Columnas

Pues sí, esta ha sido la temporada más aburrida y cruel de Juego de Tronos

Hemos bostezado, hemos llorado, hemos reído y hemos sufrido UN MONTÓN

CUIDADO, 100.000% SPOILERS

Si mis jefes me lo permitiesen, esto sería todo lo que me gustaría declarar y publicar a propósito de la temporada 5 de Juego de Tronos y, más concretamente, de su último capítulo:

«¡¡¡Madre mía!!! ¡¡¡Madre mía!!! ¡¡¡Madre mía!!!»

Creo, sin embargo, que no se terminaría de entender del todo mi grito, pues cada una de esas tres exaltaciones esconde una intención muy distinta.

Antes de explicarlas, me gustaría señalar que esas palabras son las que dije mientras los cereales del desayuno se me atragantaban —así es, llevo prácticamente toda la temporada adelantando el despertador de los lunes, con tal de calmar el miedo de tener que enfrentarme a una jornada laboral sorteando redes sociales y spoilers— y mientras trataba de aguantar, ay, algunas lágrimas.

1. Madre mía, qué aburrimiento

Todos los que habéis llegado hasta aquí lo sabéis: sin duda, esta ha sido la temporada más coñazo de todo lo que llevamos de serie. Por cada personaje muerto, diez bostezos venían a nuestras bocas.

Hacia el capítulo cinco, de hecho, me llegué a plantear si la filtración de los tres primeros no fue en verdad una estrategia muy pensada de la HBO para que pudiéramos deshacernos cuanto antes de aquel sopor.

No hay blog o página seriéfila en la tierra que no critique la trama de Dorne, esa tierra calurosa y dorada en la que parece que en cualquier momento unos palmeros se van a arrancar a bailar en un tablao. Lo que al principio prometía una exótica y apasionante aventura entre Jamie y Bronn, terminó por convertirse en la peor comedia del año.

Pero eso no fue lo único que nos invitó a desperezarnos frente a la pantalla.

En esta ocasión, la historia de Arya ha dejado mucho que desear, quizá porque el Dios de los Muchos Rostros hizo que el suyo se volviera silencioso e inexpresivo… al menos hasta el capítulo 10, cuando por fin la hija pequeña de los Stark se decidió a saltarse las normas de su maestro y a vengarse por fin de uno de los nombres de su lista, Meryn Trant, el pedófilo que mató al amigo espadachín de su padre.

Otros personajes desaprovechados de la serie esta temporada han sido Brienne de Tarth  —¿en serio te has pasado todos estos meses mirando a ver si Sansa encendía la puñetera vela?— que sólo reaparece al final, dispuesta a clavarle su hermosa espada al desesperado de Stannis (el zasca se escucha, pero para saber si realmente está muerto tendremos que esperar).

Por no hablar del sensible y llorón Rey Tommen o incluso de Jorah de Mortmon, que en los últimos dos capítulos cobra cierto protagonismo, aunque el pobre esté todo el rato pensando más con el corazón que con la cabeza (¿cómo le sentará saber que su nuevo compañero de viaje se está tirando a la chica rubia que tanto desea?).

2. Madre mía, cuánta crueldad

Si los primeros capítulos daban sueño, los últimos son un verdadero suceso de microinfartos. Raro es que desde la batalla de Casa Austera en el capítulo 9 hasta el último segundo del capítulo 10  las entrañas no se nos hayan removido.

La quinta temporada de Juego de Tronos destaca en este sentido por el exceso de intensidad, y por los continuos golpes de efecto o cuchilladas que los acontecimientos acaban pegando al espectador.

Primera cuchillada: la muerte de Shireen Baratheon, sus terribles gritos de dolor en la hoguera y el ahorcamiento de su madre triste y arrepentida.

Segunda cuchillada: la penitencia de Cersei Lannister después de arrodillarse y pedir clemencia al Gorrión Supremo. Sus pies ensangrentados, su cuerpo desnudo lleno de mierda. Sus lágrimas contenidas y su deseo de venganza.

Tercera cuchillada: la muerte del héroe.

Así es.

El héroe se ha ido y las redes sociales se han puesto de luto. Pocas veces un final de temporada nos deja tan mal cuerpo como este, pero es que la sangre de Jon Snow sobre la nieve era lo último que todos esperábamos ver con nuestros ojitos.

¡Noooo!, exclamo.

¡No puede ser!

¡Qué cojones habéis hecho!

¡Por qué os lo lleváis ahora!

La crueldad de la quinta temporada alcanza su momento más tremendo cuando el niño huérfano de la Guardia de la Noche clava la última navaja en el corazón a un Jon engañado y asesinado por sus celosos y cabreados compañeros cuervos.

3. Madre mía, ahora queda esperar un año

La temporada empezó con parejitas quijotescas, pero ahora temina con todos los frentes abiertos.  

Sansa y Theon escapando de Ramsay.

Brianne probablemente con las manos manchadas de la sangre de Stannis.  

Cersei en brazos de La Montaña, dando mucho miedo.

Sam y su salvaje lejos del muro, con la esperanza de encontrar un lugar mejor.

Arya entre la vida y la muerte de los Sin Rostro.  

Myrcella envenenada en brazos de su padre —sí, a Jamie no le ha hecho falta confesar, ella ya lo sabía— .

Daenerys perdida en mitad de la nada, con Drogon cansado y dolorido y con un montón de hombres salvajes haciéndole el corro.

Y, por último, Tyrion Lannister, a cargo de una ciudad indomable, aunque con la ayuda de su amigo eunuco y cotilla, que ha reaparecido de la nada pero que promete recobrar protagonismo en la próxima temporada.

¿Y ahora?

Ahora toca esperar, preparar teorías imposibles para revivir a nuestros héroes, preguntarse qué estará pasando en las mentes heladas de los caminantes blancos, y pasar el día mirando los miles de millones de memes que hoy pueblan Internet, quizá para sentirnos un poco mejor. 

De modo que sí. Si por algo se han caracterizado los minutos de esta temporada es por su torpeza, su descompensación y sus ganas de epatar. 

Algunos incluso auguran que lo que nos espera en próximas va a ser peor, ya que los guionistas tendrán que dar mil vueltas a unos personajes cada vez más alejados de los libros originales de George RR Martin. 

En un tuit de una cuenta no oficial a nombre del autor de la saga, la palabra “Sorry” aparece en mayúsculas desde hace ya casi 24 horas. No sabemos si lo dice por el trágico final de Jon, o por todas las meteduras de pata de esta temporada. 

Sea como sea, una cosa es segura: nos han jodido. 

 

Crueldad, bostezos, corazones desangrándose en la nieve

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar