Entrevistas

Azari & III

Libertarios de la música de baile, legionarios del acid

Azari & III

El sello de Tiga, Turbo Recordings, les descubrió allá por 2009. El DJ canadiense, gran fan del F.C. Barcelona y de todo lo que huela a house crujiente y clásico, por lo tanto, no se lo pensó dos veces al editar un primer EP, “Indigo”, que los posicionó en la primera fila del house retroactivo con dolorosas dentelladas ácidas. Desde entonces, Dinamo Azari (Christian Farley) y Alexander III (Alphonse Lanza), acompañados de sus dos coristas con ínfulas de diva urbana –Fritz Helder y Starving Fut Yell–, han pasado a convertirse en uno de los mayores reclamos de las pistas de baile que observan con añoranza cuando el libre albedrío dominaba las viciosas luces de neón. Gracias a su ansiado debut homónimo (publicado por Loose Lips), estos cuatro canadienses que se hacen llamar Azari & III nos han vuelto a hacer creer en un vogueing perpetuo de sonrisas tatuadas y cuerpos sudados. Hablamos con ellos en una pequeña habitación de un hotel barcelonés para que nos contaran en primera persona qué les ha llevado a poner patas arriba la escena electrónica más hedonista.

Ahora os paseáis como una gran familia pero, ¿de qué modo os conocisteis?

Alexander III: La verdad es que no me acuerdo de la fecha exacta. Frecuentábamos los mismos locales y nos conocíamos de vista. Después llegó ese momento en el que nos dimos cuenta de que compartíamos amigos en común y, a poco a poco, fuimos estrechando más lazos.

Dinamo Azari: Anteriormente cada uno iba por libre a pesar de tener proyectos similares. Alexander, antes de que habláramos, ya conocía a la perfección la música que hacía. De algún modo, podría decirse que desde el anonimato ya sabíamos de la existencia del otro.

¿De qué modo os ha influenciado vuestro bagaje previo a la hora de enfocar el trabajo de Azari & III?

DA: Antes, nuestra música era algo más orgánica. Siempre había estado enfocada al baile, pero cada uno por su lado introducía instrumentos más comunes en las composiciones. En mi caso, por ejemplo, estaba en un proyecto de techno caribeño que desarrollé y que se llamaba Pan Tiki. La idea para Azari & III era fusionar el pasado con elementos más novedosos y modernos con la ayuda de dos vocalistas.

En el caso particular de Fritz Helder y Starving Yet Full, ¿de qué forma disteis el uno con el otro?

Fritz: Nos conocimos en un karaoke mientras movíamos el culo al son de Donna Summer. En Canadá, si frecuentas la escena, acabas conociendo y compartiendo tiempo con todos los implicados en ella. Ya había visto a Starving bailando y cantando increíblemente bien. Aunque el hecho de coincidir en las mismas fiestas y ver sus bolos en solitario habitualmente provocaron que estrecháramos nuestra relación.

Una de las particularidades de Azari & III es la importancia que las voces cobran en la mayoría de las canciones. Algo así como una revitalización de la típica house diva.

F: En esta habitación qué resulta más importante: ¿Los cuadros? ¿El diario que está encima de la mesa? ¿O bien la tele de plasma? Cuando todos los elementos se unen y funcionan como un todo es cuando todo encaja para sentirte bien. Esto mismo se puede afortunadamente extrapolar a la música.

AIII: Para nosotros resulta muy divertido no sólo pensar en las melodías, sino también en las letras de las canciones. Cada tema pide una composición diferente, no puedo decirte cuál es el proceso habitual porque cada pieza exige un trato concreto. Una buena parte vocal te da aquello que las máquinas no pueden ofrecer, una especie de humanización universal que puede llegar a más gente.

DA: El problemón es cuando se va la electricidad y no puedes hacer nada encima del escenario, por mucho que lo intentes. Con Fritz y Starving podemos entretener al público si algo así sucediera hasta que los problemas técnicos se resuelven.

¿Debe entenderse el house como una vía de escape para que pueda aflorar el yo interno despreocupado, ese que habita en cada uno de nosotros?

AIII: Canadá es un país de contrastes. No existen clubes en todas las ciudades y, quizás, la corriente predominante es el techno. La música la descubres más por aquel primo que te graba una cassette que por lo que bailas en una discoteca. Pese a ello, sin importar si lo que suena realmente es techno o house, la gente pueden dejar volar su mente con estos tipos de música sin necesidad de haberse metido éxtasis. Ya seas hippy o de cualquier otra tribu urbana, la electrónica no se cierra a nadie. Las vestimentas y la apariencia que luzcas son lo de menos. Lo que reina es un espíritu de libertad en el que puedes sentirte tú mismo sin que nadie te mire de reojo.

¿Tenéis algún héroe musical que queráis confesar?

DA: A mí me encanta Peter Gabriel, aunque toda la vida he estado obsesionado con Brian Eno.

Starving: Cuando vi el videoclip de “S&M” de Rihanna me puse a llorar de la emoción (risas).

AIII: Hace poco la vi en persona y me enamoré de ella. Es guapísima, aunque ninguna cámara puede reflejar lo realmente zorra que puede llegar a ser por dentro.

¿Cuál es el primer recuerdo que guardáis de vuestro primer desfase hedonista?

AIII: No fue un desfase realmente, pero recuerdo que con 12 años unos DJs se pusieron a pinchar en un parque de skate al que yo iba. Nunca había oído nada parecido antes. Sin embargo, empezó a salir de los altavoces muy buen techno. No entendía muy bien qué estaba pasando salvo que empecé a quedarme sin neuronas.

¿Podéis darme una explicación acerca de por qué creó tanta controversia la primera versión del vídeo de “Hungry For The Power”?

DA: Depende de donde veas la controversia.

En ningún lugar. Pero supongo que sois conscientes de que el videoclip fue retirado de Youtube durante semanas.

S: La gente sigue escandalizándose por cualquier cosa a estas alturas. Yo, meses después, no lo encuentro ni explícito ni fuera de tono.

AIII: En la red circulan vídeos mucho más pornográficos que ese. Sólo puede resultar erótico para aquellos que no salen de casa y se pajean frente al ordenador.

Antes de que el álbum saliera a la luz, muchos dejaron por escrito que con temas como “Hungry For The Power” o “Reckless (With Your Love)” estabais tejiendo una nueva era para la música house. ¿Esos comentarios ayudan o sólo sirven para sentiros más presionados?

DA: No nos sentimos más presionados. Más bien todo lo contrario, nos encanta. Pese a ello, sigue habiendo personas que hablan despectivamente del house como algo inferior o sin muestras de calidad. Supongo que les resulta más difícil dejar de lado sus pensamientos prejuiciosos.

Sin embargo, vuestra música va mucho más allá de lo que genéricamente podría considerarse house.

AIII: En estos momentos hay muy pocos artistas que apuestan abiertamente por este estilo. Los periodistas, después de oírnos, afirman libremente que somos unos de los culpables de que el house se haya vuelto a revalorizar. Aunque sin necesidad de ponernos ninguna etiqueta, creemos que nuestras canciones van mucho más allá de eso, como bien dices.

S: Hay elementos de la música de baile de finales de los ochenta, pero lo importante es el concepto unitario que reside. Existen muchos otros elementos, como por ejemplo un cariz experimental y una concepción del baile que apuesta por la moda como forma de arte.

DA: Cuando ves a Fritz y Starving sobre el escenario, cómo cantan, cómo se mueven y cómo visten, todo cobra sentido. Gracias a ellos, se transmite esa sensación de libertad que tanto nos gusta.

Al veros bailando sudando la gota gorda me cansaba hasta yo…

S: Lo puedo entender (risas). Pero llega un momento en el que mi cuerpo está tan hiperactivo que ya empiezo a moverme, incluso antes de que empiece a sonar la música. Es como si yo y Fritz lo lleváramos en la sangre.

Azari & III

"Azari & III" (Loose Lips)

Azari & III Indigo EP

Crítica: “ Indigo EP

Lista: " Chart junio 2011"

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar