Columnas

Los mejores álbumes de julio según PlayGround

Entrados ya en agosto, repasamos la cosecha del primer mes del verano: época de poca actividad, pero con algunos títulos notables que no se nos deben escapar

Hemos entrado a fondo en el verano de 2013 y nos plantamos ya en agosto, lo que significa que toca echar la vista atrás y repasar cuáles han sido los mejores álbumes que se han publicado en julio.

Julio es, por tradición, el mes en el que empieza a bajar la actividad discográfica. Los lanzamientos más esperados del año suelen concentrarse entre mayo y junio o, si no, se aplazan hasta septiembre y, sobre todo, octubre. De este modo, el verano se convierte en una etapa de transición en la que acaban editándose aquellos discos que no llegaron a tiempo –y que tampoco se pueden aplazar más: es el caso de AlunaGeorge– o, por qué no, aquellos de gran calidad que hubieran pasado desapercibidos en otro momento por culpa de la saturación editorial y que en julio tienen más espacio para brillar. Sea como fuere, a pesar del descenso de novedades, hay diez en julio que merecen entrar en este chart. Esta es la selección final de PlayGround.

10. AlunaGeorge: “Body Music” (Island)

Aunque escueza reconocerlo, lo más maravilloso de “Body Music” ya lo habíamos escuchado anteriormente. Y, ahora, escuchándolo todo junto acompañado de nuevas canciones, se ven algunos defectos. No obstante, el debut de AlunaGeorge revaloriza la acepción pop actual.

Crítica

9. Jay-Z: “Magna Carta Holy Grail” (Def Jam)

MCHG es la demostración práctica y sin exhibicionismo estéril de cómo debe sonar el hip hop mainstream en 2013: combinando un alto nivel lírico con una reinvención excitante de todos los géneros urban, del boom bap al R&B pasando por segmentos dubstep, alternando crítica social y meditación sobre el tiempo presente con una alta carga espiritual. No es el mejor disco de Hova, pero sí otro que vuelve a cambiar las reglas del juego.

Crítica

8. Frank Bretschneider: “super.trigger” (Raster-Noton)

“Rhythm” marcó un punto de inflexión en el sello Raster-Noton: fue el álbum que marcó el cambio de la abstracción digital al techno experimental. El nuevo disco de Frank Bretschneider prosigue el mismo camino, pero con más variedad de ritmos descompuestos, del 2step al R&B y el drum’n’bass. Canela en rama.

Crítica

7. Joey Bada$$: “Summer Knights” (Mixtape)

En un año, Joey Bada$ ha pasado de ser la gran promesa del nuevo underground hip hop neoyorquino a perfilarse como una realidad de estatura gigantesca: “Summer Knights” alterna espiritualidad, psicodelia, rimas lapidarias y grooves adictivos en un entramado que fluye gordo y armonioso y que hace pensar en que Nas tiene su relevo, por fin, muy cerca.

Crítica

6. David Lynch: “The Big Dream” (Sacred Bones)

David Lynch vuelve a ser noticia por su faceta musical: la continuación de “Crazy Clown Time” se adentra en el blues y en esas melodías cinemáticas con las que lleva años poniendo banda sonora a su obra.

Crítica

5. Pet Shop Boys: “Electric” (x2)

Pet Shop Boys vuelven diez meses después de publicar “Elysium” con “Electric”, un disco producido por Stuart Price que les devuelve al sitio del que nunca se deberían haber ido, las pistas de baile. Su mejor álbum en años es una gloriosa exaltación de eso tan maravilloso que es el synth-pop.

Crítica

4. Fuck Buttons: “Slow Focus” (ATP)

En su tercer álbum, Fuck Buttons aparcan la épica trance de “Tarot Sport” y regresan a la rama más oscura y ruidosa de su música, con la influencia de Mogwai todavía más reforzada. Si antes permitían una elevación celestial, este es su disco de descenso a los infiernos de la electrónica hipnótica. A favor, por supuesto.

Crítica

3. Lil Jabba: “Scales” (Local Action)

Prácticamente desconocido hasta hoy, el australiano (afincado en NY) Lil Jabba están practicando el sonido footwork más interesante del momento, y perfectamente documentado en este álbum de debut para Local Action en el que muestra su versatilidad, de los ritmos más frenéticos a las texturas más tranquilas, y siempre con refrescante toque jazz de fondo.

Crítica

2. Thundercat: “Apocalypse” (Brainfeeder)

Segundo disco para el hombre más groovie de la escudería Brainfeeder, un Thundercat que a su asombroso dominio del bajo suma ahora una intención más pop. “Apocalypse” no es un disco destructivo, sino creativo: un horizonte nuevo para el jazz y el funk de la nueva generación.

Crítica

1. Triángulo de Amor Bizarro: “Victoria Mística” (Mushroom Pillow)

Aunque sin el efecto sorpresa de anteriores discos, “Victoria Mística” se impone como un disco incisivo y arrollador con el mejor noise-pop que puedes escuchar hoy día que consolida a los gallegos como una de las bandas más importantes que nos ha dado la escena alternativa patria en años.

Crítica

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar