Columnas

La mejor semana del año

Siete días de cultura pop en diez comprimidos masticables y de buen sabor

Esta ha sido una semana regia, la mejor semana de lo que llevamos de año si tenemos en cuenta que ha sido alimentada por el álbum de debut de Savages, lo nuevo de Braids, el visionado de la última película de Noah Baumbach, el livestream de Vampire Weekend y la inteligencia de Steven Soderbergh. Los pelos como Scorpions.

“There is no hiding now or ever / There’s no escape for us it seems” ( “Hounds”, Valleys)

Yo confieso: nunca he estado en Nueva York. Hay motivo, tampoco sé si convincente. NY es para mí una especie de Última Frontera, Tierra Prometida, Paraíso Perdido, etcétera, del que dependen muchas fantasías. Y tengo miedo –según los colegas que se han atrevido a ir, bastante infundado– de una posible decepción, de la posible distancia entre mi imagen mental y esas calles, gentes, tiendas de discos. Después de eso, no tendría nirvana plausible con el que fantasear. Un buen amigo de apellido regio trata de convencerme cada año con la promesa de pancakes, pero siempre acabo rajándome.

Pero este verano puede ser el momento. No es por los pancakes, que también, sino por superar ese miedo infantiloide y acercarme poco a poco a ser el hombre que mis padres querían. Primero tomaré Manhattan, después otra clase de responsabilidades. ¿Y ustedes? ¿Piensan invertir el próximo verano en algún destino, aunque sea cercano? Esto de hacer preguntas al final de una introducción es un poco como decir: “Hey, seguís ahí, ¿no? ¿Me escucháis? ¿Funciona el micro?”. Me gusta hacerlas aunque después no haya respuesta.

Hitos al azar del D’A

Un puñado de grandes sensaciones en el Festival Internacional de Cinema D’Autor de Barcelona (D’A), pero sobre todo gracias al “Simon Killer” de Antonio Campos, viaje desasosegante al fondo de una mente en desintegración. Como en su anterior “Afterschool” (2008), Campos filma desde la subjetividad de un personaje tocado para hacernos partícipes de su desvío psicológico –mutación perfectamente calibrada por Brady Corbet– y explorar, desde ese interior, las grietas de una sociedad que ha perdido el respeto a la intimidad y el prójimo por culpa de la adicción a los medios. Más cerca de Noé que de Haneke, la película de Campos es ante todo una experiencia sensorial, algo que comparte con “Martha Marcy May Marlene”, cuyo director Sean Durkin aparece aquí como productor. Su diseño de sonido y el uso de la música son especialmente modélicos; desde ahora será un poco difícil escuchar “Dance Yrself Clean” (LCD Soundsystem) sin retrotraerse mentalmente a esa discoteca escarlata.

Para quitarse de encima la desazón, quizá lo más conveniente no era pasarse por el ciclo de Cristian Mungiu –por otro lado indispensable–, pero sí sacar entrada para “Frances Ha”, de Noah Baumbach, un caso insólito de filme feelgood y, además, fabuloso. Baumbach se siente rejuvenecer de la mano de Greta Gerwig (protagonista, coguionista) y dibuja un retrato vívido, en blanco y negro y con trazo nuevaolero, de veinteañera a la deriva. No tan lejos de “Girls”, aunque recordemos, es Baumbach el inspirador de Dunham.

When Claire met Steve…

Los vídeos de promoción del livestream del directo de Vampire Weekend en Tribeca, con Steve Buscemi a los mandos, han llamado la atención casi más que el livestream en sí. ¿Pero cómo obviar, por ejemplo, la grandeza/crudeza de este encuentro entre Grimes y el propio Buscemi? Nucky Thompson invita a la canadiense a un brunch con él y Vampire Weekend, y ella muestra entre poco y cero interés por la propuesta, aunque a su amigo le gustan mucho VW. Si buscas “awkward” en el Collins, aparece la captura de arriba.

Por otro lado, seamos justos con VW, sus fans (el amigo de Grimes, un servidor) y recordemos por si alguien no se ha enterado que en dicho concierto la banda tocó un par de temas ignotos hasta ahora: “Obvious Bycicle”, apertura de “Modern Vampires of the City” y una de las favoritas ever del hombre orquesta Rostam Batmanglij, y la más animada “Everlasting Arms”, que al arriba firmante le recuerda ligeramente al “Everywhere” de Fleetwood Mac (versionado por VW). Debajo, los clips de ambas.

Nueva cómica en la parrilla

Con su esperado salto del stand-up a la comedia de sketches, Amy Schumer ha logrado el estreno más exitoso de Comedy Central en 2013. Falta saber cómo responderá la audiencia a la segunda entrega: “Inside Amy Schumer” se debatió en su piloto entre el hit y el miss, entre lo hilarante –la pantalla partida del día después del one night stand–, lo predecible –el sketch del porno escatológico– y lo directamente anodino, que fue gran parte del capítulo. Este artículo de Jason Zinoman sobre las interioridades de la serie es superior en diversión a la propia serie, al menos de momento. Pero: esa pantalla partida.

El fin del cine, o algo

Steven Soderbergh no está feliz. Y no es por la tibia reacción a la que se supone ha sido su cinta definitiva, el thriller “Efectos Secundarios”, sino por el Estado del Cine en General. El sábado pasado estuvo en el festival de San Francisco para ofrecer una conferencia magistral sobre el asunto, y dibujó un paisaje devastado: películas que no son cine, estudios incapaces de tomar decisiones desde el sentido común, el drama de la piratería, el ruido que todo lo inunda en las calles. Realmente vale la pena pararse a leer la transcripción completa de esta alicaída, deprimida panorámica de la industria. Y tampoco se asusten demasiado. Hay momentos de comedia (amarga, pero comedia): “Podría contaros una historia realmente buena de cómo me echaron de una película por cómo funcionaban los números, pero si lo hiciera, probablemente me matarían a tiros en la calle, y realmente me gustan mis gatos”.

Senderismo bien

Por favor, no esperen a que lo mande Pitchfork y escuchen cuanto antes “Are You Going to Stand There and Talk Weird All Night?”, el monumental disco –con título como de relato de Raymond Carver– que acaba de entregar Valleys, dúo de Montreal a caballo entre el pop y la experimentación noise. Coproducido por Alec “Orson Presence” Dippie de The Monochrome Set, incluye improbables uniones entre The National y Cold Cave ( “Micromoving”), fragmentos de melancolía nocturna que podrían hacer rabiar a Chromatics ( “Hounds”), mini-melodramas para películas imaginarias de John Hughes (la muy Psychedelic Furs “See The Moon?”)… Todo bastante 2012, quizás. Todo bastante enorme, también. Compruébenlo con esto.

Una secuela inesperada

Se suponía que, a partir de ahora, Raph Standell-Preston desarrollaría su faceta electrónica en Blue Hawaii y la más eléctrica (art-rock) en BRAIDS. Pero si el inminente nuevo 12” de estos últimos suena a algo, es a Blue Hawaii. Sin problemas: su “Untogether” debe ser el disco peor escuchado del 2013, confección mágica de atmósferas gélidas, melodías cálidas (en permanente fase cut-up) y ritmos dislocados que ratifica a Montreal (gracias Grimes, gracias Doldrums) como meca del avant-pop. Lo nuevo de BRAIDS suena a eso, a gloria.

Dos chicas, dos pistolas

Godard dijo famosamente que todo cuanto necesitas para una película es “una pistola y una chica”. No le falta razón, pero ¿y si encima fueran dos chicas? ¿Y si esas dos chicas fueran Alexis Bledel y Saoirse Ronan? El hit está cantado. Tercer vértice de un perfecto programa triple sobre criminalidad juvenil que completarían “Spring Breakers” y “The Bling Ring”, “Violet & Daisy” gira en torno a dos chavalas que financian su fondo de armario matando gente. Vamos a obviar que supone el debut en la dirección de Geoffrey Fletcher, guionista de, erm, “Precious”. Y el uso de esa balada de Sia en el tráiler desconcierta: ¿esto es un juguete pop? ¿O una fábula moral con final melodramático? Pero: dos chicas, dos pistolas.

Mucho gozo y pocas sombras

“Tarot Hare Lies” no es el Greatest Hit de “Wait to Pleasure”, nuevo disco del dúo shoegaze No Joy –ese privilegio pertenece a “Blue Neck Riviera”, con su sexualidad imposible y sus percusiones metálicas–, pero el videoclip es todo un trip. Un buen mal trip: la pieza sigue a un grupo de personas desintegradas mentalmente por las drogas y el alcohol hasta el punto de toparse con un monstruo. No lo hagáis, chicos, de verdad. Dirige Jason Harvey, el mismo del “Turns Turns Turns” de Majical Cloudz.

Salvajismo ilustrado

El debut de Savages no sale hasta la próxima semana, pero estos días ha podido escucharse en streaming –en esta elegante página web– y no cumple las expectativas: las supera con creces. Si Daft Punk quieren devolver el alma a la música, ellas quieren devolverle la rabia. Y lo consiguen, absolutamente. El revivalismo post-punk no sonaba, quizá, tan vivo desde el debut de Life Without Buildings; de aquello, señores, hace ya doce años. Y al parecer, en directo Savages son todavía mejores, como aseguran quienes pudieron verlas en el SXSW, donde fueron consideradas el highlight de forma unánime. Debajo, el vídeo de “Shut Up”, apertura insolente de Silence Yourself.

La canción del año de esta semana

Es un remix, de nuevo. Échenle la culpa a la salida del sol. YACHT recuperan un single de la Navidad pasada, lo colocan en manos de RAC –equipo de remixers experto, o si no echen un ojo a este post de Pigeons & Planes– y el mundo recibe una inyección de vitalidad en forma de cuatro minutos y medio ideales. Para combinar con el “Falling” (Haim) en versión de Duke Dumont.

Next: “The Trip”, “Objetivo: La Casa Blanca”, Bo Burnham y otros siete ítems para distraerse hasta la llegada del PS.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar