Columnas

Todo lo que quise (y no pude) decir de Cebrián

Intenté criticar a Cebrián en la SER y no hubo final feliz

El sábado pasado me inmolé. Metafóricamente, claro: lo tenía previsto y lo había preparado durante toda la semana y creo que hice lo correcto. Pido perdón a Rosa por las molestias. Rosa es la directora del programa de la SER al que no creo que me vuelvan a invitar por querer hablar de Juan Luis Cebrián.

Me llamo Jaume Portell y soy periodista cuando me dejan. Desde hace un año colaboraba esporádicamente en Tot és Comèdia (Todo es Comedia), un programa de Ser Barcelona donde ejercía de tertuliano durante unos minutos hablando de temas de actualidad. No cobré nunca por esas colaboraciones. Quizá por eso me inmolé: simplemente no tenía nada que perder.

Cuando no tienes nada prefieres llegar a miles de oyentes para difundir lo que crees que es justo. Y aunque no veas un duro piensas que eso es mejor que quedarse en casa. Soy uno de tantos con esa justificación. O quizá se deba a esa manía de hacer currículum hasta los 40 años, ahora tan extendida. Somos una legión que está ahí, en el subterráneo del periodismo, trabajando gratis, aspirando a formar parte de la industria. Queremos poder triunfar: prostituirnos por poco menos de 1000 euros, callarnos cuando nos mencionen la vergüenza que dan nuestros medios o responder: "Yo al final tengo que ganarme la vida con algo". Al decir eso ya habremos entrado en el club. Corporativismo y prietas las filas: el que se mueva no sale en la foto. Y cualquier crítica externa es un ataque a la libertad de expresión.

El sábado quería hablar del grupo PRISA y de Juan Luis Cebrián. Cuando leí que Ignacio Escolar había sido despedido de la SER vi oportuno hablar del tema, aunque no estuviera en la lista de cuestiones de actualidad que nos adjuntaron. Una de ellas era el bullying, el maltrato a adolescentes en las escuelas. Con un punto de oportunismo cutre decidí que hablaría del bullying a la libertad de expresión, del caso de Juan Luis Cebrián y PRISA.

Hacer eso en la SER es un suicidio, no creo que me vuelvan a invitar. Rosa, moderando con buen criterio, me dijo que esos no eran los temas de la tertulia. Seguí hablando pero las interrupciones no me permitieron acabar mi intervención. Por eso aprovecho este espacio para explicarme mejor: vivimos la ficción de hacer ver que podemos contarlo todo, pero cada miembro de cada grupo de comunicación sabe que no es así. Tenemos una profesión que se pone digna para defender la libertad de expresión en Papúa Nueva Guinea pero que tiene problemas para criticar al alcalde del pueblo, al presidente de turno, al empresario de éxito o a los que de verdad dirigen este país. Vivimos la ficción de hacer ver que los que mandan en el país se eligen cada cuatro años. Y así con un porrón de mentiras que nos permiten justificar nuestro trabajo, aliñadas con discursos idealistas sobre la democracia y la libertad de expresión. Si los discursos en los congresos de periodistas hablaran de pagar hipotecas en lugar de valores, probablemente serían más certeros. Al menos podríamos enfrentarnos a los problemas: puedo contar todo lo que no moleste a mi propietario. Y en esos congresos, habitualmente patrocinados por multinacionales ejemplares, habría menos aplausos y golpes de pecho. Serían un poco aburridos, pero más realistas.

Rosa me comentó en directo que ese tema se podría tratar siempre y cuando lo aprobaran los responsables del programa. Nada me gustaría más que eso: sería maravilloso poder hablar de Sudán del Sur, Cebrián, los fondos buitre o el dinero catarí que nutre al grupo Prisa desde hace años. Me gustaría poder explicar que quien hace negocios en Sudán del Sur es un criminal; y aunque Cebrián finalmente no tuviera nada que ver con esos negocios (ojalá), al menos habríamos podido ubicar a Sudán del Sur en el mapa.

Cebrián explicó en su libro Cartas a un joven periodista que ser periodista es salir a la calle, ver lo que pasa y contarlo a los demás. Escolar fue despedido por hacer eso. La respuesta de PRISA prohibiendo a sus periodistas ir a la Sexta demuestra una visión muy sui generis de qué es la libertad de expresión. Por eso quería hablar de eso en la SER y por eso lamento haber sido interrumpido con la excusa de que los temas estaban fuera de agenda. Ni lo están hoy ni lo estarán nunca. Me encantaría equivocarme, pero no soy imbécil: siempre habrá algún motivo aparentemente "técnico" para no comentar según qué cosas. "No es mi culpa, es lo que hay, órdenes de dirección".

En mi guion quedaban dos conceptos por comentar: Sudán del Sur y Arias Navarro. En Sudán del Sur sufren una guerra civil desde diciembre del 2013. La región ya había sufrido un conflicto de décadas contra Sudán: la independencia para un país rico en petróleo podía ser un nuevo comienzo para sus ciudadanos, pero no ha sido así. Que el empresario del gran grupo de comunicación español tenga algo que ver con negocios en la zona y no lo comentemos, o no aprovechemos para explicar qué diablos pasa en Sudán del Sur, me enfurece. Como nos deberían indignar los empresarios que traficaban con diamantes en Sierra Leona, o los excelentes hombres de negocios que se ganan la vida con los minerales congoleños. Los 6 millones de muertos en el Congo desde 1996 son solo un sonsonete pesado para esos importantes señores y, mucho me temo, para el gran público. Y nuestros medios callan mientras celebran con publirreportajes los pingües beneficios de esos creadores de riqueza tan distinguidos. Se llaman Apple, se llaman Sony, se llaman Nokia.

Juan Luis Cebrián, uno de los peces gordos de la prensa española, da conferencias, firma libros y nutre de conocimiento a quien le quiera escuchar allá donde va. Cebrián es una cruel ironía de la joven democracia española: fue director de informativos de la última TVE franquista, con Arias Navarro de presidente. Y se convirtió, modélica transición mediante, en el gran gurú de los medios de comunicación y la progresía durante décadas. Tres en uno, Cebrián nos retrata a todos: España, medios y progresía. Algunos todavía no se han bajado de ese barco, quieren aguantar en sus sillones hasta el final como si no hubiera pasado nada. Que la ficción no acabe nunca.

La limpieza tendría que empezar ya, y qué mejor forma que hablar de cómo nos informa la prensa en los medios. Habrá que esperar, si es que llega, para vivir ese momento: el día en que Juan Luis Cebrián sea la metáfora de una época felizmente enterrada para siempre. Hasta entonces, Tot és Comèdia.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar