Entrevistas

"Cuando una película acaba mal y te quedas hecho mierda es una maravilla"

Charlamos con Isa Calderón Peces-Barba, una crítica de cine desatada en Youtube

Decenas de cinéfilos ofendidos con antorchas persiguen a una mujer y a ella le da igual. No solo eso: cada vez que recibe un insulto, la mujer se gira convirtiendo su frondosa melena en una bandera al viento, entonces se ríe con un eco de procedencia desconocida, y todos huyen.

Desde que Isa Calderón Peces-Barba se hizo youtuber, su poder ha ido en aumento. Con Reviews Fuertecitas, sus críticas cinematográficas en clave de humor, gana cada vez más adeptos ante la desesperación de sus enemigos.

Isa ha aceptado citarse con nosotros en una escena de cine discreta por repetitiva: la cafetería de una gasolinera de carretera de una película mala de producción estadounidense. "Allí no nos encontrará nadie".

Aparece con gafas de sol extra grandes y un visón de acrílico que da el pego. Pedimos un helado para compartir, sin nata y con extra de sirope de arce, para ver cómo sabe.

“Querida, no sabes cuántos haters tengo, es alucinante. Cada vez que hago una crítica al machismo en el cine me destrozan a niveles fuertes, me aplastan. Antes me afectaba muchísimo, pero ahora hace que me ponga mucho más heavy y que solo busque películas en las que pueda quedarme a gusto”.

Te estás viniendo arriba.

¡Uh! Totalmente. Me desahogo.

¿De dónde procede tu pulsión fuertecita?

Pues mira, yo empecé como guionista, trabajé en El Diario de Patricia –esto es muy fuerte–, en Águila Roja y en el departamento de ficción de Canal +. Después estuve tres años en publicidad. Entonces fiché por la Cadena SER, para el programa de radio La Script. Fue allí donde empecé con las reviews. Por entonces se llamaban Isa ve Pelis.

Parece inofensivo.

Publicábamos las críticas cinematográficas en la web de la radio. Cada vez que hablaba de masculinidad o machismo se revolvía todo el mundo, hasta mis amigos en Facebook. Entonces me contactó Atresmedia y me propuso hacer vídeos para ellos. Así que ahora estoy con Miguel Agnes, mi director maravilloso, con él sofisticamos los vídeos y los volvimos más disparatados y locos.

¿Cómo definirías tus vídeos?

Son humor. Hablo de una película como excusa para hacer lo que me da la gana. Mucha gente no lo entiende, los haters no entienden que esto es una locura y que me río de todo. Yo cojo una peli, que es una creación pública, y la llevo al terreno personal.

Pero sabes de cine, y dices cosas que para muchos son verdades como puños.

Pues mira chica, me alegro.

Alguna vez has dicho que la Isa que vemos en los vídeos es un personaje. ¿Cómo es ella?

Sí que exagero mucho lo que digo, pero soy yo. Vamos, que igual estoy con mis amigos bebiendo cañas y me pongo a hablar así. Es decir, soy yo en esencia, mi caricatura.

¿Qué es lo que te da más rabia de los haters?

En la review de The Hateful Eight, de Tarantino, no he hablado de género ni de sexismo. Y van y me dicen que qué bien, que así sí, que hasta han soltado una carcajada y que no me desvíe de este caminito. No hay nada que me cabree más que la condescendencia de estos perdonavidas. Por eso lo que me gusta es molestar a todos los que me insultan por ser mujer y ser libre. Muchos me preguntan: ‘¡Crees que te criticamos porque eres una tía?’.

¿Y tú qué opinas?

Por supuesto que sí. Nacho Vigalondo comparte mis vídeos y a él no le insultan, no le recriminan nada. Vale, él es súper famoso, pero a mí me dicen lo que les sale de las narices, y siempre son tíos. Hay gente a la que no le haré gracia, claro, pero la mayoría son tíos resentidos con las cosas que digo sobre patriarcado y Hollywood. Me odian por hablar de esto y por hacerlo de la manera en la que lo hago, les jode. Piensan que avasallándome en Youtube me voy a callar y es lo contrario. Estoy blindada, fíjate.

¿A los 'patriarquitos' les falta reírse de sí mismos?

Totalmente. Yo cuando veo esos Vines que tienen tanto éxito con sus bromas asquerosas me llevo las manos a la cabeza, me asusto, alucino. Yo hago humor a través del cine y me critican por eso.

¿Quién es tu siguiente víctima?

La próxima es The Revenant, Iñárritu que se va a cagar. Porque viene a ser La Pasión de Cristo filmada por Terrence Malick en el universo de Jeremíah Johnson.

¿No te gusta Iñárritu?

Sus películas tienen algo de macho alfa, de 'te voy a demostrar que soy la hostia', me cansa esa actitud masculina. Si fuera una mujer, Iñárritu me encantaría, con un ego de aquí a Estepona, hazte una película y que se cague en todos. Pero a él no lo aguanto, me pongo muy nerviosa. También me quiero meter con los hermanos Coen.

¿Cuál es tu hit?

El vídeo más visto es el de Amélie, en el que me río de mí misma porque yo soy una Amélie en potencia, con mi bicicletita por Madrid.

¿No te gustan las películas mainstream?

Qué va, el entretenimiento instantáneo me encanta. En el mainstream que todo va ¡chas chas! (chasquea los dedos) tú llegas ahí con un propósito y lo tienes al momento. Me trago comedias románticas absurdas como la que más, mi película favorita de 2015 fue Mad Max, que es maravillosa. Mi segunda fue Una Segunda Madre, un film brasileño. No solo me meto con el mainstream, también me metí con Whiplash, que se considera indie.  

Defiendes el comercial.

No me gusta que todo se reduzca a cosas obvias, facilitas, que no te hacen pensar y que no te educan nada. Pero cada cosa tiene su momento, no te pones una película de Bergman un domingo de resaca, te pones Una Rubia muy Legal.

¿Y la telebasura?

Que se critique a Sálvame me parece una memez. Vivimos en la posmodernidad total, cabe todo en la vida. Si no puedes ser frívolo de vez en cuando, y en otros momentos más intensito y sesudo, es que tienes un problema.

¿Qué opinas de los críticos de cine?

Yo sigo a los críticos que me interesan por su psicología. Me gusta la gente que ha vivido cosas, que ha tocado fondo, que lo juzga todo de una forma menos implacable. Es que a los 20 años somos muy así.

¿De quién hablamos?

Boyero, por ejemplo. No comparto para nada sus gustos, se ha quedado en el paleolítico, pero escribe fenomenal. Me gusta leer sus críticas porque veo en ellas su punto de vista. También me gusta Javier Ocaña. Aunque la mayoría de veces me fío de mi instinto.

¿Qué tiene que tener una película para que te guste?

Unos personajes complicadísimos, nada de buenos y malos. Me gustan las historias súper intensas de gente complicada que la caga. Lo que más me gusta es la construcción de personajes. Woody Allen me encanta, bueno, ya menos porque el hombre ya… pues no. En resumen, relaciones pero en plan complicadito.

¿Qué tipo de relaciones?

Sobre todo relaciones amorosas, o de amistad. Noah Baumbach, director de Frances Ha, me gusta mucho.

¿Qué buscas en el cine?

Yo busco sorprenderme. Me encanta cuando veo algo que no he visto, porque normalmente todo es lo mismo, la verdad. Y más ahora, que todo es un remember de los 90. La cartelera está cada vez peor, estoy súper descreída, no me gusta nada, te lo juro. Una de las últimas veces que disfruté en un cine, al margen de mis dos favoritas, fue con La Vida de Adele.

¿Ves más pelis en casa?

Sí. Tengo Yomvi, Netflix, de todo. Soy capaz de ver tres películas seguidas, y si son largas, mejor. Yo me preparo una cena que te mueres y empiezo una peli. Y si estoy de resaca una de esas fácil y absurda entra fenomenal. Eso sí, una peli que te guste siempre te gustará más en el cine.

¿Qué opinas de las películas con mensaje metafísico? ¿Están de moda? ¿Vamos al cine en busca del significado de la vida?

Totalmente. Pero tengo que decir que estas películas suelen ser americanas y que al final, después de un montón de muertes, te vienen a decir que todo es gracias a Dios o al amor entre nosotros, a la familia. A mí esto me pone de los nervios, no estoy de acuerdo, mira no.

¿Pero?

Te pones a ver una película de Malick, te está pareciendo poesía pura y dura y dices qué maravilla, y sales del cine con una paz interior que te mueres. Alabo cuando una película todo es precioso y la fotografía es una maravilla y efectivamente sales como una persona New Age. Pero es muy complicado hacerlo bien y salir del mensajito ñoño y cursi. No puedo con eso: Interstellar, que me gusta, es un coñazo por eso. El amor lo puede todo, venga, oye, va.

¿Eres de finales tristes?

Hay pelis que si no terminan mal, se derrumban. La verdad es que yo prefiero un final triste porque en el fondo, hija mía, soy como el emoticono ese de la sonrisa al revés.

¿Cómo?

Una amiga tiene la teoría de que ese emoticono representa lo que nos gusta estar metidos en la mierda y regocijarnos en nuestro sufrimiento y asquerosidad. Cuando has visto una película súper intensa y acaba mal, qué maravilla, te quedas hecho mierda, te da un gusto que no veas. Te quedas clavado, empatizas, da gustito estar triste. Un poco de autodestrucción de vez en cuando.

¿Debilidad injustificada por un actor/actriz?

Estoy obsesionada con Scott Eastwood. The Longest Ride es una mierda, una película que tiene todo lo que puedo criticar en el cine y en la vida. Pero mira, me dio mucho gusto ver una película tan horrorosa porque este tío me encanta, me lo follaría. Es injustificable porque es un americanazo total, católico, republicano, pero no lo puedo evitar. Le pongo corazones en Instagram.

¿Una escena que te pueda?

Te voy a decir una súper cursi, cada vez que la veo me pongo a llorar. En Los Puentes de Madison ella está metida en el coche, está lloviendo, él la está esperando, no abre la puerta, y la música a todo meter que te está manipulando emocionalmente a niveles fuertes… cuando todo confluye en una película mainstream es estupendo. En el fondo soy una persona súper emocional, una romántica. Todo lo que sea sufrir por amor me encanta, pero que nos lo enseñen bien.

También lloro con todo lo que me gustó en la infancia: Mary Poppins, Sonrisas y Lágrimas, La Bruja Novata, no puedo parar.

¿En qué peli te gustaría aparecer?

Me encantan las de reencuentros de amigos. La típica en que vas a una casa, te reencuentras con el amor de tu vida, su vida es una mierda y la tuya también porque no estáis juntos, y todo de repente vuelve a surgir, pero es imposible porque ya no sois los mismos, pero le quieres un montón. Me encantaría ser el personaje femenino de esa peli, lo que más. Me encantan las relaciones frustradas en las que no te dejas de querer con alguien.

A través de tu bilis, tu verborrea, tu odio fingido hacia al cine, haces que lo amemos más.

Yo le dedico gran parte de mi vida al cine. Yo al cine le exijo cosas, y si no me las da me cabreo como una mona.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar