Columnas

Los viajes de un camaleón

Momus

¡Mis queridos lectores! ¿Cómo estáis? ¿Qué habéis estado haciendo? Hace mucho tiempo –¡casi tres meses!- desde la última vez que nos encontramos.

No estoy muy seguro como surgió esta grieta en la comunicación. En parte se debe a que me fui de viaje. Pasé un mes entero en Nueva York tan solo con un IPod Touch para mantenerme comunicado. Imaginé que tendría que contaros algo sobre la escena musical en Nueva York, algo que pudiera teclear en el minúsculo teclado del IPod. Pero al final estuve tan ocupado haciendo otras cosas, que no pude ver casi ningún concierto.

La única banda nueva que descubrí esta vez en Nueva York fue Twi The Humble Feather, un trío que tocan guitarras acústicas y que cantan de una forma que me recuerda a Animal Collective (aunque ellos están ya un poco cansados de esta comparación). Los vi tocando en el vídeo lounge de la parte de atrás de un lugar llamado Monkeytown en Brooklyn, lo suyo fue un set fresco y relajante acompañado por unas estrafalarias proyecciones con animaciones de Nobuko Hori, la mitad de la banda Matsuri-kei Groopies.

Cuando volví a Berlín, sucedió algo curioso. Kyoka, la otra mitad de Groopies, trajo al guitarrista de las giras de la banda de metal Korn a mi casa. Y la cosa se convirtió en una recreación en el mundo real de mi columna pasada, en la que intentaba escandalizar a mi talibán interior del buen gusto, escuchando música que normalmente no toleraría.

Shane Gibson se sentó en mi sofá y educadamente vio los videos de Mower que le prepare, antes de hacerse con el control de mi mouse Bluetooth y enseñarme canciones de bandas de “metal progresivo” como Sikth y Meshuggah. Proferí sonidos educados, pero mi talibán interno los odió.

Sin embargo, el metal fuera de contexto no tiene porque ser una cosa mala. Escuché un bonito ejemplo cuando fui a ver True Mirror Microfiche, la “opera documentada” de Dexter Sinister a finales de Junio en el ICA de Londres. Encorvados sobre proyectores o rígidos frente a un podio, actores y personalidades internacionales actuaban comunicados de prensa o leían, interrumpidos ocasionalmente por un guitarrista y baterista que tocaban brevemente, frases a mucho volumen de una canción de Napalm Death. Los secos y cerebrales textos eran bellamente compensados por los agresivos escupitajos de grindcore; la colaboración de ensueño de Apolo y Dionisio.

Pero la música que más me ha tocado los durante los últimos meses no ha sido Occidental, y no ha sido rock. He escuchado músicos en el distrito de Kerameikos en Atenas tocando la más hermosa música de los Montes Balcanes con acordeón y clarinete. Hice una fiesta en la que solo pinchamos música de iglesia Ortodoxa Griega y la música de los Derviches girantes de Turquía, y ha sido la fiesta más divertida que he tenido nunca; ¡giramos hasta que nuestras faldas se elevaron muy alto!

Pero sobre todo, me quedé impresionado por un Norteamericano llamado Jonny Olsen, quién se ha convertido en una gran estrella en Laos y Tailandia cantando su propia version de la música folk local. Como explica la blog No Age, Jonny era un chico skater de California que comenzó trabajando en un café Thai vegano, a través del cual, se enamoró de la cultura Tailandesa.

Jonny Olsen se mudó a Tailandia, se hizo experto en el idioma y en varios instrumentos tradicionales y comenzó a grabar discos. Ahora es una estrella de pop ahí y en el vecino Laos, un increíble camaleón cultural, y un ejemplo para todos nosotros. Con amor y dedicación, cualquier cosa es posible.

Preso de su fascinación por ideas como la identidad, Japón, los viajes en el tiempo o el sexo, Nick Curry ha construido un personal mundo de referencias a través de sus discos como Momus y de artículos para The New York Times o Wired donde ha dado una explicación sobre la manera en la que el desarrollo de la tecnología y las nuevas formas de comunicación han convertido lo que somos en algo diferente. La próxima semana publica un nuevo libro: The Book of Scotlands

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar