Columnas

La mejor semana del año

Siete días de cultura pop en diez comprimidos masticables y de buen sabor

Esta no ha sido la mejor semana de lo que llevamos de año por la llegada del calor, sino por cuestiones mucho más importantes como los álbumes de Daughter y The Deptford Goth, la edición de “Malas Tierras” vía Criterion, el final de “Girls” y el regreso digno de The Strokes. ¿Qué tiene de especial la entrada de la primavera al lado de todo esto?

“Never more will I see you in the morning / Never more will I see you in the night…” (Deptford Goth, “Guts No Glory”)

Cuando me siento mal con el mundo, que tampoco es algo tan aislado, nada es tan reparador como volver a ver “Malas Tierras”. Todos debéis tener esas cuatro, cinco piezas de referencia –un disco, una película, un libro, etcétera– que os recuerdan que otro mundo es posible, al menos dentro de los límites de la página o la pantalla. Son esas creaciones fundacionales –de vuestra personalidad– a las que debemos algo más que una simple distracción: la supervivencia. A mi lista añado “Pájaros de América”, el libro de Lorrie Moore. También “Parallelograms”, el disco de Linda Perhacs. Siempre están ahí.

Me alegra que Terrence Malick no sea como Ridley Scott y rehaga sus propias películas una y otra vez, sin compasión. Porque cuando todo se tambalea está bien saber que puedes volver a esa estructura modélica que un día te inspiró y, con suerte, volver a inspirarte. El arte es supervivencia para el artista, porque le permite existir más allá de su franja temporal. Pero también para el que lee, observa y escucha, en busca de una tabla a la que agarrarse en mitad del diluvio. Quien se sienta con ganas de compartir puede señalar sus particulares puntos de apoyo en la zona de comentarios. Estáis todos invitados. Quizá hasta salvéis vidas.

Algo de verdad

En un mundo saturado de ironía y post-ironía y post-post-ironía, resulta alentador escuchar a alguien como Deptford Goth. Alguien que no teme escribir canciones desde el sentimiento transparente, a riesgo de ser considerado un cursi llorón. Lo que el mundo necesita ahora es un disco como “Life After Defo”: una colección de ideas sobre las relaciones –cuánto importan, qué rastro dejan, hacia dónde podemos ir después– escrita con una rara pureza expresiva. Musicalmente, Deptford Goth comparte liga con The xx y How To Dress Well, en equilibrio entre el pop alternativo y un R&B y house etéreos. Nos quedamos con “Feel Real”, cuyo vídeo dirige el propio artista con Aneil Karie.

Invierno en primavera

Nada que objetar al debut de Daughter, nada en absoluto. “If You Leave” es un disco apasionante, de implosiones intensas; el slowcore revivido a base de fuerza expresiva y atmósferas embrujadas. Si acaso, un (tonto) pero: que haya salido con la primavera en lugar de durante el invierno, cuando mejor habría encajado en el día a día. Mi favorita actual es “Still”, sobre una pareja cuya relación se ha deteriorado y caído en la toxicidad –pura alegría de primavera, diversiones silvestres, vamos–: “El odio sale de la boca de los dos, pero aún dormimos como si fuésemos amantes”. El videoclip firmado por Iain Forsyth & Jane Pollard, tándem habitual en las “4AD Sessions” (Gang Gang Dance, Indians, St. Vincent), sublima la estética de la tristeza en cuatro minutos de puro trance.

Momento ‘Girls’

Los últimos episodios no auguraban nada bueno para sus personajes, pero “Girls” ha despedido su segunda temporada con un episodio, de entrada, llamado “Together”, en el que parejas separadas por océanos de incomprensión recordaban por fin qué les hizo estar juntos en un primer momento. Jessa sigue desaparecida y Ray querrá estarlo, pero Marnie y Charlie, por un lado –algo irritantes ellos–, y los irremediables Hannah y Adam, por otro, se abrazaron de nuevo, en el caso de estos últimos previa carrera de Adam por la ciudad con violines al fondo. Un clímax encantadoramente excesivo; quizá un homenaje sincero de Dunham a las comedias románticas marca Nora Ephron.

“We live in a generation of not being in love, and not being together”, decía Drake en “Doing It Wrong”. Dunham apuesta por el “together” como solución posible a la oscuridad, la ansiedad y la incertidumbre. Y nos regala un plano final memorable, quizá icónico en el futuro. Habrá quien piense que las chicas no necesitan rescatadores como Adam, pero “Girls” no busca generalizar, ser la última palabra sobre las chicas de hoy, sino contar las peripecias contradictorias de un conjunto de personajes específicos que se mueven por sus propios impulsos. Si la serie se hubiera llamado “Some Girls”, nos habríamos ahorrado muchas discusiones estos últimos años.

Paso seguro

Algunos (pocos) leemos una pieza periodística según quien la escriba. Y a veces algunos, obsesos del sonido, escuchamos la canción según quien la produzca. Con las nuevas de Vampire Weekend habría caído igualmente, pero que las produzca Ariel Rechtshaid solo es un plus: el hombre detrás de los últimos hits de Charli XCX, Sky Ferreira y Haim solo sabe esculpir canciones que animan a levantarse tanto como el mejor desayuno. “Step”, de VW, es una (otra) de ellas. La mejor esencia melódica del grupo destilada a paso lento, resonante, también emotivo. Por la dicción cálida de Ezra Koenig pero también sus palabras, que sueltan sondas de verdad como: “La sabiduría es un don, pero la cambiarías por la juventud”. Escúchenla –y cántenla, que es un “lyric video”– aquí debajo.

Campion TV

En su primer trabajo desde la emotiva “Bright Star” (2009), una de las mejores fusiones de cine y literatura que se recuerdan, Jane Campion regresa a la televisión, medio donde trabajó en sus inicios; recordemos, por ejemplo, “Un Ángel En mi Mesa”, en principio una miniserie. Su nueva apuesta, estrenada en Estados Unidos por The Sundance Channel, se llama “Top Of The Lake” y es un embrujador misterio en seis partes sobre la desaparición de una niña de doce años, Tui, embarazada de cinco meses, en la remota Queenstown, Nueva Zelanda.

Solo por su reparto –Elisabeth Moss como la detective que investiga el caso, Peter Mullan como magnate de la droga, Holly Hunter como extraña gurú– la serie ya hipnotizaría la vista, pero luego están las composiciones visuales de Campion, que prescinden de cualquier patrón televisivo, y su ritmo arrastrado pero tenso, y esa capacidad de la directora para saltar de la incisión irónica al retumbe emotivo sin despeinarse. Es su personal visión del relato clásico de pueblo cuyos secretos quedan al descubierto a partir de un crimen inesperado, o quizá no tan inesperado. Tele inquietante, inquietantemente buena.

Nuevos zombis

Seguir la buena televisión británica se ha convertido, en los últimos meses, en un trabajo a jornada completa. Se acabaron –de momento– “Black Mirror” y “Utopia”, pero ahora topamos con no uno, sino dos dramas criminales tan notorios como “Broadchurch” y “Mayday”, ambos producidos por Kudos y con trama similar de pueblo cargado de secretos, y la nueva ficción zombi “In the Flesh”, a la que definitivamente habrá que seguir la pista. Un poco como “Les Revenants” y, desde el ámbito vampírico, “True Blood”, nos habla de un mundo donde los zombis son rehabilitados y devueltos a la sociedad, a sus casas; es la historia de una asimilación quizá imposible de la que pueden extraerse fácilmente lecturas sobre discriminación e integración. Nuestro héroe es Kieren (Luke Newberry), joven zombi –como dicen aquí, víctima del Síndrome de Parcialmente Muerto– que no es del todo bien recibido en el regreso a su pueblo, Roarton, conocido por su hostilidad hacia los no muertos. Seguir su drama podría ser, debería ser, una de las grandes aventuras televisivas de esta primavera.

Aquí va un tráiler de la serie al ritmo de –albricias– el “Devil Town” de Daniel Johnston.

Comedown tampoco

Era fácil esperar poco del nuevo disco de The Strokes, pero “Comedown Machine” ha resultado estar unas décimas por arriba de “Angles”. Al menos aquí las canciones suenan orgánicas, fluidas, en lugar de como forzados Frankenstein pop producto de la distancia entre los miembros del grupo. Las hay, de hecho, muy acertadas: digamos “Tap Out” (muy Haim), “Welcome to Japan” (simplemente redonda), “Partners in Crime” (con la que podríamos poner nueva banda sonora a “Malas Tierras”, si es que la necesitara)… Pero sobre todo la primera, una gran sorpresa.

La alegría que viene

El 21 de mayo podrían estallar muchos corazones: no solo faltará un miserable día para el inicio del Primavera Sound, sino que además es el día elegido por The National para publicar “Trouble Will Find Me”, la esperada continuación de “High Violet”; que aunque no lo parezca –no ha dejado casi ningún iPod en el que ha entrado– ya tiene tres años. En su entrevista con Uncut, Matt Berninger se refiere al disco como “inmediato y visceral”. Yo, sin haberlo escuchado, me atrevo a añadir el adjetivo “alegre”. Solo hay que leer los títulos de los temas: “Demons”, “Sea of Love”, “This is the Last Time”, “Graceless”, “I Need My Girl”, “Humiliation”… Esto promete ser puro optimismo.

Cuatro minutos bien gastados

La referencia a “Malas Tierras” del comienzo era una necesidad, alguna vez tenía que salir, pero su lógica coyuntural tenía. Esta semana ha salido a la venta la nueva edición de Criterion del filme, un delirio con todas las de la ley, incluyendo el prometedor documental “Making ‘Badlands”. Cuando acabe con esto me sentaré detrás de la puerta a esperar mi copia, igual que Scott Pilgrim esperaba su paquete de Amazon, o mejor dicho, la ronda de Ramona Flowers. Con motivo de esta edición ha llegado a YouTube algo incluso mejor que un vídeo de gatos: los cuatro primeros minutos del film.

La canción del año de esta semana

No hagan caso del backlash, que existe: “Hit The Waves”, nuevo disco de The Mary Onettes, es una de las sorpresas de la temporada. El giro balearic –de la mano del siempre excelente Daniel Lissvik (ex Studio)– les sienta tan bien. Los primeros avances ( “Hit The Waves”, “Evil Coast”) eran letales, pero el mayor hito ha de ser “Black Sunset”, que bajo su aparente dinamismo esconde una crítica de la sociedad sueca, en plena decadencia individualista, según The Mary Onettes. La gente se prepara para lo peor de la peor manera. Y quizá deberíamos prepararnos para cuidar los unos de los otros. Together.

Next: El "Phil Spector" de Pacino, Depeche Mode, Psychic Twin y otras siete formas de invertir el tiempo de forma que probablemente maximice nuestra felicidad.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar