Entrevistas

Mala Rodríguez: “No he sacado otro disco aún porque estaba con cosas muy experimentales y mi discográfica me decía 'sigue trabajando, no terminamos de verlo’”

Antes de entrar en el estudio en otoño y tras mucho tiempo sin actuar en España, Mala Rodríguez se sube este fin de semana al escenario de Brandery, donde presentará temas nuevos y clásicos

La Mala no se encerrará a grabar nuevas canciones hasta septiembre, pero sus fans tienen una cita con ella en el festival Brandery: tras casi un año sin pisar un escenario español hablamos por teléfono con la rapera unas horas antes de que actúe en el corazón de Nueva York.

La Mala tiene fama de ídem. Como si las rimas que escupe fueran un reflejo, no de la Mala, sino de María Rodríguez. No en vano, se dio a conocer pisando fuerte con aquel verso, “a mí no me saques tu genio que te lo mato”, que ahora suena tan lejano. Y sí, es cierto, las rimas de Mala Rodríguez son críticas, rezuman chulería y mala hostia, pero María, la misma que coge el teléfono después de días de gira por Estados Unidos y a sólo unas horas de subirse sobre un escenario en el Central Park de Nueva York, suena sosegada, ilusionada y en absoluto agresiva. A María el genio sólo le asoma cuando habla de las canciones que querría publicar y se tiene que guardar en un cajón por obligaciones contractuales. María no sabe quién es Azealia Banks ( “no la conozco”), pero la Mala reivindica el poder de la femineidad cuando el carácter no es precisamente el de una mujer sumisa y doblegada. Y tanto María como la Mala se emocionan cuando hablan de lo que supone presentar en directo canciones que nadie ha escuchado.

Cuando llamo por teléfono no sé si voy a entrevistar a María o a la Mala, pero creo que cualquiera de las dos tendrá algo interesante que contar. Este fin de semana vuelve a España a actuar: lo hará en la feria de moda Brandery, el sábado 14 a las 21.30h. Eso sí, cuando se le pregunta por la continuación de Dirty Bailarina (que empezará a grabar en septiembre), sale por peteneras.

Hola María, ahora mismo estás de gira por Estados Unidos. ¿Cómo está yendo? ¿Qué tipo de gente va a tus conciertos?

Muy bien, muy contenta. Hemos estado por todas partes: por Houston, por Los Ángeles, por Miami... y viene gente de todo tipo, la verdad. Lo mismo viene gente con estudios que traficantes que niños de ochos años. No tengo un target, cada concierto es distinto. Hay muchos tipos de gente que pueden ser público para la Mala.

"Estamos trabajando desde hace un montón de tiempo en maquetas, haciendo canciones, y antes de que acabe el año yo quiero tener grabado el álbum"

¿Notas que ese público tiene más cultura de hip hop que en España?

Pues no sé qué decirte, hay de todo. Aquí hay mucha cultura de hip hop, pero para ellos yo no dejo de ser un artista hispano, latino. Entonces viene gente que se siente atraída por la cultura latina, entonces, así de golpe, viene mucha gente que entiende el español, más que del grueso de gente que escucha rap.

En septiembre te metes en el estudio. ¿Te llevas bajo el brazo alguna colaboración de Estados Unidos? ¿Has aprovechado para grabar algo por allí?

No, no, no, no, en absoluto. Yo he venido aquí a actuar, tuve la oportunidad de montar esta especie de gira y nunca había hecho una gira tan larga, siempre había venido a Los Ángeles, o independientemente a hacer un par de shows en California, o en la Costa Este, alguna vez en Miami, pero ésta es la primera vez que vengo con un tour organizado grande, y todo gracias al show de Central Park, porque la invitación del Central Park ha venido casi cada año pero nunca hemos visto nada claro si hacerlo o no y esta vez sí que lo hemos visto claro y que era conveniente y hemos hecho toda esta gira alrededor de este concierto. Y ha sido muy gustoso, porque yo tenía muchas ganas de presentarme ante el público en todas las ciudades que he visitado y porque son ciudades muy distintas unas de otras, nada que ver Houston con Los Ángeles o con Las Vegas, Miami... Entonces todo ha sido muy enriquecedor. No he estado buscando colaboraciones, ni productores, sólo he venido a actuar y a encontrarme con mi público, a vivir la experiencia, a dormir en moteles, hoteles de cinco estrellas [se ríe]. No sé, combinar todo eso, volver otra vez a la carretera y a disfrutar de la vida. Pero cuando volvamos a España creo que ha llegado el momento de volver a entrar en el estudio. Estamos trabajando desde hace un montón de tiempo en maquetas, haciendo canciones, preparando la preproducción del álbum y antes de que acabe el año yo quiero tener grabado el álbum.

¿Y qué podemos esperar? ¿Algún giro, algún nombre, más toques flamencos? ¿Qué nos vamos a encontrar?

En cuanto a colaboraciones no hay nada, no hay nada que yo haya estado pensando. Y de todo lo demás tampoco quiero desvelar nada, porque me apetece que sea en el momento, cuando entremos, cuando la cosa ya esté digamos que materializada... Ahora mismo lo que hay es un gran plan de preproducción, tengo muchas músicas seleccionadas y estoy centrada en la dirección que está tomando.

En tus letras siempre has hecho mucha crítica. Con la que está cayendo ahora, ¿vamos a ver un lado aún más combativo?

Bueno, yo soy una persona bastante sensible y como artista siempre reflejo todo en mi música. Hace rato que la situación está pendiente de un hilo y no sé, en “Dirty Bailarina” había un concepto entero sobre ‘muy bien, todo se ha ido a la mierda y ahora está todo roto salvo algunos brotes’. Todo el álbum era sobre eso, sobre cómo todo se estaba yendo a la mierda y sobre la reconstrucción, la responsabilidad y los valores humanos, que son los únicos valores que van a poder hacer que en todo esto haya un cambio. Ahora mismo yo me encuentro en otro lugar, ya he hablado de eso y estoy en otro momento. Me gustaría desarrollar otras cosas porque la visión que tengo ahora es distinta y estoy en otra parte, no voy a volver a decir ‘oh, vaya mierda de presidente de gobierno’. Es muy fácil. No. Creo que voy a empezar otras cosas.

¿Y por qué tanto tiempo sin grabar?

Sin publicar, porque grabar grabo a menudo en casa y en estudios de otra gente, pero no lo he publicado porque de algún modo creo que lo que estaba haciendo era bastante experimental y en mi discográfica me decían ‘sigue trabajando porque todavía esto no terminamos de verlo bien’ y yo decía, ‘bueno, OK’. Sigo trabajando y cuando ellos estén dispuestos a publicarlo pues lo publicarán, pero de todas formas igualmente yo sé que yo trabajo para ellos, ¿no? Pero yo siempre estoy trabajando. Cuando no publico nada no es que no esté haciendo otras cosas: yo escribo, compongo, produzco... Me gusta estar haciendo cosas siempre, esa es mi naturaleza y de esta vida de artista, y eso es lo bonito, porque no es ‘ay, tengo que hacer un disco’, sino ‘yo hago música’, y si luego se publica bien y si no se publica pues no se publica, ¿verdad?

"Siempre me siento como al principio, como cuando tenía 17 años, es lo mismo: yo voy a salir y voy a dar lo mejor de mí, y mi alma"

¿Y no te apetece mostrar esa música por internet, por ejemplo?

Ay, sí, pero yo no puedo. Yo tengo un contrato discográfico y yo no puedo hacer eso.

Imagino que entonces te desquitarás en directo, ¿no?

Pues sí, la verdad es que sí, en directo estoy tocando canciones nuevas y es genial porque mucha gente se siente mal, como que vas a traicionar al público en un momento dado porque nadie conoce las canciones, pero yo estoy teniendo una gratificación extra porque nadie conoce la canción, pero al final la disfruta y la canta, está como descubriendo algo nuevo y ves de verdad la reacción genuina de alguien que nunca ha escuchado esto y ves cómo reacciona. Entonces es como antes, ¿no?, que la gente no grababa discos, sino que presentaban en directo y luego se grababa. Es bonito hacerlo así. Yo disfruto mucho de eso.

Aunque imagino que también es más difícil plantear así los conciertos...

No, es una sensación más fuerte, pero hacer las cosas fáciles es muy aburrido, siempre.

Llevabas casi un año sin tocar en España. ¿Tienes ganas de actuar en Barcelona este fin de semana?

Muchas ganas, muchas ganas, porque además nunca sé qué ocurrirá, nunca voy confiada. Siempre me siento como al principio, como cuando tenía 17 años, es lo mismo: yo voy a salir, voy a dar lo mejor de mí, voy a compartir lo mejor de mí, y mi alma y vamos a ver.

Tu actuación tiene lugar en un festival de moda como es el Brandery . ¿Qué es lo que más te llama la atención de tocar allí?

Bueno, a mí me gusta que me llamen de cosas que estén relacionadas con el arte y en las que tengan cabida la creatividad, y que promuevan el arte y la creación. Con todo eso me siento cómoda. Que me hayan llamado para el Brandery no es más que un motivo para estar contenta y para sentirme bien y orgullosa.

Además tú siempre cuidas tu vestuario, es una faceta más de tu puesta en escena...

Hombre, está claro que ya se ha convertido en una faceta más de la personalidad. Incluso el que dice ‘no, yo no le doy importancia’ está mostrando que no le quiere dar importancia a ese aspecto, y también es una forma de definirte. Es muy importante la indumentaria porque, quieras o no, está hablando de ti. A mí me gusta reflejar el contraste, que sea una piba que está encima del escenario hablando su verdad, sin miedo ninguno, contando todas sus cosas y que vaya vestida de una manera que sea pues bien femenina, me gusta eso, porque la imagen que tienes de una rapera siempre es la de una mujer masculinizada y hace rato que yo quise quitar eso de mi vida porque creo que ya bastante masculina soy por dentro como para también serlo por fuera. Creo que el vestuario así tan sensual hace un buen equilibrio en escena sobre todo hablando de lo que estoy hablando y del modo en que lo estoy haciendo.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar