Columnas

A punto para el estreno de la sublime “The Master” (y el otro cine de fin de año)

La nueva obra maestra de Paul Thomas Anderson comparte cartelera navideña con musicales y películas de animación

La cartelera navideña nos trae un musical desbordante (“Los Miserables”), cine de animación de calidad (“¡Rompe Ralph!”) y varias obras maestras muy esperadas, entre ellas las nuevas películas de Paul Thomas Anderson y Kathyrn Bigelow.

He aquí una pequeña guía de las películas obligatorias de estas fiestas… aunque no todas sean precisamente navideñas. El resumen sería este: un fin de año en clave musical y animada y un intenso arranque del siguiente. El primer fin de semana de 2013 se estrenan “La Noche Más Oscura” y “The Master”, dos de las películas más importantes de la temporada. Ojalá esa coincidencia funcione como premonición de un año de filmes extraordinarios.

“Los Miserables (Les Misérables)”, de Tom Hooper

Estreno: 25 de diciembre

El inglés Tom Hooper tiene una película estupenda: “The Damned United” (2009), una ingeniosa, lúcida y mordaz exploración de los entresijos de la industria del deporte. Y también tiene otra menos inspirada pero mucho más popular. Se trata de la discutida y discutible “El Discurso del Rey” (2010), un filme sólo correcto que quitó injustamente los Oscars de mejor película y director a maestros como David Fincher – “La Red Social”– y los hermanos Coen – “Valor de Ley (True Grit)”–. El éxito de aquella película pondría en manos de Hooper un proyecto ambicioso: llevar al cine y por todo lo alto “Los Miserables”, el famoso musical –estrenado en París en 1980– con base en el inmortal homónimo de Victor Hugo. Y el resultado del reto es regular. Varios factores juegan a favor de la propuesta, ambientada en Francia en el siglo XIX. El primero es bastante evidente: el musical que adapta es extraordinario, tanto como la historia heredada de la célebre novela. El segundo es la incontestable entrega del reparto, en el que destacan Hugh Jackman y Anne Hathaway, actores familiarizados con el musical (de hecho, ya habían cantado y bailado juntos en la ceremonia de los Oscar de 2009). Es muy fácil cogerle manía a interpretaciones como las suyas en “Los Miserables”, atacarlas porque parecen diseñadas para ganar premios. Pero es indiscutible que su trabajo es extraordinario (lo de Hathaway en el plano secuencia de Fantine es directamente alucinante). ¿Dónde falla, pues, el filme? En la dirección. A la película le falta ingenio y brillo en la ejecución, en la puesta en escena. Hooper es simplemente correcto, y para adaptar a un lenguaje cinematográfico un musical como “Los Miserables”, para que el resultado sea mucho más que teatro filmado y capture toda la fuerza del original, hace falta ser mucho más.

“¡Rompe Ralph”, de Rich Moore

Estreno: 25 de diciembre

Los dos estrenos gordos de animación de esta Navidad tienen algo en común: hablan con una lucidez y un mimo sobrenatural de la diferencia, de la sensación precoz de ni entender ni sentirse comprendido. Se trata de “El Alucinante Mundo de Norman”, dirigida por Chris Butler y Sam Fell y segundo largo de Laika, los estudios detrás de “Los Mundos de Coraline” (2009), y de “¡Rompe Ralph!”. De la primera, brillante y generoso intento de acercar el cine de terror a un público infantil, hablamos en las listas de lo mejor de 2012. “¡Rompe Ralph!” saltó porque no nos quedó más remedio que elegir, pero también es una de las películas del año.

Gestada en Disney (sin Pixar, pero John Lasseter anda por ahí en medio como productor ejecutivo), la película de Rich Moore ya tiene, para empezar, un argumento estupendo: Ralph (con la voz de John C. Reilly en la versión original), el personaje malo de un viejo videojuego, se propone rebelarse contra su condición de villano porque su rival, el bueno, mola más. Esa premisa sirve a director y guionistas para levantar una película que funciona en dos direcciones y para todos los públicos. Por un lado es una celebración tan divertida como emocionante de la diferencia, apoyada en personajes muy bien escritos y en un magnífico sentido del humor. Por otro, un festival para los adictos a los videojuegos: en un auténtico derroche de conocimiento de causa, gracia e inventiva, “¡Rompe Ralph!” repasa su historia e imagina cómo sería vivir dentro de ellos.

“El Hombre de las Sombras”, de Pascal Laugier

Estreno: 4 de enero

Sería una pena que esta película se perdiese entre el vendaval navideño de estrenos. La leyenda del hombre del saco, o alguien muy parecido, sirve al director francés Pascal Laugier para reincidir en los temas clave de su breve pero intensa filmografía. Tras dirigir la infravalorada “El Internado” (2004), un híbrido fascinante de película de casas encantadas, melodrama desbocado y esbozo experimental de la locura, el cineasta se sacó de la manga una de las películas más controvertidas y al límite que ha dado el cine reciente. Se trataba de “Martyrs” (2008), una propuesta de una violencia atroz e inundada de tristeza, un filme de tortura que generó tanta fascinación (no hay muchas películas recientes que afecten física y anímicamente como esa) como odio (el espectador que no se acerque a ella como la película de género que es saldrá muy enfadado).

“El Hombre de las Sombras”, la primera película estadounidense de Laugier, no es, ni mucho menos, tan agresiva como aquel filme sobre una secta que tortura a las mujeres para convertirlas en mártires. No es una película mojigata mostrando la violencia, pero es mucho más accesible y juguetona. Pero su historia, la de una mujer que busca desesperadamente a su hijo desaparecido (en teoría secuestrado por The Tall Man, el hombre alto del título original de la película), encierra los mismos temas que “Martyrs” y “El Internado”: la fortaleza femenina, las relaciones enfermas de dependencia, la tortura, el complot y la locura. Aspectos que Laugier hilvana con pulso en una película con las formas de un juguete macabro y una tremenda y osadamente ambigua historia en el corazón.

“La Noche Más Oscura”, de Kathryn Bigelow

Estreno: 4 de enero

La película predestinada a arrasar en los premios más importantes de 2013. Magnífica directora de cine de género en el pasado (suyas son “Los Viajeros de la Noche”, original película de vampiros, y el estupendo thriller con mujer policía como protagonista “Acero Azul”), la estadounidense Kathryn Bigelow conseguía el reconocimiento que se le había resistido durante más de treinta años dedicados al cine con su anterior “En Tierra Hostil” (2008). Retrato detallado e hiperrealista (aunque sólo en su primera mitad) de las actividades llevadas a cabo por una unidad de artificieros de élite estadounidense en Irak, aquella película le valió un aplauso crítico considerable (son más las voces a favor que en contra) y seis Oscars, entre ellos los de mejor película y dirección.

En “La Noche Más Oscura” (traducción de estar por casa del original “Zero Dark Thirty”), la cineasta, que trabaja a partir de un guión de Mark Boal, también escritor de “En Tierra Hostil”, parece reincidir en la fórmula vérité, en la crónica de texturas realistas y tensión a flor de piel para reconstruir los episodios más importantes de la operación de caza y captura de Osama Bin Laden. Variables a su favor: una directora con pulso, una historia que puede ser observada desde infinidad de ángulos y un reparto perfecto encabezado por Jessica Chastain, la actriz de moda por una razón tan sencilla como que es la mejor.

“The Master”, de Paul Thomas Anderson

Estreno: 4 de enero

Paul Thomas Anderson no sólo corrobora con esta película que es el mejor director estadounidense de su generación (con “The Master” gana a Michael Mann y a James Gray), sino que se confirma como uno de los mejores cineastas en activo y un autor que será obligatorio estudiar en el futuro para entender la historia del medio. Hablar o escribir sobre “The Master” es delicado al tratarse de una película cuyo principal don es que no pone las cartas sobre la mesa, que invita al espectador (sin caer en la abstracción y dándole una pauta) a descifrar por su cuenta la conducta de los personajes y las razones por las que interactúan, por las que se necesitan los unos a los otros. Lo recomendable es llegar a ella con la cabeza limpia, sin pistas ni apriorismos, sin una idea cerrada de lo que explica: los comentarios sobre lo supuestamente arisca, inaccesible e incómoda que es (que, además, no son ciertos) hacen tan flaco favor al espectador como a la película.

Pero, sin profundizar en la fascinante historia de dependencia entre dos hombres, un veterano de guerra (Joaquin Phoenix) y el carismático líder de una asociación (Philip Seymour Hoffman), que explica, sí es posible apuntar sin condicionar o hacer spoiler algunas de las cosas de las que habla. Rodada con una elegancia sublime y una intensidad emocional insólita, con un bloque central abrumadoramente magistral, “The Master” habla de los Estados Unidos bicéfalos de la primera mitad del siglo XX, de las distintas maneras que tiene el ser humano de aliviar su dolor, del poder como un arma de doble filo (tema ampliamente desarrollado en su anterior y también sublime “Pozos de Ambición”), de cómo nos definimos a partir del otro y de la necesidad de creer en algo y la frustración al descubrir que no hay nada en lo que creer. Phoenix y Hoffman brillan.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar