Columnas

La mejor semana del año

Siete días de cultura pop en diez comprimidos masticables y de buen sabor

Si eres un nerd de altura y categoría, el regreso de “Juego de Tronos” no sólo salva la semana, sino que la eleva a la mejor del año sin discusión. Pero no sólo eso, oigan: las filtraciones anticipadas de The Knife y The Flaming Lips, las películas de autor que circulan (legalmente) por la red y un puñado generoso de series y canciones hacen el resto. Imposible negarlo.

“Spend my days locked in a haze / Trying to forget you babe / I fall back down / Gotta stay high all my life to forget I’m missing you” (Tove Lo, “Habits”)

La ruptura es lo peor que puede pasarte, ¿no? Tu mundo pierde su estructura, pierdes una galaxia de bromas secretas, un lenguaje privado, la complicidad imposible. Pierdes a los grupos que a los dos os gustaban, porque escucharlos aunque sea de refilón equivale a muerte-por-flashbacks. Te olvidas de cómo se hacía eso de levantarse pero te ves obligado a hacerlo, en un proceso algo fatigoso de reinserción social. Caminas por ahí como si nada, pero es como si todo y es una gran mierda.

La ruptura es lo peor que puede pasarte. Salvo que seas un artista. Es un tópico pero es fácil que entreguen sus mejores obras cuando están así de mal, y que regalen cosas insípidas cuando están bien. El verano pasado, Wayne y Michelle Coyne se separaban tras 25 años de relación, y el duelo se advierte en un turbador “The Horror”, nuevo disco de Flaming Lips, con algunas de las melodías y paisajes sonoros más electrizantes que haya ofrecido la banda de Oklahoma en tiempo. Una continuación perfecta al oscuro, pero a su lado naíf, “Embryonic”. Junto a obras como “Ladies and Gentlemen We’re Floating in Space”, “Blood on the Tracks” o, claro, “Rumours”, confirma que la ruptura es el mejor género musical.

Encontrarás dragones

Loado sea R’hllor, “Juego de Tronos” regresó por fin esta semana, épica, fértil y gozosamente oscura, para dejar a unos cuantos –muchos– en el nerdvana. Nos encontramos con Westeros bajo los efectos de la segunda temporada, o la batalla de Blackwater, para ser más precisos; el que peor lo lleva es Tyrion, desfigurado, revocado de su cargo de Mano del Rey y no reconocido por su labor en aquel ataque por sorpresa con fuego valyrio. El Gnomo anda casi contenido, aunque se suelta en este gran diálogo con la pérfida Cersei Baratheon.

De nuevo, hubo acción sobre todo verbal, en una serie cuya acción suele coger fuelle más allá del ecuador de temporada. Poco que objetar: sin ser Shakespeare, aunque a veces parezca intentarlo, “Juego de Tronos” es una máquina de entretenimiento que sabe condensar con fluidez el infinito de árboles genealógicos, paisajes y tramas de su base literaria. Fue un placer, sobre todo, ver a Dany dando cariño a sus dragones, por suerte más convincentes que los de una producción Syfy al uso.

Queen Nerd

Anna Kendrick era de lo poco salvable de “Dando la Nota”; y es de lo poco salvable del mundo en general. Ahora, un nuevo vídeo para Funny Or Die vuelve a posicionarla –cuidado, Zooey– como seria candidata a Reina Nerd. En él Kendrick viaja a Seúl (yeah) para unirse al girl group K-Pop f(x) (doble yeah). Si con esta sinopsis no les basta para clickar como si no hubiera mañana, sepan que la pieza incluye un gran chiste a costa de ese futuro clásico camp que es “El Atlas de las Nubes” de los Wachowski.

El desayuno de Adam

Al loro con el desayuno tradicional de Adam Driver: “Seis claras de huevo y una yema, dos filetes de pavo, café y un par de boles de cereal”. El actor de “Girls” revela el menú en una entrevista para “Interview” que incluye también declaraciones jugosas sobre su pasado marine, su enfermizo perfeccionismo y la diferencia entre trabajar con Lena Dunham, que da libertad para añadir ideas sobre la marcha, y el aparentemente estricto con el texto Noah Baumbach. Con este último ha rodado “Frances Ha”, coescrita y protagonizada por la diosa Greta Gerwig y uno de los estrenos destacados del próximo D’A, del 25 de abril al 2 de mayo en Barcelona. Ansiedad es decir poco.

Nathan te ayuda

Dios, cómo añoro a Jon Benjamin y su furgoneta. “Jon Benjamin Has a Van” fue la serie que ofreció por fin a Benjamin, “cómico de cómicos”, la oportunidad de ser protagonista. En ella lo veíamos como reportero desesperante en una combinación de noticias satíricas y escenas callejeras en las que daba problemas a quien pasaba por ahí. Era una genialidad –sobre todo aquel sketch “sin sonido” de la cuarta entrega–, pero fue fatal en audiencia. Qué historia tan común.

Para subsanar la pérdida ha llegado “Nathan for You”. Desde hace unas semanas, este programa con Nathan Fielder –coestrella de “Jon Benjamin Has a Van”– ofrece dosis de comedia doloroso-marciana altamente original. Fielder, presentador ultra-nerd, ayuda (es un decir) a pequeños negocios a salir de sus malas rachas con su licenciatura en finanzas y su gran ingenio. De su cabeza salen Grandes Ideas como, por ejemplo, animar una tienda de yogur helado con la introducción de un nuevo sabor: el sabor a caca.

“Nathan for You” es una parodia genial de realities al estilo “Reforma Sorpresa” o “MTV Tuning”; en este caso, los pequeños negocios sufren la reforma. Entre las últimas apuestas de Comedy Central, la prefiero con creces a “The Kroll Show”, aunque kudos para Kroll por conquistar a Amy Poehler.

El final de la pesadilla

Una baja importante en la familia de “The Walking Dead” para el final de temporada; creo que voy a omitir el nombre para no herir visionados. Importante según se mire: dicho personaje no se contaba entre los favoritos de la audiencia y si acabó como acabó, quizá fuera por su decisión de no hacer lo que un nuevo, carismático personaje le sugirió. Su desaparición puede sorprender a los lectores del cómic original, en el que este personaje es el segundo interés amoroso de un personaje importante, quizá el más importante. Qué difícil hablar en clave, ¿verdad? Bien, lo dejo, aquí empieza el spoiler. Andrea, ya eras pesada.

Vídeos sobre patines

A un lado, Still Corners llevando su “Berlin Lovers” no hacia territorio de “Drive”, como tocaría por su sonido nocturno y urbano, sino de “Xanadú”, clásico roller disco con Olivia Newton-John al que debemos desde el corto “Mis Vacaciones” de J.A. Bayona al primer mash-up conocido de la historia. Eso sí, “Xanadú” como revisada por Tomas Alfredson o Joachim Trier, al puro estilo Nordic Cool.

Y al otro lado, Chvrches interpretando esa maravillosa “Now Is Not the Time” en una pista de patinaje para una sesión especial de Pitchfork.tv. Preferiría que se concentrasen en terminar el álbum a aceptar esta clase de distracciones, pero como mi amor es incondicional, se lo perdono.

El filo de la navaja

El título no engaña: “Shaking the Habitual”, nuevo disco de The Knife, prescinde casi por entero de los parámetros habituales –del synth-pop de “Heartbeats”, o el techno extático de “Silent Shout” y Oni Ayhun, alias de Olof Dreijer– para entregarse a aventuras exploratorias con agenda política. Son cortes a menudo sin melodía clara, pero innegablemente fascinantes, cuya finalidad es la de resaltar las convenciones narrativas de la sociedad y la necesidad de reformularlas, sobre todo en lo relativo a la mujer. Karin y Olof explican sabiamente el proyecto en esta gran entrevista con The Guardian. El directo del Primavera Sound promete ser una experiencia, sobre todo cuando llegue la bestia sonora de abajo.

Deerhunter cambia de líder

Invirtiendo el orden habitual de los acontecimientos, Deerhunter estrenaron su tema “Monomania” en directo en el programa de Jimmy Fallon y después, solo después, subieron la canción a los canales de sobreinformación habituales. Con “Monomania” Cox estrenaba también una especie de alter ego: Connie Lungfish, una especie de Joey Ramone para el que se sirve de peluca, lápiz de labios y dedos ensangrentados y vendados. Recordemos el gran momento televisivo. Y por favor, no dejen de mirar hasta el final: la salida es oro.

Atlántida Is Calling

Desde el pasado 22 de marzo y hasta el 22 de este mes puede y debe disfrutarse, gracias a Filmin, del Atlántida Film Fest, una forma económica de tomar el pulso al mejor cine actual, ese que raramente llega a nuestras salas. De lo visto hasta hoy puedo recomendar, y recomiendo, “Keep the Lights On”, retrato doloroso, tan íntimo y perceptivo como “Weekend”, de un largo romance de ida y vuelta entre dos hombres; “Berberian Sound Studio”, el homenaje al (sonido del) giallo de Peter Strickland, con banda sonora de Broadcast; y sobre todo, “Compliance”, un thriller psicológico en experto crescendo que nos recuerda que la servidumbre excesiva ante la autoridad puede traer la peor de las violencias.

La canción del año de esta semana

Tove Lo es otra artista que recicla el pesar amoroso en canciones brillantes. Tras su revelación con la triste-extática “Love Ballad”, depura fórmula en “Habits”, uno de los singles más adictivos del 2013, nueva muestra de la rara capacidad del país de Ikea para disparar al mundo divas pop de categoría. Pocas veces la nostalgia romántica –la misión acongojante de pasar página– ha sonado así de bien.

Next: “Mosquito” de Yeah Yeah Yeahs, “Mad Men”, un poco más de Atlántida y otras siete maneras de pasar el rato en plan bien.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar