Columnas

Sobre el sexo en las series de televisión: en busca de un equilibrio entre el exceso gratuito y la dosificación justificada

Con el paso de las temporadas, se ha ido incrementando progresivamente la cantidad de sexo (con o sin exigencias del guión) que nos ofrece la TV actual. El estreno de “Masters of Sex” nos sirve para someter a examen esta tendencia

¿Sirve una dosis regular de sexo televisivo para fidelizar a la audiencia, o por el contrario funcionan como soporte para repensar el papel de la mujer hoy? ¿Abusan de burdeles “Juego de Tronos” y “Boardwalk Empire”? ¿Y qué hemos aprendido de “Girls” o “Sexo en Nueva York”? Con el lanzamiento de “Masters of Sex”, Juan Manuel Freire hace un Kamasutra con tus series favoritas y te revela algunas de sus enseñanzas más significativas.

“El sexo está en todas partes”, advertía el womanizer Roger (Campbell Scott) a su joven discípulo Nick (Jesse Eisenberg) en una película a reivindicar: “Cosa de Hombres” (traducción libre de “Roger Dodger”).

Ciertamente, el sexo colapsa –y hace que gire– el mundo. Todos los mundos. También el de las series. Hubo un tiempo en que solo era innuendos, como en “I Love Lucy”, pero desde el reinado de la televisión por cable los desnudos y el sexo aparecen semanalmente en un puñado de series adoradas.

David Nevins, presidente de Showtime Entertainment, lo explicaba así en declaraciones recogidas por esa última edición de Variety consagrada al sexo en la tele: “Pagas el cable, obtienes licencias. Tus licencias son el sexo, la violencia y los malos comportamientos”. Pero sobre todo el sexo, porque de violencia, por ejemplo, no andan cortas las grandes cadenas, si nos fijamos en los casos de “Hannibal” (NBC) y “The Following” (Fox); en el piloto de esta última una mujer se clavaba un picahielos en los ojos.

Precisamente Showtime acaba de estrenar otra serie solo posible en la tele por cable, “Masters of Sex”, retrato de William Masters y Virginia Johnson, pioneros investigadores de la sexualidad humana y figuras prominentes de la cultura popular durante la revolución sexual de los 60. Michelle Ashford ( “The Pacific”) ha creado la serie a partir de un libro de no ficción de Thom Maier del mismo nombre (aquí en Punto de Lectura).

Gracias a su temática “Masters of Sex” está legitimada para mostrar todos los desnudos y orgasmos fingidos y no fingidos, siempre de ficción, que le apetezcan. Pero es una serie que trata de ir más allá y explorar el sexo en profundidad, lejos del simple softcore de manual empleado por tantas series recientes de cable para asegurarse la fidelidad del público semana a semana.

“Quizá es hora de rebajar las tetas”, escribió Mary McNamara en Los Angeles Times hace algunos años. Según ella, series como “Juego de Tronos” y “Boardwalk Empire” abusaban de situar escenas en burdeles; aquello no era tanto una forma de hablar del machismo o la violencia de género de épocas pretéritas como una excusa para quitar ropa a actrices secundarias. También Matt Zoller Seitz, crítico de televisión de la revista New York, se quejó (opinión impopular) de la abundancia de desnudos femeninos en “Juego de Tronos”: “Me gustaría que ‘Juego de tronos’ alargara el espectro de su fantasía, que mostrase más parejas del mismo sexo y desnudos masculinos, como la serie ‘Spartacus’ de Starz ha hecho con tanta habilidad”.

Críticas como estas tenían/tienen su lógica. Por mucho que alardee de personajes femeninos fuertes, “Juego de Tronos” posee una mirada, en términos sexuales, masculina y heterosexual hasta el límite. Recordemos la parodia de “Saturday Night Live” que explicaba el porqué de todo esto.

¿Y dónde están las series que hablan del sexo en sí mismo, o al menos saben aprovecharlo para explicar a sus personajes? ¿Quizá para entenderlos mejor y, de paso, a nosotros mismos? Son minoría, por no decir rarezas. Prácticamente se pueden contar con los dedos de una mano.

Seguiremos con “Masters of Sex” en breve. Primero hablemos de un par de ilustres antecedentes, uno menos hilarante que el otro. En el 2007 HBO estrenó “Tell Me You Love Me”, una creación de Cynthia Mort, de aromas bergmanianos, que llevaba el sexo donde nadie se había atrevido a llevarlo en televisión. Primero por el empleo de sexo explícito, que no real, con los actores usando prótesis para simular sus accesos de pasión. Segundo por emplear ese mismo sexo no necesariamente para excitar, sino más bien con pretensión de indagar en la intimidad y sus misterios, el espacio (insondable) entre nosotros.

Algo tan bueno no podía durar, pero tampoco tenía por qué hacerlo. La prevista segunda temporada no se acabó produciendo porque Mort, la creadora, no vio finalmente ningún sentido a hacerla. Tal y como quedó, es perfecta. La lástima es que su atrevimiento en todos los sentidos no se haya visto reflejado, no al menos demasiado, en la tele que vino después.

Sí sigue el camino abierto por “Girls”, en la que el sexo y la forma de afrontarlo definen realmente sus personajes, bastante más que en su supuesto precedente, mucho menos aguerrido, “Sexo en Nueva York”; y en la que se usa lo explícito (por ejemplo, la eyaculación de Adam sobre Natalia en “On All Fours”) con afán menos pornográfico que dramático.

De hecho, toda “Girls” y en particular esa escena luchan contra la idea de la mujer objeto y las mecánicas heredadas del porno que imperan por doquier, también en las series. Lena Dunham exhibe su cuerpo, lejos de los cánones más glorificados, con una naturalidad que a algunos turba. Como en “Tell Me You Love Me”, en “Girls” el sexo no siempre es bueno, sino que puede ser bueno y extraño, o tan solo extraño. O bastante triste.

Como la famosa escena de la (quizá) violación de Adam a Natalia, especie (quizás) de condena del porno. Hace tiempo me refería a esta escena en PlayGround en estos términos: “En el desdén y la violencia con que Adam trata a Natalia en dicha secuencia resuenan toda clase de males, desde la rabia de clase a la psicosis, pero también, absolutamente, la sombra del porno como generador de raudas e incómodas estructuras para el acto sexual”.

Así no extraña que a Dunham le haya molestado el anuncio de la parodia XXX de “Girls” producida por Hustler, en la que Hannah (Alex Chance) “decide apartarse de los hombres, y de su novio Adam, para experimentar con el lesbianismo”. El tráiler no puede ser más infame.

La propia Lena Dunham ofreció en Twitter sus tres razones para odiar este proyecto:

1. Because Girls is, at its core, a feminist action while Hustler is a company that markets and monetizes a male's idea of female sexuality

— Lena Dunham (@lenadunham) May 24, 2013

2. Because a big reason I engage in (simulated) onscreen sex is to counteract a skewed idea of that act created by the proliferation of porn

— Lena Dunham (@lenadunham) May 24, 2013

3. Because it grosses me out.

— Lena Dunham (@lenadunham) May 24, 2013

Ms. Dunham es una persona comprometida con la causa feminista que seguramente apreciará más una propuesta como “Masters of Sex”, con una protagonista femenina (Virginia Johnson, una magnética Lizzy Caplan) que sabe lo que quiere y puede alienar a hombres pagados de sí mismos y a mujeres esclavas de estos. En cierto modo (el lustre vintage de vestuario y escenarios, la sexualidad a veces contenida), puede recordar a “Mad Men”, pero en “Masters” el ángulo feminista es aún más acusado.

Dunham seguramente también apreciará como en esta serie, que ojalá Showtime no acabe estropeando, como hace con todas sus series, cada escena de sexo haga avanzar la historia. El sexo quizá sea más glossy que en “Girls” –la escena del acto con electrodos del piloto puede recordar a los “Red Shoe Diaries” de Zalman King–, pero viéndolo nunca tiene uno la sensación de estar siendo considerado un adolescente calenturiento con déficit de contacto real.

Dado que HBO planea filmar un piloto, “Open”, coescrito por Ryan Murphy, con la “sexualidad moderna” como temática, cabe pensar que el sexo tiene futuro en las series. En las manos correctas, la exploración de este misterio puede ayudarnos a aprender sobre nosotros como la mejor tragedia shakesperiana.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar