PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

"Cada vez que compras un gramo de coca, contribuyes a un narcoasesinato"

H

 

Hablamos con Tom Wainwright sobre qué falla en la guerra contra el narco y cuáles son las soluciones

Ignacio Pato

15 Marzo 2016 06:00

¿Cuál es la diferencia profesional entre Jeff Bezos, el CEO de Amazon, y Chapo Guzmán, capo del cartel de Sinaloa? Simplemente, el producto que comercializan.

Esta es una de las grandes tesis que se desprende de Narconomics: cómo dirigir un cartel, el libro que acaba de publicar Tom Wainwright. Hemos hablado con el editor británico de The Economist para que nos explique por qué estamos perdiendo la guerra contra la droga y qué soluciones hay para detener un conflicto que solo en México suma ya más muertos que las guerras de Afganistán e Irak juntas.



1. NARCOCORPORACIONES

En tu libro dices que básicamente los grandes narcos operan como gigantes tipo Wal-Mart. Dime un ejemplo de coincidencia con esta empresa.

El monopsonio. Wal-Mart mantiene sus precios bajos mediante unas duras negociaciones con sus proveedores. En algunos mercados es prácticamente el único comprador y así puede fijar a su antojo el precio de compra de la materia prima. Esto se llama monopsonio.

Es decir, como un monopolio pero en vez de haber un único vendedor, hay un único comprador. En este caso no de patatas.

Claro, los carteles hacen eso, o algo muy similar, con la hoja de coca en los Andes. Cuando se destruyen cultivos en Colombia, Perú y Bolivia, son los productores que subsisten con menos de un dólar al día quienes tienen que asumir ese coste, y no los narcos o sus clientes globales.

Los carteles monopolizan la demanda de coca de los Andes como hace Wal-Mart con sus proveedores




¿Es por eso por lo que después de tanta hoja de coca fumigada o abrasada por la guerra contra el narco, el precio de la cocaína prácticamente no suba?

Para hacer un kilo de cocaína en Colombia se necesita una cantidad de hoja valorada en aproximadamente 500 dólares. Al llegar a EEUU ese kilo de coca pura cuesta 20.000 dólares pero se venderá a 150 dólares el gramo. Es decir, que el kilo llegará a estar valorado en 150.000 dólares. Hablamos de pura, al final el precio de calle es mucho más barato.

Un juego de intermediarios, como en cualquier gran empresa.

Exacto, así que incluso si duplicases el coste de la hoja el precio solo se elevaría hasta 150.500 dólares. Es tan inútil como subir el precio de un cuadro de 1 millón de dólares incrementando el precio de los botes de pintura de 50 dólares. El precio de la hoja es un insignificante porcentaje del precio de la cocaína.

La guerra contra la droga se ha basado hasta ahora en cercar la producción de hoja de coca, disparar su precio. Sin embargo, el precio de la hoja es un insignificante porcentaje del precio de la cocaína

Conoces bien México, un país del que dices que, estando entre los campos de coca y las narices estadounidenses, está condenado a tener un problema de crimen organizado. Has trabajado allí para The Economist durante tres años y dices que los Zetas usan la misma política de franquicia que McDonald's.

Sí, los Zetas se han extendido rápidamente por México y Centroamérica franquiciando su marca como lo hace un restaurante o una cadena hotelera. Dejan que los criminales locales usen su nombre, les proveen de armas y les entrenan. Y por supuesto, estos les devuelven un porcentaje de sus ganancias.

¿Y cómo está afectando internet al negocio de la droga?

Muy parecido a como lo hace Amazon con las librerías de barrio, acabando con ellas. En este caso, con los traficantes callejeros. Una de las características del mercado ilegal de la droga es que el secretismo dificulta mucho al consumidor para comparar precios. Online puedes comparar precios. Y ahí entran nuevos dealers que pueden competir ofreciendo buenos precios y un relativo control de calidad.

Los Zetas franquician su marca como lo hace un restaurante o una cadena hotelera. Dejan que los criminales locales usen su nombre, les proveen de armas y les entrenan




2. BILLETES DE 500

¿Me estás diciendo que gracias a internet ahora es más seguro consumir droga?

No, tanto como eso no. La marihuana que hay ahora en EEUU es más potente que la de antes, con un 18% de THC. No es una droga muy peligrosa, pero alrededor del 15% de usuarios cumplen con lo que los médicos definen como dependientes. Ahora, lo más peligroso son las nuevas drogas legales. Legales porque el negocio va tan rápido que a los gobiernos ni siquiera les da tiempo a prohibirlas. Nadie sabe qué llevan exactamente.

Creo que acabamos de llegar a la negligencia gubernamental para acabar con el narcotráfico.

No hay duda de que la guerra contra las drogas es un completo fracaso. El mes que viene Naciones Unidas tiene en Nueva York un encuentro extraordinario sobre política de drogas. En 1998, el mismo organismo ya hizo una cumbre bajo el eslogan "Por un mundo libre de drogas. Podemos conseguirlo". Bien, desde entonces el número de consumidores de cocaína ha aumentado un 50% y el de opiáceos como la heroína se ha triplicado. Y hay billones de dólares gastados detrás y sobre todo miles de vidas sacrificadas.

La guerra contra las drogas es un completo fracaso. Hace casi 20 años, Naciones Unidos hizo una cumbre bajo el eslogan "Por un mundo libre de drogas. Podemos conseguirlo". La evidencia es que hasta ahora no



Existe una sensación de impunidad incluso en el lavado de dinero.

La droga va en una dirección y el dinero en la contraria. En Europa a los traficantes les viene muy bien el billete de 500 euros, que parece pensado especialmente para blanquear dinero. Te caben miles de euros en un paquete de tabaco. Por cierto, muchos de esos circulan en tu país. España es la capital europea en la importación de cocaína.

Dices que los encarcelamientos masivos tampoco te parecen la solución. ¿Por qué?

Las cárceles son como universidades del crimen. Es ahí donde los carteles reclutan gente y hacen contactos. La cárcel es muy útil para el crimen organizado, y además la pagamos todos los contribuyentes.

A los traficantes les viene muy bien el billete de 500 euros, que parece pensado especialmente para blanquear dinero. Muchos circulan en España, capital europea de importación de cocaína



3. ¿SON CULPABLES LOS CONSUMIDORES?

Es el momento de preguntarse si la guerra contra el narco deberían de asumirla los economistas en lugar de los militares. También de si los gobiernos desean realmente acabar con el narcotráfico.

Quizá no en algunos países en los que el gobierno está corrompido. Pero creo que en la mayoría de sitios se ha librado una guerra contra la droga con buenas intenciones. Gente valiente haciendo lo que creen que es lo correcto. Pero también creo que el catastrófico resultado habla por si mismo.

¿Legalización, la única solución?

No creo que sea perfecta, porque mira el negocio en negro que existe de alcohol y tabaco. Pero miremos también el estado de Colorado: dos años de legalización de cannabis en los que se le ha quitado a los narcos el 70% de su negocio. La guerra militar contra la droga nunca se ha acercado a ese logro. Lo ideal sería eliminar la demanda, pero la siguiente mejor opción es legalizar el producto.

Es que la demanda de droga es, por su caracter adictivo, bastante inelástica. ¿Cómo crees que se puede reducir?

Con dos herramientas: la educación de los jóvenes y el tratamiento de los adictos. Suena mucho menos atractivo que sobrevolar campos de coca en Colombia, pero estoy seguro de que sería más efectivo.

Hay que potenciar la educación de los jóvenes y el tratamiento de los adictos. Es menos atractivo que sobrevolar campos de coca en Colombia, pero más efectivo. Mientras, nadie puede comprar droga con la conciencia tranquila

Pero mientras... Te he leído que mientras exista violencia narco, la persona que compre droga tiene las manos manchadas de sangre. ¿No es injusto cargar el peso de la responsabilidad sobre el consumidor?

Es que es el consumidor el que paga el salario de los criminales. Toda la cocaína del mundo proviene de tres países de Sudamérica, y toda se trafica con bandas que usan el asesinato y la tortura como parte de su modelo de negocio. Si compras un gramo de cocaína en España, o en Gran Bretaña, o en EEUU o donde sea, no es que sea una posibilidad, es que es una certeza que has contribuido a lo que cuesta torturar hasta la muerte a alguien. Nadie puede comprar droga con la conciencia tranquila.

Y sin embargo, ¿existirá la droga mientras exista el ser humano?

Pues eso parece...


share