Entrevistas

Los Punsetes: “Como en nuestras vidas somos positivos, lo compensamos con unas canciones tan chungas”

Tomamos unas cervezas con el grupo madrileño de pop guitarrero mientras nos cuentan sus ideas sobre música, política y Álex de la Iglesia

Con su álbum de consagración aún caliente, “Una Montaña Es Una Montaña”, nos sentamos con Los Punsetes en una terraza de Madrid para hablar, entre el cachondeo y la seriedad, sobre Rajoy, la policía, la poesía y los hobbies que no son hobbies.

Una Montaña Es Una Montaña (Popstock!, 2012) es la confirmación de Los Punsetes como uno de los grandes grupos del pop español independiente en la actualidad. La producción de El Guincho planea por su característico sonido oscuro y guitarrero sin alterar su esencia, pero amplificando la pegada de unas canciones rebosantes de ironía y mal rollo. Para hablar de esto y mucho más, quedamos con ellos en una terraza de Madrid. Mientras las cervezas van cayendo, una cosa nos queda clara por encima de todas: Los Punsetes son cinco –Manu (guitarra, letras y compositor), Jorge (guitarra, letras y compositor), Ari (voz), Gonzalo (bajo) y Chema (batería)–, y si uno de ellos piensa una cosa, no quiere decir que los demás le respalden. Todo lo contrario. El grupo es una fábrica de ideas constantes, un prodigio de sacar pullas de la nada y disparar contra todo y contra todos. Sólo por echarse unas risas. O no.

(Nos sentamos a la mesa. Todos escuchan a Jorge)

Jorge: Como os decía, el tropicalismo en Sudamérica… [Chema le interrumpe para pedir una cerveza a la camarera]. No me cortes cuando estoy desarrollando una idea.

Ari: Te gusta mucho escucharte, ¿eh?

Chema: Es que cuando coges carrerilla, tío. Es una cosa pesadísima…

Manu: Perdona la trifulca. ¿Empezamos?

Al hilo de lo que acaba de suceder. ¿Surgen los mismos problemas de comunicación cuando estáis trabajando con las canciones? ¿Cómo os habéis organizado en el último disco?

Manu: Yo escribo las letras, excepto alguna que hace Jorge, también.

Jorge: El modus operandi ha sido el de siempre. Manu y yo compartimos ideas. Las que sobreviven a nosotros dos, pasan al local…

Gonzalo: Y las que sobreviven al local, van a algún lado.

Jorge: Se trata de llevar cosas a los demás que les puedan interesar lo suficiente como para ponernos todos a trabajar en ello. Luego hay veces que empiezas a tocar y ves que no mola.

¿Cuánto tiempo os ha llevado “Una Montaña Es Una Montaña”?

Ari: Año y pico componiendo las canciones, ¿no?

Chema: Seis meses como más intensos, al final.

"Nosotros somos nosotros y nuestra idea está bastante clara. Ir cambiando un poco con los años nos parece bien, pero no vamos a llamar a nadie para que le dé una vuelta al sonido"

¿Por qué decidisteis contratar a El Guincho para la producción?

Manu: Ya le conocíamos. Aparte de porque hizo el remix de “Tus Amigos”, le habíamos ido a ver tocar; él es fan del grupo y algunos de nosotros somos muy fans de lo que hacía él. Y le conocíamos in person. Aunque vive en Barcelona, alguna vez hemos quedado aquí en Madrid para tomar algo, estuvimos en Nueva York juntos y en el Festival do Norte. Aparte, compartimos manager, Mark Kitcatt.

Algunas personas se han sorprendido porque el disco “no suena a El Guincho”.

Jorge: Las canciones estaban ya muy avanzadas cuando él entró en el proceso. Ha hecho un trabajo más serio y elaborado en términos de sonido. Pero los desarrollos instrumentales, las canciones… Eso estaba ya antes de que se uniera al proyecto.

Manu: Técnicamente es impecable. Tiene una idea muy clara sobre cómo quiere hacer las cosas. Lo que nosotros buscábamos es que el disco sonara muy bien y en ese sentido ha conseguido un sonido muy potente. No es un productor artístico que diga: ‘Tenéis que hacer esto o lo otro’. Él entiende al grupo.

Gonzalo: Yo creo que el nivel de implicación que ha tenido ha sido igual o superior al que tiene cuando hace un trabajo para sí mismo.

Cuando he tenido la oportunidad de entrevistar a Pablo (El Guincho), me ha parecido un chico, además de tímido, muy precavido. No sé si eso afecta a su forma de acercarse al trabajo de otros…

Jorge: Cuando se hace una producción siempre hay conversaciones previas para saber a dónde quiere llegar cada uno. Nosotros somos nosotros y nuestra idea está bastante clara. Ir cambiando un poco con los años nos parece bien, pero no vamos a llamar a nadie para que le dé una vuelta al sonido. Es algo que nos han preguntado varias veces y me parece una idiotez. Tampoco creo que Pablo sea un productor personalista, en plan: ‘Pasarme una letra, meto unas bases y esto va a sonar cojonudamente en cualquier radio’.

Chema: Vamos, que no es Bob Sinclar ni nada parecido.

En una conversación que tuvimos después de publicar “Pop negro” (2010), me decía que ya no tenía tanto interés en sacar discos con su nombre como en dedicarse a la producción.

Manu: En las entrevistas que he leído suyas él hablaba más bien poco sobre las letras. Siempre le he oído hablar sobre el sonido de sus discos y lo que ha querido evocar con la producción de no sé qué. Y yo flipaba. Pensaba: ‘Este tío’… No te creas que va a decir: ‘Pues esta canción se me ocurrió cuando paseaba por el mar’. No. Lo importante para él es si ha encontrado una cinta de tal sonido o una remezcla de tal época, ¿sabes?

Jorge: Vamos, lo contrario que tú.

Manu: ¡Qué gilipollas eres! Es que lo tuyo es una cosa...

Cambiemos de tema. Recuerdo las entrevistas que hacíais cuando salió vuestro debut, en 2008, y luego con “LP2” (2010). Siempre insistíais en que, al margen de la música, vosotros teníais vuestros curros. ¿Esto sigue siendo así?

Ari: Lo otro es lo que nos da de comer.

Gonzalo: A Dios gracias, sí. En ese sentido, no representamos a la situación sociológica del país. De momento, no nos falta el trabajo.

Manu: Tenemos una vía de ingresos, que son nuestras otras ocupaciones, y otra de pérdidas, que es la música.

¿Es entonces la música un hobby por gusto o por necesidad?

Ari: A día de hoy no existe la opción de plantearnos dejar nuestros trabajos y vivir de la música.

Manu: Pero a mí no me gustaría hablar de ‘hobby’, la verdad. Cuando oigo ‘hobby’, me parece que estás hablando de alguien que dedica diez minutos al día a hacer aeromodelismo. Nos lo tomamos bastante en serio. Evidentemente, no es nuestra profesión porque no nos da dinero para vivir, pero tampoco es una cosa que nos tomemos a la ligera, como si me apunto a taekwondo.

Gonzalo: Vamos a ver. La gente que se dedica al aeromodelismo se lo toma muy en serio.

Manu: Hombre, a mí ‘hobby’ me suena peyorativo. Yo, por lo menos, vivo esto muy intensamente.

Gonzalo: A mí no me suena nada peyorativo. Considero la música una afición como otra cualquiera, en la que procuro no tener gastos excesivos, aunque a veces te haga perder dinero.

Ari: Supongo que depende de la implicación de cada uno.

Chema: Es evidente que vemos las cosas de distinta manera.

Jorge: Somos cinco opiniones. Pero literal. Cinco.

Las letras conservan el toque ‘punsetil’, son cáusticas y cínicas. Incluso cuando parece que hay un poco de luz, desaparece con un golpe seco. Como por ejemplo, en el comienzo de “Flor Y Fauna”: “Al final siempre sale el sol… a no ser que estés muerto por dentro”. ¿Vosotros sois así de pesimistas en vuestra vida cotidiana?

Manu: No hay nada premeditado como para darle un tono a las cosas. Como en nuestras vidas somos positivos, lo compensamos con unas canciones tan chungas.

Gonzalo: Manuel, pesimista, no es.

Ari: Manuel una vez dijo que él era realista, que veía las cosas como eran.

Gonzalo: No, tampoco es eso. Lo que le pasa es que es determinista, no sabe ir hacia otro lado. Es como un burro con las orejeras a los lados, sólo va para delante.

Chema: Manu, lo que hay en las canciones es justo lo que no tienes en tu día a día.

"Nos gustan las letras que no tienen un sentido claro. Queremos que cada uno les dé un significado"

Con vuestras canciones sólo me quedo con frases sueltas. Luego voy a vuestros conciertos y las grito, pensando que compartimos algo. Pero en realidad nunca sé de qué estáis hablando, cuál es vuestra intención. ¿Este tono críptico, que se presta a múltiples interpretaciones, es intencionado?

Manu: No hacemos casi nada aposta. No tenemos un plan.

Jorge: Nos gustan las letras que no tienen un sentido claro. Queremos que cada uno les dé un significado.

Chema: Bueno, yo hay canciones que no sé de qué van. Si te sirve de consuelo, pues ya te lo digo.

¿De qué habla, por ejemplo, “Los Tecnócratas”?

Manu: Pues “Los Tecnócratas” va de los tecnócratas. La mayoría de nuestras canciones van de lo que dicen que van. Tampoco es que encierre una reflexión sobre la tecnocracia.

Chema: Y gracias, porque si fuera así sería de un pueril que mata. A mí me parece un poco moña. Y ya lo manifesté. Me parece una respuesta tecnocrática a una crisis de inspiración que tuvimos en ese momento.

Ari: Sí, porque estaban todas las canciones grabadas, sólo faltaba esa, y estábamos como: ‘Venga, venga, que hay que grabar la voz”. Esa canción le llegó a Pablo sin letra. Y dijo Manu: ‘A mí me da tiempo a escribirla en un par de días mientras grabas el resto de las voces’. Y no. Que ya llevas siete días, que ya llevas ocho. Y así quedó. Eso fue así. Yo le veía desde el cristal con el cuaderno…

Manu: Bueno, lo que está claro es que va sobre los tecnócratas.

¿Como Mario Monti, en Italia?

Chema: O como los que tenemos aquí ahora. O eso creen ellos. En plan: ‘Estamos haciendo lo que hace falta. Ya sé que no os gusta, pero es que yo sé de qué va el rollo y tú no’. Uy, Manu me está mirando como si me quisiera matar…

Jorge: Es la canción que menos tiene que ver con todo lo demás.

Manu: Eso es verdad. Al principio se llamaba “Popera”, porque tenía un ritmillo muy ye-yé.

Ari: De hecho, llegó a tener otra letra, que iba sobre un tío que se suicidaba. Yo escribí esa letra y luego Manuel escribió otra…

Jorge: Yo leí esa letra y no voy a decir lo que me pareció. Lo llevo en mi fuero interno…

Chema: Bueno, anda, dejar de hablar de Monti y Rajoy…

Cuando escucho a Los Punsetes creo que las letras tienen un rollo muy literario. Manu, no sé si alguna vez te ha dado por escribir sin el objetivo de añadir música después.

[Todos se ríen]

Jorge: Antes de formar el grupo, Manu escribió una novela.

Manu: Antes de hacer canciones sí, pero la verdad es que ahora ya no escribo nada. El libro no lo publiqué porque era malísimo.

[Jaleo. Todos bromean y se ríen de Manu]

Chema: Sí está publicada. En Microsoft Office. En Windows 95.

Manu: Lo que escribía sobre todo era poesía.

¿Y de qué hablaba la novela, si se puede escarbar en este tema?

Manu: Si es que era una chorrada. Un ejercicio literario que todo el mundo hace.

Gonzalo: Luego la publicó con otro título Alberto Vázquez Figueroa, ¿no?

Manu: Oye, que Gonzalo escribía poesía también. Y bastante buena, por cierto.

Gonzalo: Tengo seis o siete libros de poesía acabados que no os he dejado leer a ninguno.

Ari: Anda, y yo tengo 250 poemas escritos que tampoco os he dejado leer.

Chema: Ays, es que ahora somos todos poetas. Pero estamos concentrados en lo que viene siendo el ‘rocanrol’.

Jorge: Estamos concentrados en llegar a fin de mes.

Gonzalo: O en tomar cervezas en cualquier terraza hasta el límite de nuestras posibilidades.

Me pasa con vuestra música que me la imagino sonando en alguna película de Álex de la Iglesia, pero de las primeras, tipo “Acción Mutante”. ¿Os gusta la idea? ¿Habéis intentado aparecer en alguna película del cine español?

Ari: “Querido Alberto” sonaba en “Pagafantas”.

Manu: Lo que pasa es que no hacemos música para películas. Sería muy raro que Jaime Rosales metiera una canción de Los Punsetes en su próxima película [risotada general]… Pero sería cojonudo.

Jorge: A mí Álex de la Iglesia me da mucho asco.

Chema: Pero “Acción Mutante” y “Mirindas Asesinas” estaban muy bien en su momento.

Manu: Bueno, venga, alegría, ¿no? Esto es una fiesta.

Jorge: Manu, tú dices que muchos directores te gustan porque les conoces…

Manu: Pues claro que sí. ¡Así funciona el mundo, amigo!

"A mí me hace gracia que digan que no nos movemos ninguno de nosotros. ¿Cómo que no nos movemos, hostia? ¿Entonces cómo iba a tocar yo la batería?"

Respecto a vuestros conciertos, parece que en su momento se montó en el universo indie madrileño un encendido debate sobre el comportamiento estático de Ari. ¿De dónde surgió la idea de no moverte lo más mínimo mientras cantas en directo?

Ari: Soy tímida. Hasta el día de hoy no ha cambiado nada. Pero no es una regla, no tiene por qué ser así. Puede ocurrir que algún día me marque un baile.

Jorge: O que empieces a pegar puñetazos.

Ari: Es algo que comulga mucho con mi forma de ser.

Chema: A mí me hace gracia que digan que no nos movemos ninguno de nosotros. ¿Cómo que no nos movemos, hostia? ¿Entonces cómo iba a tocar yo la batería?

[Aparece en escena Guille Mostaza y, como que no quiere la cosa, le roba a Manu “dos cigarritos”. Y el mechero].

Manu: El Mostaza está siempre igual: ‘Dame el cigarro, dame no sé qué…’ Qué tío.

Cuando aparecisteis en 2008 se produjo en Malasaña un intento de apropiación de Los Punsetes como símbolo del indie en Madrid. ¿Fue algo que os irritaba, o todo lo contrario?

Ari: Salimos por Malasaña y la mayoría de las salas donde tocamos están en…

Jorge: Ari, el 90% de los primeros conciertos que hicimos fue en Malasaña…

Ari: Hola, estoy hablando. Es lo que iba a decir, pero bueno. Yo cuando salgo voy a Malasaña, no a Huertas ni a Serrano. Nos movemos por ese barrio.

Recuerdo que “Dos Policías” fue utilizada como un himno contra la ocupación policial del barrio, quizá absurdamente.

Ari: Fue algo circunstancial. Grabamos la canción y dio la casualidad que en las fiestas del 2 de mayo cada esquina de cada calle se llenó de policías. Y fue algo que se quedó así casi un año y medio.

"Hablar de una escena es un poco rijoso. Hay una tendencia a concentrar las cosas en un sitio como si un poco más allá no sucediera nada"

¿Vosotros os sentís parte de una hipotética escena madrileña?

Gonzalo: Eso es una cosa de los periodistas. Tú puedes tener tu grupo de amigos y sentirte cercano a ellos, pero verlo más allá… Y es que al final puedes tener de amigos a The Right Ons, a un grupo de Vallecas que hace heavy… No es significativo. Hablar de una escena en una ciudad con cuatro o cinco millones de habitantes… A lo mejor no hay tantos grupos por habitante como en Granada. Granada parece ser que es el sitio donde más grupos hay. Pero es obvio que en Madrid habrá mucho más de todo: taxis, árboles, prostitutas…

Manu: Lo que pasa es que hablar de una escena es un poco rijoso. Hay una tendencia a concentrar las cosas en un sitio como si un poco más allá no sucediera nada.

En la nota de prensa sobre vuestro último disco, escrita por Julián Rodríguez, se dice que formáis parte de la Segunda Generación del Renacimiento del Pop Español. Lo cierto es que vuestra aparición ha coincidido con la de otros grupos con los que quizá no compartáis el sonido, pero sí cierta actitud ante la música, como Nudozurdo, Triángulo de Amor Bizarro, Manos de Topo, La Bien Querida…

Manu: Es cierto que hemos coincidido en el tiempo, hemos tocado juntos y estamos en una situación similar, porque tenemos los mismos objetivos. Llevamos el mismo rollo y en seguida nos hemos hecho amigos; hay una conexión rápida. La prueba es que nos llevamos muy bien con todos los que has mencionado.

Gonzalo: Pero utilizar eso para decir que está pasando algo significativo, me parece un poco forzado. El verdadero resurgimiento del pop español, y que creo que es a lo que se refiere Julián en la nota, es la existencia de Spotify, etc. de cara al oyente, que ahora tiene muchísimas posibilidades de escuchar todo tipo de bandas, sin importar de qué ciudad vengan.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar