Entrevistas

McEnroe

El dulce porvenir

McEnroe Poco a poco, casi sin proponérselo, pero sin dejar de avanzar, los vizcaínos McEnroe están configurando una carrera con visos de convertirse en una de las más sólidas de la escena independiente de nuestro país. Tras sus titubeantes y anónimos inicios, su tercer LP les pone en el punto de mira de aquellos que apuestan por la lírica derrotista en castellano y por los desarrollos pausados de un rock elegante sin dejar de ser doliente. Ese LP, Tú nunca morirás ( Subterfuge, 2009) es su momentánea cumbre, pero estamos seguros de que lo mejor aún está por llegar.

Llamamos a Getxo para conversar con Ricardo Lezón, letrista, compositor, voz y guitarra de McEnroe. A lo largo de media hora de amable diálogo Ricardo nos detalla las andanzas de una banda que ha sido protagonista de una enorme progresión, pero que da la agradable sensación de que todavía no ha llegado a su techo. Su carácter modesto y realista impregna unas composiciones de apariencia plácida que soportan unas letras de demoledora lucidez sobre el amor (el desamor, más bien) y sus trágicas consecuencias. Con textos como los de “Los valientes”, “El alce”o “La noche de San Juan” Ricardo se postula como uno de los más sensibles escritores del indie nacional, con esa desarmante sencillez de las cosas realmente importantes... sin aspavientos, sin excesos, sin caricaturas, pero sin dejar de crecer.

Me llama la atención el contraste entre el nombre del grupo con ciertas connotaciones “agresivas” y la apariencia calmada de vuestra música.

El nombre no va más allá de lo fonético: sonaba bien y ya está. Es difícil encontrar un nombre y nos tiraba un poco para atrás que fuera en inglés, pero sonaba bien. También es verdad que he jugado al tenis toda la vida, jugaba con mi hermano que jugaba muy bien y cuando me reprendía le decía: “joder, que no soy McEnroe …”. Recordamos esa anécdota cuando buscábamos nombre para el grupo y así se quedó.

Pese al nombre inglés, siempre habéis cantado en castellano, salvo algunos temas primerizos.

La verdad es que siempre hemos sido muy atípicos. Nos metimos a grabar muy pronto y lo que debía de ser una maqueta en cassette acabó siendo un CD grabado por Saúl(Santolaria) con las seis primeras canciones que teníamos. Ahí cantamos en inglés por una especie de vagancia. La maqueta( Apaga el día y me quedo, 2002) tuvo bastante repercusión, nos permitió tocar en el Villa de Bilbao y tomarnos el grupo más en serio, pero ya con la decisión de cantar siempre en castellano.

Ahora estamos más acostumbrados a los grupos que cantan en castellano, pero entonces era más extraño por el esfuerzo extra que supone en las letras.

A mí siempre me ha llamado más la atención la música cantada en castellano, siempre me he fijado mucho en las letras. Ha habido grupos que quizás musicalmente no me interesaban tanto, pero me gustaban las letras. Eso que dicen algunos que el inglés es “el idioma universal de la música” creo que es un poco de excusa para ahorrarse el trabajar las letras. No me imagino cantando en inglés.

Tú eres el compositor y letrista. Cuando te reúnes con el grupo, ¿ya tienes la letra acabada y juntos dais forma al tema?, ¿cuál es vuestro proceso?

Desde que grabamos el segundo disco, que fue el primer largo, con Paco Loco ( El sur de mi vida, Un hombre encantador, 2003) yo soy el único compositor. Hasta entonces Gonzalo(Eizaga) también escribía, pero él vive ahora en Madrid y los que vivimos aquí en Getxo somos los que nos ocupamos más de la composición. Al ser yo el que escribe las letras también voy perfilando como será la canción, aunque aún queda mucho trabajo entre todos. Por eso la letra y la música nacen a la vez.

Componiendo tú solo, ¿nunca tienes la tentación de dejar la canción desnuda, como un cantautor, o crees que el sonido de la banda es esencial a lo que es McEnroe?

Muchas veces incluso tocando los tres que estamos aquí –dos guitarras(el propio Ricardo y Jaime Guzmán) y batería (Eduardo Guzmán) parece que la canción ya está acabada, pero cuando nos juntamos con los que viven Madrid vemos que sigue creciendo con el sonido de toda la banda, y así es como nos gusta. De todas formas, sí que hay algunas canciones que van en un formato más de guitarra y voz, algunas incluso grabadas, pero a la hora de hacer la selección las que se han quedado son las de toda la banda completa, porque ese sonido aporta muchísimo a lo que queremos decir. De todos modos, también tenemos la ventaja de que muchas canciones funcionan también sin la banda. En un formato más cantautor, la verdad es que tengo muchas canciones guardadas o que incluso hemos probado con la banda y vemos que es mejor dejarlas en un formato más simple. Me da la sensación de que tienes un montón de material guardado, grabado o preparado para entrar a grabar.

Sí, somos muy de entrar a grabar en cuanto nos juntamos con unas cuantas canciones. Las canciones enseguida se nos quedan antiguas y además no somos nada perfeccionistas, no le damos muchas vueltas a las cosas: en cuanto nos suena bien a todos ya estamos preparados para grabar. Hemos hablado con Subterfuge para sacar un disco de ‘descartes’, aunque no me gusta mucho esa palabra porque son canciones que podían haber entrado en cualquiera de los dos discos y que me gustaría que no quedaran inéditas. La verdad es que hay material para varios LPs(sonrisa).

Ya veo que sois muy prolíficos. Entiendo que Mundo Marino (Subterfuge, 2008) contenía canciones procedentes de un largo período antes de su grabación, pero ¿las canciones de “Tú nunca morirás” (Subterfuge, 2009) son todas “nuevas”, en el sentido de “posteriores a “Mundo Marino”” o hay canciones muy antiguas ahí?

Es que la historia de “Mundo Marino” es curiosa. Lo grabamos con nuestros propios medios unos dos años y medio antes de que Subterfuge lo publicara, por lo que teníamos otro montón de canciones ya preparadas, algunas de las cuales se incorporaron al disco. Así, aunque hay poca diferencia entre “Tú nunca morirás” y el anterior, la verdad es que hay más de tres años a nivel de composición. ¿Cómo es el proceso de grabar un disco de debut nada menos que con Paco Loco y después grabar el segundo con vuestros propios medios?

La maqueta funcionó muy bien: llegamos incluso a la final del concurso de Radio Euzkadi sin haber presentado la maqueta, no sabemos quién la presentó; eso nos permitió ir al Villa de Bilbao y tocar con los Sunday Drivers y de ahí nos salieron más conciertos y hasta participar en una banda sonora de un director novel ( " Agujeros en el Cielo", de Pedro Mari Santos) … En fin, vendimos todas las maquetas que teníamos y nos sacamos un dinerillo. Como somos tan impacientes le mandamos la maqueta a Paco Loco, pensando que tenía el estudio en Gijón y no en el Puerto de Santa María(risas) . A él le gustaron las canciones y nos dijimos: “tenemos dinero, tenemos canciones, vamos allá”. Aprendimos mucho porque no estábamos preparados para grabarlo, las canciones no estaban terminadas, no sabíamos lo que era meternos en un estudio, no llevábamos las cosas muy pensadas…

Sin duda, vuestro gran salto se da entre “Mundo Marino” y el presente “Tú nunca morirás”.Hay una mayor madurez en las estructuras, en las letras, en el sonido, en tu forma de cantar…

En cuanto a mi forma de cantar no hay nada de técnica que explique los cambios, simplemente la experiencia. Hasta la propia banda me dicen que canto mejor, supongo que igual que toco mejor la guitarra que hace cuatro años. También me he soltado mucho, supongo que el hecho de que trabajar con Abel ( Abel Hernández, productor de “Tú nunca morirás”, ex Migala y ahora en El Hijo) nos ha dado mucha confianza, a nivel de instrumentos, incluida la voz, y también de estructuras, hemos probado muchas cosas con él. También creo que me he sentido mucho más cómodo cantando las canciones de este disco.

¿Cómo surgió el contacto con Abel?

Al salir “Mundo Marino” estábamos muy contentos y ya contábamos con el apoyo de Subterfuge, pero teníamos muy claro que queríamos contar con un productor para el siguiente disco. “Mundo Marino” es un disco sin ningún tipo de producción, lo grabamos nosotros y no tenemos ni idea, por lo que sabíamos que podíamos mejorar mucho en ese aspecto. Estaba claro que necesitábamos a alguien con experiencia que nos diera también una visión externa que nos completara. Justo en ese momento, tocamos en Madrid teloneando a Tulsa y cuando acabamos nos presentaron a Abel. Migala nos gustan mucho, sobre todo a Jaime. Nos dijo que le había encantado el concierto y que le gustaban nuestras canciones. Así que en una semana le llamamos y aceptó producir el disco. Todo fue muy natural y estamos encantados con el resultado.

Tenéis motivos para estar satisfechos…

Gracias, aunque yo soy muy fan también de “Mundo Marino” . Somos conscientes de que la repercusión de “Tú nunca morirás” es mucho mayor, ha aumentado mucho nuestra confianza y nos sentimos muy orgullosos, pero no renegamos para nada del anterior. Creo que objetivamente es un disco igual de bueno que este. Lo que ha cambiado es que la participación de Abel es fundamental en el sonido del disco, pero también en nuestra actitud: ahora sabemos que podemos probar muchas otras cosas.

Tulsa siempre están por ahí echando una mano…

Lo del fichaje por Subterfuge gracias a Tulsa se ha convertido en una gran anécdota, dentro de lo pequeños que somos nosotros… Nos presentamos Edu y yo en Madrid con cuatro copias de “Mundo Marino” , visitamos varias discográficas, pero no nos hicieron ni caso. A la última que íbamos a ir era Subterfuge, pero habíamos quedado con Miren(Iza, cantante de Tulsa, también en Subterfuge) y le dimos la maqueta a ella para ahorrarnos el viaje. Al día siguiente, Miren ya me dijo que le acababa de llamar Carlos Subterfuge porque estaba muy interesado… Yo supongo que lo escucharon con más atención o, al menos lo escucharon, por venir de ella. La verdad es que no te puedes imaginar la cantidad de maquetas que recibe Subterfuge, es imposible que atiendan a todas. La verdad es que me resulta curioso que una cantante “invitada” (entre comillas, porque ya se ve que Miren es una buena amiga del grupo) sea la que cante, en solitario, el tema titular del LP, Tú nunca morirás.

Esa era la canción que más problemas nos dio. Era muy diferente y no paramos de darle vueltas en el estudio. Antes de tirar la toalla, decimos probar una vez más. En principio, era un tema a dos voces. Miren grabó su parte en Madrid, me mandaron la maqueta con su voz y me encantó tanto que decidí, un poco contra el criterio del resto, que yo no iba a añadir mi parte y que iría sólo con la voz de Miren. Entonces, decidimos usar la canción como manera de “partir” el disco en dos mitades (es la cuarta de nueve canciones) y romper el ritmo un poco demasiado pausado del disco y servir de puerta a la segunda parte. Además, insisto, de que mi voz ya no iba a aportar nada a lo maravillosamente que Miren canta ahí. En “Mundo Marino” hay muchísimas referencias a lugares concretos, reconocibles, pero no hay ninguna en “Tú nunca morirás”, es mucho más abstracto en ese sentido.

“Mundo Marino” era un momento muy devastador en mi vida y las letras no están en absoluto trabajadas, son muy inmediatas y un poco como un exorcismo. Por eso los lugares que salen en el disco tienen algún significado para mí. La verdad es que no nos dimos cuenta hasta algo después. Para este último disco, veo que las letras son como más etéreas, pero no se trata de una decisión consciente. Las letras no son tan costumbristas, no sé muy bien como definirlo… menos cercanas, más universales, más abiertas, no tan focalizadas como las de “Mundo Marino” . Aunque la verdad es que una vez escritas no me entretengo demasiado revisando las letras.

Lo de “Naoko” me suena a personaje de Murakami

Sí…

Pero no consigo ubicar a la Isabella que nombras en esa misma canción…

Esta es una de esas cosas que te decía. A veces la reviso después del disco y digo: “joder, aquí podría haber puesto esto en lugar de tal cosa”, pero la verdad es que no me toman demasiado tiempo las letras. Quizás por eso no sé decirte quién es esa Isabella que aparece en la canción. Lo curioso del caso es que hay una Isabella en una canción de Migala ( Isabella Afterhours de “Diciembre 3 a.m.”, Acuarela, 1997) , pero la letra está hecha mucho antes de conocer a Abel, pero él se fijó y fue lo primero que nos dijo: “¿la Isabella esta es la de nuestra canción?” (risas) y le dije lo mismo que a ti: “no tengo ni idea de quién es Isabella”. Naoko se debe a que estaba enganchadísimo a Murakami e incluso hay una frase en la canción( “Yo también querría ser algún día aplastado / por toneladas de cariño que merezco y nunca me has dado”) que viene tal cual del libro.

Precisamente en “Naoko” está la colaboración con el artista electrónico francés Olivier Arson, que graba como The Folding and the Point, ¿de dónde viene ese contacto?

El sello de Olivier, Envelope Records , comparte oficina con Subterfuge. A mi me gusta mucho la música electrónica y a él, no se porqué, le gusta mucho McEnroe. Me envió uno de sus discos y me pareció fantástico. Ya teníamos en mente añadir algún tipo de arreglo electrónico, pero no teníamos ni idea de cómo hacerlo, así que lo más fácil era pedirle que trabajara con nosotros en “Naoko”. A partir de ahí, él toca con nosotros en directo a menudo y también Gonzalo y Pablo(Isusi, bajo) han tocado en ocasiones en el directo de The Folding and the Point. De hecho también vendrá al Tanned Tin con nosotros y tocará en canciones de “Tú nunca morirás” en las que él no ha participado en disco y estamos trabajando en cosas juntos. No sólo como McEnroe. Olivier me dijo que estaba preparando cosas suyas para que las cantara yo y no te puedes imaginar la ilusión que me hizo.

Half Nelson

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar