara limpiar un edificio entero por su cuenta. Una persona que ha sido completamente violada y dañada por la gente que estaba antes. Sé que hay muchas expectativas y rezos milagrosos entre la gente que se distinguen por su poco realismo. Yo estoy haciendo campaña por Obama, pero no quiero ser una persona que te diga ‘yo voto por Obama, así que tú deberías votar por Obama’. Quiero que la gente llegue a sus propias decisiones. Mi afirmación es: sí, soy políticamente consciente y activo, y todo lo que quiero que hagas como ser humano es que tú seas políticamente activo también. Quiero que investigues y determines qué es en lo que crees y qué es lo que quieres para tu país; y luego tomar una decisión basada en ello.

En estos momentos estamos entrando en un territorio peligroso, donde hay poderes fácticos que quieren meterse en la Casa Blanca. Esto es algo que, de hecho, es muy posible. Hay alguien que le ofreció al oponente de Obama un cheque por 35 millones de dólares, secreto y anónimo. El uso principal de ese dinero era para destinarlo a propaganda; anuncios de campaña anti-Obama. Muchas de estas cosas están llenas de mentiras. Si dijese una mentira sobre ti delante de toda tu oficina, si lo digo con un semblante serio y soy lo suficientemente convincente… sí, no todos me creerán, estoy seguro que hay algunas personas que te conocen bien que dirían ‘espera un minuto, la conozco así, no es así como es, deja que investigue’. Pero hay algunas personas que están dispuestas a creerse cualquier cosa que escuchen. Así que, ya sabes, ése es el factor problemático con el que lidiamos. Lo digo ahora y lo diría de nuevo: Estados Unidos estaba a seis meses de ser Grecia. Y todos sabemos los conflictos financieros en los que está metida Grecia. Estábamos a cinco meses de entrar en bancarrota, de irnos por el desagüe del lavabo. Él consiguió salvar la situación, y sin ponerse medallitas. Consiguió salvar nuestra economía y lentamente salir del momento más grave de la crisis. Así que sí: me gustaría verle estar cuatro años más para que pueda completar la misión.

"Hay políticos cuyo objetivo es arruinar el legado de Obama. Aunque esto implique que el país se vaya al garete con él"

¿Y qué va a pasar si no consigue la reelección?

[Lenta inhalación de aire] Eso está por ver. La persona contra la que compite no es que sea muy querida en su propio partido. La única razón por la que esta persona está teniendo apoyo por parte del oponente es por la pura locura y maliciosa naturaleza de la política en Estados Unidos. La gente preferiría ver… en estos momentos no estamos tratando el tema de ‘¿quién podría hacer que el país fuese a mejor?’. No. Hay políticos cuyo objetivo es arruinar el legado de Obama. Aunque esto implique que el país se vaya al garete con él. Si le preguntases a la mitad de los políticos de Washington ahora mismo: “de acuerdo, podemos hacer que la economía esté un 75% más baja de lo que está ahora mismo en Barcelona, pero te garantizamos que Obama no estará en el cargo cuatro años más en 2012, ¿lo aceptarías? ¿Aunque significase destruir tu país? ¿A diferencia de tenerlo a él ayudando al país?’, ellos votarían por destruir el país. Cualquier cosa para sacárselo de en medio, y mucho de todo ello se debe a que es un político honesto. Muchos políticos americanos están corruptos por dejar que la gente pague por su acceso a la política. Yo puedo donar 500 millones de dólares a la oposición de Obama y recibir a cambio favores en exenciones fiscales o privilegios políticos a cambio de echarle de la Casa Blanca. Esa corrupción tiene que parar. Eso es una de las cosas que me gustaría que el Gobierno pudiese arreglar; el hecho de que permitamos a corporaciones externas el contribuir con dinero. Si elimináramos eso, entonces estaríamos tratando sólo con la verdad, pero no mucha gente puede soportar la verdad. Así que… éstas van a ser unas elecciones muy duras porque están saliendo muchas mentiras y muchas personas no están al tanto de la verdad contra la propaganda. Creen cualquier cosa que oyen.

De vuelta a la música, tengo entendido que organizas jam sessions y un festival en Filadelfia cada año. ¿Es apoyar a los nuevos artistas algo importante para ti?

Totalmente. Diría que, al haber empezado mi carrera en Europa –por el hecho de mudarme ahí en 1993 y estar durante tres años–, una cosa en la que me fijé mucho fueron los festivales. Estados Unidos se está acostumbrando ahora al concepto de los festivales. Es algo a lo que no estábamos acostumbrados antes. Por aquel entonces siempre había sido nuestro sueño traer festivales a Estados Unidos para que la gente pudiese ver lo que habíamos aprendido. Así que sí, este mismo sábado y domingo [nota editorial: se refiere al pasado 2 y 3 de junio] organizamos nuestro quinto Roots Picnic anual. Con St. Vincent, Kid Cudi, De La Soul, Rakim, Diplo y Major Lazer, ya sabes, una selección de artistas muy amplia. Estoy muy emocionado ante la perspectiva de lo que tenemos preparado. Quiero promocionar más festivales y comisionar más experimentos musicales.

Es interesante la lista de artistas que has citado, una gama muy amplia, con géneros diversos que van del indie al hip hop.

Cualquier cosa desde indie a hip hop popular y hip hop antiguo. La gente que ha venido alguna vez a The Roots Picnic se ha movido en la delgada línea entre los favoritos del indie y del hip hop. Me refiero a que hemos tenido a TV On The Radio y The Black Keys, pero también a Nas y Public Enemy. Tiendo a pensar que a nuestro público les gusta un poco de música indie, un poco de música electrónica y un poco de música hip hop, así que eso es lo que ofrecemos en el festival.

¿Así que ves la puerta entre hip hop e indie como algo abierto, que se puede atravesar?

Puede ser algo difícil de digerir, pero siempre recibo buen feedback al día siguiente. El año pasado había fans del indie que estaban en plan ‘guau, no me esperaba que me gustase Esperanza Spalding y ahora resulta que soy fan de ella’. También había gente que decía ‘guau, no pensaba que Vampire Weekend encajarían en The Roots Picnic, pero ahora resulta que soy fan de ellos’. Hay un factor de confianza entre nuestra base de fans. Este año estoy especialmente enamorado de St. Vincent, así que cuento las horas para que nuestra audiencia pueda verla sobre el escenario. Esto es con lo que estoy realmente motivado.

¿Y has notado un cambio en tu público a lo largo de los álbumes o has tenido un público bastante consistente durante toda tu carrera?

Siempre lo diré: cuando empezamos, más o menos sabíamos al principio que nos tendríamos que abrir. La cosa es que sabíamos que The Roots iba a ser el grupo que gustaría a otros artistas; pero no estábamos seguros de que les gustaríamos a los fans de otros artistas. Es algo así como ‘bueno, gustamos a los Beastie Boys, ahora tenemos que gustar a la audiencia de los Beastie Boys’. Nos tiramos nuestros primeros cinco años abriendo para todo el mundo –Crash Test Dummies, Beck, Beastie Boys, Sound Garden, Pearl Jam, lo que tú nombres–, incluso… ¡Marilyn Manson!

Bastante diverso…

[Risas] ¡Exacto! Es casi como si nos hubiésemos tomado mucho tiempo preparándonos para el público alternativo, y no me refiero a alternativo como género, me refiero a lo opuesto a lo que esperarías que estuviese en frente de The Roots, que diría esto: la audiencia que es más difícil de satisfacer es precisamente la audiencia creada para The Roots. ¿Sabes a lo que me refiero? Es como tener durante 20 años un plan B o C. ‘De acuerdo, chicos, sabéis que abrimos para Kid Rock el próximo fin de semana, así que quizá deberíamos ajustar nuestro espectáculo un poco’, ¿sabes? Eso es fácil. Pero entonces es en plan ‘oíd, tenemos un concierto con Erykah Badu y Jill Scott’, oh, dios mío, eso es difícil. Eso es como la cosa más difícil. Me refiero a que hemos construido a esos dos artistas. ¿Sabes a lo que me refiero? Me siento como la película de Pixar “Toy Story”; es como si hubiésemos reunido todos los juguetes rotos de la vida y los hubiésemos juntado en una habitación. Así que sí, siempre hemos tenido una gama muy diversa de personas en nuestra audiencia, gente vieja, gente joven, blancos, negros, asiáticos, de todos los tipos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar