Entrevistas

Mala Rodríguez

Diez minutos con María

La Mala RodríguezNo le acabo yo de ver la gracia a eventos como la presentación en sociedad de un festival. Salvo sorpresa, ésta suele convertirse en algo aséptico, enmarcado en el lugar incorrecto y, sobre todo, irrelevante en la era digital y por lo tanto soberanamente aburrida. Salvo que te guardes un as en la manga. Que, en el caso del Cultura Urbana y su puesta de largo frente a los medios el pasado día 4, bien pudo consistir en la presencia al final del acto de Mala Rodríguez.

Artista que está punto de ver publicado su cuarto álbum, “Dirty Bailarina”; el cual se ha ido a grabar a Estados Unidos a las órdenes de Focus -un tipo que anteriormente ha trabajado con lo más lustroso del star-system yanqui: de Christina Aguilera a J.lo- y en compañía de sus fieles Griffi y Sr. T.Cee; un disco que vuelve a suponer un paso en la evolución de La Mala hacia un público más amplio y alejado del hip hop.Lástima que una inoportuna pregunta acerca la longitud de su falda por parte de un despistado con carnet de periodista para medio generalista mandara todo al traste. Por suerte, nosotros teníamos reservado un bis a bis con la artista de Jerez de la Frontera, de cinco minutos. Que finalmente se convirtieron en diez y sirvieron para que el firmante se llevara una impresión muy distinta sobre la soberbia y el desdén que se le supone a la autora de “Lujo Ibérico”. Ya se sabe lo que dicen sobre las distancias cortas…

No podía ser de otra manera, así que empecemos por el nuevo disco: “Dirty Bailarina”. Un disco conceptual, para el cual te has inventado un personaje… ¿Qué nos puedes contar de ese personaje?

¿Has escuchado el nuevo trabajo?

Sí.

¿Y qué te parece?

Bien. Variado.

(Escurro el bulto tras apenas un puñado de escuchas previas a la entrevista. Se ríe)

Tiene algunos temas potentes y algunos temas en los que desde mi punto de vista te escoras demasiado hacia el pop.

¿Se puede ser demasiado pop?

Sí.

Pero, ¿conscientemente?

Sí. Creo que muchos artistas, de manera consciente, giran hacia el pop en el sentido de popular. Para gustar más, dicho llanamente. No digo que esté mal, pero sí que ocurre. Aunque bueno, yo te quería preguntar por el personaje.

El personaje me lo inspiró mi tataranieta. En una de mis fantasías extrañas pensé en mi tataranieta. Y allí, hablando con ella, me dijo lo que iba a pasar si esto seguía así. Entonces yo me tuve que poner manos a la obra y le di un micrófono. Así aparecieron estas canciones donde agito al personal. Porque de nada sirve criticar sin dar soluciones, sin aportar alternativas, sin aportar un poco de luz. Estoy viendo que si esto sigue así nos va a hacer falta un poquito de… de esperanza para poder tirar adelante con todo. Cuando yo me imaginaba dónde vivía ella, veía lo que le preocupaba… ¡hablaba con ella muchas veces! Entonces vi claro que estaba en un tiempo alternativo, que todo alrededor suyo estaba devastado, que había colapsado todo. Y cuando todo ha colapsado, ¿qué queda?... ¡Empezar a trabajar! Si todo ha colapsado, ¡algo hay que hacer! No puedes ir a la tienda a comprar un kilo de arroz… ¿Crees que eso está a punto de suceder?

Creo que no puede durar mucho. No se sostiene. Y no me vale. A alguien como yo no le vale que hoy, ahora, haya niñitos que se estén muriendo de sed. Y no es, “soy un anuncio de Intermón”. No, es real. Y yo no puedo con eso: tengo que clamar al cielo, tengo que llamar a todas las puertas, tengo que sacudir a las personas. Es lo único que yo puedo hacer como artista.

Pero también ha sido divertido y gratificante porque el poner todo este ambiente alrededor de ella, el tener que hacer estas canciones donde doy una de cal y otra de arena… porque, igual que estoy diciendo “vamos, venga, crezcamos, podemos hacerlo”, también estoy diciendo “Prima” -que es una fiesta de hermandad, una canción completamente abierta: yo te quiero a ti y yo sé que tú me quieres; eso es grande, inapelable, real-, mostrándome, enseñando qué tengo en mi alma. Que ya tenía ganas de mostrar todo lo que tenía.

Yo también he crecido mucho, ya son diez años. Hace diez años que yo vine de Sevilla, he crecido mucho, he hecho muchas cosas y siento que tengo que compartirlas. Ahí está el verdadero éxito, en entregarte a los demás. Y que los demás te cojan o no te cojan, pero tú te entregaste. Dije una vez: “pierde más el que no ama”. Siempre uno tiene que dar el primer paso. El éxito es tener valor para hacerlo, pase lo que pase. Yo doy el primer paso y te digo: “estoy aquí, estoy aquí y te lo doy”. Tiene mucho que ver con todo eso, la Dirty Bailarina es así.

Curioso que me digas todo esto porque a mí me ha parecido un disco como muy romántico. Hay un tema, por ejemplo, en el que no dejas de repetir la palabra “ama”. Me daba la impresión al escucharlo, aunque ahora me contradigas, que estabas menos cabreada.

Yo estoy más serena. Y los cabreos, si no te llevan a nada, ¿de qué te sirven? Creo que es más inteligente decir lo que me hace estar cabreada, qué me molesta, ver cómo lo arreglo. Y yo antes a lo mejor sí… ( y se pone a hacer que grita)… Me gusta esa furia, me gusta esa rabia, me gusta la intención de esa niñata que con diecisiete años está chillando. Pero ahora tengo eso y lo cojo y lo dirijo. Y lo controlo. Y trato de hacer cosas y las consigo. Doy mi alternativa: esta es la solución que he encontrado a esto.

Tiene que ver también con el equilibrio de una persona cuando está más mayorcita. Yo ya no soy una niña… Así que de nuevo la evolución artística va paralela a la evolución personal.

Creo que sí, que tiene que ver con eso. En cuanto al romanticismo, depende de lo que para ti sea romántico. Para Bécquer era romántico morirte tuberculoso en una habitación en París. Muy guapo, mola. Y hoy en día la palabra amor está tan desgastada que cuando una persona dice “ama” no sabes por dónde cogerlo. Yo cuando digo “ama” lo digo de rodillas en lo alto de una montaña y se lo digo a la Tierra, a la Tierra, a la Tierra…

¿Crees que suena sincero?

Coño, si yo no fuera sincera ya podría estar muerta.

Hay mucha gente que puede ser sincera, pero no logra trasmitirlo.

¿Sabes lo que pasa? Cuando tú te subes a un escenario tú no puedes conseguir o no conseguir: es lo que es. Trasmites o no trasmites. Eso es lo que tienen los artistas, que trasmiten o no. Alguien con su pintura, con su poesía… con el don que tenga. Y yo lo doy gracias a Dios por haberme dado esta cosa que puedo sacar y con la que puedo tocar a los demás cuando la saco. Si no ya te digo que no estaría aquí.

Pasemos a los aspectos técnicos del disco. ¿Por qué te fuiste a Atlanta a trabajar con Focus?

Porque el tío no podía venir al tener un contrato en exclusiva con Dr. Dre y no podía salir de los Estados Unidos. Pero él iba a venir aquí, él iba a venir a Málaga. Tenía yo el estudio ya cuadrado en Málaga. Pero no podía venir porque el otro tenía un contrato… “oye, que si me haces falta no te voy a tener por aquí cerca”… Así que tuve que compartirlo. ¿Le elegiste tú?

Por supuesto. Su música llegó a mí a través de una gente en Europa, unos holandeses que blablablá… las cosas del destino… y cuando me encontré con él en París todo fue como… flores, corazones y todo maravilloso… Un tipo estupendo de verdad, un amante de la música. De verdad que estoy encantada con él. Al igual que con Griffi y con T.Cee, pero este hombre me ha dado muchísimo y he aprendido mucho con él, con su persona.

¿Y qué papel ha jugado Griffi en esta ocasión?

Creo que él ha puesto un poco de equilibrio a la historia. Focus saca mi parte más correcta: la voz quería que estuviera perfecta, la afinación… Con Griffi me vuelvo más loca, quiero hacer y… ( se pone a canturrear: na, na, ná…)… quiero hacer esto… ¡destrúyeme!... ¡búscame otro efecto en la voz!… ¡pónmelo más feo! Lo compararía con estos cocineros que hacen ‘tortilla desestructurada’ ( pone morritos y voz de chef)… Pues esa mierda. Tiene ese don: destruye al mismo tiempo que inventa.

Entonces este trabajo se divide entre las producciones de Focus y Griffi…

No. Las bases son todas de Focus, o la gran mayoría. Y luego lo equilibra el trabajo que ha hecho Griffi y Sr. T.Cee. Griffi tiene un par de temas y T.Cee uno. No incluí todos pero ya saldrán. Es una música como más dubstep y me pongo en plan… ( nos interrumpen para cortar la entrevista)… Bueno, ya las escucharás. Pues para terminar, pasemos al tema del Cultura Urbana. Presentas un disco que no habrá salido para entonces y lo haces en formato banda.

Sí, me veo presentando un disco que no ha escuchado nadie, pero me da igual. Creo que la gente que viene a escucharme a mí viene a escuchar las canciones aunque no se las sepa y pienso que van a estar receptivos a lo que van a mostrar. Quiero mostrar el álbum aparte de tocar los temas más conocidos puntualmente. Pero quiero que sea el viaje ese…

¿Y qué nos puedes decir de la banda?

Pues que son los mejores. Y porque hice una gira con una big band ( comandada por Raül Fernández, Refree) y estar sobre un escenario, con tanta gente, tocando, en vivo… ¡son personas! No se puede comparar. Y si puedo permitirme el lujo de tener gente detrás de los aparatos… coño, ¡vámonos!

Mala Rodríguez presentará su nuevo álbum en el Festival Cultura Urbana. Consigue aquí tus entradas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar