Entrevistas

Porcelain Raft: “No estoy obsesionado con los dictadores asiáticos”

Diez preguntas extrañas para el nuevo cachorro del dream-pop

Una rápida escucha a Strange Weekend, el álbum de debut de Porcelain Raft, puede hacerte pensar que estas ante otro de esos discos producidos en el dormitorio de ocho metros cuadrados de un joven universitario estadounidense. Pero nada más lejos de la realidad. Quien anda detrás de este proyecto es Mauro Remiddi, un italiano trotamundos que emprendió en el pasado distintos proyectos musicales y que ahora, bien entrada la treintena, le llega su momento de gloria. La suya es una música delicada, frágil y ensoñadora, tal y como se sugiere desde su propio pseudónimo, que lo mismo se puede emparentar con la corriente dream-pop actual y algunos artistas del movimiento chillwave como Washed Out. Tras estrenarse de la mano de Secretly Canadian, toca presentar estas canciones en el terreno del directo y lo hará con una responsabilidad enorme: es el telonero de la gira europea de M83, que el viernes 9 de marzo recala en Barcelona y un día después en Madrid con todas las entradas vendidas previo cambio de sala. Aprovechamos, pues, su visita a nuestro país para someterle a un cuestionario en el que, sí, estáis leyendo bien, los dictadores asiáticos se convierten en el eje central

Tu pseudónimo sugiere la idea de que tu música ofrece una sensación de gentileza y belleza. ¿Son esas algunas de las cualidades que buscas en tus canciones y, si es así, en qué grado?

Si encuentras esas cualidades ahí, no intento tenerlas, sólo saco las cosas que surgen. El nombre es una manera de mantener a raya a la gente cínica. Ven la balsa hecha de porcelana hundiéndose en el agua (por supuesto). Si no eres cínico puedes preguntarte: “¿Si no hay agua, cómo está flotando?”

En el caso de que tuvieses una balsa de porcelana, ¿hacia dónde te gustaría navegar?

Por este planeta, es realmente asombroso y lleno de cosas insospechadas.

Aquí tenemos la idea de que eres algo así como un coleccionista de porcelana y tu casa es como un pequeño museo de cerámica. Aparte de ese extraordinario jarrón de la Dinastía Ming que quizá tengas por ahí, ¿cuál es tu objeto más valioso?

Probablemente sea un libro, pero un libro no es realmente un objeto. Quiero decir, lo es, pero no sé cómo me cuesta pensar en los libros como objetos.

Por favor, cuéntanos cómo fue tu fin de semana más extraño y qué paso.

Fue el fin de semana del huracán en Nueva York, nos advirtieron que nos quedáramos en casa, todo el mundo compraba agua y provisiones como si el fin del mundo estuviese a la vuelta de la esquina. El huracán llegó y no fue más que una gran tormenta. Me quedé en casa bebiendo vino y escuchando discos, fue el mejor momento.

Tienes una foto de Imelda Marcos en tu blog. ¿Por qué? Sabrás que era una ávida coleccionista de zapatos, así que quizá puedas ser capaz de escoger tus tres modelos favoritos de su armario.

Me encantan los zapatos. Lo mejor es comprar un par muy caro para que te dure por lo menos diez años. Sólo tengo un par de zapatos.

Tocaste para Kim Jong-Il. ¿Dónde estabas cuando murió y que recuerdas del concierto que le ofreciste en Corea del Norte?

Cuando murió estaba en Italia, imagino. Sólo recuerdo de esos conciertos que se celebraron en grandes teatros y no disfruté nada con ellos, estaban demasiado paranoicos con la gente, espiándonos todo el rato.

Parece que tienes una cierta fijación con los dictadores asiáticos y los regímenes totalitarios, así que… ¿te gustaría que Hu Jintao te pidiese tocar en el Congreso del Partido Comunista algún día? ¿Cómo sería el setlist?

No tengo NINGUNA obsesión con los dictadores o los regímenes totalitarios. Espero que estés de broma. No tocas para un político como norma general, esa es una lección que aprendí hace tiempo.

Hiciste una versión de Nirvana. ¿Qué canción de Whitney Houston crees que podría encajar mejor contigo y por qué?

No me gusta Whitney Houston, nunca me ha gustado. Es genial, tiene canciones asombrosas, pero simplemente no conectan conmigo.

Describes tu música como pop sonámbulo. ¿Tienes miedo de que algún fan te denuncie después de escuchar tu música, quedarse dormido, despertarse sonámbulo y golpearse contra la pared?

Un sonámbulo anda con confianza. No hay golpes, sólo una suave caída.

Tu música puede relacionarse con el dream-pop y eres el telonero de un tipo que ha titulado a su álbum “Hurry Up, We’re Dreaming”. Así que, ¿esto de los sueños es una coincidencia o hay una conspiración aquí?

Pensé que erais vosotros los que estabais detrás de esta conspiración, ¿no es cierto? Bueno, va, seamos amigos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Food:

También te gustará

niño asesino 2

Actualidad

Un chico de 14 años mata a su abuela porque no quería ir a la escuela

El joven está acusado de asesinato en primer grado.

leer más
app

PlayGround Food

¿Una app para comer menús baratos a punto de caducar? Sí, existe

Una iniciativa en la que tanto usuario como mediambiente salen ganando.

leer más
Iñaki lehendakari

Sports

De 'monos', 'putas' y fascistas: cómo parar este odio en el fútbol

El show no puede continuar a cualquier precio.

leer más
KPB

Sports

El chico que nunca quiso reinar trae su showtime a Canarias

Es hermano de Jerome Boateng pero sus vidas se parecen poco

leer más
Portada

PlayGround Food

Los 4 platos más aberrantes de la cocina española para un turista

¿Són estos 4 platos los más polémicos de la gastronomía española?

leer más
ocean

Columnas

Por qué Frank Ocean es el artista más necesario de nuestra generación

Los buenos también ganan.

leer más
ShameHome

Actualidad

ShameHome, el proyecto que te permite intercambiar tu casa con un ciudadano sirio

Homs, Alepo, Latakia, Palmira, Damasco... o lo que queda de ellas, te están esperand

leer más
cinema

Historias

5 casos que demuestran los peligros de imitar lo que vemos en las películas

¿En serio creían era una buena idea?

leer más

cerrar
cerrar