Entrevistas

El_Txef_A, teoría y práctica del house como un estado de ánimo

Entrevista con la joven sensación de la electrónica nacional + streaming exclusivo de su álbum “Slow Dancing In a Burning Room”

El_Txef_A es una prueba más de que la música electrónica hecha en España empieza a ganar terreno fuera de nuestras fronteras. Y es que, a pesar de que en nuestro país su nombre siga siendo poco conocido (como él bien, dice aquí nos gusta especialmente validar la expresión “nadie es profeta en su tierra”), el vasco Aitor Extebarria lleva cerca de un lustro forjándose un nombre en el circuito del house underground europeo. Ha editado en sellos como el alemán Wazi Wazi o el londinense Hypercolour, y su maleta de discos ya ha conquistado los rincones más dispares, incluyendo México y Estados Unidos.

El pasado año puso en marcha el sello Fiakun junto a cinco amigos de la infancia y ahí está a punto de editar su álbum de debut, “Slow Dancing In A Burning Room” –con salida a la venta prevista para el próximo lunes–. Un disco en el que su visión del house, siempre orgánica y emocional, se acerca más que nunca al pop y cristaliza en diez composiciones de carácter intimista y pasional, que ponen los sentimientos en primer plano y consiguen que los ritmos electrónicos vuelvan a estremecernos. Un decidido paso adelante que debería llevarle a conquistar terrenos más allá del nicho electrónico y confirmarle como una de las grandes referencias del house español junto a nombres como John Talabot o Pional. Antes, hemos querido conversar con él para conocerle más de cerca, a la vez que te ofrecemos el streaming en exclusiva de su álbum.

¿Cuál es tu background musical? ¿Cómo fueron tus primeros contactos con la música electrónica y particularmente el house?

La verdad es que, aunque suene a tópico, escucho muy poca música electrónica. Lo que escucho es mucho country, pop y rap. Ahora mismo estoy loco perdido con artistas tan dispares como James Taylor, Dolly Parton, A$AP Rocky o el mismo John Mayer. Mis primeros contactos con la música de baile fueron a través de mi hermano, que solía usar un sampler y me dejó boquiabierto con lo que hacía, y también gracias a una tienda de discos de Bilbao llamada Cybertech, en la que me estaba muy a gusto mientras el dependiente me aconsejaba cositas como Kaito (Kompakt), que fue una luz muy intensa para mí.

Entonces, ¿cuándo y cómo empezaste a producir tus propios tracks?

Empecé a hacer mis primeros intentos con 16 años, con programas como el Reason. Solía pasar horas en mi habitación sin saber nada del mundo exterior.

Tu alias es bastante curioso. ¿Puedes explicarnos de dónde viene?

Pregunta interesante. Mi apellido es Etxebarria, y poco más puedo decir. Mucha adolescencia, muchos joints, mucho de todo…

Siempre has apostado por un sonido de cercano al deep-house de texturas orgánicas, pero en el álbum el tono es más intimista e introspectivo. ¿Cuál era tu idea cuando empezaste a darle forma? ¿Querías hacer un disco más adecuado para escuchar en casa?

Siempre he sentido la creación (en mi caso, la música) como una manera muy intensa de meterse en las cuevas de uno mismo. Es cierto que hasta ahora las cosas que habían salido a la luz, al ser un poco más enfocadas a la pista de baile, ese concepto se quedaba un poco más alejado. “Slow Dancing In A Burning Room” quizá sea un disco más pop en cuestiones de estructura. Creo que ha sido un acierto, ya que, como bien dices, se puede acercar más a oídos no tan involucrados en la escena.

Se podría decir que “Slow Dancing In A Burning Room” es un disco muy emocional. ¿Estás de acuerdo? ¿Cuáles crees que son los sentimientos o estados de ánimo que mejor definen el álbum?

Cierto, en “SDBR” no se esconde nada, son puros estados de ánimo. Creo que la melancolía y la tristeza son las bases del álbum. Me siento más inspirado en los días grises, no tan buenos emocionalmente.

El disco está plagado de sonidos de instrumentos “reales” como el piano, la guitarra o las cuerdas. ¿Son sampleados o tocados en directo?

Hay un poco de todo. Me gusta grabar los pianos y para este disco he tenido la suerte de contar también con músicos muy buenos y poder grabar guitarras, pianos y vocales.

Utilizas mucho las vocales con el pitch manipulado, especialmente a la baja. ¿Es simplemente una cuestión estética, es decir, te gusta cómo suena, o también entra en juego algún tipo de pudor a mostrar la voz “desnuda”?

Diría que es una cuestión de sensaciones, no me paro a pensar. Si le bajo el pitch suele quedar mas cool, simplemente surge armónicamente. Para este largo he tenido la suerte de contar con dos vocalistas increíbles como son Hannot y Biskonti. Si no recuerdo mal, en todos los tracks –menos en “Out”– hay algún tipo de vocal, pero creo que no llega a cansar, ya que son registros muy dispares (o eso espero).

Por el tipo de música que haces, parece que seas más “músico” que un simple “productor” al uso. ¿Tienes formación clásica?

Sí, bueno, yo no soy nada freak en cuanto a sonido, sintes, plug-ins y hardware. Me veo más músico. Sí que tengo formación clásica, aunque por culpa de unos años de rebeldía tengo menos de la que desearía.

El disco sale en tu propio sello Fiakun. ¿Es una idea que tenías desde el principio o habías hablado con otros sellos y no te convencieron sus propuestas? ¿Cuáles crees que son las ventajas y desventajas de tener que ejercer de gestor del sello a la vez que de artista del mismo?

Tuve varias propuestas de algún que otro sello muy importante, y hubiese sido un sueño poder lanzar el álbum con cualquiera de ellos. Pero me parecía una acción muy bonita lanzar el álbum en mi propio sello en una época en la que la industria es más fría que nunca. Una de las ventajas más importantes de editarme yo mi música es que estoy metidísimo en todo lo que es la promoción del álbum, creo que es una cosa muy bonita lo de sentir la difusión de tu propio álbum desde dentro, y la desventaja más grande es que no somos unos capos de la industria, y en algunos momentos hemos sufrido bastante, simplemente por ser novatos.

Hay otras personas involucradas en Fiakun, ¿no? ¿Nos puedes contar un poco quienes lo componéis y cuál es la idea global que mueve el proyecto?

Somos seis amigos en el sello, nos conocemos desde la guardería, a la perfección. Después de algunos años montando cositas y, por mi parte, lanzando música, decidimos dedicarnos un poquito a ello, ya que nos parecía una cosa súper interesante y de la que aprenderíamos mucho. Creo que la idea principal es disfrutar de ello al máximo. Hemos conocido a gente extraordinaria, y sobre todo estamos aprendiendo mucho sobre la vida.

¿Cuál es tu procedimiento habitual en el estudio al componer un track? ¿Sigues siempre el mismo proceso o varias según las necesidades del corte en cuestión?

Siempre empiezo con una idea de piano. Simplemente, tengo la necesidad diaria de sentarme y empezar a tocar algo en el Juno-106 o el Yamaha DX-100.

¿Nos podrías resumir brevemente la configuración de tu estudio actualmente?

Para la creación de la idea principal uso un iMac de 24” con Logic y Ableton Live. El hardware es, básicamente, un Juno-106, el Yamaha DX-100, una TR-606 de Roland y un Akai APC-40. Para la posterior definición de la idea básica suelo moverme a otro estudio con ProTools HD, Genelec 5.1 y Control 24 Digidesign, y ahí estructuro las canciones y las termino de mezclar.

Aunque hace ya unos años que editas tracks y remixes en distintos sellos europeos, diríamos que, más allá de los seguidores del underground, para el público español sigues siendo un productor bastante desconocido. ¿Te sientes más valorado fuera que en España?

Es verdad que mis lanzamientos más importantes han sido en sellos de Berlín y Londres, pero no te podría decir el porqué, no me he parado a pensarlo, la verdad.

Después de muchos años de travesía por el desierto parece que la electrónica española empieza a ganar terreno en el panorama internacional. ¿Cómo ves el estado de la música electrónica en nuestro país? Concretando en Euskadi, ¿crees que hay algún tipo de escena con la que puedas sentirte identificado?

Hay cosas súper interesantes en España. Soy muy fan de gente como John Talabot, Damián Schwartz o Dixie Yure. Creo que el problema nunca ha sido de los artistas, sino del business. También es verdad que existe ese refrán que dice que nadie es profeta en su tierra, y en España nos lo hemos tomado muy en serio.

Hace unos meses estuviste de gira por los Estados Unidos. ¿Nos puedes explicar un poco cómo surgió y cómo fue la experiencia?

Ha sido una de las experiencias más placenteras de mi vida. Poder tocar en ciudades como México DF, Austin o Nueva York ha sido un sueño para mí. Todo surgió de unos promotores mexicanos que estaban interesados en contratarme para un bolo en México DF, y a partir de ahí comenzamos a buscar futuras fechas para Texas, Boston, etc. De toda la gira por América me quedaría con una fiesta en Mexicali (Baja California), la sensación que he experimentado allí no la he tenido en ningún otro lado.

Además de ofrecer directos, también eres DJ. ¿Cómo sueles enfocar tus sets? ¿Te centras mucho en el house o prefieres la variedad?

Me encanta pinchar discos, es más, creo que suelo preferir pinchar discos que dar directos. Me centro básicamente en el house, no me gusta jugar con fuego y quedar en un lugar extraño, hay gente que puede pegarse una sesión increíble y muy coherente, mimando muchos estilos, pero yo básicamente no puedo.

Estas involucrado en la gestión del club Picasso de Gernika. ¿Cómo describirías el club a alguien que no ha estado nunca allí? ¿Cómo valoras la experiencia teniendo en cuenta que lo vives desde los dos lados de la barrera?

El caso del Picasso es muy curioso. Es un club céntrico en Gernika en el que entran unas 150 personas. Casi no programamos con antelación las cosas, todo surge de las amistades y por allí ha pasado gente como Till Von Sein, Violett, Sasse, la gente de Suol, y la verdad es que suele haber un ambiente muy de pueblo, muy limpio, nos conocemos todos y es una gozada tocar.

Parece que tienes muchos proyectos entre manos. ¿Cuáles son tus planes de futuro inmediatos, tanto en lo musical como en lo extra-musical?

En lo musical estoy ahora con la promo del álbum y su respectiva gira por Europa. Estaré tocando de abril en adelante en ciudades como Barcelona, Viena, Sibiu (Rumanía), Madrid, Marsella, Berlín… También he grabado un track para Hivern Discs, que saldrá en un recopilatorio, y ahora mismo estoy liado con un remix para el sello Permanent Vacation. En lo extra musical, los planes son vivir la vida al máximo, disfrutar cada día de las cositas más pequeñas y seguir luchando.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar